SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 142

Sucre: 30 de abril de 2014.

Expediente:        LP 30 09 S

Proceso: Resolución de Contrato

Partes. Javier Alfonso Valderrama  A. y otra c/ Clovis Herboso Torres y otros

Distrito: La Paz  

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1.- El recurso de casación, interpuesto por Bertha del Rosario Candia, de fojas 301 a 302 vuelta, y el recurso de casación, interpuesto por Bertha del Rosario Candia de Herboso, por si y en representación de su esposo Clovis Julián Herboso Torres y la Empresa Constructora e Inmobiliaria Famher S.R.L, cursante de fojas 345 a 352, contra el Auto de Vista Nº 337 de fecha 9 de septiembre de 2008, de fojas 296 a 297, pronunciado por la Sala Civil Primera, de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, en el proceso ordinario sobre resolución de contrato, seguido por Javier Alfonso Valderrama Abastoflor y Ángela  Virginia Vidaurre Iporre, en contra de los recurrentes, la contestación, los antecedentes y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del Proceso.- Mediante sentencia de fecha 6 de octubre de 2007, cursante de fojas 217 a 220 vuelta de obrados, pronunciado por el Juez de Partido Noveno en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, se declaró probada en parte la demanda de fojas 4 - 5 vuelta, y en consecuencia se declaró resuelto el contrato privado de compraventa de dos lotes de terreno de 471,36 Mts.2 y 412,83 Mts.2 los que estarían situados en la manzana “B”, de la urbanización “Las Terrazas”, de la zona de Calacoto, lotes 7 y 3 respectivamente suscrito el 19 de agosto de 2000, cursante de fojas 2 a 3, y ordenó a los demandados Clovis Hervoso Torres y Bertha Candia de Hervoso, restituir el monto de $us. 8.000 y pagar los daños y perjuicios causados a causa del incumplimiento, mandando su calificación  a ejecución de sentencia.  

Que, en grado de apelación, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, por Auto de Vista de fecha 9 de septiembre de 2008, se anuló obrados hasta fojas 47 vuelta, inclusive. 

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 301 a 302 vuelta, Bertha del Rosario Candia, interpone recurso de casación, y por escrito de fojas 345 a 352 vuelta, la propia Bertha del Rosario Candia de Hervoso, por si y en representación de su esposo Clovis Julián Hervoso Torres y de la Empresa Constructora e Inmobiliaria Famher S.R.L., interpone recurso de casación en la forma y en el fondo.

III.  CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- En el recurso de casación de fojas 301 a 302 vuelta, se denuncia la violación de los numerales I y II del artículo 16 de la Constitución Política del Estado, dado que el Tribunal de alzada solo lo revisa en la forma y no en el fondo del asunto y se refiere luego precisamente a la prueba que presentó, a la excepción previa que presentó, luego hace referencia a la notificación con la concesión extemporánea de su recurso de apelación, señalando que constituye un vicio de nulidad insalvable, dispuesto por el artículo 31 de la Constitución Política del Estado. Luego transcribe el artículo 220 del Código de Procedimiento Civil y añade que el hecho ( notificación de la sentencia) para los demandantes fue en fecha 22 de noviembre de 2007, que la apelación se presentó el 24 de enero de 2008, 60 días después de la notificación con la sentencia y que se notificó con la apelación en fecha 30 de enero del 2008, y luego alude al memorial de respuesta, haciendo notar que dicho memorial no constituye apelación de su parte, y concluye aseverando que se habría hecho resucitar la sentencia, ya que fue automáticamente ejecutoriada. También hace mención del considerando III ( del Auto de Vista) y se queja que no se haya visto su denuncia  de los memoriales  de “fechas” 199, 200, 203”; que se denunció la actitud prepotente del Juez a quo, y se queja de que el Tribunal ad quem le haya impuesto la multa con la suma irrisoria de Bs. 50, mientras que su Empresa y sus personas tienen pérdidas millonarias. Y concluye  señalando “Y o así dándose la nulidad absoluta del proceso dispuesta por el artículo 31 de la Constitución Política del Estado y el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil según lo solicitado en nuestro petitorio.

Finalmente hace referencia al artículo 6, numeral I y II de la Constitución Política del Estado, en concordancia con los artículos 7, 6 y 8 de la Declaración universal de los derechos humanos. Luego menciona que el artículo 31 de la Constitución Política del Estado, establece que son nulos los actos de los que usurpen funciones que no les competen, así como los actos de los que ejerzan jurisdicción o potestad.

