SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 171

Sucre: 7 de mayo de 2014.

Expediente:        SC-94-09-S

Proceso: Usucapión

Partes: Lucio Cussi Gonzales c/ Francisco Rojas Maldonado y otros

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1.- El recurso de casación interpuesto por Hugo Antelo Zankys, de fojas 144 a 145 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 70 de fecha 12 de marzo de 2009, de fojas 140 a 141 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, en el proceso ordinario doble sobre usucapión, seguido por Lucio Cussi Gonzales en contra de Francisco Rojas Maldonado y presuntos propietarios, la contestación, los antecedentes y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del Proceso.- Mediante sentencia de fecha 3 de septiembre de 2008, cursante de fojas 111 a 114, se declaró probada la demanda principal, cursante de fojas 12  y vuelta, e improbada la demanda reconvencional de fojas 44 a 46, y en consecuencia se declaró a Lucio Cussi Gonzales propietario del inmueble ubicado en el barrio Banzer, calle 16 de julio de la Villa Primero de Mayo, U.V. Nº 100, Mz. 29, lote Nº 28, con una superficie de 450 Mts.2; dispuso además que se le extienda testimonio y la cancelación parcial del derecho de propiedad que en su mayor extensión le corresponde al demandado Hugo Antelo Sankys, sin costas.   

Que, en grado de apelación, interpuesto por Hugo Antelo Sankys, cursante de fojas 116 a 117, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, por Auto de Vista de fecha 12 de marzo de 2009, se confirmó la sentencia apelada. 

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 144 a 145 vuelta, Hugo Antelo Zankys, interpone recurso de casación, que se compendia a continuación.

III.  CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- Se denuncia la violación de los artículos 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, alegándose que se hace una narración, sin analizar los conceptos doctrinarios. Que no es posible que el Juzgador de primera instancia no haya tomado en cuenta que existen dos demandas y lamenta  que la sentencia no sea motivada, que no es correcto que no considere su demanda reconvencional y que en la parte resolutiva de la misma no se pronuncia. 

Denuncia error de hecho y de derecho en la valoración de las pruebas, haciendo referencia  al plano individual, certificado de tradición, cartas de cobranza y conminatorias realizadas, plano general de la urbanización, certificado alodial, tradición específica de su derecho propietario. Añade que las declaraciones testificales de los testigos de cargo son contradictorias y ambiguas ya que no coinciden exactamente en el año de ingreso al terreno y concluye aseverando que el juzgador ha incurrido en error de hecho y de derecho en la apreciación de las pruebas. También asevera que no se considera sus títulos inscritos en Derechos Reales y que el derecho de reivindicación es imprescriptible.

Que esos hechos expuestos en su apelación no fueron considerados de manera válida por el Tribunal de alzada, puesto que reconoce sus títulos pero en su resolución otorga derechos a una persona que no tiene títulos, menos un derecho subjetivo.

Finalmente pide que se “case el auto de vista apelado” y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda principal y probada la demanda reconvencional.

3.2. Contestación al Recurso de Casación.- Mediante escrito cursante de fojas 147, Lucio Cussi Gonzales, contesta al recurso de casación, pidiendo que sea declarado infundado

3.3. Fundamentos del Fallo.- De principio corresponde  precisar que en este caso se ha tenido presente el entendimiento establecido en la sentencia Constitucional Nº 2210/2012, de 8 de noviembre respecto al cumplimiento de los requisitos previstos por el artículo 258 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil.

Con relación a los defectos de procedimiento.- El recurrente denuncia la violación de los artículos 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, lo cual no es cierto, pues el Juez a quo no solo ha relacionado la causa sino se ha expedido sobre las pruebas producidas por las partes, efectuando la valoración correspondiente; y tampoco es cierto que no se haya considerado su reconvención y  que no exista pronunciamiento en la parte resolutiva, pues como se advierte el Juez a quo dispuso “ se DECLARA IMPROBADA la demanda reconvencional que se tiene formalizada en el memorial de Fs. 44 a 46 por el demandado Hugo Antelo Sankys…” , de lo cual resulta que es falsa la denuncia de omisión de pronunciamiento.

