SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 648

Sucre:                        19 de diciembre de 2014

Expediente:                        C-19-2010-S

Distrito:                        Cochabamba

Magistrada  Relatora:      Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS:  El Recurso de  Casación en  el fondo y en  la  forma de fojas   528   a   537 vuelta,  interpuesto por Nuria  Guadalupe Urquidi de Guzmán en  representación de la  familia Guzmán Illanes conforme el Poder N° 794/2001,  contra el Auto de Vista N° 113 de fecha 4 de diciembre de 2009, cursante a fojas  524  a 525,  pronunciado por  la  Sala Civil Segunda de  la  que  fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso ordinario Nulidad de Documentos y Otros, seguido por Cupertino Chileno Nuñez y Albina Zeballos de  Chileno contra los recurrentes, los antecedentes del proceso, la contestación al recurso de fojas  543  a 544,  el auto  de concesión del recurso de fojas 544 vuelta; y,

CONSIDERANDO I:

DE LOS ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que durante  la tramitación de la causa, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de Cochabamba, emitió sentencia N° 37  de fecha 27 de   marzo  2006, cursante a fojas 476  a   481, declarando PROBADA en  parte   la demanda respecto a la  NULIDAD DE LA ESCRITURA PUBLICA N° 9 de  11 de  enero de  1982, registrado en  Derechos Reales a  fs.  394,  Ptda.  478  del  Libro lro  "B" de Propiedad de  la  Provincia Cercado en  fecha  17 de febrero de 1982,  así como la Matricula     Computarizada     N° 3.01. 1.01.0002211 de  fecha 28  de  mayo de   1999, se  declara IMPROBADA respecto   a    la    NULIDAD DE    DOCUMENTO PRIVADO de 9 de octubre de 1974 y su respectivo reconocimiento  de  firmas  celebrado  en  la  misma  fecha  ante   el Juez   de  Mínima Cuantía   SEMIRAMIS JALDIN e  IMPROBADAS las  excepciones opuestas,  sin  costas y como emergencia de  ello dispone: l.-La  cancelación de la Escritura Publica N° 9 de  11 de enero de  1982,  instrumento  suscrito ante  Notario de Fe Publica Dr. Marcían Parra Claros y registrado en Derechos Reales a fs.394, Ptda.  478 del Libro Ira "B" de Provincia Cercado en  fecha 17 de febrero de  1982,  así  como la Matrícula Computarizada N° 3.O1.1.01.0002211 de fecha  28 de mayo de 1999,   sea   en ejecución de sentencia.                                                                                   

Que,  en  grado de  apelación, la  Sala  Civil   Segunda de  la  Corte Superior de  Distrito Judicial  de  Cochabamba, CONFIRMA   la sentencia apelada, con costas.

CONSIDERANDO II.-

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN: Contra  el  Auto   de Vista, Nuria Guadalupe Urquidi de  Guzmán en  representación de  Serafina Illanes Vda.  de  Guzmán, Jaime  Gonzalo Guzmán Illanes, Rufino Guzmán Illanes, María Luisa Guzmán Illanes, Francisco  Eloy   Guzmán  Illanes,  Carmen  Guzmán  Illanes  e Isabel Guzmán Illanes, interpone recuso de Casación y Nulidad en  amparo de  los  artículos 250,  251,  252,  253,  254  Y 255  del Código de Procedimiento Civil contra  el Auto  de Vista  de  fojas 524 a 525,  con los siguientes argumentos:

Los  recurrentes empiezan su recurso  con la redacción  de antecedentes  y   exposición  de   hechos,  sin    comprender     la naturaleza   del   recurso   de   Casación,  por    consiguiente   se ingresara  directamente  a  las   denuncias    que   formulo en   el recurso de casación el fondo y en la forma.

Casación en  el fondo:

Manifiesta violación al debido proceso, al no resolver de acuerdo a  la  determinación del  arto  338  y  341  del  Adjetivo Civil, que conforme a ellos se interrumpiría el plazo, cortando el derecho a contestar la demanda y reconvenir la acción.

Refiere la no valoración de la prueba como la posesión, base de la prescripción conforme el artículo 134 y  138  del  Código Civil, que Contrato de  fecha 9  de  octubre  de   1974   de  acuerdo  al artículo 1297  de la referida norma gozaría de la legitimidad. Sin embrago el  Ad  quem hu  biese   considerado que el  mismo no fueran documento  público, como la prueba de   la doble identidad que vulnera el arto 15 y 9 del Sustantivo Civil.