En el escrito de fojas 345 a 352, la recurrente, invocando representación de su esposo Clovis Julian Hervoso Torres y de la Empresa Constructora e inmobiliaria Famher S.R.L., reitera su recurso de casación que dice que interpuso en el fondo y en la forma, en los términos consignados en dicho escrito.

3.2. Contestación al Recurso de Casación.- Mediante escrito cursante de fojas 307 a 308 vuelta, Javier Alfonso Valderrama Abastoflor y Ángela Virginia Vidaurre Iporre, contestan al recurso de casación señalando que la codemandada Bertha Candia de Hervoso perdió el derecho de interponer recurso por no haber apelado y que incumple lo previsto por el artículo 258-2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, pidiendo que sea declarado improcedente o en su caso infundado

3.3. Fundamentos del Fallo.- Según la  doctrina procesal, el recurso extraordinario de casación tiene doble función, de un lado unificar la jurisprudencia nacional; y, del otro, la de proveer la realización del derecho objetivo, función que en la doctrina se ha denominado nomofiláctica o de protección de la ley.

El Tribunal de casación, respecto al recurso de casación, ya sea en la forma o casación en el fondo, efectúa dos juicios; el juicio de admisibilidad o procedencia del recurso de casación, lo cual implica verificar el cumplimiento de los requisitos impuestos por ley; y luego, en caso de que dicho recurso supere dicho juicio de procedencia, realiza el juicio de fundabilidad del recurso, pronunciándose sobre el fondo de las denuncias, ya sea que se trata del recurso de casación en la forma o del recurso de casación en el fondo o en ambos. Respecto el juicio de procedencia implica, verificar que no se presente alguna de las causales de improcedencia, previstas en el artículo 272 del Código de Procedimiento Civil. Precisamente dicha norma legal, dispone: “(Recurso improcedente). Se declarará improcedente el recurso, con costas:

1)        En los casos previstos por el artículo 262, con apercibimiento al tribunal o juez de alzada por no haber dado cumplimiento al mandato de dicho artículo.

2)        Cuando el recurrente no hubiere cumplido con el mandato del inciso 2 del artículo 258.

3)        Cuando el recurrente no hubiere intervenido en las instancias o careciere de representación legal.”

Por su parte el artículo 262 del propio Código de Procedimiento Civil, prevé: “(Competencia para negar la concesión del recurso). El tribunal o juez de segundo grado deberá negar la concesión del recurso de casación y declarar ejecutoriada la sentencia o auto recurrido, en los siguientes casos:

1)        Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término.

2)        Cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso de este recurso ordinario.”

Conforme se puede evidenciar del contenido de las normas  legales en examen, la improcedencia del recurso de casación, obedece a varias causales; entre ellas, las siguientes:

Por disposición del artículo 272-1) del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación es improcedente en los casos previstos por el artículo 262 del mismo Código Adjetivo Civil; entre tales casos se encuentra la prohibición del salto de instancia, a la que se refiere el inciso 2) al señalar “…cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso del recurso ordinario”. En torno a esta causal corresponde aclarar que se refiere a los casos en los cuales el Auto de Vista confirma totalmente la sentencia, pues para el caso de que el fallo de segunda instancia modifique una parte de la resolución (con la que pudo haber estado de acuerdo el recurrente) o anule llanamente la sentencia o se anule obrados, el recurso de casación es procedente, pues un razonamiento distinto implicaría denegar indebidamente el acceso a la justicia.

Luego el inciso 2) del artículo 272 del Código de Procedimiento Civil, se refiere a la causal de improcedencia por defectuosidad del recurso, de manera tal que el recurso deviene en improcedente “Cuando el recurrente no hubiere cumplido con el mandato del inciso 2) del artículo 258”. En torno a la verificación de este requisito,  el Tribunal Constitucional, en la Sentencia Nº 0001/2013-L, de 4 de enero de 2013, señala “el Tribunal de casación previo a la resolución de la problemática planteada debe verificar el cumplimiento de los requisitos previstos por el artículo 258 del citado Código, conforme se expuso en el Fundamento Jurídico III.5.1, pues dicha labor no hace más que plasmar el principio de legalidad previsto por el artículo 180.I de la CPE; desarrollado en la SC 1639/2010-R de 15 de octubre, que reiterando el entendimiento asumido en la SC 062/02 de 31 de julio, mencionó: “Que, el principio de legalidad en su vertiente procesal (garantía jurisdiccional), tiende a garantizar que nadie pueda ser sancionado sino en virtud de un proceso desarrollado conforme a las reglas establecidas en el procedimiento en cuestión, en el que se respeten las garantías establecidas por la ley…”. Así, para el cumplimiento de los fines previstos para el recurso de casación es necesario que el recurso planteado precise la ley o las leyes que se consideran violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, de ser posible en una redacción clara y didáctica para evitar que el Tribunal de casación se aparte de los puntos cuestionados, conforme prevé el artículo 258 inciso 2) del CPC, ya que sólo de esta manera se podrá delimitar el accionar del Tribunal de alzada y exigir luego el pronunciamiento sobre cada uno de los puntos que fueron cuestionados por las partes -pertinencia de las resoluciones judiciales conforme se desarrolló en el Fundamento Jurídico III.5.1 del presente fallo-; es decir, el deber de las autoridades demandadas de pronunciarse sobre lo resuelto por el inferior y los fundamentos expresados en el recurso de casación…”

