SALA  CIVIL  LIQUIDADORA


Auto Supremo: Nº 95

Sucre: 31 de marzo de 2014.

Expediente: LP-24-09-S

Proceso: División y Participación de Bienes

Partes. Evarista Bautista Velarde c/ Jenny Garcia Jimenez y otros

Distrito: La Paz  

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba



VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Jenny Margot García Jiménez, Miguel Ángel García Jiménez, Beatriz del Carmen García Jiménez y Aydee Jiménez Jiménez de fojas 117 y vuelta, contra el Auto de Vista Nº S-493 de 10 de diciembre de 2008, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso sobre división y partición de bienes, seguido por Evarista Rosario Bautista Velarde contra los recurrentes, la respuesta de fojas 120 a 121, el Auto de concesión del recurso de fojas 121 vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Que, el Juez Primero de Partido en lo Civil - Comercial de la ciudad de La Paz pronunció la Sentencia Nº 164 de 23 de julio de 2008 de fojas 94 a 96 vuelta, declarando PROBADA la demanda de fojas 17 17 vuelta subsanada a fojas 19, interpuesta por Evarista Rosario Bautista Velarde en representación legal de sus hijos menores de edad Ivan y Ricardo García Bautista, en cuya virtud se DISPONE proceder a la división y partición del inmueble ubicado en la Av. Tejada Sorzano N° 1079 de la zona de Alto Miraflores y al no admitir materialmente cómoda división y partición se Proceda a la Subasta y Remate para que con su producto se haga efectiva dicha partición y división; para la cónyuge 50% y el otro 50% de ser dividido en partes iguales entre los herederos.

En grado de apelación, la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz mediante Auto de Vista Nº S-493 de 10 de diciembre de 2008 de fojas 114 y vuelta, anula el auto de concesión de alzada de 25 de septiembre de 2008, quedando firme y subsistente la sentencia de 23 de julio de 2008.

Contra el referido Auto de Vista interpusieron los demandados recurso de casación.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

Que, los demandados Jenny Margot García Jiménez, Miguel Ángel García Jiménez, Beatriz del Carmen García Jiménez y Aydee Jiménez Jiménez, en su recurso de casación de 24 de diciembre de 2008 cursante a fojas 117 y vuelta, citando los artículos 250.- y 257.- del Código de Procedimiento Civil, refieren que los supuestos hijos de su difunto padre Fernando García Camacho no hubieran demostrado ser sus descendientes porque no existiría Certificados de Nacimiento, menos la Declaratoria de Herederos para establecer su derecho sucesorio, así como tampoco hubiera su inscripción ante Derechos Reales, cuyo registro fuera fundamental para ese derecho; además de referir que los supuestos hijos no hubieran demostrado su filiación ante la Dirección de Registro Civil Sala Murillo por lo que solicitan a la entonces Corte Suprema de Justicia: “REVOQUE la presente RESOLUCIÓN…y consecuentemente la Sentencia de primera instancia…”(textual)



CONSIDERANDO III:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal estableció de manera reiterada, que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo o recurso de casación en la forma, sin que exista óbice alguno para que ambos recursos se interpongan al mismo tiempo, conforme establece la norma prevista por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil. En este marco y dada la naturaleza jurídica de cada acción extraordinaria, los fundamentos que se expongan respecto de cada uno de ellos, deben estar adecuadamente diferenciados, de modo tal, que el Tribunal Supremo, lo considere en el efecto correspondiente.

Por otro lado, y considerando siempre la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios señalados, es pertinente señalar que a través del recurso de casación en el fondo, no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución corresponde al recurso de casación en la forma; ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo -cuya materia es el análisis de los errores in judicando- a través del recurso de casación en la forma.

De lo referido precedentemente, se establece que la forma de resolución en casación adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, el recurso de casación, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 (casación) del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, el recurso de casación, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 numeral 3) y 275 (anulación) del mismo cuerpo legal.

En el caso de Autos, los recurrentes no comprendieron la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible solicitar se case el auto recurrido y mucho menos indicar “REVOQUE la presente RESOLUCIÓN…y consecuentemente la Sentencia de primera instancia…”, toda vez que el Tribunal ad quem al haber anulado obrados no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió sentencia de segundo grado, en consecuencia, resulta incoherente que los recurrentes pretendan que éste Alto Tribunal case y mucho menos revoque el auto de vista recurrido y se pronuncie sobre el fondo del litigio, pues, ello supondría fallar en per saltum. En forma reiterada y uniforme este Tribunal Supremo, al resolver casos similares, se pronunció en sentido que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo; correspondiendo, contra un auto de vista anulatorio, sólo recurso de casación en la forma. Por las razones expuestas, el recurso de casación interpuesto deviene en improcedente.

En consecuencia, al no haber cumplido los recurrentes con la carga legal prevista en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrieron los recurrentes, este Tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Jenny Margot García Jiménez, Miguel Ángel García Jiménez, Beatriz del Carmen García Jiménez y Aydee Jiménez Jiménez de fojas 117 y vuelta; con costas.

Se regula el honorario del profesional Abogado en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Fdo. Dr. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria Secretaria de Sala

Libro Tomas de Razón Nº 95/2014