SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                             Nº 457

Sucre:                           3 de octubre de 2014

Expediente:                           SC-97-09-S

Distrito:                           Santa Cruz

Segunda Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba  

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 487 a 488 vuelta interpuesto por Martha Beatriz Caero Soto en representación de sus hijas menores Claudia Patricia y Wendy Gabriela Daza Caero, contra el Auto de Vista Nº 111 de fecha 31 de marzo de 2009, cursante a fojas 481 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre Nulidad de Documentos por Simulación y División y Partición de Bienes hereditarios, seguido por la recurrente contra María Lola Ferrufino Vda. de Daza, Ligia Arminda Daza de Pizarro, Ruth Mery Daza de Nuñez, María Lola Daza Ferrufino y Carlos Roberto Escobar Daza, las contestaciones al recurso de fojas 489 a 491 y de fojas 492 a 493,  los antecedentes del proceso, el Auto de concesión del recurso de fojas 493 vuelta; y,

CONSIDERANDO I:

DE LOS ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Tramitada la causa, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial  de Capital Santa Cruz, emitió Sentencia N° 15/08 de fecha 12 de junio de 2008 cursante a fojas  417 a 427 vuelta de obrados, declarando IMPROBADA la demanda planteada a fojas  70 a 73, con costas.

Deducida la apelación por la parte demandante, la Sala Civil Primera de la que fue Corte Superior de Justicia de Santa Cruz hoy Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista Nº  111 de fecha  31 de marzo de 2009 de fojas  481 y vuelta, ANULA el auto de fojas 473 declarando por consiguiente ejecutoriado la sentencia de fojas 417 a 427 vuelta.

Contra el referido Auto de Vista, el recurrente interpone recurso de casación en el fondo, el mismo que se pasa a considerar a continuación.

CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION.-

La recurrente interpone recurso de casación en el fondo de manera confusa en contra de una resolución anulatoria,  de cuyo contenido se extrae  lo siguiente:

En amparo del artículo 253 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil  manifiesta que el Auto de Vista recurrido contiene una errónea interpretación de la Ley.

Manifiesta que ante una interpretación errónea de la Ley no  se hubiese considerado por el Ad quem el artículo 139 y 143-II ambos del Código de Procedimiento Civil.

Denuncia  que los vocales  hubiesen obviado u omitido el artículo 1490 del Código Civil y la excepción que establecería el artículo 139 del adjetivo Civil y tratándose del artículo 67 del D.S. 21060 que declararía al día domingo como feriado, manifestando que sería evidente que su plazo para apelar vencería el 29 de junio de 2008 a horas 16:30, pero  según el calendario Gregoriano el día 29 de Junio del 2008 cayó en domingo, y por lógica de la Ley debía  apelar al día siguiente hábil,  es decir el 30 de Junio de 2008, pero dicho día  hubiese empezado la vacación judicial  hasta el 18 de julio de 2008 , lo que significaría  que el primer día hábil después de la vacación era el día 19 de julio de 2008 a horas 16:30, y que por consiguiente su recurso de apelación estaría en  plazo legal.

Por último,  solicita a este Tribunal Supremo de Justicia  en amparo de los artículos 250, 253-1), 271-4) todos del Código de Procedimiento Civil, existiendo violación de los artículo 139, 143 del Adjetivo Civil y articulo 1490 del Código Civil y 67 del D.S. 21060 se CASE EL AUTO DE VISTA de fecha 31 de marzo de  2009 y deliberando en el fondo se ordene al pronunciamiento al fondo del recurso.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Expuestos los motivos que imperan para la interposición del presente recurso, conviene a tiempo de fundamentar la resolución, señalar que el recurso de casación, se constituye en un extraordinario medio de impugnación que se apertura, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos tanto de forma como de fondo, cuyo incumplimiento deviene en resolución que declara su improcedencia. Es en ese entendido  debemos señalar, que este medio de impugnación tiene por objetivo que el máximo Tribunal de Justicia, tome conocimiento de la causa para que a través de la decisión que vaya a asumir, se restablezca no solo la ley, sino y por sobre todo los derechos de aquellos ciudadanos que han acudido a los Tribunales para encontrar justicia, es decir que se revisen y/o se reparen los vicios con los que han sido tramitadas las causas y se restituya el ordenamiento jurídico, en aquellos casos en los que las normas han sido vulneradas por los jueces y/o Tribunales de instancia, he ahí la razón de porqué el recurso de casación, no es procedente cuando no se han agotado todos los recursos ordinarios que la ley franquea a las partes para la defensa de sus derechos.

