SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 190

Sucre: 27 de mayo de 2014.

Expediente:        T-18-09-S

Proceso: Usucapión

Partes: Marcial Cruz c/ Jorge Ramos  y Rodolfo Camacho Obed

Distrito: Tarija

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I. VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fojas 469 a 470 interpuesto por Marcial Cruz, contra el Auto de Vista Nº 49 de fecha 6 de mayo de 2009, cursante de fojas 463 a 465 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso ordinario, sobre usucapión, seguido por el recurrente, contra Jorge Ramón y Rodolfo Diego Camacho Obed; los antecedentes procesales, y:

II. CONSIDERANDO: Que, tramitada la causa, el Juez de Sentencia  de Entre Ríos, Capital de la Provincia O`Connor del Departamento de Tarija declara improbada la demanda de fojas 41 y vuelta, su modificación y ampliación de la demanda de fojas 199 y vuelta, y probada la demanda reconvencional de fojas 210 a 212 vuelta ordenando al señor Marcial Cruz, desocupar y reintegrar el terreno y vivienda a los hermanos Jorge y Rodolfo Camacho Obed, quienes deberán reconocer al señor Marcial Cruz los gastos que hubiese realizado en el inmueble que no constituyan mejoras necesarias para la conservación y uso del mismo. Sin costas con relación a Jorge Ramón Camacho Obed al existir reconvención, con costas con relación al Sr. Rodolfo Diego Camacho Obed.

En grado de apelación deducida por Marcial Cruz, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, mediante Auto de Vista Nº 49 de fecha 6 de mayo de 2009, cursante de fojas 463 a 466 vuelta, confirma la Sentencia de fojas 425 a 435 vuelta. Con costas en ambas instancias.

La resolución de segunda instancia, motivó que Marcial Cruz, mediante memorial de fojas 469 a 470, interponga recurso de casación en el fondo.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso:

El recurrente manifiesta sustentar su recurso de casación en el fondo, en aplicación de lo dispuesto por el artículo 250, 251, 252 y 253 del Código de Procedimiento Civil bajo el siguiente argumento. 

1. Denuncia la interpretación errónea del artículo 87 del Código Civil, que expresa, que para que exista posesión deben existir simples actos que denotan la atención de tener sobre ella el derecho de propiedad es decir sólo deben existir simples actos, simplemente hechos, sucesos o cualquier situación que denoten el derecho propietario sobre el bien inmueble que pretende usucapir, actos estos que han existido durante toda la sustanciación de la causa pero fue interpretado esta norma en forma errónea.

2. Arguye que se demostró con la prueba documental, pericial, confesión del demandante e inspección judicial realizada al inmueble, que Jorge Camacho Obed perdió la posesión.   

Finaliza su recurso solicitando se dicte auto supremo casando el auto de vista y se declare probada la demanda principal y se le establezca el derecho propietario a su favor.

3.2 Contestación al recurso de casación:

Jorge y Rodolfo Camacho Obed en la contestación al recurso manifiestan que el recurso de casación interpuesto por Marcial Cruz, no cita clara y correctamente la ley violada o aplicada erróneamente, tampoco se especifica en qué consiste la violación o falsedad, siendo este un requisito esencial del recurso de casación conforme el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, tal como señala el Auto Supremo Nº 90 de fecha 28 de febrero de 2002.

