SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 301

Sucre:                        14 de Julio de 2014

Expediente:                LP-59-09-S

Distrito:                        La Paz

Segunda Magistrada:   Elisa Sánchez Mamani

I.-VISTOS:

1.- El recurso de casación, interpuesto por Freddy J. Sinka E. en representación del  Juan    del  Granado Cosio, Alcalde Municipal de La Paz,    de  fojas  256  a 257,  contra el Auto  de Vista N° 388  de  24 de  septiembre  de  2008, cursante  de  fojas  244  a  245  de  obrados, pronunciado   por   la   Sala    Civil   Primera  de   la   entonces   Corte Superior del  Distrito de La Paz,  en  el proceso ordinario doble sobre acción negatoria,  seguido por  Julio   Mendizábal Mamani en  contra de  Juan    Ramiro Jauregui  Gómez, Erika Tatiana Jauregui  Gómez, Gilka  Jovanna   Jauregui    Gómez  y   la   entidad   recurrente,   la contestación, los antecedentes y;

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del Proceso.- Mediante sentencia  de  fecha 14 de   enero  de   2008,   de   fojas    208    a   209    vuelta   de   obrados, pronunciada  por  la Jueza  de  Partido Sexto en  lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz,   declaró improbada la demanda de fojas  34 a 35,  subsanada  a fojas  37,  e improbada la  acción reconvencional de fojas  58  a 60,  sin  costas por  ser juicio doble.

Que,  en  grado de  apelación, la  Sala   Civil  Primera de  la  entonces Corte Superior del  Distrito de La Paz,  por  Auto  de Vista N° 388  de fecha 24  de  septiembre de 2008, se ANULA obrados hasta  fojas  51 inclusive.

Contra el  referido Auto  de  Vista, por  memorial cursante  de  fojas 256   a  257,   Freddy J.   Sinka  E.  en  representación   del  Juan    del Granado Cosio, Alcalde Municipal de La Paz,  interpone recurso de casación en  el fondo, que  se compendia a continuación.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- Se   denuncia   la violación de  los  artículos  85  y  131  de  la  Ley de  Municipalidades, alegando  que    con   el   Auto  de Vista el   derecho   que    tiene    la Municipalidad  se  ha   puesto  en  incertidumbre,   puesto  que si  el Gobierno   Municipal  no es demandado  no  podría    oponer excepciones o defensas;  añade que  de  acuerdo al artículo 31  de la Ley   de    Municipalidades,    es    obligatoria   la    intervención    del Gobierno  Municipal,  y   que  dicha  intervención   se   encuentra supeditada    por  los    efectos   del    artículo   121    del    Código  de Procedimiento  Civil  por   haber   sido   citados  y  notificados  en   el proceso para   asumir  defensa; y que  la intervención de   la  entidad se    regula   también   por    la    ley   especial   de    Municipalidades. Finalmente pide  que  se  dicte  Auto  Supremo anulando  el Auto  de Vista   y  disponga  que   el  Tribunal  ad  quem  pronuncie  un   nuevo Auto  de Vista  que  resuelva el fondo de la apelación.

3.2. Fundamentos del Fallo.- Que,  por  mandato  del  artículo  106 del  Código Procesal  Civil, vigente por  mandato  de  la  disposición Transitoria  Segunda,  numeral   4  ídem,  en   cualquier  estado  del proceso puede declararse  de  oficio la  nulidad  de  obrados,  cuando la ley lo califique expresamente.

El  debido proceso  legal  constituye  una   esencial  garantía constitucional  normativa  de  los justiciables,  la  cual compele a los órganos jurisdiccionales,  en cuanto mediatizadores del conflicto, a conocer  y resolver  las controversias  de   relevancia  jurídica   en estricta sujeción a las  formas procesales que  rigen  los  procesos de "conocimiento  ordinarios,  cuya     teleología última  es  la    de resguardar   el  derecho  de   defensa  en  juicio;  previsiones  legales que   son   de   orden  público  y  de   cumplimiento  obligatorio,  por mandato del artículo 90  del Código de Procedimiento Civil.

