SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo:                Nº 297

Sucre:                        14 de Julio de 2014

Expediente:                O-29-09-S

Distrito:                        Oruro

Segunda Magistrada:   Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS: el  recurso  de  casación  y  nulidad  de  fojas   255   y vuelta,  interpuesto   por   Beatriz Otazo Huarita  contra  el  Auto  de Vista  N°75/2009  de  16 de  mayo de  2009,   cursante  de fojas  251  y vuelta, pronunciado  por  la Sala  Civil Segunda de la Corte Superior del   Distrito  Judicial   de   Oruro,  dentro  el  proceso  Ordinario  de Divorcio Absoluto seguido por  Eduardo  García Morales en  contra de  la  recurrente,   la  contestación  de  fojas   258,   los  antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I: De la relación de la causa: que, la Jueza Partido Primero de  Familia de la  ciudad  de  Oruro mediante Sentencia N° 21/2009,  de fecha  20  de marzo de  2009  (fojas 229  a 231  vuelta), declaró PROBADA la  demanda  principal  de  Divorcio Absoluto de  fojas  8-8  vuelta,  complementada  a  fojas   11,  incoada por   Eduardo  García  Morales por la  causal  del  artículo  131  del Código de  Familia, e IMPROBADA la  demanda  Reconvencional de fojas   16-17,  aclarada  a  fojas   19,  interpuesta   por  Beatriz  Otazo Huarita,  por   la  causal  del  inciso  1) del  artículo   130  del  citado cuerpo legal  consiguientemente  Disuelto el vínculo matrimonial de los  esposos, por  la separación  libremente consentido y continuada de  dos  (2) años,   por  culpa   de  ambos cónyuges que  consintieron la separación,  a tal  efecto sin  lugar  a ser  asistida  la demandada.

En  grado de  apelación,  la  Sala  Civil Familiar Segunda de  la  Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro mediante Auto  de Vista N°75/2009  de fecha 16 de mayo de  2009,   cursante  de fojas  251  y vuelta,  CONFIRMÓ la Sentencia  de  fojas   229   a  231  vuelta,  con Costas.

De  la  revisión  de  obrados,   a  fojas   277,  se  evidencia  que  la recurrente  Beatriz Otazo Huarita,  en  fecha  19  de  mayo de  2009, fue  notificada  (fojas  252)  con  el  Auto  de  Vista  N°075/2009, cursante fojas  251  vuelta,  y como  consecuencia  de  ello,   la recurrente   en fecha  27  de  mayo  de  2009,   formuló  Recurso  de Casación y Nulidad, es decir  que  el recurso fue  presentado  dentro del  término  establecido  en el  artículo  257  del  Código  de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO II: Denuncias del Recurso de Casación y Nulidad: amparada  en  el  artículo  250,   251  y  253   del  Código de Procedimiento Civil;

Que,  el Auto  de  Vista   recurrido  no  hubiera  apreciado  de  manera minuciosa  las  pruebas  aportadas  a  obrados,  donde la  recurrente hubiera  demostrado   de   manera   fehaciente  que   el   demandante Eduardo  García  Morales, por  sus   actitudes  adu1terinas  hubiera sido  quién abandonó  a  la  recurrente  y  a  sus   hijos   para   formar otro  hogar con  otra  mujer estando casado aún,   con  la demandada (ahora recurrente),  dejando abandonado  a sus  hijos  al cuidado de la madre.

La recurrente   denunció    que,  si bien  es  cierto que  ejerce el cargo de   docente  en   el   Instituto   Normal  Superior   "Ángel Mendoza Justiniano",   el  referido cargo sería   un   cargo momentáneo  y  una vez que  vuelva a ejercer el cargo de  profesora en  la  asignatura  de educación musical,  será   la  recurrente  quién corra   con  los  gastos del   hogar,   los   cuales   comprenden:   la   alimentación,   vivienda, vestimenta,  al  margen  de  los  gastos  referente  a  los  intereses  del Anticrético, los  estudios  de  su  hija  y  otra   deuda  que   adquirió  el demandante  para  la  compra de un  Lote de Terreno, y que  el haber que  percibe como educadora  es el mínimo.

