SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:             Nº 378

Sucre:                             5 de septiembre de 2014

Expediente:                     O-39-09-A

Distrito:                             Oruro     

Magistrada Relatora:    Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1. El recurso de compulsa cursante de fojas 123 a 124 vuelta, del cuadernillo de compulsa interpuesto por Lucia Mamani Alejandro y Juana Iris Herbas Mamani, contra el auto interlocutorio Nº 28/2009 de 24 de abril, que deniega la concesión del recurso de casación, cursante a fojas 110, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso ordinario de nulidad de reconocimiento de hija seguido por Víctor Herbas Silvestre contra las ahora compulsantes, los antecedentes del cuaderno procesal; y,

II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DE LA COMPULSA

De la revisión de los datos que cursan en fotocopias legalizadas  se llega a establecer que, dentro del caso up supra la Sala Civil Segunda de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de la Oruro, emitió el Auto de Vista Nº 048/2009 de 31 de marzo, mediante el cual confirmó la providencia cursante a fojas 55 vuelta del cuaderno de provisión ejecutoria de 31 de octubre de 2008, pronunciado por el Juez Primero de Partido de Familia de la ciudad de Oruro, con costas en ambas instancias.

Contra dicha resolución de vista, Lucia Mamani Alejandro y Juana Iris Herbas Mamani, interpusieron recurso de casación, cuya concesión fue denegada por auto interlocutorio Nº 28/2009 de 24 de abril corriente en folio 110 del cuadernillo de compulsa, con el fundamento de que la reserva legal del inciso 3) del artículo 262 del Código de Procedimiento Civil, dispone que el Tribunal de segundo grado debe negar la concesión del recurso de casación, cuando el mismo no se encuentre previsto en los casos señalados por el artículo 255 del precitado Adjetivo Civil.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncia del recurso de compulsa

Que las compulsantes en su recurso sostienen que recurren de compulsa contra los Vocales de la que fue Sala Civil Segunda de la ex Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, por haberles negado el recurso de casación sin causa y ley que lo justifique, “sin considerar que la ejecución provisional ha sido dictada por la Corte Superior del Distrito”.

Agregan que, el Auto Vista recurrido de casación, tiene carácter definitivo porque confirma un decreto que acepta un fiador solvente dentro de un proceso de nulidad de reconocimiento de hija para hacer cumplir la sentencia que no se encuentra ejecutoriada.

Concluyen señalando que, el artículo 255 parágrafo III, establece que procede el recurso de casación contra los autos de vista referentes a autos interlocutorios que pusieren término al litigio; por lo que consideran que la casación les fue negada sin causa y ley que lo justifique y, solicitan se declare legal su compulsa.

3.2. Fundamentos del fallo.- Así planteada la compulsa, corresponde efectuar las siguientes consideraciones:

Conforme con la previsión del artículo 283 del Código de Procedimiento Civil, procede el recurso de compulsa en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en  efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa ha de circunscribirse a precisar si la negativa  de concesión del recurso es legítima o  no,  tomando  en   cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos.

En la especie, es preciso aclarar que el Tribunal de segunda instancia sólo puede negar la concesión del recurso de casación en los casos previstos por el artículo 262 del Código de Procedimiento Civil, es decir: 1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término, 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso de ese recurso ordinario, y 3) Cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el artículo 255, éste último incorporado por el artículo 26 de la Ley No. 1760.

Evidentemente el Auto de Vista pronunciado por la Sala Civil Segunda de la que fuere Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, está comprendido en los casos señalados por el artículo 255 del adjetivo civil, por tratarse de un Auto de Vista que resuelve la apelación interpuesta contra un Auto Interlocutorio que no es susceptible de impugnación extraordinaria, es decir, el Auto de Vista Nº 048/2009 de 31 de marzo, emitido;, no está inmerso en ninguna de las cinco causales de procedencia del recurso de casación, establecidas en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil, en atención a que la resolución impugnada no se trata de una que resuelva una sentencia definitiva, dado que según se desprende de los antecedentes puestos a nuestro conocimiento, la sentencia que resuelve lo principal del proceso fue objeto de impugnación encontrándose ya en etapa de casación, y es otra diferente de esta. En tanto que el Auto de Vista Nº 048/ 2009 no pone fin al litigio, puesto que la misma fue pronunciada dentro de una “ejecución provisional de sentencia”, siendo esa su naturaleza provisional

Es necesario además, hacer notar que el artículo 225 inciso 5) concordante con el artículo  518 del Código de Procedimiento Civil, establece que las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior.

Los alcances del artículo 518 del Código Adjetivo Civil, no son ajenos a la ejecución provisional de sentencia, pues, la norma aludida se refiere a "Resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia", siendo aplicable a toda resolución dictada dentro de un proceso de ejecución de sentencia, aún sea esta provisional, en virtud a que la citada norma no discrimina entre ejecución de sentencia con autoridad de cosa juzgada y ejecución provisional. 

En ese sentido, Gonzalo Castellanos Trigo, en una interpretación más amplia del artículo 518 del Código de Procedimiento Civil, refiere: “lo que queda claramente establecido en esta norma legal es que toda apelación promovida contra resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, debe ser concedida en el efecto devolutivo y no así en el suspensivo, ya que la concesión de alzada en este último efecto provocaría la interrupción del procedimiento de ejecución, situación que es precisamente la que se quiere evitar. Esta previsión es, en resumen, una aplicación de la regla general contenida en el artículo 517 del Código de Procedimiento Civil (1976), respecto a que la ejecución de la Sentencia no puede interrumpirse o suspenderse por ningún recurso ordinario o extraordinario, de manera que no se vea afectada la continuidad del procedimiento de ejecución y no se utilice los medios impugnatorios (recursos) como mecanismo para dilatar eternamente el cumplimiento de la Sentencia”.

Asimismo la Sentencia Constitucional 1806/2011-R expresa “siendo el estado del proceso el de ejecución de Sentencia, en esta etapa procesal y con la finalidad de no dilatar la ejecución de la Sentencia haciendo efectivos los derechos reconocidos o declarados en la misma, el legislador boliviano ha previsto, que en dicha etapa procesal sólo procede el recurso de apelación en el efecto devolutivo contra cualquier resolución que se pronuncie en ejecución de Autos -sean Autos, decretos o providencias de mero trámite- sin recurso ulterior”.

Así, el Auto de Vista Nº 48/2009, n define una declinatoria de jurisdicción, ni decide una excepción de incompetencia y menos anula el proceso.

El Auto de Vista Nº 48/2009, tampoco es un auto interlocutorio que pusiere término al litigio, como ya se explico anteriormente; tampoco declara haber lugar o no, en circunstancia de oír a un litigante condenado en rebeldía, por ello no es uno referente a una sentencia que defina sobre lo principal del litigio, pronunciada en primera instancia.

En consecuencia, la negativa de concesión de la impugnación extraordinaria dispuesta por el Tribunal ad quem, se ajusta plenamente a la previsión contenida en el artículo 262  númeral 3) del Código de Procedimiento Civil, por lo que corresponde aplicar con pertinencia lo establecido por el artículo 287 de ese mismo cuerpo Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 parágrafo I inciso 4) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara ILEGAL la compulsa, interpuesto por Lucia Mamani Alejandro y Juana Iris Herbas Mamani, con costas y multa a las compulsantes, en aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil.

Se regula la multa al compulsante en el equivalente a tres días del haber que perciben los vocales que tramitaron el proceso, conforme el Reglamento de Multas Procesales del Órgano Judicial, cuyo pago mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.