SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 491

Sucre:                                17 de octubre de 2014

Expediente:                        LP-126-09-S

Distrito:                                La Paz  

Magistrada Relatora:        Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Asociación Mutual de Ahorro y Préstamo para la Vivienda “La Primera” representada por J. Mauricio Díez Canseco Arce de fojas 186 a 191, contra el Auto de Vista Nº 183/2009 de fecha 11 de mayo, cursante a fojas 172 a 173, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario de MEJOR DERECHO PROPIETARIO seguido por Felicidad Tarquino Vda. de Loza contra la institución bancaria recurrente, los antecedentes procesales, la contestación al recurso de fojas 196 a 200 vuelta, el auto de concesión del recurso de fojas 201; y,

CONSIDERANDO I.-

ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que, durante la tramitación del proceso, el Juez de Partido 4º en lo Civil y Comercial de La Paz, pronuncia Sentencia Nº 427/08 de 24 de diciembre de 2008, declarándola PROBADA la demanda de fojas 31 a 33 vuelta de obrados, en consecuencia la propiedad pertenece al adquirente que haya inscrito primero su título, es decir de Felicidad Tarquino Vda. de Loza que inscribió su partida el 18 de octubre de 1995, sobre las construcciones de Villa Fátima de la ciudad de La Paz y se ordena la cancelación del asiento A-2 de 29 de noviembre de 2005 de la Mutual La Primera de 29 de noviembre de 2005.

Contra la Resolución N° 427/2008, la institución crediticia demandada interpone recurso de apelación, que se radica en la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito de La Paz, quien emite pronunciamiento por Auto de Vista Nº 183/2009, cursante a fojas 172 a 173, por el que confirma a) La sentencia N° 427/08 de 24 de diciembre de 2008, y b) El Auto Complementario y enmienda de fecha 13 de febrero de 2009, con costas.

CONSIDERANDO II.-

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION.- Mutual “La Primera” formula recurso de casación en la forma y en el fondo, mismo que después de un examen permite a este Tribunal recoger, en síntesis, los siguientes argumentos:

Fundamentos del recurso de casación en la forma, inicia su recurso denunciando el incumplimiento del artículo 236, 190 y 192 2) del Código de Procedimiento Civil, al no haberse resuelto todos los puntos apelados, habiendo realizado transcripciones parciales de la sentencia, situación que de ninguna manera suple su obligación de motivar y fundamentar su resolución, referencia hecha al no existir pronunciamiento sobre la reconvención planteada. Por otro lado, pese a no haberse solicitado la nulidad de su título de propiedad (Escritura Pública N° 2663/2005), los de instancia oficiosamente lo declaran ilegitimo y no válido, emitiendo un pronunciamiento fuera de lo peticionado por la demanda, contestación y auto de relación procesal. Correspondiendo la anulación de obrados hasta la sentencia de primera instancia, disponiendo nuevo pronunciamiento dentro del marco de las normas vulneradas.

Fundamentos del recurso de casación en el fondo, manifiesta que hubo incorrecta aplicación de los artículos 1538 y 1545 del Código Civil, normativa que por un lado nos permite observar que el derecho propietario adquirido tanto por la actora como de la mutual son diferentes, el de la demandante proviene del juzgado 7° de partido en lo civil y el de la mutual fue transferido por otro juez distinto, por lo que es inaplicable el artículo citado, por otro lado, por la acción reconvencional, primero debía dilucidarse si ambas partes tenemos derecho propietario sobre el inmueble y toda vez que la tradición de tal derecho era esencial para determinar mejor derecho, su publicidad al existir dos registros distintos en derechos reales imposibilita aplicarse el artículo 1538 del código civil, mismo que sólo puede ser aplicado en el caso de darse los presupuestos del artículo 1545 del sustantivo civil; por lo que hubo una correcta valoración de la prueba, incurriendo en error de hecho y de derecho. Que al no proceder a la inspección in situ del inmueble para determinar la posesión del inmueble, se ha vulnerado los artículos 4 - 4), 378 y 427-I del Código de Procedimiento Civil y artículo 1334 del sustantivo civil, pues de esa manera se hubiera constatado si se trata del mismo inmueble. Por lo precedentemente expuesto, alternativamente solicita a este Tribunal casar el auto de vista recurrido, declarando improbada la demanda principal y probada la reconvencional.

