SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 101

Sucre: 31 de marzo de 2014.

Expediente:        O-12-09-S

Proceso: Divorcio

Partes: Javier Antonio Medrano Argandoña c/ Bertha Fernandez Mendiola

Distrito: Oruro 

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani



I.VISTOS:

1. El recurso de casación en el fondo de fojas 266 y vuelta, interpuesto por Bertha Fernández Mendiola, contra el Auto de Vista Nº 31 de fecha 27 de febrero de 2009, pronunciado por la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso ordinario de divorcio seguido por Javier Antonio Medrano Argandoña contra la recurrente; el auto concesorio de fojas 270, los antecedentes procesales, y:


II. CONSIDERANDO:

2.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Que, tramitada la causa, el Juez de Partido Tercero de Familia de la ciudad de Oruro emitió la Sentencia Nº 99 de 31 de octubre de 2008, declarando probada la demanda de divorcio, e improbada las excepciones de falta de acción y derecho de fojas 11 a 12, disuelto el vínculo matrimonial que une a los esposos Javier Antonio Medrano Argandoña y Bertha Fernández Mendiola por culpa de ambos esposos sin derecho a ser asistida la esposa, dispone también, que en ejecución de sentencia se proceda a la cancelación de la partida matrimonial así como a la partición y división de bienes previa comprobación de las mismas .

En grado de apelación deducida por la demandada Bertha Fernández Mendiola, la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, mediante Auto de Vista Nº 31 de fecha 27 de febrero de 2009, anula el Auto de fecha 6 de diciembre de 2008 y declara ejecutoriada la sentencia de fojas 231 a 233. No siendo excusable el error en el que incurrió el Juez a quo al no resolver el conflicto con respecto al informe y cargo de recepción del memorial del recurso de apelación, le impone multa de 150 Bs., del mismo modo llama la atención a la Auxiliar Carmen Morales Flores, por no desempeñar sus funciones en su condición de apoyo jurisdiccional y le impone multa de 100 Bs.

La resolución de segunda instancia, motivó que la demandada Bertha Fernández Mendiola, mediante memorial de fojas 266 a 266 y vuelta, interponga recurso de casación de fondo con los siguientes argumentos:


III. CONSIDERANDO

3.1. Denuncias del Recurso de Casación:

La recurrente en alusión de los artículos 250 y 253 numeral 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, recurre bajo los siguientes argumentos.

1. Denuncia que el Juez emitió sentencia declarando probada la demanda de divorcio, sin que en su argumento haga referencia a la violencia que es la prueba principal que demuestra que no hubo separación por más de dos años, vulnerando el sentido del artículo 131 del Código de Familia y el artículo 253 numerales 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil.

2. Alega que el auto de vista sin ingresar en el fondo y atribuyendo una falta a la Auxiliar del Juzgado de Partido Tercero de Familia anulo el auto que concede la apelación, basado en una falta o error involuntario de la funcionaria que fue subsanado por el informe que presto, vulnerando de esa forma el artículo 115, 119, y 120 de la Constitución Política del Estado y el articulo 139 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Finaliza su recurso solicitando concederle el recurso de casación y con las formalidades previas se remita ante el Tribunal Supremo el proceso a efectos que realice una compulsa legal, y se dicte el auto supremo, que declare casado el auto de vista y en su emergencia se dicte nueva sentencia conforme los datos del proceso y se anule el auto de vista por ser manifiestamente ilegal.

3.2. Contestación al recurso de casación:

Javier Antonio Medrano Argandoña en la contestación manifiesta que el recurso planteado no reúne los requisitos exigidos por el artículo 258 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil; que de acuerdo a la abundante Jurisprudencia establecida y aplicada se considera una demanda de puro derecho, en ese entendido el recurso debió presentarse de manera personal por el o la recurrente con su debida identificación lo que no ocurrió en el caso de autos, toda vez que fue presentado por el señor Israel Guzmán Rivero con C.I. Nº 4053536 Or., quien no es parte del proceso.

3.3. FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Que la uniforme jurisprudencia sentada por este Tribunal ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que se concede -conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil- para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley y podrá ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez. Cuando el recurso de casación es en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del adjetivo Civil, cuya finalidad es la casación del auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma debe adecuarse la acción a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, persiguiendo la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, con o sin reposición, cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

En el caso de autos, la recurrente, no consideró ni diferenció la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear recurso de casación en el fondo, toda vez que el Tribunal Ad quem al haber anulado el auto concesorio y declarar ejecutoriada la sentencia, no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió sentencia de segundo grado, en consecuencia, resulta improcedente la impugnación en el fondo deducida por la parte demandada. En todo caso si, en criterio de la recurrente, la resolución recurrida violó las normas del procedimiento, lo que le correspondía era impugnar esa resolución a través del recurso de casación en la forma, a fin de que éste Tribunal pueda analizar si la nulidad dispuesta por el Ad quem responde o no a las disposiciones adjetivas. El Tribunal Supremo al resolver casos similares, Auto Supremo 132/2013 de 27 de marzo, se pronunció en sentido de que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo, correspondiendo la casación contra el auto anulatorio sólo por la forma.

Asimismo con desconocimiento de lo que es un recurso de casación la recurrente concluye con una petición contradictoria, solicitando “concederle el recurso de casación y con las formalidades previas se remita ante el Tribunal Supremo el proceso a efectos que realice una compulsa legal, y se dicte el auto supremo, que declare casado el auto de vista y en su emergencia se dicte nueva sentencia conforme los datos del proceso y se anule el auto de vista por ser manifiestamente ilegal”; sin tomar en cuenta que las formas de resolución de un recurso están establecidas por el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil y cuando el tribunal se pronuncia por la casación, "fallará en lo principal del litigio, aplicando las leyes conculcadas", como dispone el artículo 274 del mismo Procedimiento. En cambio, según el siguiente artículo 275, "se anulará el proceso reponiéndolo hasta el vicio más antiguo" o se anulará llanamente, en los casos 4 y 5 del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil. Por consiguiente, no se puede pedir casación para anular obrados, por tratarse de formas de resolución excluyentes.

En consecuencia, al no haber cumplido la recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en la que incurrió el recurrente, este tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, y se falla conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.


IV. POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Bertha Fernández Mendiola, cursante a fojas 266 y vuelta. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 101/2014