SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 273

Sucre: 4 de Julio de 2014.

Expediente: LP-41-10-S

Proceso: Cumplimiento de Obligación

Partes: Carmen Valdivia Vda. De Murillo c/ Roxana Rivera Añez

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani                               

I. VISTOS:

1. El recurso de casación en la forma a fojas 139 y vuelta, interpuesto por Roxana Rivera Añez, contra el Auto de Vista Nº 434/2009 de 26 de noviembre, cursante de fojas 134 a 135, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre cumplimiento de obligación seguido por Carmen Valdivia Vda. de Murillo, contra la recurrente; la contestación de fojas 143 a 144, el auto de concesión del recurso a fojas 146, los antecedentes del proceso, y:

       II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Que tramitada la causa, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 239/2009 de 18 de junio, declarando probada la demanda de fojas 16, subsanada a fojas 18, disponiéndose el cumplimiento de la obligación asumida por Roxana Riveras Añez, consistente en la devolución de $us. 19.000 recibidos en calidad de préstamo.

En grado de apelación, interpuesta por Roxana Rivera Añez, de fojas 117 a 119, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de Justicia La Paz, pronunció el Auto de Vista Nº 434/2009, anulando obrados hasta fojas 110 inclusive; esa resolución de segunda instancia, motivó que la demandada, mediante memorial cursante a fojas 139 y vuelta, interponga recurso de casación en la forma, bajo los siguientes argumentos:

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación:

a) La recurrente señala que el Auto de Vista recurrido lesiona el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil y omite exponer en forma clara y precisa los temas que fueron materia del recurso de apelación, sin exponer las razones por las cuales no se pronuncia  sobre los mismos, habiéndose dispuesto la nulidad de obrados hasta fojas 110 únicamente, cuando lo que se pidió fue la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, puesto que se ha demostrado de manera contundente que el plazo para contestar la demanda, como efecto de la interposición de la excepción de prescripción, al presente se halla interrumpido, conforme prevé el artículo 341 del Código de Procedimiento Civil.

b) El Auto de Vista recurrido, en su contenido no aclara el motivo por el cual el Tribunal de alzada, dispuso dejar subsistentes actuaciones que fueron denunciadas como nulas en los recursos planteados por ella. Agregando también que, el Auto de fecha 19 de septiembre de 2008, cursante a fojas 54 y vuelta; al margen de la ley procesal, señala que “el plazo para contestar a la demanda no precisa un pronunciamiento expreso”; cuando en el caso presente, si requería un pronunciamiento por cuanto el mismo quedó interrumpido en virtud de lo establecido en el artículo 336 inciso 9) y 341 del Código de Procedimiento Civil

3.2. Contestación al recurso de casación:

Carmen Rosa Valdivia Vda. de Murillo, en la contestación al recurso señala que el recurso de casación planteado por la demandada no reúne los requisitos imprescindibles que señala el artículo 258 del Código Adjetivo, como ser: citar en términos claros la sentencia o auto del que se recurriese, señalando el folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, explicando en qué consiste la violación, falsedad o error

Señala también que, el Juez de primera instancia, en la sentencia pronunciada no hizo una fundamentación reflexiva de los datos y pruebas presentadas durante el proceso, estableciendo si son o no cheques dados en garantías, para tener o no en cuenta el artículo 204 del Código Penal. Agrega que, el Auto de Vista pronunciado por el Tribunal de alzada, es lesivo a sus intereses, al haber anulado obrados por una decisión que no se ajusta a las leyes, causándole daños y perjuicios

Indica que, el recurso de casación señala que se hubiera violado el artículo 341 del Código de Procedimiento Civil, y que esta violación no es en la forma, sino en el fondo.

3.3. Fundamentos del Fallo.- Así planteado el recurso, pasamos a considerarlo para su resolución.

En nuestra economía jurídica, el recurso de casación en la forma se dirige con la finalidad  de invalidar una resolución pronunciada o sustanciada con violación de las formas esenciales establecidas por ley. En ese marco, es preciso señalar que un acto jurídico es nulo cuando la ley le priva de los efectos que regularmente debía producir y de acuerdo con la doctrina, la nulidad consiste en apartarse de ese conjunto de formas necesarias establecidas por ley, además de tener en cuenta los principios esenciales de especificidad o legalidad (no hay nulidad sin ley específica que la establezca), el principio de la finalidad del acto, indica que el acto es legítimo si ha sido actuado de un modo apto para el logro de la finalidad a que estaba destinado; el principio de trascendencia, plasmado en la máxima "pas de nullite sans grief" (no hay nulidad sin perjuicio), en cuya virtud no es posible admitir la declaración de la nulidad por la nulidad misma, por ello el litigante que invoca el vicio formal debe probar que el mismo le acarreó un perjuicio cierto e irreparable que sólo puede subsanarse mediante la declaración de nulidad; de igual modo, para la viabilidad de declaración de nulidad, es menester que la omisión o el acto defectuoso no haya sido convalidado expresa o tácitamente, puesto que los actos viciados o supuestamente viciados se consolidan si no son reclamados en tiempo hábil, precluyendo el derecho a solicitar la nulidad, principio que se encuentra respaldado por el artículo 258 númeral 3) del Código de Procedimiento Civil, que determina que en el recurso de nulidad no está permitido presentar nuevos documentos ni alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no se hubieren reclamado en los Tribunales inferiores, salvo los casos que interesaren al orden público para los efectos del artículo 252 del Adjetivo Civil.

