SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                  Nº 460

Sucre:                                 9 de octubre de 2014

Expediente:                         Ch-63-09-S

Distrito:                                 Chuquisaca

Magistrada Relatora:           Dra. Ana Adela Quispe Cuba 

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Esteban Arancibia Durán y Rosa Quispe Aldunate de Durán representados por Francisco Barroso Hinojosa de fojas 222 y vuelta, contra el Auto de Vista Nº 361/2009 de fecha 18 de noviembre, cursante a fojas 217 a 219 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de REIVINDICACION seguido por los recurrentes contra Fidelia Barrón Reynaga Vda. de Bejarano y otro, los antecedentes procesales, la contestación al recurso de fojas 226 y vuelta, el auto de concesión del recurso de fojas 227; y,

CONSIDERANDO I.-

ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que, durante la tramitación del proceso, el Juez de Partido 3º en lo Civil y Comercial de Sucre, pronuncia Sentencia en fecha 26 de junio del 2009, cursante a fojas  190 a 192 vuelta de obrados, declarando IMPROBADA la demanda de fojas 38 a 39, aclarada a fojas 50 y ratificada a fojas 54; en consecuencia se declara no haber lugar a la reivindicación demandada ni al pago de los daños y perjuicios demandados.

Contra la referida sentencia, el demandante interpone recurso ordinario de apelación, radicado en la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito de Chuquisaca, pronunciando el Auto de Vista Nº 361/2009 de fecha 18 de noviembre, cursante a fojas 217 a 219 vuelta, por el que confirma la sentencia de 26 de junio de 2009 de fojas 190 a 192 vuelta, con costas.

CONSIDERANDO II.-

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION.- Contra la referida resolución de vista, los actores interponen recurso de casación en la forma, con argumentos que se narran a continuación.

Manifiestan los recurrentes que, el Auto de Vista recurrido no se pronunció sobre los puntos que han sido objeto de apelación, que al amparo de los artículos 250, 253 inciso 1) y 3 y 257 del Código de Procedimiento Civil interpone el presente recurso de casación en la forma.

Continua diciendo que, el Auto de Vista se limita a expresar que no se hubiese demostrado el sobrante que se reclama, cuando de manera fehaciente y con abundante prueba documental ha demostrado su derecho propietario, tales como plano de loteamiento de fojas 37, informe de la H.A.M. de Sucre de fojas 131. Resolución de vista que no tomo en cuenta la infracción de los artículos 1286, 1289 y 1311 del Código Civil y 190. 373, 397 y 476 de su procedimiento.

Concluye su memorial señalando que, ante la evidente violación de las normas descritas tanto en la sentencia como el auto de vista, corresponde que el tribunal superior en grado casar el auto de vista recurrido.  

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, conforme la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho que debe contener los requisitos enumerados en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, sea que se plantee en la forma, en el fondo o en ambos efectos a la vez, procediendo el recurso de casación en la forma, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, el recurso de casación en el fondo, cuando el juez o tribunal de apelación ha emitido una sentencia o auto de vista violando, interpretando erróneamente o aplicando indebidamente la ley, así como, cuando ha incurrido en error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, conforme establecen los artículos 250, 253 y 254 del Código Procedimiento Civil, es decir, en la forma, por errores in procedendo que dan lugar a la nulidad del proceso y en el fondo, por errores in judicando, que motivan la invalidación de la resolución dictada con infracción de la ley sustantiva, no siendo suficiente, en ambos casos, la simple cita de disposiciones legales, sino fundamentar en qué consiste la infracción y precisar cuál la correcta aplicación de la norma cuya infracción se acusa.

Supuesto que la casación en el fondo y en la forma emergen de  dos realidades distintas, la fundamentación y la petición del recurrente deben guardar estricta correspondencia; es decir si se denuncia errores in judicando se interpondrá recurso de casación en el fondo, alegando alguna de las causales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil y se pedirá casar el Auto de Vista; en cambio sí se acusa de errores in procedendo se interpondrá recurso de casación en la forma, invocando alguna de las causales previstas por el artículo 254 del Código Adjetivo Civil y se pedirá la nulidad de obrados o la nulidad llanamente.

Ahora bien, por mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, en el recurso no solo se debe citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurre, su folio, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, sino que  también se debe especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate del recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos. El cumplimiento escrupuloso de los requisitos impuestos por el citado artículo 258 numeral 2) Ídem,  no constituye una mera formalidad potestativa, pues tiene por finalidad delimitar el accionar del Tribunal de casación, para permitir que  el fallo del Tribunal de casación  sea pertinente, exhaustivo y fundamentado.

En la especie, si bien los recurrentes dicen plantear recurso de casación en la forma, empero se amparan en el artículo 253 numerales 1) y 3), así como en los artículos 190, 373, 397 y 476 del Código de Procedimiento Civil y artículos 1286, 1289 y 1311 del Código Civil por “…errónea valoración de hecho y de derecho de las pruebas presentadas, la infracción y la violación de leyes sustantivas y adjetivas …” (textual), que además de omitir especificar las causales de casación en la forma, cita normativa y realiza denuncias de modo genérico que hacen al fondo de la causa, contradiciendo su inicial pretensión de una casación en la forma.

Al margen de ello, tampoco se ha considerado que, en lo que hace al supuesto error de hecho y de derecho en la valoración de la prueba que acusa, los recurrentes omiten especificar en qué consiste el error y cuales los medios probatorios aportados y a los que el tribunal de alzada no les habría otorgado el valor legal correspondiente, menos señalan cuál el error de derecho en el que supuestamente incurrió el tribunal, o cuál el error de hecho y cuáles los elementos probatorios que demuestran los mismos, tomando en cuenta que, cuando de error en la apreciación de las pruebas se trate, es necesario que si el error es de derecho, el recurrente especifique cuales los medios probatorios a los que el juzgador no les habría otorgado la tasa legal establecida en la ley, y cuando el error es de hecho, debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, situación que obvian los recurrentes, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación.

Como corolario de todas estas incongruencias y confusiones, los recurrentes insisten en buscar la “nulidad” del proceso a través de “casar” el auto de vista recurrido, no pudiendo haberse concluido más contradictoriamente el tan criticado recurso; ante semejante pretensión corresponde preguntarse ¿cómo se puede anular un proceso (por infracción de ley procesal) y al mismo tiempo casar el auto de vista (por mala valoración de la prueba) para que este Supremo Tribunal dicte nueva resolución deliberando en el fondo?, petición técnicamente imposible de cumplir; es que no debe olvidarse que en el memorial en el que se plantea un recurso de casación, puede solicitarse al mismo tiempo la casación en el fondo y en la forma (recursos que además podrán interponerse al mismo tiempo), pero el pedido debe ser realizado de manera alternada.

En aquellos casos como el presente, en los que se plantea un recurso de casación de forma totalmente contradictoria y excluyente, este Supremo Tribunal desestima el recurso por improcedente, por no haberse dado cumplimiento a la previsión del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, con referencia al artículo 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del mismo procedimiento.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma contenido en el memorial de fojas 222 y vuelta, interpuesto por Esteban Arancibia Durán y Rosa Quispe Aldunate de Durán representados por Francisco Barroso Hinojosa, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.