SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:             Nº 379

Sucre:                             5 de septiembre de 2014

Expediente:                     LP-81-09-S

Distrito:                             La Paz     

Magistrado Relator:    Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS: el recurso de casación en el fondo de fojas 110 a 111 y vuelta, interpuesto por María Remedios Cortez Cortez,  contra el Auto de Vista Nº036/2009 de 28 de enero de 2009, cursante de fojas 105 a 106, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro el proceso Ordinario de Divorcio seguido por Javier Reque García en contra de la recurrente María Remedios Cortez Cortez, la respuesta al recurso de fojas 115 a 116 y vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I.- De la relación de la causa: que, la Jueza Séptimo de Partido de Familia de La Paz, mediante Sentencia Nº201/2008 de fojas 82 a 84, de fecha 14 de julio de 2008, declaró PROBADA la demanda principal de fojas 4 a 5 vuelta, y PROBADA en parte la Acción Reconvencional de fojas 12 a 13 por la causal 4) del artículo 130 del Código de Familia, e IMPROBADA en parte la Acción Reconvencional del artículo 130-1) del citado Código, en consecuencia Disuelto el vínculo matrimonial que une a los esposos José Javier Reque García y María Remedios Cortez Cortez, debiendo en ejecución de sentencia procederse a la cancelación de la partida matrimonial por ante el oficial de Registro Civil al que se hace referencia en el Certificado de Matrimonio de fojas 2, conforme lo previsto en el artículo 398 del citado cuerpo legal. Se homologa la Resolución Nº206/2006 cursante a fojas 60 a 61 vuelta de obrados, con la modificación de que cesa la fijación de la asistencia familiar fijada en favor de la esposa en aplicación de lo previsto en el artículo 143 del Código de Familia.     

En grado de apelación, la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº036/2009 de fecha 28 de enero de 2009, cursante de fojas 105 a 106, REVOCÓ en parte la Sentencia que cursa bajo la Resolución Nº201/2008, de fecha 14 de julio de 2008 cursante de fojas 82-84, en la parte referida a la declaración de probada la demanda, deliberando en el fondo declara IMPROBADA la demanda de fojas 4-5, y CONFIRMÓ en lo demás la referida Sentencia, manteniéndose firme y subsistente. Todo en aplicación del artículo 237-I) del Código de Procedimiento Civil. Sin costas.

Ahora bien, de la revisión de obrados, a fojas 108, se evidencia que la recurrente María Remedios Cortez Cortez, en fecha 05 de marzo de 2009, fue notificada con el Auto de Vista de fojas 105 a 106, el cual fuera emitido en fecha 28 de enero de 2009, y como consecuencia de ello, la recurrente en fecha 12 de marzo de 2009, formuló Recurso de Casación en el Fondo (fojas 110 a 111 vuelta), es decir que el recurso que ahora nos ocupa fue presentado dentro del término establecido en el artículo 257 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO II.- Denuncias del Recurso de Casación en el Fondo: que, el Auto de Vista recurrido, al haber declarado probada la acción reconvencional ha incurrido en violación sustancial en la apreciación de la prueba, es decir ha violado el Principio de Objetividad, haciendo una interpretación subjetiva, ya que erróneamente hace una valoración de hecho y apreciación equivocada de los documentos presentados como prueba, los cuales cursan de fojas 8 a 9 de obrados y en el que se evidencia que se trata de dos citaciones que no demuestran en sí mismos la existencia de la causal establecida en el artículo 130-4) del Código de Familia. Que, en el documento de fojas 10, no se especifica ni se establece si el mal comportamiento, se debe a los malos tratos, la irresponsabilidad en el hogar, infidelidad u otros, es decir que es demasiado genérico, y en el caso que nos ocupa la valoración de la prueba debió basarse en la sana crítica, lo cual no ha ocurrido, pues se interpreta la prueba de manera genérica, la cual no pueden ser la base para emitir un Auto de Vista. Que, la Sentencia y el Auto de Vista debieron tener en cuenta que la prueba debe ser objetiva para que el juzgador tenga la certeza de los hechos ocurridos, de igual manera el juzgador no puede hacer una valoración subjetiva de la prueba, ya que esta debe estar apoyada en la sana crítica, es decir que la prueba no debe ser general, lo cual no ha ocurrido en la Sentencia y en el Auto de Vista, por cuanto no se ha probado la existencia del Adulterio, Sevicias, Injurias y Malos Tratos de palabra o de obra, tal como lo establecen los artículos 375-2) y 376 del Código de Procedimiento Civil. Que, por lo expuesto señala la recurrente que, debió haberse revocado la Sentencia y declararse Improbadas tanto la demanda como la Reconvención, lo cual no ha ocurrido.            

CONSIDERANDO III.- De los Fundamentos jurídicos del Fallo: que, el artículo 272 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil establece que “Se declarará improcedente el recurso (de casación),…: 2) Cuando el recurrente no hubiere cumplido con el mandato del inciso 2 del artículo 258”.

De la lectura de la causal transcrita, se tiene como un supuesto de improcedencia el incumplimiento del mandato inserto en el inciso 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; el precepto legal mencionado contiene los requisitos que debe reunir el recurso de casación y cuyo incumplimiento constituye, conforme se advirtió, en una causal de improcedencia.

El inciso antes mencionado, a la letra indica que: “El recurso (de casación) deberá citar en términos claros, concretos y preciso, sic.., la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente”.

