SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 635

Sucre:                        12 de diciembre de2014

Expediente:                        P-3-2010-A

Distrito:                        Potosi

Magistrada  Relatora:      Dra . Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El recurso de casación en la forma  de fojas  317  a 318, interpuesto   por   Santusa   Tacuri    Chunca   Vda.   de   Vaquera, Cecilio Marcos Vaquera Tacuri, y  Víctor  Hugo  Vaquera Tacuri, contra   el Auto  de Vista  N° 005/2010  de fecha  24  de  diciembre de  2009   saliente  a  fojas  314  a  315,  pronunciado  por  la  Sala Civil,  Comercial y  Familiar, de  la  entonces  Corte  Superior del Distrito  Judicial   de   Potosí,  dentro    del   proceso  ordinario  de mejor  derecho de propiedad, nulidad de registro en las  Oficinas de  Derechos  Reales, más   daños   y  perjuicios,  seguido por  los recurrentes,  contra  Marce1ino Camargo Callapino, y Teófilo Cruz Gutiérrez en representación  de la organización "Movimiento Sin Techo", así  como la Federación Departamental  de Beneméritos y excombatientes de  la  Guerra del  Chaco  de  Potosí  representada por    Walter    Ve1arde  Chavarria,   Jorge Gamón Meneses, y Abrahán Villafuerte Rodríguez (directivos), los  antecedentes  del proceso, el Auto de concesión del recurso de fojas  323 vuelta;  y,

CONSIDERANDO  1:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Durante la tramitación de la causa,   el Juez   Segundo de Partido en  10 Civil de  Potosí, emitió  Auto  de  fecha  29  de  abril  de  2009 cursante a  fojas  188  vuelta   a  189,  declarando  PROBADAS las excepciones de  impersoneria    solo    en   referencia    al    co­ demandante  Cecilio Marcos Vaquera Tacuri  y  de  cosa  Juzgada, opuesta  a fojas  155 a  156 por  Walter  Ve1arde Chavarria, Jorge Gamón Meneses, y Abrahán Villafuerte Rodríguez; directivos de la  Federación  Departamental   de  Beneméritos  y  excombatientes de  la  Guerra  del  Chaco de  Potosí, el  cual   por  Auto   de  fecha  22 de   agosto  de   2009    cursante   a   folios  286   vuelta,   se   declaró ejecutoriado el Auto de fecha   29 de abril  de 2009  y fue ratificado por Auto de   fecha  19  de   septiembre   de   2009    que cursa  a fojas  296  vuelta.

En  grado de  apelación  incoada por  Santusa  Tacuri Chunca  vda. de   Vaquera,   Cecilio  Marcos  Vaquera  Tacuri,   y  Víctor  Hugo Vaquera  Tacuri,   la   Sala    Civil,  Comercial  y   Familiar,   de   la entonces   Corte  Superior   de   Distrito  Judicial   de   Potosí,  hoy Tribunal  Departamental   de  Justicia   Potosí,  Anula  el  Auto   de concesión de  recurso  de  apelación  de  folios 307  vuelta  de  fecha 13 de  noviembre de  2009   declarando  ejecutoriada  la  resolución impugnada  de fojas  296  vuelta de  19 de  septiembre  de  2009. Contra  el  referido Auto   de  Vista,  Santusa  Tacuri  Chunca  Vda. de   Vaquera,   Cecilio  Marcos  Vaquera  Tacuri,   y   Víctor  Hugo Vaquera Tacuri interpone  recurso  de  casación,  el mismo que  se pasa   a considerar  a continuación.

CONSIDERANDO  11.-

FUNDAMENTOS  DE LA IMPUGNACION:

Acusa de  ilegal el  Auto  de  Vista de  folios 314   a  315   por  la vulneración  que   lleva   en   el   mismo,  siendo  que    es   el   N° 005/2010  lo que  prueba que  fue  pronunciado mínimamente el 4 de enero de 2010  lo que  entra   en  contradicción ya  que  según el Auto de Vista esta  lleva la fecha 24 de diciembre de 2009, por esa  contradicción a todas luces es ilegal.

