SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 309

Sucre:                        14 de Julio de 2014

Expediente:                SC-49-09-S

Distrito:                        Santa Cruz

Segunda Magistrada:   Dr. Javier Medardo Serrano LIanos

VISTOS: el recurso de  casación interpuesto por Zoilo Quevedo Justiniano, contra el Auto de Vista N° 620 de 17  de diciembre de 2008, pronunciado  por  la  Sala   Civil Primera de  la Corte Superior del  Distrito Judicial  de  Santa  Cruz, en  el proceso sobre desocupación  y  entrega  de  inmueble,  seguido por  Carlos Pascual  Moreno Quiroga  contra  el  recurrente,   la  respuesta   de fojas 183,  los  antecedentes  procesales;  y,

CONSIDERANDO I: De la Relación de Causa.- Que,  el Juez  de Partido  Noveno en   materia   Civil y   Comercial  de   la ciudad  de  Santa  Cruz, pronunció la Sentencia N° 39 de 27 de febrero de 2008 (fojas 146 a 147 vuelta), declarando  probada  la demanda   e  improbada  la reconvención,  ordenando  al demandado  entregar  el inmueble al demandante;  sin  costas. Deducida  la  apelación  por  el  demandado,  la  Sala   Civil Primera de   la   Corte   Superior  del   Distrito  Judicial   de   Santa   Cruz, mediante  Auto  de  Vista  N°  620   de   17  de   diciembre  de   2008 (fojas 171  a  173), confirma la  sentencia  apelada;  con  costas. Contra  esta   resolución  superior,  el  demandado   Zoilo Quevedo Justiniano   interpone  recurso  de  casación  en   el  fondo y  en  la forma,  en   los   términos   expuestos   en   su   memorial  de   31   de marzo de  2009   (fojas 178  a  181).

CONSIDERANDO  11: De los Fundamentos de la Resolución.-  Que,  el   artículo   17   parágrafo   1  de   la   Ley   del Órgano Judicial  en  el  mismo  sentido  del  anterior  artículo  252 del   Código de   Procedimiento   Civil y  del   actual   artículo   106 parágrafo  I del  Código Procesal  Civil, faculta  al  Juez   o Tribunal de  casación,  la  revisión  de  las  actuaciones  procesales  de  oficio, es  decir, es  la facultad  de  anular  de  oficio todo  proceso en  el que se encontraren   infracciones   que   interesan   al   orden   público; esto,   porque  en  los  procesos  que   llegan  a  su   conocimiento  se debe   verificar  si  en   ellos   se  observaron  las   formas  esenciales que  hacen  eficaz  a  un   proceso  de  conocimiento   y fundamentalmente que   las   resoluciones  que   contenga,  sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que  las  partes buscan a través de aquel.

Que,  de acuerdo a lo establecido por  el artículo 194 del  Código de  Procedimiento Civil, las  disposiciones de  la  Sentencia sólo comprenderán a las  partes  que  intervinieren en  el proceso y  a las  que  trajeren o derivaren sus   derechos de  aquellas. En  ese mismo sentido el  artículo  1451  del  Código Civil, prevé que  lo dispuesto por  la sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada causa estado a todos los efectos entre  las  partes, sus  herederos y causahabientes.

Que,  el litisconsorcio sea  activo o pasivo, importa el interés de dos   o  más   personas  respecto  a  una   pretensión  común  que obliga su   participación  en el proceso.  Cuando  existe  una pluralidad de  sujetos que  consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litisconsorcio activo, si por  el contrario son  varios los concernidos con  la acción que  se intenta,  se  trata  de  litisconsorcio pasivo y  si  estamos frente a una pluralidad de demandantes y demandados hablamos de un litisconsorcio mixto.

Que, en ese  marco, de la  revisión del  proceso se  evidencia que de fojas  31 a 32 y 35,  Carlos Pascual Moreno Quiroga interpuso demanda de fechas 15  y 22 de   marzo de  2006,  sobre desocupación y  entrega de  inmueble, dirigiendo su  acción en contra  de  Zoilo Quevedo Justiniano,  demanda que fue  admitida por  el  Juez de  la  causa  el  25  de   marzo de  2006,  conforme consta  a  fojas  36.   Empero  en  la   misma  demanda,   el   actor inscribe  respecto el   inmueble  en  litis  que  "el   mencionado inmueble  lo  hube  en compra al  Sr.  Wilivaldo  Camacho Valdivia   y este   a  su  vez lo hubo en compra al  Sr.  Zoilo Quevedo Justiniano",  adjuntando  al  efecto  de  fojas 18 a 19 y  en testimonio: minuta  de  venta con  reconocimiento de firmas  de  un inmueble de  450.00  mts2  ubicado en  la  zona Pampa  de la Isla a favor  de Wilivaldo   Camacho  Valdivia  por  la suma de Sus. 2.500.  Posteriormente, de  fojas 39  a  40  vuelta,  el  demandado contesta  y  reconviene que   "el  señor  Ramón  Justiniano  Paz... y el señor  Wilibaldo  Camacho Valdivia aprovechándose   de  mi ignorancia  y  el  hecho  de  no  saber  leer   y  escribir  me   hicieron firmar una  minuta  de  transferencia  y  no  una  de  préstamo,  la cual   han  legalizado hoy  y  a  efectos de  quitarme  mi  inmueble han  transferido  al  tercero  CARLOS  PASCUAL MORENO QUIROGA"; del    mismo  modo,  a   fojas   112   y   vuelta   cursa declaración -dentro  la denuncia  penal  contra Wilibaldo Camacho  Valdivia  de  8 de febrero de  2006-,  de  Ramón Justiniano  Paz  quien  señala:  respecto  el  acto  pactado  entre  el demandado  y el "capitalista" Wilivaldo Camacho Valdivia sobre el  inmueble  objeto de  litigio, que "Fue un préstamo  y  no venta".

