SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:             Nº 380

Sucre:                             5 de septiembre de 2014

Expediente:                     C-67-09-A

Distrito:                             Cochabamba     

Magistrado Relator:     Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS: los recursos de casación interpuestos por Justa Morales Toco por sí y en representación de Felipe Calle Hurtado y Escolástico Crespo Morales contra el Auto de Vista Nº 161/09 de 17 de septiembre de 2009, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, y su consiguiente respuesta (fojas 91 a 92, 98 y 100 vuelta), en el proceso ordinario de resolución de contrato, nulidad de compromiso de venta, de minuta de 21 de octubre de 2000 suscrito a su favor por Escolastico Crespo Morales de 27 de mayo d 2000 y frustración de precio seguido por Justa Morales Toco por sí y en representación de Felipe Calle Hurtado contra Escolástico Crespo Morales, Emilio Morales Mamani y Mery Reina Jiménez de Morales,  el auto que concede los mismos de fojas 98 vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I: De la Relación de Causa: que, el Juez Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de Cochabamba, pronunció el Auto de 5 de junio de 2007 (fojas 58 vuelta a 59), declarando probada la excepción de prescripción interpuesta por Emilio Morales Mamani y Mery Reina Jiménez de Morales dentro del proceso señalado al exordio.

Deducida la apelación por la parte demandante, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba,  mediante Auto de Vista Nº 161/09 de 17 de septiembre de 2009 (fojas 83 y vuelta), confirmó en todas sus partes el Auto apelado.

De forma posterior la parte demandante y el codemandado Escolástico Crespo Morales, presentaron recurso de casación cursante a fojas 87 y vuelta, y 95 y vuelta.

CONSIDERANDO II: De los Fundamentos del Recurso de Casación: que, la demandante Justa Morales Toco por sí y en representación de Felipe Calle Hurtado, en su recurso de casación de 2 de octubre de 2009 (fojas 87 y vuelta), cuestionó lo siguiente:

Que el Auto de Vista recurrido, indica que la demanda fue interpuesta “…después de seis años de la suscripción del documento…” (sic) (fojas 87 y vuelta), señalando que se habría violado el artículo 450 del Código Civil, indicando que la excepción de prescripción sólo podría ser presentada por las partes interesadas. Así también indicó que la excepción de prescripción solo definiría la resolución del contrato más no así la nulidad del documento de compromiso de venta.

A su turno, el codemandado Escolástico Crespo Morales, en su recurso de casación de 23 de octubre de 2009 (fojas 95 y vuelta), denunció que:

El Auto de Vista objeto del recurso de casación sostiene que la demanda de resolución fue presentada “…después de los 6 años de la suscripción del documento…” (sic) (fojas 95 y vuelta), mencionado el artículo 450 del Código de Procedimiento Civil respecto a los efectos del contrato con relación a las partes que los suscriben, sosteniendo que dicha norma guardaría relación con la prescripción y que se habría infringido la previsión del artículo 1499 del Código Civil.

CONSIDERANDO III: De los Fundamentos de la Resolución: del análisis de los antecedentes del expediente y del estudio de los recursos de casación que nos ocupan, se tiene que ambos recursos tienen como argumento que el Auto de Vista recurrido sostiene que la demanda de la cual deviene el presente recurso fue interpuesta “después de seis años de la suscripción del documento” de compra venta y que tanto Emilio Morales Mamani como Mery Reina Jiménez de Morales presentaron la excepción de prescripción sin haber sido parte del contrato objeto de la demanda, sosteniendo que no tendrían interés alguno para interponer dicha excepción, por lo que se habrían violado los artículos 450 y 1499 del Código Civil.

Que evidentemente el memorial de interposición de la excepción de prescripción fue presentado por Emilio Morales Mamani y Mery Reina Jiménez de Morales una vez que tuvieron conocimiento de la presente causa interpuesta en su contra y de Escolástico Crespo Morales, sosteniendo que hubiese transcurrido más de seis años de la venta efectuada a favor de los demandantes del lote de terreno ubicado en la zona de La Tamborada, comprensión del Cantón Itocta, Provincia Cercado del Departamento de Cochabamba, con una superficie de 250 m2, en honor a un compromiso de venta suscrito entre los excepcionistas y los demandantes, puesto que Escolástico Crespo Morales les transfirió el nombrado inmueble; empero, fue transferido de forma directa por Escolástico Crespo Morales -ahora codemandado-, el 21 de octubre de 2000 (fojas 4 y vuelta), dejando constancia mediante documento privado de la misma fecha, que la transferencia efectuada el 28 de febrero de 1998, quedaba sin efecto (fojas 6 y vuelta).