Denuncia que le notificaron el  2010 y no el  2009, por lo que también el Auto  fue  pronunciado fuera de  termino establecido por  el   artículo  204-III  del   Código de   Procedimiento  Civil perdiendo competencia para   dictar dicha resolución, fuera de los 30 días  desde el sorteo de expediente de fojas  312 vuelta que data   del  30  de  noviembre  de  2009,   y  que   el  Auto   de  Vista   fue dictado  el  4  de  enero  de  2010   aspecto  verificado en  el  libro   de tomas  de  razón  registro  01/2010   de  fojas   11 a  13 en  fecha 4 de enero de  2010   (fojas 315)  así  como el número  del  Auto  de  Vista 005/2010,   habiéndose   pronunciado   en   31  días   es  decir   fuera del termino plazo para  dictar resolución de Vista, perdiendo competencia  el  tribunal  por  lo  que  interpone  recurso  conforme el artículo  254  numeral  1) del  Código de  Procedimiento  Civil.

Por  ello  solicita  se  anule  obrados  hasta    folios 294,   y  se  tramite la  causa   teniendo   presente   la  reserva  de   apelación  en   efecto diferido hasta        una       eventual      sentencia      conforme     al procedimiento del   artículo   25   de   la   Ley   1760.    Pidiendo    de conformidad        al     artículo    254     Inciso 1)    del     Código   de Procedimiento Civil,  al   haberse   dictado   resolución   fuera  de plazo -Auto de  Vista- violando el  artículo  204   III del Código de Procedimiento  Civil  y  26  de  la  Ley  de  Organización  Judicial    se conceda recurso  de  casación  en  la forma contra  el Auto  de Vista 005/2010    anulando   obrados  hasta     el  vicio   más      antiguo  de conformidad  al  artículo  275   del  Código de  Procedimiento  Civil haciendo uso  del  artículo 252  del  mismo compilado legal.

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS  DE LA RESOLUCIÓN.-

El  artículo  252   del   Código de   Procedimiento   Civil, faculta   al Tribunal  de  Casación  "anular de  oficio todo proceso  en el que  se encontraren     infracciones     que    interesen     al    orden    público", disposición  legal  que  se  relaciona  con  el artículo  90  del  Adjetivo Civil, que   otorga  el  carácter   de   orden  público  a  las   normas procesales  y por  lo tanto   de cumplimiento  obligatorio; asimismo, el artículo  106  del  Código Procesal Civil, Ley N° 439  de  fecha  19 de   noviembre  de   2013,    previene  en   su   parágrafo   I que :”La nulidad  podrá   ser  declarada   de   oficio  o  a pedido   de  parte   en cualquier    estado     del   proceso,     cuando    la   ley    lo   califique expresamente”, preceptiva puesta en vigencia por  la disposición transitoria  segunda numeral 4)  del  recién aprobado Adjetivo Civil, en   el   entendido,  de   que   se   hubieran  vulnerado  las garantías constitucionales de las  partes o de una   de  ellas, o en el  que   se   encontraren  infracciones que   interesan  al   orden público;  esto,  porque  en    los    procesos  que    llegan  a    su conocimiento se  debe verificar si  en  ellos se  observaron las formas   esenciales   que     hacen   eficaz  a    un     proceso   de conocimiento y  fundamentalmente  que   las   resoluciones que contenga,  sean  útiles  en   derecho y   guarden  la   seguridad jurídica que  las  partes buscan a través de aquel, en ese  ámbito, se tienen las  siguientes consideraciones:

Para la declaración de  la  nulidad es  necesario circunscribirnos al  ámbito de  la  tutela judicial y  constitucional, a  efectos de garantizar  que    el   desarrollo  de   proceso  se   enmarque   al resguardo  de   los   derechos  de   las   partes,  por   lo   que,    el fundamento para    la   declaración de   oficio de   las   nulidades procesales radica en  la  lesión a la garantía del  debido proceso, es así  que Alsina sostiene que:   "las  nulidades  esenciales   son las   que   se   pueden     declarar   de   oficio    porque   ellas    se fundan   en  la violación de  una  garantía  constitucional".