a) La recurrente denuncia que el Auto de Vista recurrido lesiona el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, puesto que la misma carecería de motivación, acusando a la misma de incongruente puesto que no se habría pronunciado respecto a todos los puntos expuestos en el recurso de apelación.

Efectivamente, el Tribunal Ad Quem, emitió el Auto de Vista 434/2009, sin hacer referencia a todos los puntos establecidos en el recurso de apelación, sin embargo es necesario aclarar que dicha actuación no viola el derecho ni vulnera los derechos de las partes, sino más bien es garantista del derecho del debido proceso, puesto que si bien se ha quebrantando el principio de congruencia, es en el amparo de la permisión por la vía de excepción establecida en el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, que en el mismo entendimiento establecido en la Sentencia Constitucional 1755/2011-R de 7 de noviembre, sobre el principio de congruencia y pertinencia de las resoluciones judiciales, puntualizó que: “…el único caso en que un juez o tribunal superior en grado podría apartarse del cumplimiento del principio de congruencia respecto a su pronunciamiento, encuentra respaldo en el contenido del artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, al disponer que los tribunales y jueces de alzada, en relación con los de primera instancia y los de casación respecto de aquéllos, estaban obligados a revisar los procesos de oficio para determinar si los jueces y funcionarios observaron los plazos y leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos y proceder a corregir el procedimiento, aplicando, en su caso, las sanciones pertinentes; además de observar que toda nulidad tiene que estar expresamente prevista por ley, conforme al principio sentado por el artículo 251 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil; acorde a ello, en caso de advertirse la vulneración de derechos fundamentales o garantías constitucionales, quedaba plenamente justificada la falta de pronunciamiento sobre lo resuelto por el inferior en grado y lo impugnado por el apelante en su recurso, en el supuesto que la situación advertida no hubiese sido cuestionada”

De lo anteriormente expuesto, no resulta evidente ni cierta la violación del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, acusada por la recurrente, puesto que el Tribunal de alzada actuó conforme a derecho, haciendo uso de la excepción a la regla respecto a la congruencia, y en estricto apego a la norma.

b) Con relación a la denuncia, respecto a que el Auto de Vista recurrido, en su contenido no aclara por qué el Tribunal de alzada decidió dejar subsistentes actuaciones que fueron denunciadas como nulas, en los recursos planteados por la demandada, añadiendo que el plazo para la contestación a la demanda quedó interrumpido en virtud de lo que establece el artículo 336 inciso 9) y 341 del Código de Procedimiento Civil, por lo cual no podía declararse su rebeldía.

Cabe señalar que, de  una exhaustiva revisión de los antecedentes de la causa, se concluye que con referencia a la declaratoria de rebeldía de su persona dispuesta por el Juez de primera instancia, no existen vicios procesales que den lugar a que este Supremo Tribunal declare la nulidad a un estado anterior al que dispuso el Auto de Vista impugnado, tal como solicitó la recurrente; toda vez que los supuestos actos irregulares en los que hubiera incurrido el Juez A quo con la emisión del Auto de fecha 4 septiembre de 2008, que declara la rebeldía de la demandada, y del Auto de 19 de septiembre de 2008 que lo ratifica, se acomodan al debido proceso. Puesto que la ahora recurrente interpuso excepciones previas y perentoria en fecha 16 de mayo de 2008, por memorial cursante de fojas 37 a 38, luego de transcurridos once meses desde el momento en que realizó su primer actuado en el proceso, en conocimiento de que existía una demanda en su contra, habiendo de esa manera transcurrido superabundantemente el tiempo y precluido su término para efectuar la contestación a la demanda planteada en su contra, puesto que la lógica nos enseña que habiéndose apersonado dentro del presente proceso, conocía en consecuencia del mismo.

Por las razones expuestas, este Tribunal considera innecesario hacer mayores consideraciones, concluyendo que resultan infundadas las violaciones denunciadas por la recurrente, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista por los artículos 271 inciso 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma, de fojas 139 y vuelta. Con costas.

4.2 Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 1500.-, que mandará hacer efectivo el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria / Secretaria de Sala

Libro de Tomas de Razón Nº 273/2014