SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                  Nº 426

Sucre:                                 26 de septiembre de 2014

Expediente:                         CH-47-09-S

Distrito:                                 Chuquisaca

Magistrada Relatora:        Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Hernando Ríos en representación de Martín Soliz de fojas 87 a 88 contra el Auto de Vista Nº 297/2009 de fecha 30 de septiembre, cursante a fojas 80 a 82, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de DECLARACION JUDICIAL DE PATERNIDAD seguido por Maritza Sanabria contra el recurrente, los antecedentes procesales, la contestación al recurso de fojas 91 a 92 vuelta, el auto de concesión de los recursos de fojas 93; y,

CONSIDERANDO I.-

ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que, durante la tramitación del proceso, el Juez de Partido 4º en lo Familiar de Chuquisaca, pronuncia Sentencia Nº 58/2009 en fecha 17 de abril, cursante a fojas 56 a 57 vuelta de obrados, declarando PROBADA la demanda de fojas 2 3, consiguientemente cierta la paternidad del demandado Martín Soliz respecto de la demandante Maritza Sanabria, procreada con la Sra. Damiana Sanabria Yampara, debiendo procederse a complementarse el apellido de la actora con su apellido paterno y materno que le corresponden, con todos los efectos legales consiguientes y sea en la partida de nacimiento, cuyo certificado cursa a fojas 1 de obrados. Una vez se encuentre ejecutoriado la presente resolución procédase a la adicion del apellido paterno Soliz, en la partida referida precedentemente, debiendo quedar en definitiva la filiación de la actora como Maritza Soliz Sanabria, debiendo en consecuencia librarse la respectiva provisión ejecutoria.

Contra la referida sentencia, el demandado, interpone recurso ordinario de apelación, radicado en la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito de Chuquisaca, pronunciando el Auto de Vista Nº 297/2009 de fecha 30 de septiembre, cursante a fojas 80 a 82, por el que se confirma totalmente la Sentencia de 17 de abril de 2009 de fojas 56 a 57 vuelta, con costas en ambas instancias.

       CONSIDERANDO II.-

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION.- Contra la referida resolución de vista el demandado, interpone recurso de casación, con los argumentos que expone su memorial que son resumidos a continuación.

El recurrente indica que el auto de vista pronunciado no tomó en cuenta las contradicciones que incurrieron los testigos de cargo con respecto  a la fecha de nacimiento de la hija de Damiana, tampoco coincidieron en haberlos visto juntos y en qué lugares así como al periodo de concepción de la madre de la demandante. Con relación a la no presentación al análisis de ADN no se tomó en cuenta el impedimento que este tenía en su condición de transportista, además que no estaría obligado a su presentación conforme lo determina el artículo 12 de la Constitución Política del Estado abrogada. Que el Código de Familia determina que se necesitan 4 testigos libres de tacha y excepción y que sus declaraciones sean uniformes, contestes y concluyentes en personas, tiempos y lugares situación que no ha cumplido la actora. Se abría infringido el artículo 477 II del Código de Procedimiento Civil y artículo 1320 y 1330 del Código Civil, al no haberse valorado correctamente las presunciones. Por lo expuesto señala formular casación en el fondo contra el auto de vista recurrido, para que en estricta sujeción a las leyes conculcadas case el auto recurrido  y deliberando en el fondo declaren improbada la demanda.

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Antes de ingresar en la Resolución del presente recurso, es necesario hacer advertir la confusa redacción y la deficiente técnica forense empleada por el recurrente, incumpliendo a todas luces lo exigido por numeral 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, restringiendo a exponer en un escueto memorial aspectos como la mala valoración de la prueba, sin identificar si hubo error de hecho o de derecho en dicha apreciación, realizando al parecer denuncias de modo genérico, apoyándose en normativa como el artículo 12 de la anterior Constitución Política del Estado que no guarda ninguna relación con el presente proceso; deficiencias que en aplicación estricta de las normas procesales que rige la tramitación del recurso de casación, daría lugar a que el recurso sea declarado improcedente, empero en consideración a los lineamientos y principios de la visión de la justicia boliviana, establecido en el nuevo orden constitucional y en la SCP 2210/2012, con el fin de dar respuesta a sus dudas, ingresamos a su  examen.

Estando aclarado aquello, es necesario ahondar en los siguientes reflexiones.