En  ese  orden corresponde recordar que  la  jurisdicción es  la potestad que  tiene el Estado de administrar justicia a través de los  órganos jurisdiccionales, es  indelegable y de  orden público. El Poder Jurisdiccional del  Estado que  se  atribuye al  conjunto de jueces, sean estos ordinarios o especializados está   limitado en   razón  de   su   competencia, que   se   determina  mediante parámetros claramente establecidos en   los artículos 11 y  12 de la  Ley  del  Órgano Judicial N°  025  glosados supra.  Al  ser  la competencia la  medida de  la jurisdicción también es  de  orden público, indelegable y nace  únicamente de la ley.

La Ley N° 1715  de  18 de octubre de  1996  - Ley INRA-, creó  la judicatura   agraria  con   jurisdicción  y   competencia  para    la resolución de los conflictos emergentes de la posesión y derecho de propiedad agrario y otros  que  le señale la ley; en ese  sentido según el artículo 39 numeral 8) de la Ley citada, la jurisdicción agraria sólo  tenía   competencia para   conocer  acciones  reales sobre la propiedad agraria. No obstante, el artículo 23 de la Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, sustituyó los  numerales  7)  y  8)  del  Parágrafo 1 del  citado  artículo, y reconoce  como  competencia  de   la   Judicatura    Agraria:  7) Conocer interdictos de  adquirir, retener y  recobrar la  posesión de   fundos  agrarios,  para    otorgar  tutela   sobre  la   actividad agraria; 8) Conocer otras  acciones  reales,   personales y mixtas derivadas de  la  propiedad,  posesión y actividad    agraria. (el subrayado y negrilla nos  corresponde).

En  consecuencia, la  normativa citada reconoce competencia a los   jueces   agrarios,  para    el   conocimiento de   las   acciones personales,  reales  y   mixtas,  que   deriven  de   la   propiedad, posesión y  actividad agraria, norma que  debe  ser  entendida en sentido amplio, no  existiendo justificativo alguno para    efectuar una  interpretación restringida de la misma, máxime cuando se encuentran  vigentes principios y garantías  que  coadyuvan en una    administración  de  justicia   en   la   que   se   garantiza   la prontitud y oportunidad, amén de que  la competencia en  razón de materia de ninguna manera resulta delegable.

En  la Litis  se tiene  que  el predio objeto del litigio, se encuentra ubicados en el ex fundo "las lecheras" del cantón Chullchucani, de  la  provincia Tomas Frías   del  Departamento de  Potosí, que cuenta con  una   extensión de  13.0214 Has. de superficie, cuyo propietario fue  el  de  cujus  Constancio  Vaquera  Mamani  y  que los        ahora  demandantes   fueron  instituidos   como  herederos forzosos, por  una   parte,  por  otra,   se  tiene  que  en  la  demanda Santusa        Tacuri  Chunca   Vda.   de   Vaquera,  Cecilio Marcos Vaquera Tacuri, y  Víctor Hugo Vaquera Tacuri  textualmente señalan  “…  sobre los terrenos de Jatun  Mecka y otros han sido trabajados por el desde  1949,  es decir con anterioridad a la Ley de Reforma Agraria, terrenos  que  hasta la fecha  cumplen  la función social  y económica  ... ";  actividad  agraria   PRO LABORE que no ha  sido  advertida ni considerada por  el Juez  A quo  y  Ad  quem  a  tiempo de  dictar  Resolución, máxime si también se hubo  presentado junto   a la demanda de fojas  1 a 53 documentación referida terrenos que  se  encuentran  en  el área rural  ubicados en  el cantón     Chullchucani,    y      que categóricamente        el   testimonio   de    fojas    11   vuelta   señala “... terreno  rustico...   dedicado   a  la  actividad   agraria...”,  otro testimonio a folios 14 señala “...terrenos  de labranza ...”, es más los demandados  Marcelino Camargo Callapino y  Teófilo Cruz Gutiérrez, al  responder la  demanda adjuntan  legajos de  folios 107 a 128 referente a proceso tramitado en la judicatura  agraria concluida   con    Sentencia   Agraria  Nacional,   Sentencia   N° 13/2008.


