SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 224

Sucre: 20 de Junio de 2014.

Expediente: C-171-11-S

Proceso: Nulidad y Declaratoria de Herederos

Partes: Victor Hugo Fuentes Sanjinez c/ Justo Fuentes Abasto y otros

Distrito: Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS:

El recurso de casación en el fondo de fojas 267 a 269, interpuesto por Victor Hugo Fuentes Sanjinez, contra el Auto de Vista de 21 de junio de 2011 cursante de fojas 263 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso de Nulidad y Declaratoria de Mejor Derecho interpuesto por el ahora recurrente en contra de Justo Fuentes Abasto, José Hernando Fuentes Lazarte y Zulema Ramallo de Fuentes; los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO: (De la Relación de la Causa).-

Que, tramitada la causa, el Juez Primero de Partido en lo Civil de Quillacollo-Cochabamba emitió la Sentencia de 8 de junio de 2006 de fojas 221 a 227, por la cual se declara improbada la demanda de nulidad y declaratoria de mejor derecho de fojas 17 a 20 y probadas las excepciones perentorias.

Que, por memorial de fojas 231 a 235, el demandante interponen  recurso de apelación en contra la Sentencia de 8 de junio de 2006, y en cuya expresión de agravios refiere que el Juez a quo no se pronuncio en cuanto a los siguientes aspectos demandados: a) Declaratoria de mejor derecho propietario; b) Nulidad de la venta que hace Justo Fuentes; c) Nulidad de la complementación y aclaración de la venta; d) Cancelación de las inscripciones en Derechos Reales; e) Nulidad de la venta por incumplimiento del artículo 1007 del Código Civil; y, f) Se proceda a la ejecución del testamento.

Al respecto, la Sala Civil Primera del entonces Corte Superior del Distrito de Cochabamba emitió el Auto de Vista de 21 de junio de 2011 cursante a fojas 263 y vuelta; por el que se confirma la Sentencia de 8 de junio de 2006 con costas.

CONSIDERANDO: (Del Recurso de Casación).-

Que, la resolución de segunda instancia, motivó que el demandante, en fecha 23 de agosto de 2011, por memorial de fojas 267 a 269, interpongan recurso de casación en la forma y en el fondo, indicando que el Auto de Vista no cumple con lo señalado en el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil por cuanto en el memorial de alzada habría referido a seis extremos indebidamente considerados; detallándose éstos bajo los siguientes argumentos: a) El punto dos del Auto de Vista resulta ultra petita por cuanto no necesitaba acompañar ninguna otra prueba en su calidad de hijo reconocido conforme reza el punto dos del testamento abierto; b) En el punto tres se cuestiona el hecho de que no se haya acompañado el certificado de defunción del testador aspecto que considera innecesario al existir una escritura de venta que corrobora lo establecido en el testamento; c) En el mismo punto tres el Tribunal de alzada, sin que haya sido motivo de la alzada, hace referencia al precepto normativo previsto en el artículo 1023 del Código Civil referido al plazo para pedir judicialmente al heredero que acepte o renuncie a la herencia, aspecto que nunca fue pedido por un tercero, entonces la aceptación fue pura y simple; d) En el punto 6 el Tribunal de alzada hace referencia a la disposición de bienes invocando los artículos 1112 y 1113 del Código Civil, olvidando considerar la legítima de los hijos previsto en el artículo 1059 del mismo cuerpo normativo; asimismo explica el alcance que debería tener la interpretación de la clausula tercera frente a la octava del testamento, surgiendo la duda de ésta última en sentido de que no se establece si la calidad de Justo Fuentes Abasto es de legatario o donatario, amparándose en su condición de heredero forzoso por el hecho de que el de cujus lo habría reconocido como hijo, aspecto que constaría en la cláusula segunda del mentado testamento abierto; por otra parte se ampara en el artículo 1007 del Código Civil en lo referente a la adquisición de la herencia que es diferente para los herederos forzosos y para los simplemente legales y testamentarios. Aspectos que reitera, no se habrían emitido pronunciamiento alguno.

Motivos por los que recurre de casación: a) en la forma al amparo de lo dispuesto por el artículo 254 numeral 4 del Código de Procedimiento Civil, en razón de no haberse pronunciado sobre los puntos del recurso de apelación; y, b) en el fondo en razón de no haber revocado la venta del inmueble motivo de la litis y por tanto no haber declarado nula la venta del mismo.

