SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:           Nº 349

Sucre:                           27 de agosto de 2014

Expediente:                   T-38-09-S

Distrito:                           Tarija   

Magistrada Relatora:  Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El Recurso de Casación en el fondo interpuesto por Juvenal Vilte Ayarde representado por Guillermo Felipe Ángelo Castro, de fojas 82 a 83, contra el Auto de Vista N° 148 de 13 de octubre de 2009, cursante a fojas 78 a 79, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso ordinario de DECLARACION JUDICIAL DE PATERNIDAD, seguido por Vicenta Elidia Rojas Aguirre contra el recurrente, los antecedentes procesales, el auto de concesión del recurso de fojas 86; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que, en la tramitación del proceso, el Juez Técnico del Tribunal de Sentencia de Entre Ríos de Tarija, pronuncia Sentencia Nº 2 de fecha 21 de agosto de 2009, cursante a fojas 58 a 59 vuelta de obrados, declarando PROBADA la demanda de fojas 8 a 9 de obrados, consiguientemente se declara a la menor Marlene Rojas como hija biológica de Juvenal Vilte Ayarde, debiendo el demandado cubrir el costo del análisis de ADN, mas costas procesales.

Contra la referida sentencia el demandado plantea recurso de apelación radicada en la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito de Tarija, la misma que emite Auto de Vista N° 148 de 13 de octubre de 2009, cursante a fojas 78 a 79, mediante el cual confirma plenamente la sentencia de fojas 58 a 59 vuelta, así como la resolución de fojas 20 impugnada en el efecto diferido.

CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION.- Contra el Auto de Vista, el demandado interpone recurso de casación en el fondo, mediante memorial de fojas 82 a 83, con los siguientes argumentos:

El recurrente refiere a que está erradamente citado el artículo 87 del Código de Procedimiento Civil, no pudiendo ser utilizado para salvar negligencia de las partes como así refiere en el segundo considerando del Auto de Vista, esto con relación a la prueba pericial de ADN, que no fue ofrecida conforme a procedimiento, violándose el artículo 380 4) del adjetivo Civil, correspondiendo al juez, haber aplicación al artículo 381 ídem, rechazando la prueba. Correspondiendo en consecuencia dictar auto supremo casando totalmente el auto recurrido, consiguientemente declarar improbada la demanda principal. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, así resumido el recurso de casación, queda establecido, concretamente, que su única acusación versa sobre la falta de cumplimiento del numeral 4) del artículo 380 del Código de Procedimiento Civil, en el ofrecimiento de la prueba pericial de ADN, que erradamente es formulado mediante recurso de casación de fondo, buscando la casación del auto de vista recurrido, cuando este corresponde ser interpuesto a través del recurso de casación de forma y buscar la anulación de ese actuado, al ser un error de procedimiento, empero pese a este craso equívoco, sólo con la finalidad de dar una respuesta al recurrente obviaremos esas deficiencias.

En ese marco y al respecto corresponde ingresar al análisis de los fundamentos expresados en el recurso y de los antecedentes procesales, se tiene por auto interlocutorio Nº 03/2009 de fojas 12 el Juez técnico del Tribunal de Sentencia de Entre Ríos, establece la relación procesal, fijando como único punto de hecho a probar para la demandante “Que el demandado Juvenal Vilte Ayarde es el padre biológico de la adolescente Marlene Rojas”; y para el demandado “Que la adolescente Marlene Rojas no es su hija biológica”, en ese entendido la actora por memorial de fojas 15 de obrados, se ratifica en las pruebas ofrecidas en su demanda, entre las cuales ofrece la prueba pericial de ADN, la misma que en cumplimiento del artículo 381 del Código de Procedimiento Civil es admitida por el juez de la causa y corrida en traslado al demandado, quien es notificado a horas 09:00 del día 9 de abril de 2009, presentado memorial a fojas 17 en fecha 14 de abril de 2009, por el que solicita se rechace la prueba ofrecida por falta de requisitos, memorial que incumple a todas luces lo instituido por el artículo 382 del adjetivo civil, pues tenía hasta el tercero día después de su notificación, para objetar la prueba ofrecida, sin embargo, el ahora recurrente lo hizo al quinto día, es decir fuera del plazo permitido por el artículo citado, no pudiendo repetirse ese reclamo en casación, al haber dejado precluir su derecho.

Al margen de ello, el demandado en su favor y para defensa suya no produjo prueba alguna que demuestre que él no es el padre de la menor Marlene Rojas, incumpliendo lo referido en el artículo 375 numeral 2), habiéndose producido la recepción de la prueba de los análisis de paternidad ADN, con incumplimiento o no en su ofrecimiento, al cual de forma voluntaria asistió y participó el recurrente, quedando convalidado cualquier error u omisión que pudiera haber existido, no pudiendo declararse nulidad de ningún actuado, mucho menos casar el auto de vista, como erradamente solicita el recurrente.

Por lo antes mencionado y al no evidenciarse violación alguna en la que hubieran incurrido el Juez de Primera Instancia y el Ad quem, o vulneración de algún derecho, corresponde a este Tribunal, resolver de la forma prevista en los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Juvenal Vilte Ayarde, contenidos en el memorial de fojas 82 a 83.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.