SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 397

Sucre:                                12 de septiembre de 2014

Expediente:                        SC-76-09-S

Distrito:                                Santa Cruz       

Magistrada Relatora:        Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1.- El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Alex Salvatierra Justiniano, en representación de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz Sociedad Anónima “UTEPSA”, de fojas 174 a 186 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 143 de 14 de abril de 2009, de fojas 167 a 168 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, en el proceso ordinario sobre resarcimiento económico y daños civiles, seguido por Roxana Zurita Medina en  contra  de la entidad recurrente, la contestación, los antecedentes,  y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del Proceso.- Mediante sentencia de fecha 14 de octubre de 2008, de fojas 138 a 146 de obrados, se declaró probada la demanda de fojas 16 a 17 vuelta, con costas y dispuso que la institución demandada haga la restitución y entrega en favor de la demandante Roxana Zurita Medina, un vehículo en las mismas condiciones y características que el que fue robado de las dependencias de la institución o caso contrario deberá efectuar el pago en la suma de $us. 7.000.00 dentro de tercero día de la ejecutoriada la resolución. Dispuso  también que la parte demandante Roxana Zurita Medina deberá transferir los derechos del vehículo motorizado, Vagoneta Izusu, de servicio particular, tipo rodeo, color verde, con número de chasis Nº 4S2CK58D7W4370508, con placa de circulación Nº 1560 HKK, modelo 1998, en favor de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz S.A. “UTEPSA”, para que reclame los derechos sobre el motorizado ante las instituciones policiales y judiciales del territorio nacional con la finalidad de que se prosiga con la búsqueda del motorizado, previo cumplimiento por la institución demandada lo que se dispone en el punto I de la sentencia, y ordenó que la cuantificación de daños y perjuicios se efectué en ejecución de sentencia. 

Que, en grado de apelación, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 143, de fecha 14 de abril de 2009, confirmó la sentencia apelada con costas en ambas instancias.

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 174 a 186 vuelta, Alex Salvatierra Justiniano, en representación de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz Sociedad Anónima “UTEPSA”, interpone recurso de casación en el fondo con los fundamentos que consigna en dicho escrito.

III.  CONSIDERANDO:

3.1. Fundamentos del Fallo.- Según la  doctrina procesal,  el recurso extraordinario de casación tiene doble función, de un lado unificar la jurisprudencia nacional; y del otro la de proveer la realización del derecho objetivo, función que en la doctrina se ha denominado nomofiláctica o de protección de la ley.

El recurso extraordinario de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la sentencia de segunda instancia. Precisamente por ello, el Tribunal de casación, previamente, debe efectuar un juicio destinado a determinar si procede o no el recurso de casación, lo cual implica verificar el cumplimiento de los requisitos impuestos por ley, pues sólo en el supuesto que el recurso cumpla con tales requisitos, corresponderá que el Tribunal de casación ingrese a realizar el juicio de fundabilidad del recurso, pronunciándose sobre el fondo.

Entre tales requisitos vinculados a determinar si procede o no el recurso de casación, se encuentra la verificación de la acreditación de la legitimación procesal ad procesum del recurrente, pues la carencia de representación legal constituye causal de improcedencia del recurso de casación, conforme lo señala el artículo 272-3) del Código de Procedimiento Civil.

Por disposición del artículo 56 del Código de Procedimiento Civil, en el caso de las personas jurídicas, entre ellas las sociedades legalmente constituidas, éstas deben concurrir al proceso mediante sus representantes legales. Por su parte el artículo 58 del mismo Código Adjetivo Civil, dispone que “La persona que se presentare en el proceso en nombre o representación de otra, deberá acompañar al primer escrito los documentos que demuestren su personería.”

