SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 670

Sucre:                        26 de diciembre de2014

Expediente:                   O-15-2010-S

Distrito:                        Oruro

          Magistrada  Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 237 a 238, interp uesto por  Isidora   Cuenca Benavidez, contra el Auto de Vista N° 016/2010 cursante  a fojas  226  a  229, de 19 de Enero de 2010, pronunciado  por la Sala Civil Primera de la   que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del  proceso ordinario de Cumplimiento de Obligación, seguido por Gabriel Ruiz León  contra Isidora Cuenca Benavidez, los antecedentes del proceso, la contestación   244  y el auto  de concesión del recurso  de fojas  245;  y,

CONSIDERANDO 1:

DE  LOS ANTECEDENTES DEL  PROCESO: Que tramitada  la causa,  el  Juez de Partido Segundo en lo Civil y Comercial de Oruro, emitió sentencia  N° 757/2009 de fecha 17 de octubre de 2009 cursante a fojas 200 a 201 vuelta   de obrados, declarando PROBADA en parte la demanda de fs. 9  e IMPROBADAS 1as excepciones  perentorias   de  falta  de  acción   y derecho  interpuestas a fs. 17-18 Disponiendo que la demandada Isidora   Cuenca Benavidez, cumpla con su obligación de cancelar la suma de $us. 2.452.20 a favor del actor Gabriel Ruiz León, sea dentro de tercero día   ejecutoriada la sentencia, con costas, además de daños y perjuicios a establecerse en ejecución de sentencia.

Que,  en  grado   de  apelación  incoada  por  los  demandados,   la  Sala Civil   Primera  de  la  Corte  Superior  de  Distrito Judicial  de  Oruro, CONFIRMA totalmente  la  sentencia  apelada  de fs.  200  a 201  v de fecha   17  de  octubre  de  octubre  de  2009,   con   costas    en  ambas instancias.

CONSIDERANDO II.-

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN: La demandada,   recurre en casación, con los argumentos que se resumen a continuación.

Denuncia que el A quo de primera instancia  no hubiese hecho una valoración completa de las pruebas, declarando de forma precipitada probada en  parte     la demanda e improbada las excepciones de  falta  de  acción y derecho, disponiendo que pague la suma de $us. 2.452,20  a  favor del  demandante,        no explicándose porque motivo debiera realizarse  dicho  pago,  siendo que  el demandante le adeudaría  montos elevados.

Refiere que  dentro el plazo de prueba  hubiese  demostrado  que  no existió trabajo alguno en su bien inmueble.

Denuncia que el Juez hubiese hecho prevalecer el informe pericial que el demandante hubiese realizado el mismo.

Refiere que  radicado en el tribunal de alzada  tampoco  hubiese existido valoración de todo lo actuado dentro el caso de autos, argumentándose   que   en la apelación  no existiría una  clara y concreta exposición de agravios.

Manifiesta que el Auto de Vista pareciera que estuviera aludiendo a terceras  personas,  olvidando que  la  demandada es directa responsable y propietaria  del inmueble.

Denuncia que no se hubiese valorado el documento de Préstamo de dinero    que se hubiese convertido en obligación del demandante.

Concluye manifestando que en amparo de los artículos 250, 253 inc. 3), 257,   258 del Código de Procedimiento Civil  interpone recurso de casacion, solicitando a este alto Tribunal de Justicia proceda con  la casación  o nulidad  en contra del Auto de Vista, debiendo ser con costas.

CONSIDERANDO III.-

DE LOS  FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN: Este Tribunal en  varios fallos emitidos ha  destacado que  el recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise, y reforme o anule las  resoluciones expedidas en  apelación que infringen las  normas de  derecho material,  las  normas  que  garantizan  el  derecho a  un debido proceso, o las  formas esenciales para   la  eficacia y validez de los actos procesales.

Esencial característica  de  este  recurso es  que  no  se  trata   de  una tercera instancia,  pues el Tribunal de casación es un Tribunal de puro derecho y no  de  hecho, por  ello  el recurso  solo  procede por las   causales   taxativamente   indicadas   por   la   ley,   debiendo  el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas  por   la   recurrente   y   siempre  que    se   formulen  con observancia de los requisitos exigidos por  la misma ley.

