SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 228

Sucre: 20 de Junio de 2014.

Expediente: O-21-09-S

Proceso: Divorcio

Partes: Felix Quispe Alanez c/ Felicidad Gonzales Muñoz

Distrito: Oruro

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba                                  

VISTOS: El recurso de casación de folios 178 a 178 vuelta, interpuesto por Felicidad Gónzales Muñoz en contra del Auto de Vista N° 048/2009 de fecha 2 de abril de 2009 cursante a fojas 172 a 174 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuere Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, hoy Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de divorcio instaurado por Félix Quispe Alanez contra Felicidad Gónzales Muñoz; la respuesta al recurso de fojas 182 a 182 vuelta; el Auto de concesión de folios 183, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el proceso de referencia, la Juez de Partido Primero de Familia de la ciudad de Oruro, pronunció la Sentencia Nº 113/2008 de fecha 21 de noviembre de 2008, cursante de fojas 142 a 144, declarando probada la demanda de fojas 3 a 3 vuelta, por la causal del artículo 131 del Código de Familia, en consecuencia disuelto el vínculo matrimonial que unía a los esposos Quispe Gonzales, por culpa de ambos que consintieron la separación, a tal efecto sin derecho a ser asistida la esposa;  Improbada la demanda reconvencional de fojas 28 a 29 interpuesta por la demandada por la causal prevista en el artículo 130 numeral 1) del Código de Familia, probada la excepción de falta de acción y derecho y prescripción, opuesta por el actor; No disponiéndose ninguna medida en cuantos a los hijos por ser todos mayores de edad, en caso de existir bienes gananciales procederse su división y partición en ejecución de sentencia previa su comprobación, ordenando que en ejecución de Sentencia se cumpla lo dispuesto en el artículo 398 del Código de Familia, sin costas.  Y habiéndose establecido que el demandante Félix Quispe Alanez contrajo nuevas nupcias sin estar disuelto el primer matrimonio se remitan fotocopias legalizadas de piezas pertinentes a conocimiento del Fiscal de Distrito.

Apelada la Sentencia de primera instancia, Sala Civil Primera de la que fuere Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, hoy Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, mediante Auto de Vista Nº 048/2009 de fecha 2 de abril de 2009, confirmó el fallo recurrido, con la modificación: con la facultad conferida por el articulo 143 in fine del código de Familia se fija asistencia familiar a favor de la esposa Felicidad Gonzales Muñoz en la suma de Bs. 200 que el obligado Félix Quispe Alanez debe cancelar.

Contra el fallo de segunda instancia, la demandada Felicidad Gonzales Muñoz, por escrito  cursante a folios 178 a 178 vuelta, interpone recurso de casación.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del recurso se resume lo siguiente:

La recurrente indica que el Auto de Vista le fija asistencia familiar de Bs. 200 la cual rechaza, por cuanto no cuenta con ingresos económicos, que es una persona de avanzada edad, que no puede realizar trabajo alguno, que tiene que cubrir su vestimenta, alimentación, consumo de luz y agua, y otros, siendo que su ex esposo le dejo en una situación crítica habiendo lavado ropa ajena para mantener a sus hijos, lo cual la dejo enferma de reumatismo y artritis, y que sus medicamentos tiene costos elevados, que por el contario el demandante tiene seguro renta dignidad y otros ingresos.

De conformidad a los artículos 250 y 253 del Código de Procedimiento Civil, plantea Recurso de Casación contra el Auto de Vista N° 048/2009 solicitando se modifique la Asignación de asistencia familiar a la suma de Bs. 1.500 a su favor.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Por los argumentos referidos en el recurso corresponde señalar que:

Según la doctrina procesal, el recurso extraordinario de casación tiene una doble función, de un lado unificar la jurisprudencia nacional; y, del otro la de proveer la realización del derecho objetivo, función que en la doctrina se ha denominado nomofiláctica o de protección de la ley. El recurso extraordinario de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la sentencia de segunda instancia.

Se debe tener presente que el recurso extraordinario de casación no constituye una tercera instancia, no todas las resoluciones de segunda instancia pueden ser impugnadas en casación, o dicho desde otra perspectiva, la legislación Civil Boliviana sigue el sistema de relación cerrada o “numerus clausus”, en cuanto las resoluciones recurribles de casación, de manera tal que dicho recurso únicamente procede contra las resoluciones enunciadas en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil.

Por disposición del artículo 272 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación es improcedente en los casos previstos por el artículo 262 del mismo Código Adjetivo Civil. Por su parte el artículo citado 262 en su numeral 3) del referido Código de Procedimiento Civil, dispone que el Tribunal de segundo grado tiene el deber de negar la concesión del recurso de casación y declarar la ejecutoria de la Sentencia o Auto recurrido, entre otros, cuando no se encuentre previsto en los casos señalados por el artículo 255 Ibídem. Lo cual implica que el Tribunal de casación previamente debe efectuar un juicio de admisibilidad o de procedencia del recurso, pues la apertura de la competencia del Tribunal de casación, para ingresar a resolver sobre el fondo del recurso, depende de que el recurso supere dicho juicio.

De la revisión de obrados, concretamente del memorial de apelación (fojas 147 a 147 vuelta), se entiende que la demandada concentra su reclamo sobre la no asignación de asistencia familiar la Juez Primero de Partido de Familia de Oruro, asimismo conforme a los fundamentos resumidos la recurrente en su recurso de casación  en el desarrollo de su escueto memorial, centra su pretensión recursiva sólo respecto al monto de la asistencia familiar refiriendo que rechaza el monto asignado por el Auto de Vista, esgrimiendo aspectos de su condición y estado de salud de la misma, constatando de esta manera que tales argumentos sin lugar a dudas van referidos principalmente a la determinación tanto del A quo así como del Tribunal de alzada sobre la asistencia familiar por lo que este Tribunal Supremo tiene la obligación de referirse de manera concreta a tal situación.

De lo anotado precedentemente, conforme a la jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia las mismas que comparte este Tribunal Supremo debemos señalar que las determinaciones sobre asistencia familiar, por su naturaleza, no causan firmeza y son revisables en cualquier tiempo, por cuanto la asistencia tiene entre sus caracteres el ser provisional, pues, su variabilidad está sometida a los parámetros que señala el artículo 28 del Código de Familia concordante con el artículo 148 del mismo Código, consiguientemente las resoluciones que sobre ella recaigan no son susceptibles de recurso de casación, por no estar inscritas en la previsión del artículo 255 del Adjetivo Civil, tal como lo estableció la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, entre otros, en el A.S. N° 90  de 27 de abril de 2005, y que este Tribunal Supremo comparte con los A.S. N° 588 de 29 de noviembre de 2013; y A.S. Nº 94 del 31 de mayo de 2014,  por consiguiente corresponde resolver de acuerdo a lo previsto por el artículo 271 numeral 1) y 272 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, los artículos 41 y 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 1) con relación al 262 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Felicidad Gçonzales Muñoz, contra el Auto de Vista N° 048/2009 de fecha 2 de abril de 2009, pronunciado por pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuere Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, hoy Tribunal Departamental de Justicia de Oruro de folios 172 a 174 vuelta con costas.

Se apercibe a los Vocales signatarios del fallo de segunda instancia por no haber dado cumplimiento al artículo 262 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bolivianos 1.000, que mandará hacer efectivo el A-quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase

Fdo. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Javier Medardo Serrano Llanos

Fdo. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria/Secretaria de Sala

Libro de Tomas de Razón Nº 228/2014