En efecto, tal como señalan Emilio Morales Mamani y Mery Jiménez de Morales en el memorial de excepción de fojas 45 a 46 de obrados, todo  perfeccionamiento de venta a favor de los compradores se da justamente con la entrega de la cosa y la extensión de las escrituras traslativas de dominio del inmueble a favor de aquellos. En ese sentido, si bien a los ahora demandantes se le entregó el lote de terreno en cuestión, tal como se tiene evidencia a partir de los documentos adjuntos al expediente (fojas 4 y vuelta, 6 y vuelta); sin embargo, en el registro de Derechos Reales (fojas 22 y vuelta) se señala que el derecho propietario de los demandantes emerge de la escritura pública 999/2006; por la que, el Fondo de la Comunidad S.A. les vendió dicho inmueble. Ahora bien, así los codemandados no procedieron a la materialización de los documentos correspondientes para que se efectivice la venta realizada a favor de los demandantes; vale decir, se efectivice el derecho propietario a favor de estos, por cuanto se tiene evidencia de que los esposos Calle Morales a momento de la interposición de la demanda tenían la posesión corporal del inmueble objeto de la demanda; empero, ésta de nada les sirvió para materializar su derecho propietario.

Al efecto, es necesario remitirnos a lo establecido por nuestro ordenamiento jurídico y la doctrina aplicable al caso de autos respecto al derecho de propiedad, señalando que éste es el poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de la cosa, pudiendo además el propietario ejercer todas las acciones tendentes a mantener su derecho, el cual por su naturaleza, con lleva la "posesión" emergente del derecho mismo, consiguientemente, quien tiene el derecho de propiedad tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos "corpus y animus", por lo que se concluye que la posesión no es elemento que configure la propiedad o dominio, sino un efecto de éste, o sea del dominio del poder jurídico. Bajo ese mismo razonamiento, se concluye que todo propietario tiene la posesión civil cuando inscribe su derecho propietario, por lo que es el título de propiedad el que hace la posesión civil.

Así, tal como se tiene mencionado precedentemente, los codemandados no les hicieron ejercer la posesión civil del mismo a los demandantes, más aun tomando en cuenta que el artículo 614 inciso 2) del Código Civil, establece como una obligación principal del vendedor “Hacerle adquirir la propiedad de la cosa…”, lo que se traduce justamente en el razonamiento antes referido respecto a la posesión civil.

Por lo que éste Tribunal Supremo de Justicia concluye que, no corrió el plazo determinado de los seis meses para el cómputo de la prescripción, previsto en el artículo 635 del Código Civil, el cual establece: “ El derecho a demandar la resolución del contrato o la disminución en el precio prescribe en el término de seis meses computados desde la entrega de la cosa”; entendiéndose a la prescripción como una figura jurídica mediante la cual el simple transcurso del tiempo produce la consolidación de las situaciones de hecho, permitiendo la extinción o adquisición de derechos. Pues bien, tomándose en cuenta el razonamiento señalado supra y lo establecido en el artículo 1499 del Código Civil, se tiene una evidente vulneración de dicho artículo en su precepto “prescripción” por parte del Tribunal de apelación al emitir el Auto de Vista recurrido, ya que éste infringe la ley y como acusan los recurrentes solicitando se case el mismo, se advierte que la demanda de resolución no fue presentada “…después de los 6 años de la suscripción del documento…” (sic), conforme refiere el auto de vista recurrido, sino por el contrario, es a partir de la posesión civil que corre el plazo determinado de los seis meses para el cómputo de la prescripción; posesión civil que como se dijo precedentemente no fue materializada por ninguno de los demandados sino por el Fondo de la Comunidad S.A.; vale decir, no aplicó correctamente los alcances de las normas que rigen dicho instituto de la prescripción, previstas en el ordenamiento jurídico boliviano.

En ese sentido, corresponde pronunciar fallo conforme lo establecen los artículos 271 in. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 inciso 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 inciso 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista Nº 161/09 de 17 de septiembre de 2009 recurrido y deliberando en el fondo declara improbada la excepción de prescripción presentada por Emilio Morales Mamani y Mery Reina Jiménez de Morales de fojas 45 a 46 vuelta de obrados; sin costas.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.