SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 153

Sucre: 6 de mayo de 2014.

Expediente: B-16-09-S

Proceso: Cumplimiento de Obligación

Partes: Jorge Valdivia Destre c/ Empresa “Hermanos Cárdenas” S.R.L.

Distrito: Beni

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 108 a 114, interpuesto por Christian Cárdenas Guzmán en representación de la Empresa “Hermanos Cárdenas” S. R. L., contra el Auto de Vista Nº 175 de fecha 19 de diciembre de 2008, cursante a fojas 98 a 99, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, dentro del proceso ordinario sobre CUMPLIMIENTO DE OBLIGACION, seguido por Jorge Valdivia Destre contra la empresa recurrente, los antecedentes del proceso, el auto de concesión del recurso de fojas 116; y,

CONSIDERANDO I:

DE LOS ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que durante la tramitación de la causa, la Juez de Partido Mixto de Riberalta, emitió sentencia de fecha 2 de septiembre de 2008, cursante a fojas 61 a 63 de obrados, declarando PROBADA la demanda, en consecuencia ordena a la Empresa de Alimentos del Amazonas Boliviano “Hermanos Cárdenas” S.R.L., representada por Juan Alberto Peñarrieta Alpire cancele a Francklin Valdivia Leigue la suma de Bs. 84.433.-, otorgándosele el plazo de 15 días para su cumplimiento a partir de la ejecutoria de la presente sentencia.

Que, en grado de apelación incoada por Christian Cárdenas Guzmán en representación de la Empresa “Hermanos Cárdenas” S.R.L., la Sala Civil de la Corte Superior de Distrito Judicial de Beni, confirma la sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

CONSIDERANDO II.-

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION: Resolución de segunda instancia que dio lugar a la interposición de recurso de casación en el fondo y la forma, resumido de la siguiente manera:

Casación en el Fondo.- Señala el recurrente que el proceso se ha ventilado con una serie de irregularidades, interpretando erróneamente los artículos 809, 810 y 811 del Código Civil, aceptando a un supuesto representante, con poder insuficiente que carece de validez, pues se trata de un poder especial y no general. También indica, que hubo aplicación indebida del artículo 1297 del Código Civil, pues el “papelito” reconocido como si fuera un documento, no portaba la firma del representante legal de la empresa.

Continúa manifestando que se violaron los artículos 203, 204 inciso 3) y 163 del Código de Comercio, asimismo que existió errónea valoración de las pruebas, empezando con el documento reconocido y posteriormente el certificado de Fundempresa, que no los consideraron, provocando indefensión a la empresa que representa.

Casación en la forma.- Indica que hubo violación del artículo 120, 61 y 127 del Código de Procedimiento Civil, que al señor Juan Alberto Peñaranda Alpire se lo notifica, no se lo cita con la demanda, al igual que a la empresa, coartando el derecho a la defensa de la empresa, debiendo en aplicación de los artículos 127 II y 128 del mismo cuerpo de leyes citar al representante legal de la empresa, que recae en su persona.

Sigue señalando que el auto de vista violó el artículo 197 del Código de Comercio y 353 del Código de Procedimiento Civil, al haberse modificado los sujetos procesales, pues no se aceptó su personería jurídica y porque el proceso se lo inicia en contra de Juan Alberto Peñarrieta, estableciéndose los puntos a probar no contra la empresa, sino contra persona natural.

También acusa de violación de los artículos 194, 220 y 252 del Código de Procedimiento Civil y 15 de la Ley de Organización Judicial.

Termina su memorial diciendo que, interpone su recurso de casación contra el auto de vista N° 175/2008, que una vez corridos los trámites de ley se admita y se deje sin efecto el auto de vista impugnado, pidiendo se case el auto recurrido en todas sus partes por haber infringido la ley, y en aplicación del artículo 15, 247 de la LOJ, declare la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO III.-

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN: Como es de amplio conocimiento, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedido para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por la ley y podrá ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, recursos que deben reunir requisitos tanto de forma como de fondo para ser atendible, debiendo ser claro y preciso con sujeción al imperativo mandato del artículo 258 numeral 2) del ya citado procedimiento civil. No bastando citar leyes como presuntamente violadas, sino que es menester fundar en qué consiste la violación, la errónea interpretación o la indebida aplicación en que habría incurrido el tribunal ad quem, debiendo además expresar cómo y de qué manera debía aplicarse la preceptiva que sirvió de marco legal para la decisión.

Si el recurso se lo plantea en el fondo debe circunscribirse los hechos denunciados a las tres causales de procedencia establecidas en el artículo  253 del Código Adjetivo Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba él, o los recurrentes tienen la obligación de acreditar la existencia de error de hecho -que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico- o errores de derecho -que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto, toda vez que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación y su finalidad es la casación del auto de vista recurrido y el pronunciamiento sobre el fondo del litigio, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. Por otra parte, si se interpone el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad propiamente dicho, debe alegarse la nulidad en una de las causales previstas por el artículo 254 del citado Código Adjetivo, sin que en esa fundamentación se incluyan circunstancias referidas al fondo del asunto por ser un recurso independiente del primero y persigue la anulación de la resolución recurrida o del proceso hasta el vicio más antiguo.

