SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 664

Sucre:                        19 de diciembre de2014

Expediente:                P-7-2010-S

Distrito:                        Potosi

          Magistrada  Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El  Recurso de  Casación en  la  forma de  fojas   122  a 123, interpuesto por  Carlos Velasco Dorado, contra el Auto  de Vista  N° 056/2010   cursante a fojas 117 a 118, de  2  de diciembre, pronunciado por la Sala Civil   de la que fuera Corte Superior del  Distrito Judicial de Potosí, dentro  del  proceso ordinario de  Desocupación, entrega de ambientes y Pago de Daños  y    Perjuicios, seguido  por el Servicio Nacional de Patrimonio del  Estado (SENAPE)contra el recurrente, los antecedentes del proceso y el Auto de concesión del recurso de fojas  125 vuelta; y,

CONSIDERANDO  I:

DE  LOS   ANTECEDENTES     DEL  PROCESO: Que  tramitada  la causa,  el  Juez    de  Partido Mixto Liquidador y   Sentencia  de Uyuní-  Potosí, emitió sentencia  N°  092/2009   de  fecha 2  de diciembre de  2009,  cursante  a  fojas  97 a 102 y vuelta de obrados,  declarando  PROBADA la demanda   de fs. 8-9, subsanada a fs. 59,  incoada  por el Lic. Armando Padilla Acarapi. En  su  mérito dispone la  desocupación y  entrega los cinco  ambientes  que   ocupa  el   demandado  Carlos  Velasco Dorado, sitos  en  parte   inferior del  inmueble de  Av. Ferroviaria esquina Calle Sucre, contiguo a  la  Propiedad del  Cine  Teatro Ferroviario a  la  parte   demandante  dentro del  plazo de  veinte días  de ejecutoriada esta  resolución Final, bajo  conminatoria de expedirse mandamiento de  Lanzamiento en  su  contra, con  la  ayuda  de  fuerza Pública en  su  caso, asimismo  e pago   de  daños y perjuicios averiguables  en  ejecución de  sentencia.

Que,  en  grado de  apelación, la  Sala  Civil de  la  Corte Superior de Distrito Judicial  de  Potosí,   confirma la  sentencia    apelada,  con costas.

CONSIDERANDO  II.-

DE  LOS  HECHOS QUE  MOTIVAN  LA  IMPUGNACIÓN:  El recurrente  en su calidad de parte demandada, interpone recurso de casación en  la forma, con los argumentos que se resumen a continuación.

Refiereque en  la litis,  se hubiese dispuesto la desocupación de un  inquilino, a través de un  proceso ordinario conocido por  un Juez   de  Partido y  que  este  hubiese obrado sin  jurisdicción  y competencia y que  el mismo seria  de  conocimiento de un  Juez de Instrucción.

Asimismo manifiesta que  oportunamente hubiese denunciado la falta  de competencia del A quo  para  tramitar la presente causa en razón de ser  la materia absoluta y por  ende  desde su  origen estaría afectado  con  nulidad  por  no conformarse  con    el ordenamiento legal  y  que  el  Auto  de  Vista no  hubiese  hecho mención a ninguno de los  motivos de nulidad denunciado y en consecuencia la  resolución recurrida  ha   conculcado leyes y normas, originando perjuicios y agravios en su  contra.

Concluye manifestando que  el  Tribunal de  apelación hubiese transgredido las  formas esenciales del  proceso y  los  artículos 15, 25, 26, 27, 30, 227-4)     de la Ley de Organización Judicial, 1°, 6,  252,  257,  621,   623,  625,  628  del  Código de  Procedimiento Civil, 19.  1,  118 Y 123  de la  Constitución Política del  Estrado, solicitando a este  Tribunal Supremo procedan a anular obrados con reposición hasta la admisión de la demanda.

CONSIDERANDO  III.-

DE  LOS  FUNDAMENTOS   DE  LA  RESOLUCIÓN:  Que, de  la revisión de los obrados, se evidencia que el demandado a tiempo de interponer en un  escueto memorial, su  recurso de apelación, a fojas 104 a 105,  no  expresa cuales han  sido  los  agravios que indica que   la  sentencia pronunciada  por   el  Juez   de  Partido Mixto, Liquidador y  Sentencia de  Uyuni del  departamento de Potosí, le hubiere ocasionado.

Que, tal  como lo anota la Resolución de Vista "en el recurso de apelación  interpuesto  no  existe  sustento  legal que  amerite fundamentación    de  agravios sobre los  errores  anotados  y en  forma particular  sobre  la  prueba  y  los errores  que habría cometido  el  inferior, es  decir el  recurso en  lugar  de cuestionar   los  puntos   resueltos  en  sentencia,   se   limita  a reclamar  sobre  el  documento  de  fojas  5-6   y  su legalización ... ", Lo que  constituye que  el recurso de  apelación es una  simple relación de hechos, acontecimientos, sin  abordar, realizar observaciones o acusaciones a los puntos resueltos por la  sentencia,   redacción   que  se  repite  en  su  recurso extraordinario. No existe entonces duda alguna que  el apelante no  cumplió con   la  carga que   le  impone el  artículo 227   del Código de   Procedimiento Civil, norma legal que prevé: "La apelación de la sentencia o auto definitivo  se  interpondrá, fundamentando    el   agravio  sufrido,  ante    el  juez    que   los hubiere pronunciado……..".

