SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 303

Sucre:                        14 de Julio de 2014

Expediente:                B-25-09-S

Distrito:                        Beni

Segunda Magistrada:   Elisa Sánchez Mamani

I. VISTOS:

1. El recurso  de  casación en el fondo de  fojas 176  a  177  vuelta, interpuesto por   Romina Andrea Vaca Alba, contra  el  Auto de Vista N°  103/09  de  31 de  agosto de  2009,  pronunciado  por  la Sala   Civil de  la  entonces  Corte Superior del  Distrito Judicial  de Beni,  dentro   del    proceso   ordinario   de desconocimiento   de paternidad,   seguido por  Jorge Adalid Durán  Natusch contra  la hoy  recurrente;  el auto   de  concesión del  recurso  a fojas 180,  los antecedentes  procesales, y:

II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Durante  la  tramitación  de  la  causa, la Jueza Primero de Partido de Familia de la ciudad  de  Trinidad, pronunció la sentencia  N° 27/2009  de 19 de mayo, que declaró probada  la demanda cursante de fojas  3 a  4, declarando judicialmente  que  el demandante  Jorge Adalid Durán  Natusch  no  es padre biológico  de  la  niña   Julianel  Durán  Vaca, debiendo  quedar  establecido así  en  la  partida  de   nacimiento,   salvando  el   derecho  de   la referida menor  a  estar inscrita  con  nombre  y  apellido convencional.

En  grado de  apelación deducida por  la  demandada,  la  Sala  Civil de   la que   fue   Corte  Superior  del   Distrito  Judicial   de   Beni, mediante  Auto de  Vista N°  103/09  de  31  de  agosto  de  2009, confirmó el fallo recurrido  con  costas.

La  resolución  de  segunda  instancia,   motivó que   la  demandada Romina Andrea Vaca Alba, interpusiera   recurso  de  casación  en el fondo que  se  analiza  a continuación.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación:

La  recurrente,  presenta   su  recurso  de   casación  bajo  los siguientes argumentos:

1.  Denuncia  que  el  Tribunal  de  apelación  no  ha  dado cumplimiento a las previsiones legales contenidas en el artículo 236 del  Código de Procedimiento Civil, norma  que  determina  que   el  Auto   de   Vista  deberá  circunscribirse  a los puntos resueltos por  el inferior y que  hubieran sido  objeto de apelación y fundamentación  a  que   se  refiere el  artículo 227   excepto lo dispuesto en  la parte final del artículo 343  del  Código Adjetivo, puesto que  en  absoluto hacen mención a  lo  dispuesto  por  el artículo  188  del  Código de  Familia, sobre cuya  norma  legal amparo   su  recurso  de  apelación,  referido  al plazo para demandar el desconocimiento de paternidad.

Señala que  el  Tribunal  de  apelación a  momento de  dictar el Auto   de Vista N° 103/09, no realizó ninguna consideración sobre lo dispuesto por  el artículo 5 y  188 del Código de Familia, que  únicamente  se  limita  a   efectuar  una  relación  de   la impugnación,  señalando  los  juzgadores  que   se   trataría del artículo  198  del  Código de  Familia, cuando  en  realidad  ella nunca cuestionó ese artículo.

Que el Tribunal de alzada desconoció lo regulado por el artículo 404 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el actor de manera espontanea confiesa que  nacida la menor fue inscrita con  su  apellido dándole la  paternidad, estableciéndose así  mismo que  Julianel  Durán Vaca nació el  19 de  octubre de  2005  y  que  la demanda presentada por  el demandante data  de  fecha 26  de  marzo de  2008, por   lo  que   entre  una   fecha y  otra han   transcurrido   dos  años cinco meses y dos  días, de  lo que  se entiende que  debía   tomarse   en  cuenta   el   instituto   de  la prescripción con referencia  a  la  demanda  interpuesta supuestamente  fuera  del  plazo establecido  por   el  artículo  188 del  Código de  Familia. Agrega que   el Tribunal  ad  quem estaba en  la obligación de  ingresar al fondo de  su  apelación

Finaliza  su   recurso  de  casación,  solicitando  que   en  aplicación de  los artículos  5 y  188  del  Código de  Familia, se  case  el recurso que    tiene presentado   y   deliberando   en   el   fondo  se   declare improbada  la demanda.

3.2. FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

La uniforme jurisprudencia  sentada  por  este  Tribunal ha  dejado establecido que  el recurso  de  casación constituye  una   demanda nueva  de  puro  derecho,  que   se  concede -conforme establece  el artículo  250   del  Código de  Procedimiento  Civil- para   invalidar una    sentencia   o   auto    definitivo  en   los   casos   expresamente señalados  por   Ley  y  podrá  ser   de  casación  en   el  fondo, en  la forma o en  ambos a la vez.  Cuando el recurso  de  casación es  en el  fondo, se  deben  circunscribir  los  hechos  denunciados   a  las causales   de   procedencia  establecidas   por   el   artículo  253   del Código Adjetivo Civil, cuya finalidad es  la  casación  del  auto   de vista recurrido y la  emisión de  una   nueva resolución unificando la  jurisprudencia    e  interpretación   de   las   normas  jurídicas   o creando nueva jurisprudencia;   en  tanto  que   si  se  plantea  en  la forma debe  adecuarse  la  acción a  las   previsiones  establecidas en   el   artículo   254    del   mismo  cuerpo  legal,  persiguiendo   la anulación  de  la  resolución recurrida  o del  proceso mismo, con  o SIn    reposición,    cuando    se    hubieren    violado   las     formas esenciales del  proceso, sancionadas  con  nulidad  por  la ley.

