SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 305

Sucre:                        14 de Julio de 2014

Expediente:                LP-62-09-S

Distrito:                        La Paz

Segunda Magistrada:   Dra.  Elisa  Sánchez Mamani

I. Vistos

1.- El  recurso  de  casación en  el  fondo, interpuesto  por  Ornar Alejandro Asbún Farah, de fojas  100 y vuelta contra el Auto  de Vista N° 32 de fecha 6 de febrero de 2009, de fojas  97 y vuelta, pronunciado por  la Sala   Civil  Cuarta de la entonces  Corte Superior del  Distrito de  La Pa z,  en  el proceso ordinario sobre cumplimiento de  contrato, seguido por Ricardo Hernán Rivera Rojas en contra del  recurrente,  la contestación, los antecedentes y;

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del Proceso.- Mediante sentencia de fecha 14 de junio de  2008,  cursante  de  fojas   62   a  63  vuelta  de obrados, pronunciado  por  el Juez   de  Partido Décimo Segundo en  10 Civil  y  Comercial de, ,la  ciudad  de  La  Paz,   se  declaró probada  en   todas  sus   partes  la   demanda  de   fojas   6  a   7, reiterada  a   fojas   10,  y   en   consecuencia  se   dispuso  que   el demandado Ornar Alejandro Asbún Farah  en  su  condición de depositario  devuelva en   el  término  de   tercero  día   al   actor depositante  Hernán  Rivera Rojas, la  máquina  de  carpintería marca  BONFANTI 16  de   siete   turbinas   (motores) y  tablero digital); o alternativamente pague al actor  en  el mismo plazo el monto de $us 28.000,  más el pago de daños y perjuicios ocasionados, cuyo  monto manda a  determinar en  ejecución de sentencia, con  costas.

Que, en  grado de  apelación,  la  Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del  Distrito de  La Paz,  por  Auto  de Vista de  fecha 6  de  febrero  de 2009, se confirmó  la   sentencia   apelada, con costas.

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante  de fojas 100 y vuelta,  Ornar Alejandro Asbún  Farah, interpone  recurso de casación en el fondo, que se compendia a continuación.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- Se denuncia la violación del artículo 304 -II) del Código de Procedimiento Civil, alegando que se   confirmó la sentencia ignorando la citada norma legal; refiriéndose a lo dispuesto en  la  parte   in  fine  de dicho precepto relativo al desistimiento en  sentido de que  "si no es respondido en el plazo de tres  días,  se tendrá por  aceptado, y añade que  es  lo que  ocurrió en  el caso  de  autos, haciendo que esta  decisión de la parte  demandada quede firme y que  no podía retractarse  y  que  consecuentemente no  era  procedente que  el Juez   a  quo  prosiga el  trámite y  dicte  sentencia, lo  cual  -dice­ tiene  relación íntima con  el fondo de la decisión contenida en la sentencia.  Denuncia  también  la violación del  artículo  90  del Código de  Procedimiento Civil, alegando que se vulnera dicha norma  con  la  afirmación contenida  en  la  segunda  y  tercera conclusión del  segundo considerando del  Auto de Vista, que prevé la imposibilidad del Tribunal ad quem de poder ingresar a otros  aspectos  no   reclamados  en   el  recurso  de   apelación y afirma también que el  artículo  15  de  la  Ley  de  Organización Judicial   (abrogada) posibilita  que  el   Tribunal  ad   quem  a momento  de conocer  el  recurso de apelación  observe  el cumplimiento de  las   normas  de  orden público, más si estas están  relacionadas  al  trámite  aplicable no  obstante  no  exista reclamo sobre el particular.

3.2.  Contestación al Recurso de Casación.- Mediante escrito cursante de  fojas 103 a 104,  Hernán Rivera Rojas, contesta al recurso de casación pidiendo que  sea  rechazado el memorial de casación.

3.3. Fundamentos del Fallo.- Según la doctrina procesal, el recurso extraordinario de  casación tiene doble función, de un lado unificar la  jurisprudencia nacional; y, del otro, la de proveer la realización del derecho objetivo, función que en la doctrina se ha denominado nomofiláctica o de  protección de la ley.

Tenida cuenta que el recurso de casación constituye  una demanda nueva de   puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la sentencia de segunda instancia; en reiterados fallos, verbi gratia el Auto Supremo N° 70 de  11 de febrero de 2003, entre otros, que marcan  línea jurisprudencial, la entonces Corte Suprema de Justicia, ha  dejado delineado que el  recurso  de  casación,  según  el  artículo 250 del  Código de Procedimiento Civil, podrá  ser en el fondo y en la  forma; el primero está reservado para los casos enumerados en el artículo 253 del  mismo cuerpo legal, en  tanto que  el  segundo procede por  violación de  las  formas esenciales del  proceso, cuando la sentencia o auto  de vista recurrido hubiere sido  dictado en  los casos previstos en el artículo 254  del mismo adjetivo.