En autos, el recurso de casación que se analiza es planteado como de casación en el fondo y en la forma, empero, si bien se discrimina la fundamentación de ambos, no se da cabal y estricta observancia a lo establecido en el numeral 2) de referido artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, por lo siguiente:

Lo examinado evidencia que si bien el recurrente ha citado las normas jurídicas que en su criterio han sido violadas, erróneamente interpretadas o inaplicadas, como señala, sin embargo no fundamenta, ni concreta ni precisa, de acuerdo al ya referido artículo 258 numeral 2) del Adjetivo civil, de cuya norma, de acuerdo a la uniforme jurisprudencia, no basta citar la ley o leyes supuestamente infringidas para la procedencia del recurso de casación, pues es imprescindible sostener en forma razonada y jurídicamente probada en qué consiste la violación, la falsedad, o error, todo lo cual constituye una carga de cumplimiento ineludible que posibilite la apertura de la competencia del Tribunal Supremo, a fin de que éste ingrese a analizar las causales invocadas por el recurrente para, en su caso, si se las halla fundadas debidamente, decidir conforme a los artículos 274 o 275 del ya señalado Código de Procedimiento Civil.

Que el recurrente, no obstante sus ampulosas argumentaciones, no adecua debidamente su reclamo a las causales de procedencia tanto del recurso de casación en la forma como en el fondo, expresamente previstas en los artículos 253 y 254 del Código Procedimiento Civil, con desconocimiento de la distinta naturaleza jurídica que revisten y fines que persiguen ambos institutos, que responden a dos realidades procesales diferentes, confundiendo el recurrente al formular su planteamiento con la cita indiscriminada de los “…artículos 250, 251, 252, 253, 254, 255, 257 y ss del Código de Procedimiento Civil…” en los que dice apoyarse para interponer recurso de casación El recurrente no cumplió con la carga procesal anteriormente descrita, limitándose a denunciar aplicación indebida del artículo 1297 del Código Civil, relacionándolo con una errónea apreciación de los medios probatorios, sin especificar si esta mala valoración se ha debido a errores de hecho o derecho en la apreciación de la prueba, y siendo así el recurrente estaba obligado especificar en el primer caso, los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, a demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos, aspecto que no ha ocurrido en el presente caso.

Por otro lado, el recurrente también omitió precisar las causales de casación en el fondo, enumeradas en los numerales 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, es más ni siquiera hace alusión a estos tres ordinales limitándose a anotar de manera general el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, sin sus correspondientes causales, del mismo modo, olvida  identificar en cuál o en cuáles de las siete causales de casación en la forma ampara su recurso de nulidad, haciendo una simple mención al artículo 254 del tantas veces reiterado Código Adjetivo Civil, descuidando de esta manera, adecuar su reclamo a las causales de procedencia para uno u otro de dichos recursos expresamente previstos en los artículos citados supra, para que se abra la competencia del Tribunal y sea posible analizar la existencia de errores in judicando que constituye materia de estudio del recurso de casación en el fondo o de errores in procedendo que constituye materia de estudio del recurso de casación en la forma, respectivamente.

Por último, como corolario, se tienen que el recurrente con total desconocimiento de lo que es un recurso de casación concluye con una petición contradictoria, al solicitar que el Supremo Tribunal "…ADMITA el recurso planteado y; se deje sin efecto el Auto de Vista N° 175/2008, ahora impugnado, estableciendo la doctrina y la Ley aplicable, sea un acto de justicia y con las formalidades de ley, pido se CASE el auto recurrido en todas sus partes por haber infringido la ley, y en aplicación del artículo 15, 247 de la LOJ, declare la nulidad de obrados hasta el vicio mas antiguo,…”. Las formas de resolución de un recurso, como ya se mencionó, están establecidas por el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil y cuando el tribunal se pronuncia por la casación, "fallará en lo principal del litigio, aplicando las leyes conculcadas", como dispone el artículo 274 del mismo Procedimiento. En cambio, según el siguiente artículo 275, "se anulará el proceso reponiéndolo hasta el vicio más antiguo" o se anulará llanamente, en los casos 4 y 5 del artículo 254. Por consiguiente, no se puede pedir se deje sin efecto el auto de vista, se case el mismo auto recurrido, para anular obrados hasta el vicio más antiguo, esto por tratarse de formas de resolución excluyentes, que deben planteárselas por separado y porque el artículo 328 del precitado Código Procesal, prohíbe plantear peticiones contrarias entre sí.

El Tribunal Supremo, es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que se castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Christian Cárdenas Guzmán en representación de la Empresa “Hermanos Cárdenas” S. R. L., contenidos en el memorial de fojas 108 a 114, sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria /Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 153/2014