En ambos casos, son de cumplimiento  obligatorio los  requisitos establecidos  en  el  artículo  258  inciso  2)  del  Código  de Procedimiento  Civil,  referido  a  citar  en  términos  claros, concretos  y  precisos  la  ley  o  leyes violadas  o aplicadas  falsa   o erróneamente  y especificar en  qué  consiste  la violación, falsedad o error, efectuando  la  solicitud en  referencia  a esa  exposición de forma  congruente  y  en   coherente  armonía  de  lo  expuesto  y  lo pedido.

En el caso de autos, la recurrente indica que la resolución del Tribunal de alzada no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución plantea recurso de casación en el fondo, denunciando errores de procedimiento,  de supuesto incumplimiento del  artículo  236 del Código de Procedimiento Civil.

Respecto a esa  denuncia  es  necesario  considerar  que  el artículo 236   del  Código Adjetivo Civil, determina   la  pertinencia   en   la fundamentación   de los  fallos,  lo  cual   resulta   importante   para los   Tribunales   Superiores  porque  es sobre  esa  base  que    los juzgadores  ya  se  trate  del  Tribunal Ad  quem  o la  sede casacional,  podrán  revisar,  analizar y contrastar  el criterio del  A quo  o ad  quem y compartir  o disentir  en  el razonamiento  de  los juzgadores.

El argumento expuesto por la recurrente en su recurso de casación en el fondo, se abocó  a cuestionar  la  falta  de pronunciamiento  del  Tribunal  de  alzada  respecto  a  sus observaciones  esgrimidas  en  el recurso  de  apelación,  siendo ese el  fundamento   de   su   impugnación,   su   pretensión   debió  estar enmarcada  a  lo previsto  por  el artículo  254  inciso 4) del  Código de Procedimiento  Civil, dado   que  la  falta   de  pronunciamiento respecto  a  alguna   cuestión o circunstancia    denunciada,  o  la falta  de fundamentación  de   motivación   de   una     resolución, constituye  un  error in  procedendo  por  conllevar la  infracción de las  normas  que  regulan  el contenido de  la  resolución;  de  lo cual se  decanta  que  la  denuncia  de  incumplimiento  del  artículo  236 del  Código  Procedimiento   Civil,  no  constituye   un    error in iudicando,  por  lo  que  no  corresponde  su  denuncia  mediante  el recurso de   casación  en   el  fondo,  por   resultar   incongruente   y fuera de  los  alcances  del  recurso  de  casación  que  se dedujo.

Así   mismo,  la   demandada  efectúa  una    exposición  de   fondo, sobre lo dispuesto  por  el artículo  5 y  188  del  Código de  Familia, pidiendo   que  este    Supremo  Tribunal   se   pronuncie   sobre  el fondo del   asunto   de  la  problemática  planteada,   lo  cual   no   es posible toda   vez  que  al no  existir criterio de  fondo emitido por  el Tribunal  de  alzada,  no  existe base   sobre  la  cual   este   Supremo Tribunal  pueda  dilucidar,  ello  en   observancia   del principio  de congruencia  y pertinencia  que  deben  tener   el fallo, el cual debe versar  sobre  lo  pedido  median te   el  recurso   de   casación  y  lo resuelto  en el   auto  de  Vista  por  el  Tribunal  ad   quem,  no pudiendo salirse  de  ese  tema   decidendum  demarcado,   puesto que   no   posible esclarecer  cuestiones   de   fondo  que   no   fueron objeto de  pronunciamiento   por  el tribunal  de  segunda  instancia, tomando  en  consideración  que  en  materia  ordinaria  y  según  lo establecido   por   el   Código de Procedimiento   Civil   vigente,  no existe salto   de instancia.

Por lo expuesto, el deficiente planteamiento del recurso motiva la improcedencia del  mismo.

En consecuencia,  al no haber cumplido  la recurrente  con la carga  legal prevista  en  el  artículo  258   inciso  2)  del  Código de Procedimiento    Civil   y   al  no  poderse  suplir   de  oficio  las omisiones  en   la   que   incurrió  la  recurrente,  este  Tribunal   se encuentra   impedido  de   abrir  su competencia para conocer el  recurso  intentado,  y se  falla  conforme los  artículos  271  numeral 1) y 272  inciso 2) del  Código de  Procedimiento  Civil.

IV. POR TANTO:

4.1 La Sala  Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del  Estado Plurinacional de  Bolivia, con  la  facultad  conferida por la disposición transitoria  octava, artículo 42 - 1 - 1) de la Ley N° 025  del  Órgano Judicial  de  24  de junio   del  2010,   así  como del  parágrafo II del artículo 8  de  la  Ley 212  de  Transición del Órgano Judicial, y los  artículos 271  inciso 1) Y 272  inciso 2) del Código de   Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por  Ramina Andrea Vaca  Alba, cursante de fojas 176 a  177 vuelta. Con costas. Primera Magistrada Relatora Dra. Ana Adela Quispe Cuba, de cuyo  proyecto fue  disidente la  Magistrada Dra.  Elisa  Sánchez Mamani Magistrado, con  cuya  disidencia estuvo de  acuerdo el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.