De lo relacionado se  advierte que  los terrenos objeto de la litis, son  propiedad agraria y  se  encuentran  comprendidos dentro el área rural, así la    presente acción que está dirigida esencialmente al reconocimiento del  mejor derecho propietario, nulidad de registro  de   partidas   en   Derechos  Reales  sobre terrenos rurales además de  daños y  perjuicios. Que  al tratarse la litis  de un  cuestionamiento sobre el derecho propietario de la tierra, como es  la  demanda  de  mejor derecho de  propiedad,  y nulidad        de   registro  de   partidas   en   DD.RR corresponde  la resolución de  esta   clase  de  conflictos a  la  Judicatura  Agraria conforme lo  dispone la  Ley  INRA, modificada por   la  Ley  de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, que  instituye a la judicatura  especial con jurisdicción y competencia para  la resolución de los conflictos emergentes de la posesión y derecho de propiedad agrarios, como es  el caso  de Autos, que,  como se tiene  expresado, versa sobre acciones reales referidas a la propiedad agraria, como es el caso  del reconocimiento de mejor derecho, que  arrastrarán  la  cuestión sobre la  nulidad  de  los contratos de  compra venta, de  ahí  que  correspondía su conocimiento y competencia a la jurisdicción agraria.

De lo expuesto, se concluye que  el Juez  A quo  y el Tribunal Ad quem, no  han   reparado  esencialmente en   su   incompetencia para   repulsar  la  acción interpuesta,  así  no  haya   sido  opuesta como excepción, pues   la competencia debe  ser  observada aún de  oficio por  el Órgano Jurisdiccional, de  acuerdo al  artículo 3 numeral  1) del  Código de  Procedimiento Civil, y  saneando  el presente  caso   y  remitir al  Juez   Agrario competente para   su tramitación;  al   no   hacerlo  se   ocasionaron  perjuicios  a   las partes,   vulnerando   la    garantía   constitucional   del    debido proceso. Al respecto Víctor de  Santo en  su  texto  de  Nulidades Procesales señala  "la competencia  del  Juez   es  un  presupuesto procesal,  un  requisito  de  la Sentencia   de fondo,   la cual no podría ser dictada  válidamente   por el Juez  que  careciera  de ella"; por  lo tanto  no podía culminar con una  Sentencia válida y legal. Finalmente,  el   artículo  122   de   la   Constitución  Política del Estado establece que   "Son nulos  los  actos  de  las personas    que usurpen  funciones   que no les competen,   así como los actos  de las que  ejercen  jurisdicción   o potestad    que   no  emane   de   la  ley”; norma  que   establece que el  Juez A quo no contaba  con competencia para sustanciar y resolver el presente proceso en estricta  relación  a  lo  dispuesto  por  el  artículo  30  de  la  Ley  del Servicio Nacional de  Reforma Agraria.

Por   lo  que   corresponde   fallar   de  acuerdo  a  lo  previsto  por   el artículo  252   del  Código de  Procedimiento  Civil, y   articulo   106 del  actual  Código Procesal Civil, Ley N° 439.

POR TANTO: La Sala  Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del  Estado  Plurinacional de  Bolivia, con  la  facultad conferida  por    el   parágrafo   1  numeral   1)  del   artículo   42 concordante con  la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto en el artículo 252 del  Código de  Procedimiento Civil, y  articulo  106  del  actual Código Procesal Civil, Ley N° 439,  ANULA hasta   la  admisión de la  demanda de  fojas  58,  disponiendo que  el  Juez   de  Primera Instancia  se  pronuncie  respecto a  lo  señalado en  el  presente Auto  Supremo y decline competencia ante  la autoridad llamada por ley.

Se impone la multa de Bs.  200  al Juez  de Primera Instancia y a cada  uno  de los Vocales que  intervienen en  el indicado Auto  de Vista, por  inobservancia de  la  ley,  que  les  serán   descontados por planilla.

Cumpliendo con lo previsto por  el artículo 17, parágrafo IV de la Ley del  Órgano Judicial,  comuníquese la  presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines  de ley.

Fue  de voto disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese,   notifíquese  y devuélvase