En el caso de las sociedades comerciales, corresponde que se acredite la existencia legal de dicha sociedad y la personería del apoderado; lo cual implica que el poder notariado debe consignar la escritura de constitución de la sociedad, sus reglamentos, la nómina de socios, el acta de la asamblea donde se procedió al nombramiento del gerente o administrador y la consignación expresa de sus facultades. Pero además debe acreditarse la inscripción de la sociedad en el Registro de Comercio, conforme mandan los artículos 25-1), 28, 29-4) y 129 del Código de Comercio, pues es desde el momento de dicha inscripción que la sociedad comercial adquiere personalidad jurídica, tal como dispone el artículo  133 del Ídem;  y también debe acreditarse la inscripción de la designación de los administradores y de los representantes, cumpliendo lo que manda el inciso 5) del  artículo 29  y el artículo 165 del citado Código de Comercio. La inscripción en el Registro de Comercio se acredita mediante documentación original, instrumento debidamente legalizado y/o certificación emitida por los agentes autorizados del Registro de Comercio, conforme disponen los artículos 1296, 1309 y 1310 del Código Civil.

En el caso en examen, Alex Salvatierra Justiniano, ha interpuesto recurso de casación en el fondo, invocando representación de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz Sociedad Anónima “UTEPSA”, sin adjuntar al recurso ninguna documentación para acreditar su personería y la personalidad jurídica de la sociedad cuya representación invoca.

Cursa de fojas 119 a 121 de obrados, fotocopia legalizada del testimonio de poder notariado Nº 092/2008, otorgado por Leónidas Antonio Carvalho Suárez, en representación de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz “UTEPSA”, en su calidad de Rector, en favor del señor Dr. Alex Salvatierra Justiniano. En dicho testimonio se ha transcrito partes del poder notariado Nº 047/2007, conferido por Mehran Hajari Astani, Leónidas Antonio Carvalho Suárez y Alex Salvatierra Justiniano, en calidad de Miembros de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz S.A. “UTEPSA”, en favor de Leónidas Antonio Carvalho Suarez; concretamente la parte en que se otorga el poder y las facultades DÉCIMA Y DÉCIMA SEGUNDA del señalado poder notariado. Empero, ni en la fotocopia del testimonio de poder notariado Nº 092/2008, ni en la fotocopia del testimonio de poder notariado Nº 047/2007, no consta la transcripción de las pates pertinentes de la escritura de constitución de la sociedad y de sus reglamentos. Si bien es cierto que en el testimonio de poder notariado (fotocopiado) Nº 047/2007, se trascribe partes del acta de la reunión del directorio de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz S.A., realizada en fecha 7 de febrero de 2007 en el que se otorga poder general a Leónidas Antonio Carvalho Suárez; sin embargo no consta las partes pertinentes de su escritura de constitución y Estatutos relativas a la forma de organización de la administración, el modo de designar directores, administradores o representantes legales y la fijación del tiempo de duración de los cargos,  a la que alude el artículo 127-8) del Código de Comercio, tampoco consta  la parte pertinente de la junta de accionistas donde se produjo la designación del directorio, a la que hace referencia el artículo 308 Ídem, tanto así que se desconoce los cargos que ocupan cada uno de ellos y menos el periodo de su mandato; es decir no se ha acreditado debidamente la legitimidad del mandato de los “ miembros del Directorio” con el que se otorgó el poder a Leónidas Antonio Carvalho Suarez y por consiguiente el del mandatario Alex Salvatierra Justiniano.

En mérito a las consideraciones precedentes, resulta irrefragable concluir que el Tribunal Supremo no puede aperturar competencia  para examinar el fondo de las denuncias que contiene dicho recurso de casación en el fondo; contrariamente y ante la carencia de representación legal debidamente acreditada, corresponde resolver en la forma prevista por el artículo 271-1) con relación al  artículo  272-3), ambos del Código de Procedimiento Civil. 

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava,  los  artículos 41 y  42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-1) y 272-3) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, cursante de fojas 174 a 186 vuelta de obrados, interpuesto por Alex Salvatierra Justiniano, en representación de Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz Sociedad Anónima “UTEPSA”,  con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.