SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO: Nº 22 Sucre, 9 de enero de 2008.

DISTRITO: Santa Cruz.

PARTES: Paulina Irma Rojas de Escobar c/ Guillermo Escobar.

Bigamia (Declara inadmisible el recurso de casación)

< < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < <

Sucre, 9 de enero de 2008.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 409 a 411 interpuesto por Paulina Irma Rojas de Escobar, impugnando el Auto de Vista Nº 150 de 26 de junio de 2007 de fs. 390 a 391, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Respetable Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por la recurrente contra Guillermo Escobar por la comisión del delito de bigamia, previsto y sancionado por el art. 240 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que, de acuerdo a la jurisprudencia establecida por el Supremo Tribunal, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, cuáles son: a) interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; b) invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente contradictorio invocado, a objeto de que el tribunal de casación establezca la contradicción, entendiéndose que ésta existe "cuando, ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance"; como lo prevé y exige la última parte del citado artículo 416, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

CONSIDERANDO: Que, examinados los antecedentes del proceso, se evidencia que pronunciado el Auto de Vista impugnado, la recurrente fue notificada el 4 de julio de 2007, interponiendo el presente recurso el 9 del mismo mes y año.

Que, la recurrente Paulina Irma Rojas de Escobar, mediante su recurso de casación impugna el Auto de Vista de 26 de junio de 2007, señalando que el Tribunal de apelación en cuanto se refiere a la inobservancia del art. 240 del Código Penal, estableció que no era cierto el defecto denunciado, sin tomar en cuenta que el hecho existió, que el matrimonio celebrado en Chile aún continúa registrado y que el supuesto proceso de divorcio o disolución tramitado en Australia no surtió sus efectos legales en el país de origen, toda vez que en Chile no se acepta la figura del divorcio. Respecto al defecto establecido en el art. 370.5) del Código de Procedimiento Penal, el tribunal de alzada concluyó erróneamente que la sentencia cumplió con los arts. 124 y 173 del citado Código, sin considerar que el juez a quo en la redacción y lectura de la sentencia incurrió en insuficiente fundamentación. Respecto al art. 370.6) del Código de Procedimiento Penal, el tribunal de alzada argumentó que no le estaba permitido revalorizar pruebas o revisar cuestiones de hecho, pese a que el Tribunal Constitucional estableció que el tribunal de alzada puede valorar la prueba a efectos de constatar la correcta aplicación de la ley; resultando en el presente caso, que el Juez de Sentencia no valoró correctamente las pruebas aportadas, por lo que al ser insuficiente el tribunal de apelación no puede dar por válida la actuación irregular. Además, respecto al defecto establecido por el art. 370.-10) del Código de Procedimiento Penal, el tribunal de alzada efectuó una mera enunciación manifestando que tal disposición solamente corresponde a los tribunales de sentencia, situación errónea toda vez que el art. 90 del Código de Procedimiento Civil, establece que las normas son de orden público y de cumplimiento obligatorio; sin soslayar, que el tribunal de alzada no valoró correctamente los defectos absolutos denunciados en su recurso de apelación.

CONSIDERANDO: Que, analizado el contenido del recurso de casación interpuesto, se evidencia que si bien fue interpuesto dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal; la recurrente no establece en términos precisos el sentido jurídico contradictorio entre el auto de vista impugnado con relación a los precedentes invocados, pues se limita a cuestionar las bases de la decisión asumida por el tribunal de apelación respecto a los agravios denunciados en la apelación restringida para concluir indicando que "en los merituados Autos de Vista se establece claramente ante una situación de hecho similar que el presente debe ser declarada la culpabilidad del delito de Bigamia" (sic), pero sin cumplir con la carga procesal de precisar en que consiste el sentido jurídico contradictorio de esas resoluciones judiciales con el Auto de Vista ahora impugnado; pues el deber de quien recurre de casación no sólo se limita a invocar el precedente y acompañar el mismo, cumpliendo la formalidad literal de los arts. 416 y 417 del CPP y dejar que el Tribunal de casación se encargue de comparar hechos similares y establecer la contradicción jurídica. Incluso, en el presente caso, la recurrente confundiendo la naturaleza y forma de resolución del recurso de casación, impetra que este Tribunal Supremo case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo revoque la decisión y en definitiva declare la autoría del imputado en el delito de Bigamia de conformidad al art. 365 del Código de Procedimiento Penal, por lo cual el recurso deviene en inadmisible.

POR TANTO: La Sala Penal Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, de acuerdo a los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Paulina Irma Rojas de Escobar.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Teófilo Tarquino Mújica.

Sucre, 9 de enero de 2008.

Proveído.- Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano-Secretaria

de Cámara de la Sala Penal Primera.

Libro Tomas de Razón 1/2008.