Con  relación a lo anterior, la uniforme jurisprudencia  sentada por la Ex Corte Suprema de Justicia,  con  la que  comparte criterio este Tribunal  Supremo,  señaló que  el  recurso  de  casación  constituye una   demanda nueva de puro  derecho, que  puede ser  planteada  en el  fondo  o  en   la   forma  o  en   ambos  a   la   vez,   conforme  está establecido en  el  artículo 250  del  Código de  Procedimiento Civil. Cuando el  recurso  de  casación se  interpone  en  el fondo,  esto  es por  errores  en  la  resolución de  fondo o  errores in iudicando,  los hechos   denunciados   deben  circunscribirse   a   las   causales   de procedencia  establecidas   en   el   artículo  253   del   adjetivo  civil, siendo su  finalidad la  casación del  Auto de Vista recurrido y la emisión de  una nueva resolución, unificando  la jurisprudencia e interpretación de las   normas   jurídicas o creando  nueva jurisprudencia;  en tanto  que  si se plantea  en la forma, es decir  por errores de procedimiento, la fundamentación  debe  adecuarse  a las causales  y  previsiones contenidas  en  el  artículo  254   del  mismo cuerpo  legal,  siendo su finalidad la anulación  de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del  proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258  numeral   2)  del   Código de   Procedimiento  Civil,  es decir, citar en términos claros,  concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente   y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones   que  deben hacerse precisamente  en el recurso y no fundarse en memoriales  o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en  el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que  persiguen igualmente finalidades diferentes, en tal virtud, la forma de resolución también adopta una forma específica y  diferenciada,  así, cuando  se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el  Auto de Vista se case,   conforme establecen los artículos 271  numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la   nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos  271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.    Consiguientemente, dada la naturaleza  jurídica de los recursos extraordinarios  analizados,  la exposición de los fundamentos que sustentan a cada uno  de  ellos debe hacérselo en forma separada ya que en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de  errores in procedendo o violaciones en las formas  esenciales  del  proceso,  ni  viceversa,  o  sea,   analizar aspectos concernientes  al recurso de casación en  el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

En el contexto anterior, los  recursos  de casación en el fondo y en la forma, son  dos  realidades procesales de distinta  naturaleza,  que no  pueden confundirse entre   sí porque persiguen efectos jurídicos diferentes; por  lo que  deben ser  adecuadamente   discriminados  y concluir, cada  cual,  con un  petitorio claro, concreto y preciso.

En  la especie, luego de la revisión prolija del memorial del recurso que se   estudia, se advierte con meridiana claridad que la recurrente no cumplió con  la carga procesal y la adecuada técnica jurídica  anteriormente  descrita, siendo evidente que  desconoce la naturaleza jurídica  del  recurso de casación, pues   inicia el mismo anunciando  interponer recurso de  "casación" para   posteriormente proseguir        sin   especificar  en   cuál   de   las   formas  lo  interpone, recurso  contradictorio, incongruente  e impreciso, no sólo porque gran parte del contenido  del mismo está abocado  a una exposición de  hechos  y antecedentes  del  proceso,  para que,  en base a  ellos efectuar comentarios  y análisis  sin  trascendencia como respaldo argumentativo de su recurso, sino  también porque la demandada no adecua  debidamente su reclamo a las  causales de procedencia del  recurso de casación en  el fondo, al señalar  en su  recurso  en  su  parte in  fine  el articulo 253 inc. 3) del Código de  Procedimiento  Civil, que  pese   a  mencionar  lo incumple,  con total   desconocimiento  de  la  naturaleza  del  recurso  de  casación, en  virtud que  no  es  suficiente la  simple mención de  los  artículos 250, 253 inc. 3), 257,   258 del Adjetivo Civil, en los que dicen apoyarse  para  interponer recurso de   casación  e  incluso se dedica en  gran parte de su  recurso atacar la sentencia manifestando que  en la sustanciación del  proceso y en la sentencia el  A  quo    no valoro la totalidad de  las  pruebas, demostrando que ignora por completo que el Tribunal Supremo no constituye  un tribunal en grado de apelación, o  una instancia más, sino que el recurso de casación es una nueva  demanda planteada ante  un  Tribunal de derecho estricto.

Además la  recurrente  ni  siquiera  citó  la  ley  o leyes relacionadas con  la  valoración de  la  prueba  para     proceder a  fundamentar  su denuncia,  cual   el  error   de   hecho  cometido por   el  Tribunal  de Alzada, donde  se  encuentra   foliado el  medio probatorio  que   fue erróneamente  valorado y  como debió ser  valorado el  mismo, tan solo  se dedica a una   mera  exposición de hechos. A hora bien  para la procedencia del  recurso  de    casación, es imprescindible sostener en  forma  razonada  y  jurídicamente     probada  en qué consiste la violación, la  falsedad,  o error, todo  lo cual   constituye una   carga de cumplimiento ineludible que  posibilite la apertura  de la  competencia del  Tribunal  Supremo, a fin  de  que  éste  ingrese a analizar las  causales  invocadas por  la recurrente  para,   en  su  caso, si   se  las   halla    fundadas   debidamente,  decidir  conforme  a   los artículos 274  o 275  del ya  señalado Código de Procedimiento Civil.