3.3 Fundamentos del fallo:

En principio debemos entender  que la usucapión es un modo de adquirir la propiedad de una cosa por la posesión de la misma durante un tiempo prolongado. Existen dos clases, la quinquenal u ordinaria y la extraordinaria o decenal. Esta última se rige por la norma prevista por el artículo 138 del Código Civil, que establece como condición o requisito indispensable la posesión continuada durante diez años. Partiendo del principio "sine possesione usucapio contingere non potest" -"sin la posesión no puede tener lugar a usucapión alguna"-, el artículo 87 (noción) del igual Código, señala que la posesión consiste en el poder de hecho ejercido sobre una cosa mediante actos que denotan la intención de tener sobre ella el derecho de propiedad. Pero para hablar de posesión, es menester la existencia de dos elementos constitutivos, uno objetivo, el otro subjetivo: a) el corpus possessionis, es decir, el poder de hecho del sujeto sobre la cosa, el elemento material de la posesión, y b) el ánimus possidendi (elemento espiritual) o intención de actuar por su propia cuenta o de alegar para sí un derecho real sobre la cosa. Es preciso que ambos elementos coexistan al mismo tiempo, empero cuando alguien tiene el mero poder de hecho pero no está acompañado del ánimus o sea reconoce una situación preferente de otro respecto de la cosa, se perfila un fenómeno diverso de la posesión, que se llama detentación. En este caso cuando se ha comenzado a ejercitar el poder de hecho como detentación, ese poder no puede ser transformado en posesión, a menos que el título del poder de hecho llegue a modificarse.

En el sub lite según la prueba de cargo y descargo producida en el presente proceso, se ha demostrado que el demandante Marcial Cruz, ingreso a vivir a la vivienda en calidad de trabajador del Sr. Rodolfo Camacho Mendoza dueño del terreno, no habiendo estado en calidad de poseedor con ánimo de dominio, toda vez que ingreso a la casa en calidad de ocupante, lo que hace ver que existían propietarios quienes habitan el mismo; tomando en cuenta el terreno que se pretende usucapir es una fracción de todo el inmueble que corresponde al aserradero San Jorge, el mismo que se encuentra en pleno funcionamiento, siendo dueños del predio y del negocio los Sres. Jorge y Rodolfo Camacho Obed quienes tienen el dominio del bien a ocupar demostrando que Marcial Cruz era simplemente detentador del bien.

En consecuencia, quien comenzó siendo detentador no puede adquirir la posesión mientras no cambie su título, máxime si los actos de tolerancia no pueden servir de fundamento para adquirir la posesión, tal como previenen los articulo 89 y 90 del Código Civil. Por lo que el pretensor no cumplió con el elemento espiritual o "ánimus" de dueño para ser considerada la posesión. De lo expuesto, se infiere con meridiana claridad que no hay violación en el Auto de Vista recurrido del artículo 87 del Código Civil, y al contrario, denota una correcta aplicación junto a la preceptiva legal que se cita en esta resolución.

En cuanto a la valoración de los medios probatorios, conforme las previsiones contenidas en los artículos 1286 del Código Civil, 397 y 476 de su Procedimiento, los Tribunales de grado se hallan facultados para valorar la prueba de acuerdo a su prudente criterio o sana crítica, por esa facultad privativa conferida en virtud de la ley y que es incensurable en casación, a menos que, como expresa el artículo 253 numeral 3) del igual adjetivo, hubieran incurrido en error de derecho o de hecho.

En el caso específico de la valoración de la prueba se tiene que los Tribunales de instancia, apreciaron los medios probatorios, dentro de los marcos y reglas de la sana crítica, entendiéndose por ésta como una categoría intermedia que no tiene rigidez de la prueba legal ni la excesiva liberalidad de la conciencia, con la facultad incensurable que les confiere precisamente las normas acusadas de infringidas, vale decir, los artículos 1286 y 476 del Código Civil y de su Procedimiento respectivamente, por lo que se concluye que la prueba aportada a obrados ha sido valorada en su conjunto, sin que los Tribunales de instancia hubieran infringido o vulnerado ninguna norma legal.

En suma las argumentaciones vertidas por el recurrente, no enervan los fundamentos del fallo recurrido ni configuran la causal del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, invocado como base del recurso de casación en el fondo en examen.

En mérito de las consideraciones precedentes, y con relación a las denuncias respecto de las cuales el Tribunal apertura competencia, corresponde resolver conforme a lo dispuesto por los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1 La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por  la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fojas 469 a 470, interpuesto por Marcial Cruz. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria / Secretaria de Sala

Tomas de Razón N190/2014