SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                   Nº 326

Sucre:                                  14 de Julio de 2014

Expediente:                           SC-53-09-S

Distrito:                                Santa Cruz

Magistrada Relatora        Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1. El recurso de casación en el fondo de fojas 136 a 138, interpuesto por Raquel Dally Tarabillo de Mileta, contra el Auto de Vista Nº 6/2009 de 8 de enero, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de pago de obligación más pago de daños y perjuicios, seguido por la recurrente contra Matilde Roda Flores; los antecedentes procesales, y:

II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Que, tramitada la causa, el Juez Doceavo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz emitió la sentencia Nº 101 de fecha 30 de mayo de 2008, declarando probada la demanda interpuesta por Raquel Dally Tarabillo de Mileta contra Matilde Roda Flores, e improbada la excepción de prescripción planteada por la demandada, disponiendo que la Sra. Matilde Roda Flores pague a la Sra. Raquel Dally Tarabillo de Mileta la suma de $us. 20.000 más los intereses devengados, en el plazo de 30 días a partir de la ejecutoria de la presente resolución, bajo prevenciones de proceder al embargo y remate de sus bienes; en ejecución de sentencia, se procederá a la tasación de los intereses devengados.

En grado de apelación deducida por Matilde Roda Flores, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, anula obrados hasta fojas 98 y dispone que el Juez de instancia corra traslado a la parte demandada, lo peticionado a fojas 97 para los efectos del artículo 346 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil y resuelva en la vía incidental si la prueba observada de reciente obtención es de fecha anterior a la presentación de la demanda y si fue de conocimiento de la demandante antes que formule su pretensión principal.

La resolución de segunda instancia, motivó que la demandante  Raquel Dally Tarabillo de Mileta, mediante memorial de fojas 136 a 138, interponga recurso de casación en el fondo.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso:

La recurrente en alusión del artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, interpone recurso de casación en el fondo bajo los siguientes argumentos:

1. Denuncia la violación del artículo 251 del Código de Procedimiento Civil porque se anuló el proceso sin ningún fundamento jurídico.

2. Alega que se interpretó y aplico erróneamente el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil al anular de oficio el proceso sin que exista ninguna causal o justificativo.

3. Sostiene que el auto de vista ha violado el artículo 2 del Código de Procedimiento Civil y el artículo 1 punto 13 de la Ley de Organización Judicial, debido que al anular el proceso se está retardando la justicia.

4. Arguye la interpretación errónea del articulo 346 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, porque dicha disposición legal es para determinar o aclarar sobre los documentos que se presentan en la demanda y que tiene que aclarar el demandado en su contestación, pero no tiene ninguna relación con la prueba de reciente obtención.

Concluye su recurso solicitando que el Tribunal Supremo  case el auto de vista y deliberando en el fondo confirme la sentencia de primera instancia.

3.2. Fundamentos de la resolución:

Que la uniforme jurisprudencia sentada por este Tribunal ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que se concede -conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil- para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley y podrá ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez. Cuando el recurso de casación es en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Adjetivo Civil, cuya finalidad es la casación del auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma debe adecuarse la acción a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, persiguiendo la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, con o sin reposición, cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

En el caso de autos, la actora en su memorial de casación en el fondo, cuestiona, 1. La violación del artículo 251 del Código de Procedimiento Civil refiriendo que se anuló el proceso sin ningún fundamento jurídico, 2. Que se interpretó erróneamente el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil 3. El auto de vista ha violado el artículo 2 del Código de Procedimiento Civil y el artículo 1 numeral 13 de la Ley de Organización Judicial, 4. Interpretación errónea del articulo 346 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Los aspectos anteriormente indicados no corresponden ser alegados ni muchos menos considerados en el recurso de casación en el fondo por estar referidos a aspectos de forma que se adecuan a la causal del artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil y que debieron haber sido recurridos en casación en la forma por esa causal

Por otro lado la recurrente, no consideró ni diferenció la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear recurso de casación en el fondo, toda vez que el Tribunal Ad quem al haber anulado obrados hasta fojas 98 inclusive, no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió sentencia de segundo grado, en consecuencia, resulta improcedente la impugnación en el fondo deducida por la parte demandada. En todo caso si, en criterio del recurrente, la resolución recurrida violó las normas del procedimiento, lo que le correspondía era impugnar esa resolución a través del recurso de casación en la forma, a fin de que éste Tribunal pueda analizar si la nulidad dispuesta por el Ad quem responde o no a las disposiciones adjetivas.

El Tribunal Supremo al resolver casos similares, como el Auto Supremo 132/2013 de 27 de marzo, se pronunció en sentido de que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo, correspondiendo la casación contra el auto anulatorio sólo por la forma.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en la que incurrió el recurrente, este tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer los recursos intentados, y se falla conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Raquel Dally Tarabillo de Mileta, cursante de fojas 136 a 138. Sin costas por no existir contestación al recurso.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.