Refiere la falta  de la forma en  la presentación de la demanda y los  escritos de  acuerdo al  arto 94  del  Código de  Procedimiento Civil, siendo los  mismos nulos  de  acuerdo  al  arto  90  de  la referida norma legal.

Denuncia  interpretación  errónea,  sin   especificar que   norma, mencionando que  en  obrados se  verificaría que  la  Escritura  y Protocolo y  cuya   base   seria   el  Documento Publico, existiendo objeto cierto, determinado de  acuerdo al  arto 450  y 452-1) del Código Civil y por  tanto   la  Escritura  de  fecha 11 de  enero de 1982  cumpliría con  objeto y  el  consentimiento y  por  ende   lo aplicado en  base  al  artículo 90  del  Adjetivo Civil no  estaría de acorde a Ley.

Denuncia  que    no   fue   resuelto  la   prescripción  adquisitiva conforme  los  artículos  138  y  134  del  Código Civil, existiendo con título  idóneo y existiendo posesión.

Manifiesta Aplicación indebida de  la  Ley,  así  como el  artículo 1297  y  1542   inc.   1  y  3  del  Código Civil, en  virtud  que   en sentencia  se   hubiese  considerado  que   no   sería   documento Público el de fecha 9 de octubre de  1974 y que no sería  sujeto a registro y  que   contrariamente  en   la  resolución  recurrida  se considera que  si es documento público.

Nuevamente  reitera  en  cuanto  a la  prescripción,   sin  embargo  la misma es  ambigua  en  su  redacción.

Manifiesta en forma ambigua e incongruente que al no ser citados de acuerdo    al artículo 120 y 121 del Código de Procedimiento Civil y no haberse efectuado  el  juramento   en cuanto  a  los  hijos   de  acuerdo  al  arto  124-II del   Código de Procedimiento Civil y  que  con  el  apersonamiento  de  fojas  87 estarían dentro el plazo y que  erróneamente se aplicó el arto 338 y 341 del Código de Procedimiento Civil.

Manifiesta que  en  la  apreciación y valoración de  la  prueba  de fs. 12 a 15 existió error  de  derecho, mismas que  no  reunirían los  elementos de  la  nulidad  conforme el  arto  549  inc.   2)  del Adjetivo Civil, aplicándose erróneamente el arto 90 de la referida norma legal para  fundar su  nulidad y al no  ser  parte   el Notario se vulneraria el arto 50 y 51 del Código de Procedimiento Civil. Denuncia que  no  se valoró la posesión tanto   de la  sentencia de despojo, inspección ocular y el Documento Público de fecha  9 de octubre de  1974  como  Titulo idóneo y  la  prueba  testifical de Elvira Barrientos e Ignacia Medrano.

Refiere error  de hecho, argumentando que el documento valorado como  Contrato siendo declarado legal  el objeto, causa, forma y consentimiento conforme el arto 452  del  Código Civil al determinar  su   nulidad  como   contrato  el  Protocolo de   11  de enero    de    1982   siendo  que    faltarían   las    firmas  de   dicho documento, no encajaría dentro la nulidad solicitada de acuerdo al artículo 549 inc.  1) del Código de Procedimiento Civil y  que  el mismo no  hubiese  sido   objeto de  la  Litis  como   norma  legal aplicada y nuevamente ingresa en  reiteradas  denuncias  que  al final no son comprensibles a su  lectura.

Casación en  la forma:

Denuncia  que  se  otorgó más   de lo pedido, con  la  argumentación que        la   demanda se  hubiese  interpuesto  en   amparo  de los artículos  549 inc.  2) e inc.  5) del  Código Civil y arto  25 de la  Ley del  Notariado.   Sin   embargo 1a   sentencia   fallo de acuerdo al artículo  90  del  Código de  Procedimiento  Civil, además sin  que este   citado el  Notario como parte   de  dicho  documento  y  que el mismo no está   entre  lo pedido y la  norma  conforme al  arto  549 inc. 2) del  Sustantivo Civil,  por   lo   que    la   nulidad   no   fue pretendida por  la  falta   de  firma en  el  documento  de  fecha 9  de octubre de 1974 Y fue  anulado  el  Protocolo de 11  de  enero  de 1982 sin  fundamento   alguno   y por  el  contrario  sería   aplicable el  inc. 1) del  Código Civil, por   lo  que   la  demanda   hubiese  ido más   allá  de lo pedido.