CONSIDERANDO: (De los Fundamentos del Fallo Supremo).-

Que, el recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

Que, el recurso de casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales. Por ello, estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella, se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Como característica esencial de éste recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Al respecto, la uniforme jurisprudencia sentada por la entonces Corte Suprema de Justicia, así como el actual Tribunal Supremo de Justicia, se establece que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteada en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Que, cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, es por errores en la resolución de fondo o errores del litigio, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el litigio, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes, el uno, nos referimos al de fondo, está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio, y en este caso lo que el recurrente pretende es que el Auto Supremo Case la resolución recurrida y resuelva el fondo de la controversia en base a la correcta aplicación o interpretación de la ley o la debida valoración de la prueba. En cambio el recurso de casación en la forma está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva del recurrente está orientada a la nulidad de la resolución impugnada o a la nulidad de obrados.

Que, estando planteado recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, a fin de tener la coherencia correspondiente, este Tribunal considerará y resolverá en primer término lo referido a la casación en la forma, en razón a que si fueran evidentes las vulneraciones denunciadas, el fallo fuera anulatorio y por consiguiente imposibilitaría la consideración del recurso de casación en el fondo.

Que, en la forma, el recurrente señala que conforme prevé el artículo 254 numeral 4 del Código de Procedimiento Civil, el Tribunal de alzada no se habría pronunciado sobre los puntos de la apelación referidos a los reiterados en el recurso de casación, incumpliendo el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto considera que el mismo no se habría pronunciado sobre los agravios expresados en el recurso de apelación; al respecto se advierte que en el caso de Autos, el Tribunal de alzada previamente a examinar y resolver el recurso de apelación, cumplió con su deber de revisión de antecedentes a fin de verificar la correcta tramitación del proceso y al encontrar aspectos sustanciales no advertidos por el inferior, orienta su fundamentación argumentativa en aspectos que hacen a la institución jurídica referida a la apertura de sucesión, por su parte resuelve la expresión de agravios bajo los elementos advertidos como omitidos por lo que no encuentra fundamento para cambiar la esencia del fallo apelado, confirmándolo plenamente; aspecto concordante con el principio de verdad material que conforme el artículo 180 de la Constitución Política del Estado, es uno de los principios que fundamenta a la jurisdicción ordinaria; es así que la jurisprudencia ha establecido que el principio de verdad material abarca la obligación del juzgador, al momento de emitir sus resoluciones, de observar los hechos tal como se presentaron y analizarlos dentro de los acontecimientos en los cuales encuentran explicación o que los generaron; de ello, se infiere que la labor de cumplimiento de este principio, refiere a un análisis de los hechos ocurridos en la realidad, anteponiendo la verdad de los mismos antes que cualquier situación, aunque, obviamente, sin eliminar aquellas formas procesales establecidas por la ley, que tienen por finalidad resguardar derechos y garantías constitucionales.

El ajustarse a la verdad material, genera la primacía de la realidad de los hechos sobre la aparente verdad que pueda emerger de los documentos; aplicando este principio, debe prevalecer la verificación y el conocimiento de éstos, sobre el conocimiento de las formas. El principio consagrado por la Constitución Política del Estado, exige además a los litigantes y a los abogados que los patrocinan, lealtad procesal e idoneidad profesional, debida precisamente a que sus actuaciones y pretensiones deben encontrar pleno respaldo en la realidad fáctica.

Consecuentemente, al no advertirse vulneración a las denuncias expresadas por el recurrente, corresponde considerar el recurso de casación en el fondo, mismo que de su contenido el recurrente indica que el mismo es planteado en razón de que el Tribunal de alzada al no haber revocado en el Auto de Vista, la venta, la complementación y aclaración de venta; asimismo la declaratoria de mejor derecho; aspectos que no guardan correspondencia con la exigencia del artículo 258 numeral 2 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto todo recurrente debe fundar su impugnación en lo substancial, en cualquiera de las causa que establece el artículo 253 del mismo cuerpo legal, no habiendo fundamentado ni explicado en qué consiste la violación, errónea interpretación o indebida aplicación de esta preceptiva, aspectos que denotan la impropiedad e imprecisión del recurso, el mismo que no tiene materia para una decisión de puro derecho; por lo mismo y a fin de no restringir el acceso a la justicia de la revisión inextensa del recurso de casación no se advierte elemento implícito o disperso en el recurso de casación en el que pueda advertirse vulneración alguna a los casos descritos en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en el artículo 271 numerales 1 y 2 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, y en aplicación de los artículo 272 numeral 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo e INFUNDADO el recurso de casación en la forma de fojas 267 a 269, interpuesto por Victor Hugo Fuentes Sanjinez. Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 1000.-

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Javier Medardo Serrano Llanos

Fdo. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria/Secretaria de Sala

Libro de Tomas de Razón Nº 224/2014