Que, el artículo 90  del  Código de  Procedimiento  Civil establece que  las  normas  procesales  son  de  orden público y, por  tanto, de cumplimiento  obligatorio; y,  las estipulaciones contrarias a lo dispuesto  en  este artículo serán nulas.Que, de  lo expuesto,  se  tiene que  la demanda  de  fojas 31 a 32 y 35, fue interpuesta   exclusivamente  en  contra  de  Zoilo Quevedo Justiniano,  sin considerar que la sentencia que recaiga sobre la demanda,   también   afectará   indudablemente  los  derechos  de Wilivaldo  Camacho Valdivia,  porque además de lo predicho, la demanda  deducida  por  la  parte  actora  tiene   como esencial pretensión, hacer valer  su  derecho propietario sobre el inmueble objeto del  litigio, en   contra  partida  el  demandado  pretende desconocer  el   derecho  propietario  que   le   asistiría  a   Carlos Pascual  Moreno Quiroga, ello  significa que   la  sentencia  que recaiga  sobre  la   demanda   y   la   reconvención  interpuesta, indudablemente alcanzaría, en sus  efectos, también a Wilivaldo Camacho Valdivia,   quien  figura en   el  Registro de  Derechos Reales como titular  del  inmueble  en  litigio, cuya   titularidad transfirió al ahora demandante; de ahí  que  correspondía al Juez a qua  no excluirlo como hizo  a fojas  51 sino  integrarle a la litis, a  los  efectos del  artículo  194  del  Código Adjetivo Civil, al  no haberlo hecho incumplió el  deber que  le  impone el  artículo 3 numeral  1) del  Código de  Procedimiento Civil, por  permitir que el proceso se  desarrolle con  vicios de  nulidad. Por  su  parte, le correspondía al  Tribunal ad  quem advertir este  vicio  y  anular obrados  disponiendo  la   integración  a  la  litis  de  Wilivaldo Camacho Valdivia,  omisión que  se  encuentra  sancionada con nulidad prevista por  el  artículo  17  parágrafo 1 de  la  Ley  del Órgano Judicial en  el mismo sentido del  anterior  artículo 252 del  Código de  Procedimiento Civil  y  del  actual  artículo  106 parágrafo 1del Código Procesal Civil.

Que,  los  Jueces  y  Tribunales  de  alzada deben tener   presente que  la integración a la litis  de todos quienes sean  demandantes o  demandados  importa  que deban  ser sometidos al  proceso, además que  debe  ser  tarea  no sólo de las  partes, sino  del Juez  a qua,   quien en  su  calidad de  director del  proceso, debe  cuidar que  el mismo se  desarrolle sin  vicios de  nulidad.  Sólo  así, las decisiones que adopte, serán  útiles en derecho a las  partes y los efectos de la cosa juzgada alcanzarán a todos y a quienes deriven sus derechos de  aquélla,  tal  como lo impone el artículo 194  del  Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con  la facultad  conferida por  el artículo 42 numeral 1) y disposición  transitoria  octava de  la  Ley del Órgano Judicial, conforme   los  artículos 271 numeral 3)  y 275  del Código de  Procedimiento  Civil,  ANULA  obrados  hasta  la admisión  de  25 de  marzo  de  2006,  de fojas 36,   inclusive,  a efectos  de  que  se  integre  a  la  litis  a  Wilivaldo  Camacho Valdivia. Con responsabilidad  por  no ser  excusable  la  omisión del Juez   a quo  y Tribunal de alzada, que  se gradúa en  Bs.  300  per cápita, descontable  de sus  haberes.

Cumpliendo lo previsto por  el artículo  17-IV de  la  Ley del  Órgano Judicial comuníquese  la  presente decisión  al  Consejo de  la Magistratura  a los fines  de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.