La precaute1a de los  derechos y garantías  constitucionales,  es,   en primer término, deber de la jurisdicción  ordinaria, pues  los jueces de la jurisdicción  ordinaria son jueces constitucionales,  a quienes  incumbe  el  deber de  resguardar  y  respetar  los  derechos fundamentales   de  las   personas  que   intervienen  en  los  procesos sometidos  a  su   conocimiento, y  en   especial  tienen  el  deber  de tutelar   los   derechos  fundamentales   de   las   partes   durante   la sustanciación  de  los  procesos judiciales y en  la  resolución de  los mismos,  conforme  señala  el   publicista   nacional  José    Antonio Rivera Santivañez.

La abrogada Constitución Política del  Estado, bajo  el principio de unidad jurisdiccional,  que  reconocía  la  Carta  Fundamental, establecía en  su  artículo 116-III que  la facultad de juzgar en  la vía ordinaria,  contenciosa y contenciosa administrativa  y la  de  hacer ejecutar          lo  juzgado  correspondía  a  la  Corte  Suprema  y  a   los tribunales  respectivos.

En   ese   sentido  el  artículo  117  -I)  de  la  abrogada  Constitución Política del  Estado  reconocía a  la  Corte Suprema  como máximo Tribunal de Justicia ordinaria, contenciosa y contenciosa­ administrativa   de   la   República  y,   en   ese   marco,  a   través  del artículo   118-7 se establecía como atribución de la Corte Suprema de Justicia  la  de  resolver las  causas  contenciosas  que  resulten  de los  contratos,  negociaciones y  concesiones  del  Poder Ejecutivo y las  demandas  contencioso-administrativas  a  las  que  dieren lugar las  resoluciones  del  mismo; en  ese  mismo sentido el artículo 55- 10)  de  la  abrogada  Ley  de  Organización Judicial  (Ley N°  1455), establecía como atribución  de  Sala  Plena de  la  Corte Suprema de Justicia  la de:  "Conocer las  causas  contenciosas que  resultaren  de los contratos, negociaciones y concesiones del  Poder ejecutivo y de las  demandas  contencioso-administrativas  a  que  dieren lugar las resoluciones del  mismo; con  arreglo a la  Constitución  Política del Estado.  Sin  embargo  y  respecto a  la  competencia   sobre resoluciones emitidas por  los  municipios, el Artículo 10 de  la  Ley N° 3324   de  18  de  enero de  2006    incorporó el numeral  22  en  el  Artículo  103  (atribuciones  de  Sala   Plena) de  la  Ley  N°  1455   de Organización  Judicial,   y   atribuyó   competencia   a   las    Cortes Superiores        de   Distrito  en   Sala   Plena,  para    el   conocimiento  y resolución de  los  procesos  contencioso-administrativos   señalados en  la  Ley de  Municipalidades,  correspondientes  a  los  Municipios de todo  el Departamento  o Distrito Judicial.

De  las  normas  descritas  precedentemente  se  establece  que  en  el anterior  marco constitucional  y  legal, el  legislador reconoció a  la Corte Suprema  de  Justicia  y las  Cortes Superiores  de  Distrito (a estas   últimas  respecto  a  actos   de  los  gobiernos municipales)  la competencia  para   conocer  de  los  procesos  contencioso­ administrativos;   normativa   que    no    asignaba   a   los   juzgados ordinarios en  materia civil competencia para   conocer y resolver los conflictos surgidos a raíz  de los actos  administrativos.

Dentro de ese contexto corresponde  señalar  el  Código de Procedimiento Civil, en sus artículos 778 a 781, desarrolla las normas que regulan el trámite y  sustanciación  del proceso contencioso administrativo.

