SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO: Nº 460 Sucre, 24 de septiembre de 2007.

DISTRITO: Cochabamba.

PARTES: Humberto Meneses Mamani. c/

Revisión Extraordinaria de Sentencia.

(Declara Inadmisible el recurso).

< < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < <

A, 24 de septiembre de 2007. Sucre.

VISTOS: el recurso de revisión extraordinaria de sentencia interpuesto de fojas 12 a 13 y vuelta por Marcos Sevilla Rosales, en representación de su defendido Humberto Meneses Mamani, emergente del fenecido proceso penal seguido en su contra por el Ministerio Público, por la comisión del delito de Violación de niño, niña o adolescente, previsto en el art. 308 bis del Código Penal, con relación a la agravación del art. 310 numerales 2) y 4) del mismo cuerpo legal, y:

CONSIDERANDO: que del contenido del recurso de revisión deducido, se establece que el recurrente lo fundamenta manifestando:

1.- Que su representado fue condenado a la pena de 20 años de presidio, a través de la Sentencia 21/2002 que quedó ejecutoriada el 26 de agosto de 2002, pronunciada dentro de un proceso en el que el Ministerio Público nunca presentó prueba testifical, sino sólo pericial y un documento por el cual reconoció a la hija de Wilma Mollo Vda. de Loza; sin tomarse en cuenta que los peritos jamás son testigos de acuerdo a la doctrina penal, por lo que no pueden determinar desde su punto de vista quien o quienes son los autores de un hecho.

2.- Que con la prueba testifical de descargo se avaló la conducta de su representado, se demostró que no nunca tuvo antecedentes y que Rosario Loza Mollo y su madre Wilma Mollo Vda. de Loza visitaban de manera continua el recinto penitenciario donde se encuentra, quedándose la primera en su interior para pernoctar con su representado; y, con la prueba documental acreditó que Wilma Mollo Vda. de Loza, autorizó para que su hija pueda contraer matrimonio; en cuyo mérito, su representado tuvo relaciones sentimentales y nunca cometió el delito de violación.

3.- Que no existió denuncia formal o escrita de la víctima ni de su madre.

4.- Invocando el art. 421 del Código de Procedimiento Penal, expresa estar acreditado el matrimonio de su representado con Rosario Loza Mollo el 1 de diciembre de 2006, así como el nacimiento de dos menores el 1 de diciembre de 2001 y el 24 de agosto de 2004, que demuestran que no cometió el delito de violación, sino que las relaciones fueron consensuadas y de mutuo acuerdo, extremo que demuestra con el nacimiento de su segundo hijo estando preso, por lo que se encuentra injustamente detenido en el Penal de El Abra, por el lapso de cinco años.

CONSIDERANDO: que la revisión extraordinaria de sentencia es de carácter extraordinario, tiene un trámite propio y no es parte del proceso que da origen este recurso. Al presente está regulado en el Título VI artículos 421 al 427 del Código de Procedimiento Penal, en cuyo marco debe plantearse el indicado recurso y para su admisión exige el cumplimiento de requisitos formales según la causal invocada.

Que del análisis y fundamentos del recurso deducido, se infiere que a título de revisión de sentencia, el recurrente pretende cuestionar el inicio, desarrollo y conclusión del proceso penal contra su representado, porque no se hubiera presentado una denuncia como forma de ejercicio de la acción penal, sin considerar que los argumentos relativos a esa temática debieron ser alegados y acreditados durante la sustanciación del proceso a través de los medios de defensa reconocidos a la parte imputada para oponerse a la acción penal, de acuerdo a las normas contenidas en los arts. 308 y siguientes del Código de Procedimiento Penal. Además, cuestiona la actividad probatoria efectuada por el Ministerio Público, sin tomar en cuenta que la naturaleza y finalidad del presente recurso, no permite efectuar una valoración de la prueba producida en el proceso penal, al corresponder esa función al órgano jurisdiccional que conoció del juicio.

Por otra parte, el recurrente expresa que a través de la prueba ofrecida se demuestra que su representado no cometió el delito de violación, sino que las relaciones con la víctima fueron consensuadas y de mutuo acuerdo; respecto a esta afirmación, es menester señalar que la Sentencia condenatoria dictada en su contra, se fundó en el art. 308 bis del Código Penal, cuyo marco descriptivo penal, sanciona el delito de Violación de niño, niña o adolescente, así no haya el sujeto activo hecho uso de la fuerza o intimidación y se alegare consentimiento; lo que significa, que la prueba ofrecida consistente en el certificado de matrimonio entre el representado del recurrente y la víctima, y el nacimiento de dos hijos, no constituyen hechos nuevos, preexistentes o elementos de prueba que demuestren que el representado del recurrente no haya cometido el hecho por el cual fue juzgado y condenado, de lo que se infiere que el recurso interpuesto no cumple con las formalidades legales establecidas por el artículo 423 del Código de Procedimiento Penal, dado que la prueba que acompaña no es pertinente para este tipo de recurso; sin que signifique la imposibilidad de que el recurrente pueda interponer un nuevo recurso al amparo del artículo 427 del Código de Procedimiento Penal.

POR TANTO: la Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 59 inciso 2) de la Ley de Organización Judicial, aplicando el artículo 423 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de revisión de sentencia deducido, salvando el derecho que le asigna el artículo 427 del referido cuerpo legal.

Regístrese y hágase saber.

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Teófilo Tarquino Mújica.

Sucre, 24 de septiembre de 2007.

Ante mi.- Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano-Secretaria de

Cámara de la Sala Penal Primera.

Libro Tomas de Razón 2/2007.