Por  todo ello, formula  casación  y  nulidad  en   parte,  y  pide   se modifique el Auto  de  Vista  y  se  le asigne un  monto de  Asistencia Familiar en la suma   de Bolivianos Un mil  (Bs.1.000).

CONSIDERANDO III: De los   Fundamentos  jurídicos   del Fallo:  que,   el  artículo  272  inciso 2) del  Código de  Procedimiento Civil establece que "Se declarará improcedente el recurso (de casación},... : 2) Cuando el recurrente  no  hubiere  cumplido con  el mandato  del inciso 2 del artículo 258".

De  la  lectura  de  la  causal  transcrita,   se  tiene   como un   supuesto de  improcedencia  el  incumplimiento  del  mandato  inserto  en   el inciso  2)  del  artículo  258   del  Código de  Procedimiento  Civil; el precepto legal  mencionado contiene los  requisitos  que  debe  reunir el    recurso    de    casación   y    cuyo    incumplimiento    constituye, conforme se advirtió, en una  causal de improcedencia.

El inciso antes   mencionado,  en  su  parte   de  contenido,  a  la  letra indica que  "El recurso  (de casación) ... : 2) Deberá citar  en  términos claros, concretos y  precisos ... , la  ley  o leyes  violadas o aplicadas falsa   o  erróneamente,  y  especificar en  qué   consiste  la  violación, falsedad o error, ya  se trate   de recurso de casación en  el fondo, en la    forma,   o   ambos.   Estas     especificaciones   deberán   hacerse precisamente  en  el recurso y no fundarse  en  memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente".

Como se  puede advertir, el precepto legal  contiene exigencias que son   de   contenido,  que   necesariamente   deben  contemplarse   al interior del recurso.

Así,  se  tiene   que  el artículo  258  inciso 2),  contiene éste  supuesto concreto que  merece ser  analizado.  Con  relación a ésta   exigencia; se  deduce que  éste  constituye  en  un  requisito  de  contenido pues delimita  la   competencia  del  tribunal   casacional   el  cual   deberá resolver sobre   los  puntos  contenidos  en  el  recurso  de  casación; por  10 que,   así  fuese   un   recurso  de  casación  en  el  fondo, en  la forma  o  ambos,  debe   contemplar:  i)  La  ley  o  las   leyes   que   se consideran  fueron violadas, aplicadas  falsa   o erróneamente;  y,  ii) Especificar en  qué  consiste la violación, falsedad o error.

En  ese  entendido,  pretender  ahondar  las  exigencias antes mencionadas,  resulta   un  exceso  que  desconocería   el   propio precepto   legal    antes  mencionado,   y   claro    está,    implicaría   la restricción  al  acceso  a  la justicia  y  el  derecho  a  la  impugnación (artículo 180  de  la  Constitución  Política del  Estado Plurinacional), se vería  afectado y limitado por  un  rigorismo exagerado promovido por el requerimiento de requisitos de contenido que  no están contemplados en la norma.