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Con relación al recurso de casación en la forma.- Revisadas las resoluciones emitidas por los inferiores en grado, se evidencia que, en el caso del Auto de Vista Nº 183/2009 este resuelve de forma satisfactoria las observaciones o denuncias planteadas por la entidad apelante, precisamente en el numeral 4) de la resolución recurrida se halla respuesta a su reiterada denuncia, no pudiéndose alegar falta de pronunciamiento a algún punto apelado, resultando ocioso y fastidioso realizar mayores consideraciones al respecto.

Al margen de ello, cuando el apelante no es satisfecho en todas las pretensiones que deduce como agravios, debe usar la vía señalada por los artículos 196 numeral 2) y 249 del Código de Procedimiento Civil en el plazo perentorio concedido al efecto. Si no obra de ese modo, incumple con la "carga procesal", no pudiendo alegar después en casación, cualquier omisión, por el principio dispositivo que informa a la legislación adjetiva en vigencia, máxime si el auto de vista no contiene disposición que pueda fundar al recurso. Entendiéndose que, el auto de vista se ha circunscrito, a los puntos apelados y que fueron materia de decisión en primera instancia, por lo que se ha considerado a cabalidad los artículos 227 y 236 del Código Procedimiento Civil.

En cuanto a la otra denuncia, observamos que a fojas 85 a 88 de obrados Mutual “La Primera” presenta memorial de apersonamiento, contestación y reconvención de reivindicación, en el que claramente se recoge su petitorio de: “…declarar probada su acción reconvencional y consiguientemente DECLARE NULA la tradición propietaria de la actora en mérito a lo fundamentado, disponiendo la REIVINDICACIÓN  y consecuentemente restitución del inmueble objeto de litis a favor de la entidad que represento, ratificando la LEGITIMIDAD Y VALIDEZ de la Escritura de Adjudicación Nº 2663/2005…” (el subrayado y cursiva nos pertenece), asimismo el auto de relación procesal de fojas 98 a 100 vuelta, de fecha 29 de marzo de 2008, fija como hechos a probar para la parte demandada reconvencionista en su inciso f) “…el derecho propietario que ostenta la Mutual La primera no se encuentra afectado por ningún vicio de nulidad…”; ahora bien, la sentencia Nº 427/08 y su Auto Complementario y enmienda de fecha 13 de febrero de 2009 resuelve: “…declarar IMPROBADA la misma, en consecuencia no ha lugar a la reivindicación o restitución del inmueble de la litis, en favor de la Mutual “La Primera”, al no haber demostrado en forma fehaciente y con sentencia Ejecutoriada la nulidad de la Escritura Pública de la parte demandante, en consecuencia no hay legitimación y calidez de la Escritura Pública de adjudicación Nº 2663/00…” (el subrayado y cursiva es nuestro), sentencia de primera instancia y auto complementario que fueron confirmados por el Auto de Vista Nº 183/2009, pronunciamientos que guardan congruencia y pertinencia con lo demandado, reconvenido y establecido en el auto de relación procesal. Consiguientemente, no siendo evidentes las infracciones acusadas habiéndose pronunciado los tribunales de instancia conforme lo dispuesto por el artículo 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, sin pronunciarse al margen de la demanda y menos ultra petita, corresponde resolver el recurso planteado dando aplicación a la previsión de los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

Con relación al recurso de casación en el fondo.- Expuestos los antecedentes del proceso, previamente a ingresar a resolver el presente recurso interpuesto, corresponde precisar que, con referencia al mejor derecho propietario, el tenor del artículo 1545 del Código Civil, está referido a la declaración y reconocimiento de prevalencia y eficacia jurídica de un derecho de propiedad sobre otro derecho de propiedad de un mismo inmueble; es decir que cuando se demanda el mejor derecho propietario, el actor reconoce que el demandado cuenta con derecho propietario sobre el mismo inmueble alegando tener la titularidad preferente o superior al del demandado. Otro aspecto que se debe tomar en cuenta para establecer el mejor derecho propietario es que el inmueble sea el mismo, es decir que se esté hablando de un mismo inmueble aspecto que necesariamente tiene que ser probado no solo documentalmente sino físicamente para determinar la identidad común en la litis requisito sine qua non para viabilidad de la demanda de mejor derecho propietario. A tal efecto los juzgadores a tiempo de resolver a quien correspondía el mejor derecho propietario no solo deben confrontar ambos títulos de propiedad para determinar a quién le es preferente, sino establecer físicamente de que se trate de un mismo inmueble.

