SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo:  Nº 124

Sucre: 31 de marzo de 2014.

Expediente: SC-9-09-S

Proceso: Rectificación de Apellido Paterno y Pago de Obligación

Partes: Equipamientos comerciales c/ Daniel Morillo Omarini

Distrito: Santa Cruz 

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1. El recurso de casación en el fondo de fojas 239 a 241 y vuelta, interpuesto por Daniel Morillo Omarini, contra el Auto de Vista Nº 473 de 13 de octubre de 2008, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre rectificación de apellido paterno y pago de obligación seguido por Hugo Antonio Brandi en representación de Equipamientos Comerciales contra el recurrente y otros; el auto concesorio de fojas 244 vuelta, los antecedentes procesales, y:

II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Que, tramitada la causa, el Juez Octavo de Partido Ordinario en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz emitió la Sentencia Nº 7 de 25 de enero de 2008, declarando probada la demanda interpuesta por Hugo Antonio Brandi en representación de la empresa “Equipamientos Comerciales” contra Alejandra Morillo de SuÁrez de quien se tiene enmendado su apellido paterno, Blanca Saavedra Borda de Morillo, Daniel Morillo Ormani por sí y como representante de la codemandada empresa “DANNY BLANC SRL.” Asimismo ordena que los codemandados cumplan su obligación y cancelen a favor de la empresa demandante la suma de diecinueve mil ciento noventa y ocho 50/100 dólares americanos ($us 19.198,50) por concepto de capital adeudado por la compra de equipos, más el interés legal del 6 % anual conforme el artículo 414 del Código Civil, computable a partir del 16 de agosto de 2004, sea a tercero día de ejecutoriada la presente sentencia.

En grado de apelación deducida por Roberto Carlos Gómez Santivañez en representación de los codemandados, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, anula el auto de fojas 227 de fecha 17 de mayo de 2008 que concede el recurso de apelación y declara la ejecutoria de las providencias y sentencia dictada por el Juez octavo de Partido en lo Civil de 25 de enero de 2008.

La resolución de segunda instancia, motivó que el codemandado Daniel Morillo Omarini, mediante memorial de fojas 239 a 241 y vuelta, interponga recurso de casación de fondo con los siguientes argumentos:

III. CONSIDERANDO

3.1. Denuncias del Recurso:

El recurrente en alusión de los artículos 253 parágrafo I), 250 y 257 del Código de Procedimiento Civil, interpone recurso de casación en el fondo bajo los siguientes argumentos:

1. Denuncia que el auto de vista haciendo referencia a los artículos 219 y 220 del Código de Procedimiento Civil revoca la resolución que concede el recurso de apelación porque supuestamente fue planteado fuera de término, violando el artículo 140 parágrafo I) del Código de Procedimiento Civil.

2. El Juez a quo no considero que al dictar la sentencia ha infringido derechos constitucionales y violado la seguridad jurídica, porque se le involucro ilegalmente en el juicio sin acreditar documento que demuestre que su persona se haya obligado con los demandantes.

3. El juicio ordinario que motivó el recurso de apelación contra la sentencia, fue por que basa sus fundamentos en dos contratos de compra y venta de mercadería a crédito, en la que Alejandra Morillo de Suarez contrae obligaciones en forma personal con garantía de Blanca Saavedra Borda y de los mismos equipos, sin que su persona haya contraído la citada obligación.

4. El Juez al involucrarle a su persona como a “DANNY BLANC S.R.L.” y condenarles al pago de una supuesta obligación contractual ha violado los artículos 523, 450 y 519 del Código Civil toda vez que los contratos tienen efecto y fuerza de ley solamente entre las partes contratantes.

Concluye su recurso solicitando a la Excelentísima Corte Suprema de Justicia se revoque el auto de vista recurrido, ordenando se dicte un nuevo auto tomando en cuenta la fundamentación, pronunciándose sobre los puntos apelados.

3.2. Contestación al recurso de casación:

Daniel Toledo Justiniano por la empresa unipersonal “Equipamientos Comerciales”, en su contestación manifiesta que el recurso planteado no cumple con el inciso 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; no demuestra la ley o leyes violadas, aplicadas falsa y erróneamente, tampoco distingue en que efecto recurre si es en el fondo o en la forma o en ambos a la vez; que por mandato del articulo 140 parágrafo II) los plazos procesales correrán al día siguiente hábil de la citación o notificación; que por mandato del articulo 220 parágrafo I) numeral 1) del Código de Procedimiento Civil  al referirse a los términos para apelar dispone que esos plazos son fatales y se computaran a partir de la notificación con la sentencia o auto; que el recurrente impugna consideraciones sobre las que el tribunal de apelación no se pronunció y que es un recurso inexistente.    

3.3. FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Que la uniforme jurisprudencia sentada por este Tribunal ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que se concede -conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil- para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley y podrá ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez. Cuando el recurso de casación es en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del adjetivo Civil, cuya finalidad es la casación del auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma debe adecuarse la acción a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, persiguiendo la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, con o sin reposición, cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

En el caso de Autos, el recurrente, no consideró ni diferenció la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear recurso de casación en el fondo, toda vez que el Tribunal Ad quem al haber anulado obrados no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió sentencia de segundo grado, en consecuencia, resulta improcedente la impugnación en el fondo deducida por la parte demandada. En todo caso si, en criterio del recurrente, la resolución recurrida violó las normas del procedimiento, lo que le correspondía era impugnar esa resolución a través del recurso de casación en la forma, a fin de que éste Tribunal pueda analizar si la nulidad dispuesta por el Ad quem responde o no a las disposiciones adjetivas. El Tribunal Supremo al resolver casos similares, Auto Supremo 132/2013 de 27 de marzo, se pronunció en sentido de que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo, correspondiendo la casación contra el auto anulatorio sólo por la forma.

Asimismo con desconocimiento de lo que es un recurso de casación, el recurrente concluye con una petición contradictoria, solicitando a la Excelentísima Corte Suprema de Justicia “se revoque el auto de vista recurrido ordenado se dicte un nuevo auto, tomando en cuenta la fundamentación, pronunciándose sobre los puntos apelados”. Las formas de resolución de un recurso están establecidas por el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil y cuando el tribunal se pronuncia por la casación, "fallará en lo principal del litigio, aplicando las leyes conculcadas", como dispone el artículo 274 del mismo Procedimiento. Por consiguiente, no se puede pedir casación para que se revoque el auto de vista recurrido; además la revocatoria como forma de resolución, corresponde únicamente al tribunal de apelación.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en la que incurrió el recurrente, este tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer los recursos intentados, y se falla conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

IV POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Daniel Morillo Omarini, cursante de fojas 239 a 241 y vuelta. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 124/2014