Ahora  bien,  considerando  los   principios  que  sustentan  a  la potestad   de impartir  justicia   como  ser  la  equidad,   seguridad jurídica,  publicidad,  probidad,   celeridad,   pluralismo   jurídico, interculturalidad,  equidad,  servicio a la sociedad, armonía  social y respeto  a  los  derechos,  y  a  su  vez, los  principios  procesales  que rigen  a  la  jurisdicción  ordinaria,  entre  ellos,  transparencia, celeridad,  probidad,  honestidad,  legalidad,  eficacia,  eficiencia, accesibilidad,  inmediatez,  verdad  material,  debido  proceso  e igualdad de las partes ante  el juez; aquella labor verificativa del cumplimiento del  requisito  antes   anotado, no  se  debe  restringir  a que  en  el recurso  de  casación  se  contemple de  forma explícita la especificación  de  la  ley  o  las   leyes  que   se   consideran   fueron vulneradas, aplicadas falsa o erróneamente   y la especificación sobre en  qué   consiste la violación, falsedad, o error,   el cumplimiento de ello puede estar implícito o disperso en el recurso de casación  y  no  sería   conducente  con  un   sistema  judicial  que procura  la  verdad  material  la   exigencia  con   rigurosidad   de   la explicites de  los  requisitos  cuando  fácilmente  de  una    lectura  y análisis integral del recurso  se puede desentrañar  el cumplimiento de  los  requisitos  y  posibilitar  así  una   resolución  en  el  fondo que elimine  el  estado  de   indeterminación   de  las   partes   procesales, contribuya a la pacificación social y la seguridad jurídica. Corresponde también  mencionar que dicha norma legal pertenece a  una  concepción de  orden  rigorista  y  ritualista,  proveniente  de  fuentes  conservadoras  y  de  tradición  formalista,  no  conducente con  los valores y principios que  ahora contempla la Constitución y que  son  propios  de  un  "Estado  Unitario   Social  de   Derecho Plurinacional   Comunitario..."  (artículo  1  de  la  Constitución Política del  Estado  Plurinacional), por  lo  que   toda   interpretación que  se  efectué debe   ser  "desde y  conforme a  la  Constitución" ya que   una  interpretación  literal  o  gramatical  de  esta  norma  no estaría acorde al  sistema constitucional  imperante  ni  al bloque de constitucionalidad,  que  proclaman  por   sobre todo   formalismos y ritualismo, el acceso a la justicia.

Con  estos  antecedentes   de  orden  doctrinal  y  del   desentraño  y cotejo  del  recurso  de  casación,   se  llega  a  las  siguientes conclusiones:

En el proceso del  exordio, se  tiene  que  el Auto  de  Vista recurrido al haber  confirmado  la   Sentencia   de   primera   instancia,   ha procedido a realizar una   correcta valoración tanto   de la prueba de cargo como la prueba  de  descargo, más  por  el contrario ha  sido  la propia recurrente  quién no  ha  podido demostrar  sus  afirmaciones señaladas  en  su  contestación a la demanda de fojas  16 y vuelta, la cual   señala:   "Lamentablemente mi esposo  y padre  de mis  hijos es quién  ha   abandonado  nuestro  hogar por la misma razón  por mantener   relaciones  sentimentales   con  otra persona desde   hace tiempo  cuando  aún  vivíamos juntos,  me enteré por los comentarios de  nuestros  amigos   y  vecinos   y  siempre había  tolerado  los comentarios  hasta  que un  día le vi con una  mujer  con quién  viene viviendo actualmente",  Por  lo  manifestado  precedentemente   se tiene  que,  la recurrente  no  ha  probado mucho menos demostrado que,  el   adulterio acusado   se   habría   cometido  antes   de la separación de los  esposos; por lo que  el Auto  de Vista de fojas  251 vuelta, al  resolver el recurso de apelación intentado  en  fojas  236 vuelta, ha   obrado de  manera  correcta.  Entonces  la recurrente  al no  haber  probado  ni  demostrado  que  la  causal  de  divorcio haya  sido   por   causa   atribuible  al  demandante  no  le  corresponde  la asistencia familiar que  ahora reclama.

En  estas  circunstancias   el  recurso  intentado  por   la  recurrente deviene en Infundado.

POR TANTO: la Sala  Civil Liquidadora del Tribunal  Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42  numeral 1 y disposición transitoria octava de la  Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fojas 255 vuelta, interpuesto por Beatriz Otazo Huarita. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de bolivianos 1.000, que manda hacer efectivo al Juez inferior.

Regístrese notifíquese y devuélvase.