Con relación a la prioridad de inscripción en mejor derecho propietario, se tiene que el principio general consagrado por la doctrina internacional en sentido de que tiene mejor derecho el acto anterior en fecha a otro posterior, fórmula precisa de solucionar conflictos de derechos propietarios por parte de dos o más personas sobre un mismo bien y que así lo ha recogido la jurisprudencia nacional al resolver que la inscripción en el registro de Derechos Reales surte efectos frente a terceros, desde el momento de su inscripción (artículo 1538 del Código Civil), y cuando por pactos diversos se ha comprometido el mismo bien a diferentes personas, la propiedad de éste pertenece al adquirente que primero haya inscrito su título.

En el caso de autos, la parte actora Felicidad Tarquino Vda. de Loza por Escritura Pública Nº 395/1995 obtiene mediante adjudicación judicial del Juzgado 7º de Partido en lo Civil la propiedad del lote de terreno objeto de la litis, procediendo a su inscripción ante Derechos Reales en fecha 18 de octubre de 1995, siendo oponible a terceros desde esa fecha, tal cual faculta el artículo 1538 parágrafo I del Código Civil. Mientras que, la entidad demandada reconvencionista Mutual “La Primera”, tiene inscrito su derecho propietario en fecha 29 de noviembre de 2005, resultando a simple vista que la demandante Felicidad Tarquino Vda. de Loza es la que primero inscribió su derecho propietario, razón por la cual se declaró probada su pretensión.   

Así, al reconocer las autoridades inferiores en sus fallos el derecho propietario de la demandante en mérito a la prioridad de la inscripción en Derechos Reales de los títulos que se hace valer, respecto de los títulos de la entidad demandada, se ha dado cabal cumplimiento y correcta aplicación a los artículos 1545 y 1538 del Código Civil concordante con los artículos 1º, 14 y 15 de la Ley de 15 noviembre de 1887.

Respecto a la vulneración de los artículos 4 - 4), 378 y 427-I del Código de Procedimiento Civil y artículo 1334 del Sustantivo Civil, aunque esta observación debió haber sido interpuesta a través del recurso de casación en la forma, por tratarse de un error in procedendo, pese a esta deficiencia, pasamos a responder al recurrente indicando que, la libertad de ofrecer y hacer producir pruebas corresponde a las partes. Al juez sólo cuando juzga conveniente. El "onus probandi" es carga para el actor en cuanto al hecho constitutivo de su derecho y, para el demandado, en cuanto a la existencia del hecho impeditivo, modificatorio o extintivo del derecho del actor, señala el artículo 375 del Código de Procedimiento Civil, en tanto que, es facultad privativa del juez, en el período de las probanzas o hasta antes de sentencia disponer dictámenes periciales, inspecciones oculares y toda prueba que juzgue necesaria y pertinente, acota el artículo 378 del indicado Procesal Civil en correspondencia con el artículo 4 numeral 4) del mismo cuerpo de leyes, de donde se infiere que todo aquel que alega un derecho en juicio, está obligado a probar el hecho en el que fundamenta su pretensión. En el caso de autos, la recurrente se limita a cuestionar la falta de producción de oficio de la inspección in visu del inmueble, no resultando suficiente para viabilizar su producción, tomando en cuenta que son las partes quienes están en la obligación de proponer los medios probatorios, quienes tienen la carga de hacer producir las pruebas ofrecidas, situación que la entidad demandada no ofreció ni produjo en su propio perjuicio la prueba ahora erradamente reclamada al juez de la causa. En consecuencia, de la interpretación de las normas procesales citadas supra, se concluye que, el juez de la causa si bien tiene facultades probatorias de oficio, estas no constituyen un deber sino una facultad, tomando en cuenta que la regla bajo el principio dispositivo señalado en el artículo 1283 del Código Civil y 375 de su procedimiento, es que la carga de la prueba incumbe a las partes y la excepción a esa regla, es que esta actividad probatoria no impide la iniciativa del Juez o Tribunal. En ese sentido la doctrina y la jurisprudencia consideran que, el juez en materia civil no tiene una verdadera iniciativa probatoria, sino que esta labor debe estar encaminada a complementar, aclarar o profundizar la actividad probatoria de las partes, en cuanto a las pruebas producidas por ellas, de lo contrario se pone en riesgo el equilibrio de igualdad de la partes y el principio de imparcialidad que debe observar el juez.

Consiguientemente las acusaciones realizadas no tiene asidero alguno, deviniendo en infundadas las mismas.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo contenidos en el memorial de fojas 186 a 191, interpuesto por Mutual “La Primera” representada por J. Mauricio Diez Canseco Arce, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.