Denuncias   erradamente  planteadas que  relacionan con una errónea  valoración  de la prueba,  sin especificar si esta  mala valoración se ha debido  a  errores de hecho o derecho en la apreciación  de la  prueba, y siendo así la   demandada  estaba obligado a  especificar en el primer caso,  los  medios probatorios, que  aportados a obrados, el juzgador no  le dio la tasa   legal  que  la ley  le otorga, y en  el  segundo caso,   a  demostrar  objetivamente el error   manifiesto en  el  que  hubiera  incurrido  el juzgador,  habida cuenta    que    la  apreciación  y  valoración  de  la  prueba   es incensurable  en  casación,    además  éste  último  debe  de evidenciarse por  documentos  o actos   auténticos,  aspecto  que  no ha  ocurrido en  el  presente  caso,  excediéndose en  desconocer  los requisitos  de procedencia del  recurso  extraordinario,   y   para demostrar aquello basta   transcribir  textualmente  la parte   final  del recurso  en  que   la  recurrente   solicita: "...Por  todo  lo expuesto  y conforme  a los preceptos  legales  establecidos  en los artículos 250, 253  inc. 3), 257,  258  del Código de Procedimiento  Civil, interpongo  recurso  de  Casación   ... sic ... sic...   con  el fin  de  que proceda  con la Casación o Nulidad  en  contra del Auto de Vista... sic... sic...pues  de la  exposición  se  entiende  que   los agravios  sufridos  son  en  el  fondo ...."(el subrayado  es nuestro). Consiguientemente,  resulta  evidente que  el recurso  de casación no contiene  en  su   argumentación y  redacción  la técnica  recursiva, reiterada  y  aplicada  constantemente  por  nuestra  jurisprudencia, que para su   interposición  de dicho recurso deben observarse elementos de forma,  contenido y plazos,  línea  sentada   en cumplimiento del  reiterado artículo 258  numeral  2) del  Código de Procedimiento  Civil,  que delimitan  la   admisibilidad  del  recurso interpuesto,  asimismo, dicha  norma  contiene  un   imperativo en propio interés  de la  recurrente,  ya  que  su  omisión  acarrea  la consecuencia negativa de impedir que el tribunal  ingrese a resolver el   fondo  del  asunto,  lo cual  implica  que  el  recurso  debe bastarse  por  sí mismo,  de ahí  nace la prohibición de que  el Tribunal de Casación  pueda   suplir  de   oficio  los  requisitos   del recurso incumplidos por la recurrente, tiene además  su fundamento tanto  en  el derecho  a  la igualdad  en  su  vertiente  procesal  en  el artículo  119  parágrafo 1 de la Constitución  Política del Estado, cuanto  en  el principio de igualdad  de las  partes  ante  el  Juez establecido  en el artículo 180 parágrafo  1 también  del mismo texto Constitucional y establecido en la  ley  N° 025 en su artículo 30 numeral  3),  encontrándose  también  dentro de  los deberes de los jueces  y tribunales conforme prevé el artículo 3 numeral 3)  del Código de Procedimiento Civil; pues para el caso de que el Tribunal  obrara oficiosamente,  subsanando  y  admitiendo    un recurso   de  casación    manifiestamente defectuoso,  se estaría actuando en  desmedro  de la parte   contraria, lo cual implicaría afectar  la imparcialidad del Tribunal, principio  consagrado   en  el artículo 178 parágrafo 1 también de nuestra  Constitución.

Por las  razones expuestas,  corresponde a éste  Tribunal fallar  en  la forma prevista por  los  artículos  271  numeral  1) y 272  numeral  2) del Código de Procedimiento Civil.

POR  TANTO.-  La  Sala Civil Liquidadora del  Tribunal  Supremo  de Justicia,  del Estado  Plurinacional  de Bolivia,  con la facultad conferida por  el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con  la  disposición transitoria  octava de la  Ley N° 025  del Órgano Judicial,  así como el parágrafo II del  artículo 8 de  la Ley 212 de Transición  del  Órgano Judicial    declara   IMPROCEDENTE el recurso  de  casación interpuesto por  Isidora  Cuenca Benavidez contenido en el memorial de fojas  237 a 238, con costas.

Se  regula   el  honorario  profesional  en  la  suma   de  Bs.   1000,   que mandará  hacer   efectivo el Juez   inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Regístrese,   comuníquese  y devuélvase.