Lo que significa que quien se alza contra una  resolución, debe necesariamente realizar un análisis crítico de la sentencia y sostener  porqué  dicha sentencia  de  primera  instancia  le  es gravosa a sus  intereses, fundamentación que debe hacerla ante la  misma autoridad jurisdiccional que  pronunció la  resolución de la cual  se  apela, no  puede en  consecuencia, en  virtud de lo que  dispone   la precitada disposición  legal, fundamentar su alzada ante el tribunal superior.  Cuando un  apelante  no  cumple con el  requisito  previsto por el  artículo  227 del Adjetivo Civil, motiva  que  la  resolución  de  primera  instancia     quede automáticamente  ejecutoriada,  por cuanto el Tribunal  superior no  podrá ingresar  al mérito del  recurso  interpuesto  que  no  haya sido    debidamente  fundamentado  ante  el juez de  primera instancia.

El Tribunal  Constitucional   P1urinacional,  mediante  SC 1662/2012-R   de  1 de octubre, compartió criterio con  el extinto Tribunal Constitucional de Bolivia rescatando el razonamiento a través de la SC 0366/2004-R de  17 de marzo, con relación a los requisitos formales, así  como las  condiciones materiales para  la procedencia y sustanciación de los recursos de apelación, lo siguiente: "Entre  las condiciones materiales para  la admisión  y procedencia  del  recurso de  apelación, la norma prevista  por  el arto 219  CPE establece  que el recurso de apelación procede para la reparación de algún agravio que  hubiese sufrido el litigante  con  la  resolución  emitida  por  el Juez  de  la causa, reparación que será efectuada por el juez o tribunal superior en grado; en concordancia con la norma citada, el arto227  CPC exige al recurrente, la expresión de los fundamentos del agravio sufrido; ello en razón a que, tomando en cuenta que la apelación tiene la finalidad de reparar los  agravios  sufridos  por el recurrente,  la  fundamentación  de  agravios     abre materialmente  la  competencia  del  juez o tribunal  de alzada        y    delimita  el  ámbito de  su  actuación  en  la resolución        del  recurso;  pues     éste  sólo  podrá  emitir resolución  respecto  de todos  y  cada  uno  de  los  puntos resueltos por  el  inferior  y  que fueron  impugnados  expresa y     fundadamente  por  el  recurrente, ...sic... sic... De lo relacionado es posible concluir que el recurso de  alzada en materia civil, requiere de la realización de  una  condición esencial,  como es la expresión fundamentada  de los agravios a cargo del  apelante,  a ser  cumplidos  a tiempo de su  interposición;  extremo  del   cual   depende,  que  el juez   o tribunal   de   segunda  instancia  aperture  su  competencia; por  ende,  su absoluto  incumplimiento,  obstaculizará  a la autoridad  de apelación,  que ingrese  al  análisis  de  fondo de lo demandado. Argumentación  que   no   necesariamente debe  ser  extensa  o  ampulosa   para    cumplir   con    su objetivo... " (Las negrillas y subrayado  nos  corresponden).

En  autos,    si  bien   el Tribunal  de  Alzada reconoció  las  falencias del  recurso  de  apelación  interpuesto,   que   le  impedían  ingresar al mérito del  recurso,  no  es  menos  cierto   que  en  lugar   de  anular el  auto de   concesión  de   alzada   y   declarar    ejecutoriada    la sentencia,   optó  por  resolver conforme lo dispone  el artículo  237 numeral   1)  del  Adjetivo Civil,  cuando   no   existía  materia   para resolver  en  segunda  instancia,    precisamente  por  no estar establecido   el  marco   jurisdiccional   que   delimite  la  pertinencia de  la  resolución   de  vista,   tal  como lo prevé   el  artículo  236   del mismo  cuerpo legal, siendo evidente  que     no     existe congruencia   entre  la  ratio  decidendi   del   Auto   de  Vista impugnado  y  la parte dispositiva.

Por  lo que corresponde que este Tribunal  Supremo de aplicación a lo previsto  por  el artículo 271 numeral  3) y 275 del Código de Procedimiento  Civil.

POR  TANTO: La Sala  Civil Liquidadora  del Tribunal  Supremo  de Justicia,   con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición   transitoria  octava  de  la  Ley del Órgano  Judicial, conforme los  artículos  252, 271 numeral  3) y 275 del Código de Procedimiento Civil y 106 del  Código Procesal Civil, ANULA el Auto concesorio de alzada de  fojas 107 vuelta y declara EJECUTORIADA la sentencia de fojas 97 a  102 vuelta, de fecha 2 de diciembre de 2009,  con costas.

No siendo excusable la omisión anotada se  multa a cada uno de los Vocales que  suscriben el  fallo recurrido y al  Juez  que dictó la Sentencia dubitada con Bs. 200,  por inobservancia de la ley,  que les serán  descontados por  planilla a  favor del Tesoro Judicial.

Cumpliendo con lo previsto por  el artículo 17, parágrafo IV de la Ley del  Órgano Judicial,  comuníquese la  presente  decisión al Consejo de la Magistratura a los fines  de ley.

Regístrese, notifiquese y devuélvase.

Regístrese,   comuníquese    y devuélvase.