Como se puede advertir, el precepto legal contiene exigencias que son de contenido, que necesariamente deben contemplarse al interior del recurso.

Así, se tiene que el mencionado artículo 258 inciso 2), contiene éste supuesto concreto que merece ser analizado. Con relación a ésta exigencia; se deduce que éste constituye en un requisito de contenido pues delimita la competencia del Tribunal casacional el cual deberá resolver sobre los puntos contenidos en el recurso de casación; por lo que, así fuese un recurso de casación en el fondo, en la forma o ambos, debe contemplar: i) La ley o las leyes que se consideran fueron violadas, aplicadas falsa o erróneamente; y, ii) Especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

En ese entendido, pretender ahondar las exigencias antes mencionadas, resulta un exceso que desconocería el propio precepto legal antes mencionado, y claro está, implicaría la restricción al acceso a la justicia y el derecho a la impugnación (artículo 180 de la Constitución Política del Estado Plurinacional), se vería afectado y limitado por un rigorismo exagerado promovido por el requerimiento de requisitos de contenido que no están contemplados en la norma.

Ahora bien, considerando los principios que sustentan a la potestad de impartir justicia como ser la equidad, seguridad jurídica, publicidad, probidad, celeridad, pluralismo jurídico, interculturalidad, equidad, servicio a la sociedad, armonía social y respeto a los derechos, y a su vez, los principios procesales que rigen a la jurisdicción ordinaria, entre ellos, transparencia, celeridad, probidad, honestidad, legalidad, eficacia, eficiencia, accesibilidad, inmediatez, verdad material, debido proceso e igualdad de las partes ante el juez; aquella labor verificativa del cumplimiento del requisito antes anotado, no se debe restringir a que en el recurso de casación se contemple de forma explícita la especificación de la ley o las leyes que se consideran fueron vulneradas, aplicadas falsa o erróneamente y la especificación sobre en qué consiste la violación, falsedad, o error, el cumplimiento de ello puede estar implícito o disperso en el recurso de casación y no sería conducente con un sistema judicial que procura la verdad material la exigencia con rigurosidad de la explicites de los requisitos cuando fácilmente de una lectura y análisis integral del recurso se puede desentrañar el cumplimiento de los requisitos y posibilitar así una resolución en el fondo que elimine el estado de indeterminación de las partes procesales, contribuya a la pacificación social y la seguridad jurídica.

Corresponde también mencionar que dicha norma legal pertenece a una concepción de orden rigorista y ritualista, proveniente de fuentes conservadoras y de tradición formalista, no conducente con los valores y principios que ahora contempla la Constitución y que son propios de un “Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario…” (artículo 1 de la Constitución Política del Estado Plurinacional), por lo que toda interpretación que se efectué debe ser “desde y conforme a la Constitución” ya que una interpretación literal o gramatical de esta norma no estaría acorde al sistema constitucional imperante ni al bloque de constitucionalidad, que proclaman por sobre todo formalismos y ritualismo, el acceso a la justicia.

Con estos antecedentes de orden doctrinal y del desentraño y cotejo del recurso de casación, se llega a las siguientes conclusiones:

Con referencia al Recurso de Casación en el Fondo se tiene que: El Tribunal de Alzada al haber Revocado la Sentencia emitida por la Jueza de origen declarando Improbada la demanda principal y al haber declarado probada en parte la demanda Reconvencional, ha realizado una correcta valoración de toda la prueba documental de cargo cursante de fojas 8 y 9, es decir que las pruebas ofrecidas por la demandada en su memorial de contestación a la demanda y Reconvención (fojas 12-13), fueron valoradas  de acuerdo a lo establecido en el artículo 397-I) del Código de Procedimiento Civil, es decir conforme al prudente criterio y sana crítica y dicha apreciación ha sido cotejada y aparejada con la declaración y afirmación que realizó la propia recurrente cuando contestó a la demanda (fojas 12-13), en efecto así se tiene a fojas 12 vuelta, la declaración y afirmación de la recurrente cuando señala lo siguiente: “Esta situación se ha ido repitiendo constantemente asimismo continuamente hacia abandono de la casa Sic., hecho este que demuestro con las citaciones que me permito adjuntar al presente memorial”. De igual manera y en cuanto a la documental de fojas 10, se tiene la afirmación realizada por la recurrente: “Después de volver su buen comportamiento también le duró poco tiempo es decir meses solamente Sic., rogándose nuevamente le perdone que continuara en el hogar pero esta vez me firmó un documento de buen comportamiento en fecha 25 de noviembre de 1992, en el cual se compromete a rectificar su conducta”. Es decir que la recurrente habría olvidado las afirmaciones que realizó a través del memorial mediante el cual contestó la demanda principal. Por lo que la denuncia en este aspecto resulta Infundada.

En este sentido, debemos manifestar que este Tribunal después de realizar una minuciosa revisión del expediente, no ha encontrado el más mínimo indicio de que el Tribunal de Alzada, haya incurrido en las violaciones denunciadas por la recurrente. Por lo que la denuncia en este aspecto deviene en Infundada.

Entonces diremos que, del desentraño del Auto de Vista recurrido, se tiene que los Vocales suscriptores de dicho Auto, han efectuado un examen correcto de todas las pruebas en su conjunto.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fojas 110 a 111 y vuelta, interpuesto por la recurrente María Remedios Cortez Cortez. Con costas.

Se regula el honorario profesional en Bs. 1000 que mandara hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese notifíquese y devuélvase.