Finalmente el inciso 3) del artículo 272 Ídem, establece como causal de improcedencia cuando el recurrente no hubiere intervenido en las instancias o careciere de representación.

El caso en examen.- Respecto al recurso de Bertha del Rosario Candia, corresponde una previa y necesaria puntualización. No se considera las denuncias formuladas en el escrito de fojas 345 a 352, en razón a la extemporaneidad de las mismas, pues la recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado en fecha 29 de septiembre de 2008, por lo que la reiteración de su recuso presentado en fecha 22 de noviembre de 2008, se encuentra fuera del plazo de 8 días, previsto por el artículo 257 del Código de Procedimiento Civil.

De principio corresponde señalar que el señalado recurso de casación es manifiestamente defectuoso, ya que no cumple con el inciso 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, pues ni siquiera precisa si se trata de un recurso de casación en la forma o en el fondo, o en  ambos, y en cuyo caso tampoco discrimina que denuncias las formula dentro del recurso de casación en la forma y que otras dentro del recurso de casación en el fondo, luego no fundamenta en que consiste los errores sea de procedimiento o juzgamiento a los que alude; como si ello fuera poco el recurrente, formula denuncias en torno a la valoración de la prueba, cuando el Tribunal ad quem no se ha pronunciado sobre el  fondo del asunto. Luego realiza denuncias sobre la notificación con la resolución que concedió la alzada durante el trámite de primera instancia, olvidando que en casación no es posible alegar nuevas causas de nulidad que no hayan sido reclamadas ante los jueces de instancia; es decir sobre defectos que haya consentido, conforme dispone precisamente el artículo 258-3) del Código de Procedimiento Civil. Con relación al artículo 220 del Código de Procedimiento Civil, la recurrente no indica  que causal de casación sea en la forma o en el fondo invoca. Finalmente la denuncia que contiene el inciso c) del recurso, es igualmente defectuosa, pues no indica si está denunciando la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de alguna ley y después se hace alusión a los numerales I y II del artículo 6, y al artículo 31 de la Constitución Política del Estado, a los artículos 7, 6 y 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero sin referencia concreta a acto alguno; es decir sin explicar en qué consistiría ya sea la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de esas normas legales. 

Con relación al recurso de casación de fojas 345 a 352 de obrados, interpuesto a nombre de Clovis Julián Hervoso Torres y de Empresa Constructora e inmobiliaria Famher S.R.L.- Conforme se tiene relacionado precedentemente, el recurso de casación es improcedente cuando el recurrente no hubiere intervenido en las instancias, tal como dispone el inciso  3) del artículo 272  del Código de Procedimiento Civil.

Ahora bien, por una parte el codemandado Clovis Julián Hervoso Torres, no ha intervenido en primera ni en segunda instancia y por otro lado la Empresa aludida no tiene legitimidad procesal en esta causa y por consiguiente tampoco intervino en ambas instancias; consiguientemente el recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por la recurrente invocando representación de dicha persona individual y colectiva, se encuadra en dicha causal de improcedencia, razón por la cual dichos recursos deviene en improcedentes.

En mérito a las consideraciones precedentes, corresponde resolver conforme a lo previsto por los artículos 271- 1) y 272-2) y 3)  Ídem.


IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava,  los  artículos 41 y  42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación, cursante de fojas 301 a 302 vuelta de obrados, interpuesto por Bertha del Rosario Candia, e IMPROCEDENTE el recurso de casación, en la forma y en el fondo, cursante de fojas 345 a 352, interpuesto por Bertha del Rosario Candia de Herboso, por si y en representación de su esposo Clovis Julián Herboso Torre y la Empresa Constructora e Inmobiliaria Famher S.R.L, con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani


Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria /Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 142/2014