La casación es un instituto jurídico que se convierte en garante de la correcta interpretación y aplicación de las normas legales, pues se constituye en el órgano rector y de control de su aplicación y del cumplimiento de los principios constitucionales dirigidos al logro de la transversalización de la justicia y de la búsqueda de la verdad material como principio elemental en la aplicación de la ley.

El recurso de casación deviene en dos formas: Recurso de casación en el fondo, conforme al artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, que se interpone, cuando se advierte que existen errores de fondo, debiendo para su interposición, ajustarse a las causales establecidas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil cuya resolución, si resultan ser ciertas y evidentes las infracciones acusadas en el recurso, casa, el Auto de Vista, dictando nueva Sentencia que resuelva el fondo del litigio, en base a una correcta valoración de la prueba y la aplicación o interpretación de la de la ley.

La casación puede también ser de forma, según previene el Artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, cuando los errores por los que se recurre, afectan al procedimiento, es decir, cuando hubiera existido vulneración de las normas esenciales que afecten el debido proceso, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso en caso de evidenciarse la violación de las normas procedimentales acusadas.

El recurso de casación puede ser planteado en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, debiendo en todos los casos, cumplir con lo dispuesto por el Artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, entendiéndose que uno y otro son distintos porque atacan errores o vicios totalmente diferentes.

Del recurso de casación en el fondo.-

Que en el caso de autos, la recurrente en representación de sus hijas interpone recurso de casación en el fondo contra el Auto de Vista Nº 111/2009 de fecha 31 de marzo de 2009  que ANULA el auto de fojas 473 y declara ejecutoriada la Sentencia,  por consiguiente la recurrente no comprendió  que ante una resolución ANULATORIA correspondía la interposición del recurso de Casación en la forma por la causal pertinente del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil  denunciando el error de procedimiento en el que se habría incurrido al anular obrados hasta la admisión de la demanda, y de ninguna manera correspondía interponer recurso de casación en el fondo, ya que dicho recurso procede cuando el Tribunal de segunda instancia se ha pronunciado sobre el fondo del asunto aplicando el derecho sustantivo, lo cual no sucede cuando se emite un auto anulatorio.

Consiguientemente se trata de un recurso manifiestamente defectuoso no cumpliendo con la carga que impone el articulo 258 numeral 2 del Adjetivo Civil solicitando erradamente a este Tribunal Supremo de Justicia en su  parte in fine de su recurso lo siguiente: “ se CASE el Auto de Vista de fecha 31 de marzo del 2009 y deliberando en el fondo ORDENE que la Sala Civil Primera de la Respetable Corte Superior de Justicia de Santa Cruz se pronuncie sobre el fondo del recurso….”( las negrillas, las cursivas  y el subrayado son nuestras).

Por consiguiente  cuando la resolución que se impugna dispone la nulidad de obrados, como en el caso de Autos, sólo es procedente la interposición del recurso de casación en la forma, toda vez que este Tribunal asumirá competencia, sólo para revisar la legalidad o no de los motivos que dieron lugar a la nulidad de obrados, ya que al no haber ingresado el Tribunal de alzada en análisis de fondo, ni emitido criterio alguno respecto del asunto del litigio, no se apertura la competencia para que este Tribunal ingrese a conocer el fondo del recurso, de lo que se infiere que el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Martha Beatriz Caero Soto en representación de sus hijas menores Claudia Patricia y Wendy Gabriela Daza Caero, no es procedente. Así lo tiene establecido la línea jurisprudencial de la Ex Corte Suprema de Justicia, con la que compartimos criterio, por consiguiente el recurso  deviene en su improcedencia.

Por lo anteriormente señalado, respecto al recurso de casación en el fondo, corresponde a este Tribunal, resolver de acuerdo a lo previsto el artículo 271 numeral 1) con relación al 272  numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el  recurso de casación en el fondo, incoada por Martha Beatriz Caero Soto en representación de sus hijas menores Claudia Patricia y Wendy Gabriela Daza Caero, cursante de fojas 487 a 488  vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez A quo.

Primer Magistrado Relator Dr. Javier Medardo Serrano Llanos, de cuyo proyecto fue disidente la Magistrada Dra. Ana Adela Quispe Cuba, con cuya disidencia estuvo de acuerdo la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani

Regístrese, notifíquese y devuélvase.