Los casos en que procede el recurso de casación en el fondo están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador. De ahí que,  de acuerdo a 10 establecido por  el artículo 253 en sus  incisos 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, procederá el  recurso  de  casación en   el  fondo: 1)  cuando  la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o  aplicación  indebida  de la ley, figuras jurídicas que son diferentes, pues,  la  primera   implica  que   se  incurrió  en  una infracción directa    de     la  ley  por  no  haberse   aplicado correctamente  sus  preceptos,  es  decir, es  el error en  que  incurre el juzgador  sobre  la   existencia   y   aplicación   de   una    norma jurídica  en  un  caso   concreto, la  segunda,  consiste  en  el error en que  incurre  el juzgador  sobre la  ratio   legis de  una   determinada ley  ( error sobre el alcance de  la norma), mientras  que  la última, consiste        en   la   infracción   de   la   ley   sustantiva    por    haberse aplicado sus  preceptos  a hechos  no  regulados  por  aquella  (error de   sub sunción) ,  imponiéndose   la  obligación  de   especificar  en qué consiste   la   violación,  cuál    debía  ser   la   norma  jurídica aplicable correctamente    o   cuál    la   interpretación    debida;   2) cuando  contuviere disposiciones  contradictorias;  y 3) cuando  en la  apreciación  de  las   pruebas   se  hubiere  incurrido  en  error  de derecho o  error  de   hecho,  errores  también   diferentes,   en   el primer  caso    se   debe  especificar  los   medios  probatorios,   que aportados  a obrados,  el juzgador  no  le dio  la tasa   legal que  la ley le  otorga o  las   reglas  de  la  sana    crítica  quebrantadas,   y  en  el  segundo   caso,   se    debe   demostrar    objetivamente el  error  manifiesto  en  el  que  hubiera  incurrido el juzgador, habida  cuenta que  la  apreciación  y valoración de la  prueba  es incensurable en   casación,  además éste  último    debe   de evidenciarse  por  documentos o actos auténticos;  debiendo  todo recurrente  fundar  su impugnación  en lo sustancial,  en cualquiera de las causas que establece el citado artículo  253  en sus tres incisos.

Ahora bien, por mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, en   el   recurso   no   solo   se   debe  citar    en términos claros, concretos y precisos la  sentencia  o auto   del  que se  recurre,  su   folio, la  ley  o  leyes violadas  o  aplicadas  falsa  o erróneamente,  sino  que también se debe especificar en que consiste la violación, falsedad o error, ya  se trate  del recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos.

En  el caso  en  examen el recurrente deduce recurso de casación en  el  fondo y  sin   embargo denuncia  la  violación de  normas procedimentales, como son los  artículos 304-II) y 90  del Código de  Procedimiento  Civil, pretendiendo que  el  Tribunal  de casación  case  el  auto  de  vista  recurrido  y  que  se declare probada la  demanda. Como se  advierte se  trata  de un  recurso manifiestamente defectuoso, pues   si el recurrente  consideraba que  en  la  tramitación de  la  causa se  había incurrido en  vicios procedimentales como sería  el relativo a  continuar el trámite a pesar  de  un   desistimiento del  proceso ulteriormente retirado, correspondía que  deduzca recurso de casación en la forma y en consecuencia pida   la  nulidad  del  proceso o  de  la  resolución llanamente; ya  que  de  ninguna  manera  el  Tribunal Supremo puede ingresar a  examinar el fondo del  asunto y pronunciarse sobre el mérito o no  de la pretensión articulada en  la demanda (declarar  improbada  la   demanda,  como  se   pretende  en   el recurso),   si es  que  no  se han denunciado   la   violación, interpretación   errónea   o    aplicación   indebida   de    normas sustantivas,  lo cual  sucede en  el caso  en  examen, razón por  la cual  el recurso deviene en improcedente.

Las  manifiestas   deficiencias del  recurso  advertidas, implican incumplimiento del  requisito previsto por  el artículo 258-2) del Código de   Procedimiento  Civil, y   en   razón  a   que    dichas deficiencias no  pueden  ser  suplidas  de  oficio por  el  Tribunal Supremo, corresponde resolver conforme a  lo  previsto por  los artículos 271 -1) y 272-2) Ídem.

IV. POR TANTO:

4.1.- La  Sala  Civil  Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria  Octava,  los  artículos 41 y  42-1-1) de  la Ley del  Órgano Judicial, y los artículos  271-1) y 272-2) del Código de  Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de  casación en  el fondo, cursante de fojas 100 y vuelta de obrados, interpuesto  por Ornar Alejandro Asbun Farah, con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.