Denuncia que de acuerdo a los incidentes planteados en las excepciones de   acuerdo al arto 134 y 138  del Código de Procedimiento  Civil, no  fueron  resueltos  de acuerdo a derecho, porque  hubiesen  sido planteados  dos  incidentes de nulidad de obrados, mismo que debería ser resuelto de acuerdo  al  arto  149 del  Código de Procedimiento  Civil y su  trámite  del  arto  152 de  la referida norma  no  se  hubiese  cumplido y que  fue  reclamado  en apelación.

Refiere que  no  fue  resuelto  conforme a  derecho  la  nulidad  de  la citación  de  fs.  87 en su otrosí, vulnerándose el  articulo 120 y 121  del  Código de  Procedimiento  Civil, concluye  denunciando que  dichos defectos procesales  vulneraria  los  arto  190  y 236  del Adjetivo Civil  al  tener   defectos formales  de  acuerdo  al  arto  191 inc.  2 y 3 de la referida norma legal.

Por último,  solicita se declare PROCEDENTE el  recurso de Nulidad   anulando  obrados  a fs.  87, es decir hasta la notificación con  la  demanda  y la resolución  de  las  excepciones e  incidentes,   conforme   al   art.    90,    275    y   251    del   Código  de Procedimiento    Civil    o    caso     contrario    correspondería        la reparación  de  la violación de  la  Ley CASANDO EL Auto  de Vista de  4  de  diciembre de     2009   de  fs.  224   a  225,   pidiendo se REVOQUE EN PARTE el Auto  de Vista recurrido que  confirma la sentencia de 27 de marzo de 2006, en cuanto a la Nulidad de la  Escritura Pública de  11 de  enero de  1982  y se  mantenga el registro en el Folio Real.

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS  DE LA RESOLUCIÓN.- Que,  el artículo 15 de la Ley  de  Organización Judicial  otorga al  Tribunal  Supremo la facultad de fiscalizar los procesos que  llegan a su  conocimiento a   objeto de   verificar si   en   ellos   se   observaron  las   formas esenciales que  hacen  eficaz a  un   proceso de  conocimiento y fundamentalmente  que   las   resoluciones que   contenga,  sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que  las  partes buscan  a  través de  aquél, para   que,  en  caso  de  infracción de disposiciones adjetivas de  orden público, se  sancione  con  la nulidad  prevista  en   los   artículos  90   y   252   del   Código de Procedimiento Civil y 106 del Código Procesal Civil.

Que,   en   función  de   esta   facultad  fiscalizadora, corresponde realizar una  revisión de los  obrados que  nos  ocupan y que  nos demuestran que  el proceso se ha  llevado adelante con una  serie de   defectos que   obligan al  Tribunal  Supremo  a  repararlos, partiendo de las  siguientes consideraciones:

- Por  disposición del  artículo 1-1) del  Código de  Procedimiento Civil, los   jueces   y   tribunales   a    tiempo  de    conocer  un determinado asunto, deben sustanciar y resolver conforme a las leyes de nuestro ordenamiento jurídico.

- Que,  en virtud del principio de irretroactividad de la  ley, ésta sólo  dispone para   lo  venidero y  no  tiene   efecto en  el  pasado, conforme previene el artículo 123 de la Constitución Política del Estado,  salvo que   la   propia  norma  disponga  su   aplicación retroactiva