Con relación a la valoración de la prueba.- Por regla general, la definición de los hechos de la causa, que implica la apreciación de la prueba producida en la  tramitación de la causa, es atribución exclusiva de los jueces de instancia, la cual es incensurable en casación; de manera tal que solo por vía de excepción es posible la revisión de la apreciación probatoria cuando se denuncia error de derecho o error de hecho en su apreciación, cumpliendo los requisitos que impone el artículo 253-3) del Código de Procedimiento Civil.

La actividad valorativa del Juez se efectúa en dos fases; la primera de contemplación objetiva o material de la prueba; y la segunda llamada fase de contemplación jurídica de la prueba. Los errores de valoración en los que incurre el Juez en la primera fase son los errores de hecho; en cambio los errores de derecho corresponden a la segunda fase de valoración.

Estos errores de valoración probatoria son formas indirectas de la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de las normas sustantivas que han servido de fundamento en los fallos de instancia.

El error de hecho en la apreciación de la prueba puede presentante en tres modalidades: Por preterición, que tiene lugar cuando se ha omitido apreciar una o varias pruebas incorporadas válidamente al proceso; por suposición, que se presenta cuando se da por existente una prueba que no cursa dentro del expediente o da por probado un hecho sin respaldo probatorio; y por distorsión o alteración del contenido, que se da cuándo se aprecia erróneamente el contenido de la prueba, dándole al medio un significado distinto o contrario al que éste indica, según señala el doctrinante Humberto Murcia Ballén (Recurso de Casación Civil).

Para la consideración casacional, es necesario que el error de hecho se presente como manifiesto y trascendente; es decir que su individualización y prueba deben aflorar sin mayores esfuerzos raciocinios o elucubraciones, y por otro lado dicho error debe  constituir la causa por la cual se ha tomado decisiones contrarias a lo que dispone la norma sustantiva violada indirectamente; por ello, si la prueba admite dos o más interpretaciones que no sean contrarias a las reglas de la sana crítica, el error de hecho se descarta.

En torno a la prueba documental aludida, el recurrente se limita a mencionarla sin poner en evidencia en que consiste el error manifiesto y transcendente ya sea relativo a la pretensión principal o a la reconvencional. Respecto a la prueba testifical, alega que son contradictorias y ambiguas porque no coinciden con el año de ingreso al terreno, pero no acredita de qué manera ello afectaría la acreditación sobre el tiempo de la posesión que prevé la ley para usucapir.

Finalmente el recurrente hace referencia a que su título de propiedad estuviera registrado en Derechos Reales y se queja de que se otorgue derechos a una persona que no tiene títulos. Lo que el recurrente debiera tener presente es que la usucapión decenal o extraordinaria, prevista en el artículo 138 del Código Civil, es un modo lícito de adquirir el derecho de propiedad que produce doble efecto; adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, pues  si bien es cierto que el derecho de propiedad, por regla no se extingue por falta de ejercicio, sin embargo por vía de excepción opera la extinción de dicho derecho propietario precisamente por efecto de la usucapión, que impide la ulterior reivindicación, conforme previene el artículo 1454 del Código Civil, cuando señala  lo siguiente “La acción reivindicatoria es imprescriptible, salvo los efectos que produzca la adquisición de la propiedad por otra persona en virtud de la usucapión” ( las negrillas son de las suscritas Magistradas).

También debiera tener presente que en la usucapión extra ordinaria el usucapiente pretende que el juez declare que adquirió el derecho de propiedad por efecto de la posesión hábil ejercida por diez años, para luego obtener un justo título que le permita ejercer íntegramente ese derecho propietario adquirido, en cuyo caso el título de dominio del anterior propietario deja de ser un justo título, pues, por efecto de la usucapión, desaparece la causa idónea generadora de su derecho.

En suma no son ciertas las denuncias formuladas en el recurso de casación, razón por la cual corresponde resolver conforme a lo previsto por los artículos 271- 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por  la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fojas 144 a 145 vuelta, interpuesto por Hugo Antelo Zankys, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500 que mandará a pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria /Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 171/2014