Que: "... El principio general .. es que en las acciones de filiación se admiten toda clase de pruebas, las que podrán ser decretadas de oficio o a petición de parte. Siendo necesario hacer notar, que los progresos de la ciencia moderna permiten atribuir a la prueba biológica una particular importancia. ... Hoy los métodos H.L.A. (Human Linphocyte Antigen) y A.D.N. (Ácido desoxidorribonucleico) permiten establecer con un grado de certeza próximo al 100% si esa relación realmente existe. Se comprende así la importancia actual de la prueba biológica, que ... prevalece sobre todas las otras ..." (Guillermo A. Borda. Tratado de Derecho Civil. Familia II. Págs. 71-72). (A.S.Nº 102 de 12/4/2005).

Que, sobre la prueba producida en procesos donde se discutió la filiación y su comprobación, este Tribunal Supremo puntualizó lo siguiente: "... En el presente caso, la prueba fundamental reside en la utilización del ADN, por la importancia de primera magnitud en esta clase de acciones relacionadas con la paternidad. La precisión de esta prueba es indiscutible ... (Carlos María Romeo Casabona, Genética y Derecho, Astrea, Julio de 2003, página 264) ... Modernamente se sostiene que la prueba de HLA y la tipificación de ADN permiten afirmar la existencia de paternidad o maternidad con un elevado grado de certeza, tanto que el juicio de filiación es hoy de neto corte pericial ... (Zannoni A., Eduardo, Derecho de Familia, T. 2, página 491, Ed. Astrea, 1998) ... En consecuencia, por la prueba científica aludida, es prácticamente inútil referirse a otras pruebas ..." (A. S. Nº 32, de 2 de marzo de 2005. Sala Civil I).

Sin embargo, de lo anterior, en lo que respecta a la prueba testifical que impugna, manifestando que las atestaciones de fojas 37 y vuelta, 38 a 39 habrían sido valoradas por el Juez de la causa, vulnerando el artículo 1320 y 1330 del Código Civil, al respecto cabe señalar, que dicha prueba fue válidamente producida en el proceso, en el plazo y la forma prevista en los artículos 379 y 380 del Código de Procedimiento Civil, en el marco de la relación procesal de fojas 6, llenando los requisitos de uniformidad en tiempos hechos y lugares que la hacen admisible al tenor del artículo 1330 del Código Civil, sin que el demandado hubiese opuesto objeción o tacha alguna, encontrándose precluido su derecho para reclamar a través del recurso de casación.

Que, en la presente causa de investigación judicial de paternidad el demandado no produjo en su interés la prueba de A.D.N., que viene a constituirse en la única prueba idónea para negar la paternidad que se le demanda, no obstante las reiteradas oportunidades (tres en total) que se convocó a audiencia pública para la toma de muestra para el estudio de A.D.N., como consta a fojas 14, 21 y 30 de obrados.

En tal sentido, la sentencia de grado que confirma el Tribunal de alzada, respondiendo y protegiendo el interés de la demandante Maritza Sanabria, de contar con su identidad llevando un nombre individual con sus apellidos paterno y materno, declaró probada la demanda de declaración judicial de paternidad, disponiendo su inscripción en la Dirección Departamental del Registro Civil, como hija de Martín Soliz y Damiana Sanabria Yampara, resolución judicial que se ajusta al artículo 190 del Código Procedimiento Civil, porque contiene decisiones claras, positivas y precisas recayendo sobre las cosas litigadas en la forma en que fueron demandadas, sabida que fue la verdad en base a las pruebas del proceso, las mismas que fueron valoradas por los jueces de grado con la facultad que les otorga el artículo 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento, lo que es incensurable en casación a menos que se demuestre el error de hecho o de derecho como exige el artículo 253 numeral 3) del Código Procedimiento Civil, lo que no sucede en el caso de autos.

En mérito de las consideraciones precedentes, resultan vanas e intrascendentes las argumentaciones vertidas por el recurrente, no siendo suficientes para desvirtuar los fundamentos del fallo recurrido, mucho menos ciertas las infracciones de las disposiciones que acusa, en la pretensión de negar una paternidad que pudo desvirtuar con todos los medios de prueba incluyendo la científica de A.D.N., y no lo hizo.

En consecuencia, como se tiene dicho, el tribunal no violó ni vulneró ninguno de los preceptos invocados en el recurso, por el contrario, enmarcando su resolución dentro de lo previsto por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, resolvió adecuadamente la apelación remitida a su conocimiento habiendo realizado una correcta apreciación de los elementos probatorios sometidos a su conocimiento.

Por lo expuesto, no siendo evidentes las denuncias formuladas, corresponde aplicar lo previsto en los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo contenido en el memorial de fojas 87 a 88, interpuesto por Hernando Ríos en representación de Martín Soliz, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi Fdo. Abog. Santusa Pizarro Camata 

Registrado en Libro de Tomas de Razón: Primero