- Que, el Código Civil, en vigencia a partir del 2 de abril de 1976, en su  artículo 1567, en relación al precitado principio constitucional  de irretroactividad  contiene  una    disposición legislativa de   irretroactividad por la cual dispone que  "los contratos   y   actos  jurídicos   en    general,   celebrados   de acuerdo a  las  disposiciones  del  Código Civil y  demás leyes anteriores   a   la   vigencia  de   este    Código, se   regirán por ellas".   Bajo  este marco normativo, en el caso de Autos, se evidencia que en la presente  causa los actores  Cupertino Chileno Núñez y Albina Zeballos de  Chileno, por  memorial de fojas 20 a 22 vuelta, demandan la NULIDAD  DE LA MINUTA  DE COMPRA  VENTA  SUSCRITA   EN  FECHA   9 DE  OCTUBRE   DE 1974, Acción de  nulidad que  la  interponen al  amparo de  los artículos 450,  452,  inc.   1), 546  inc.  2) y 3) del  Código Civil   y articulo 25  la  Ley del  Notariado. Es  decir, pretenden invalidar un   Documento de    transferencia de  bien   inmueble celebrado bajo   los  preceptos  del  Código Civil  abrogado en   base   a  las normas del  Código Civil vigente, desconociendo el principio de irretroactividad  de    la    ley.   Al   respecto,   resulta   necesario establecer, que  la base  y finalidad que  funda la realidad jurídica del   principio  de   irretroactividad,  es   la   necesidad  de   dar estabilidad al  ordenamiento jurídico, de  ahí  que,   sin el mencionado principio se presentarían  confusiones sobre la oportunidad de regulación, de suerte que  en  muchas ocasiones con   una    conveniencia presente  se   regulaba  una    situación pasada, que  resultaba exorbitante al sentido de  la justicia, por falta    de    adecuación   entre     el    supuesto   de    hecho   y    la consecuencia jurídica.  En  general -escribe Valencia Zea-,"el efecto  retroactivo  está    prohibido  por  razones de  orden público. Las  personas  tienen   confianza  en  la  ley  vigente y conforme a  ella   celebran sus  transacciones  y  cumplen  sus deberes jurídicas.  Dar  efecto retroactivo  a una  ley  equivale a  destruir   la  confianza   y  seguridad  que   se  tiene    en   las normas jurídicas" .A. VALENCIAZEA. Derecho Civil. Tomo I. Bogotá, Temis, 1989. p.  184.

De   lo   señalado  precedentemente,  se   concluye  que,   lo   que pretenden        los    demandantes   es    invalidar   el    contrato   de transferencia y  su   Reconocimiento de  Firmas y  Rubricas  de fecha 9  de  octubre de  1974, contenido en  el  testimonio de  la protocolización del Documento de Transferencia de  un  Lote  de Terreno N° 8/82   de  11 de enero, es decir  un  contrato celebrado bajo  los  preceptos de  una   normativa abrogada y que  el mismo dio  origen a   lo  que  ahora es la   Escritura  Pública  que   se encuentra debidamente   registrada  ante  las  Oficinas   de Derechos Reales que  confiere esa  calidad de propietario y titular del bien  inmueble objeto de la litis,  por lo que  no cabe  la menor duda   que  la  norma aplicable es  el  Código Civil  abrogado, en clara  observancia de  lo que  dispone el precitado artículo 1567 del actual   Código  Sustantivo   Civil.  Por    consiguiente  los demandantes debieron amparar  su  demanda en  la  normativa aplicable al momento de celebrarse el acto jurídico cuestionado, no  haberlo hecho de  este   modo, correspondía al  Juez   de  la causa, ejerciendo  su   verdadero rol   de   director  del   proceso, disponer de  oficio se  subsane  la  demanda, por  no  ajustarse  a las  reglas establecidas por  el artículo 1567  del  Código Civil, a fin de no  tramitar un  proceso inútil en  detrimento e interés de las  partes, tomando en  cuenta que  dicha omisión no  podía ser subsanada en virtud al principio jura  novit curia, sin  atentar o contradecir a  la  disposición constitucional y  legislativa de  la irretroactividad de la ley.

En  consecuencia, ante  la omisión del Juez  A quo y del Tribunal Ad quem, corresponde al Tribunal Supremo hacer uso  de la ya citada facultad fiscalizadora y  sanear  el proceso hasta   el vicio más antiguo que  se  sitúa   en  la  demanda  que   contiene una legislación inaplicable  en   relación  al   momento  en   que   se efectuaron  los   actos   jurídicos  de  los   cuales  se  pretende  su invalidez. Por lo que  corresponde fallar  de acuerdo a lo previsto por  el artículo 271  numeral 3) concordante con  el artículo 275 ambos del Código de Procedimiento Civil,

POR  TANTO: La Sala  Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del  Estado  Plurinacional de  Bolivia, con  la  facultad conferida por    el   parágrafo   1  numeral   1)  del   artículo  42 concordante con  la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en  aplicación a lo dispuesto en  los  artículos 271  numeral 3) del Adjetivo Civil, ANULA  obrados, hasta   fojas 23,  es  decir, hasta    el  estado que  el  Juez A quo  disponga se ajuste la demanda a la disposición contenida en el artículo 1567 del Código Civil.

Se impone la multa de Bs. 200  al Juez  de Primera Instancia y a cada  uno  de los Vocales que  intervienen en  el indicado auto  de vista,  por inobservancia de la ley, que  les serán  descontados por planilla.

Cumpliendo con lo previsto por el artículo 17, parágrafo IV de la ley  del  Órgano Judicial,  comuníquese la  presente decisión al consejo de la Magistratura a los fines  de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.