Establecido  lo  anterior   podemos  concluir  que    el   marco  legal anterior a la  Constitución  Política del  Estado Plurinacional  y a  la Ley   N°  025  Ley  del   Órgano  Judicial   (que   reconocen   a   la jurisdicción   contenciosa -adrninistrativa  como   jurisdicción especializada  a   ser  desarrollada  por Ley  especial),  no atribuía competencia a los tribunales  de la jurisdicción ordinaria civil, para resolver sobre litigios originados en actos administrativos,  aspecto que  corresponde a  la  jurisdicción  contenciosa-administrativa, reconocida  por la  actual  Constitución  Política del  Estado  como una  Jurisdicción   especializada,  en la  última parte del artículo 179-I que dispone: (...   existirán  jurisdicciones   especializadas reguladas  por  la  ley) y,  en  ese  mismo sentido por  el artículo  4-3) de la Ley del Órgano Judicial;  ésta  última norma en  su  disposición transitoria  décima determina  que  la regulación de  la jurisdicción especializada será  desarrollada por  Ley.

Por  otro  lado  debe  tenerse presente que,   si bien  es  cierto que  por mandato  del   artículo  328   del  Código de  Procedimiento  Civil  es posible la  acumulación  originaria de  pretensiones,  ello  es  posible siempre y  cuando  dichas pretensiones  correspondan  a  la competencia   del    mismo  juez,  pero  de  ninguna  manera   la acumulación  es   posible  si  alguna  de   esas    pretensiones   es   de competencia  de  otro   Juez   y  peor   aún   de   otra   jurisdicción,  por razón de materia.

Ahora bien, el caso  en  examen, se ha  demandado acción negatoria en  contra  de  Juan    Ramiro, Tatiana  Erika,  Gilka Geovana, todos Jauregui  Gómez, y así  mismo se  solicitó que  se  "...ordene a la  H­ Alcaldía de la  Paz  que  se  instruya proceda a incluir mi nombre en la planimetría de la zona  LOS ROSALES" y finalmente se pidió que se  ordene la  citación de  la  H.  Alcaldía Municipal de  La  Paz,  en persona  de  su  representante  legal  a  efectos de  oponibilidad de  la sentencia.  Como  se  advierte  existe  una  acumulación    de pretensiones,   pues  a  la  pretensión  de   acción  negatoria  se   ha sumado la  de  ordenar  a  la  H. Alcaldía de  la  ciudad de  La Paz,  la inclusión  de  nombre  del  actor   en   la  planimetría;  es  decir   una pretensión   civil   se  ha  acumulado   otra    pretensión   de   índole administrativa,  cuyo  conocimiento   y  resolución   no  es  de competencia   de  jurisdicción  civil,  pues   conforme  se  tiene señalado, los  actos administrativos   pueden  ser  impugnados ante la  jurisdicción  administrativa  y  en  su  caso  ante  la jurisdicción contenciosa administrativa.

Consiguientemente,   el   Juez  a qua,  al   haber   admitido   una pretensión  de  materia administrativa,  respecto de  ésta,   ha  obrado sin  competencia, en  razón de  materia; defecto que  el Tribunal ad quem ha  tolerado al  no  haber  subsanado  el  proceso hasta  dicho  vicio procesal.  Se  trata  de  un  defecto  trascendente,  pues  la competencia  en razón  de materia  incumbe  al orden  público.

En mérito a  las  consideraciones   precedentes  corresponde   fallar  conforme disponen  los  artículos  271-3)   y  275,   ambos   del  Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La  Sala  Civil  Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del  Estado P1urinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria  octava, artículos  41 y 42  - 1 - 1) de la Ley N° 025  del  Órgano Judicial  de  24  de junio   del  2010,   así  como  del parágrafo  11 del  artículo  8  de  la  Ley 212  de Transición  del  Órgano Judicial,  ANULA  obrados  hasta  fojas 35 vuelta,  debiendo el Juez   a quo   observar  la  demanda  de acuerdo  a  los  fundamentos  del presente  fallo.

Sin  responsabilidad  por  ser  excusable.

Cumpliendo lo previsto por  el artículo  17 - IV de la ley del Órgano  Judicial,  comuníquese  la  presente decisión al Consejo de la  Magistratura  a los fines  de ley.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.