SALA  CIVIL  LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 17

Sucre: 5 de marzo de 2014

Expediente:        SC 4 11 S

Proceso: Resolución de Contrato

Partes: Luis Padilla Nava y otra c/ Santiago Ramírez Mancilla y otra

Distrito: Santa Cruz 

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani  

                                  


I.VISTOS:

1.- El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Adalid Santiago Ramírez Mancilla y Rosario Elizabeth Muñoz de Ramírez, de fojas 219 a 221 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 314 de 9 de diciembre de 2010, de fojas 214 a 215 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, en el proceso ordinario doble sobre resolución de contrato, seguido por  Luis Ángel Padilla Nava y Alcira Calderón Moscoso de Padilla, en contra de los recurrentes, los antecedentes y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del proceso.- Mediante sentencia de fecha 3 de marzo de 2010, de fojas 193 a 195 de obrados, pronunciado por el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, se declaró probada la demanda principal sobre resolución de contrato de venta de fecha 20 de junio de 2007, más pago de daños y perjuicios a ser calificados en ejecución de sentencia, e improbada la demanda reconvencional de cumplimiento de contrato, sin costas. 

Que, en grado de apelación, interpuesto por Rosario Elizabeth Muñoz de Ramírez, por si y en representación sin mandato de su esposo Adalid Santiago Ramírez, de fojas 199 a 200 vuelta de obrados, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz, por Auto de Vista de fecha 9 de diciembre de 2010, se confirma en todas sus partes la sentencia apelada.

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 219 a 221 vuelta, Adalid Santiago Ramírez Mancilla y Rosario Elizabeth Muñoz de Ramírez, interponen recurso de casación en el fondo, que se compendia a continuación.

III.  CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- Los recurrentes formulan las siguientes denuncias:

1.- Denuncia que el Auto de Vista impugnado como la sentencia no hace una correcta valoración de las pruebas aportadas, respeto a que no tenían conocimiento de la documentación respecto a la  diferencia de la superficie del terreno.

2.- Alega que el Tribunal ad quem no habría interpretado acertadamente el contrato de 20 de julio de 2007, añade que la cláusula segunda consigna una condición suspensiva que no se ha cumplido porque no se ha realizado la transferencia y que el tercero (el banco) no ha cumplido con  el desembolso para el pago por las imperfecciones en cuanto  a la titularidad y propiedad de casi 80 metros cuadrados de superficie de terreno y que en este caso no puede haber incumplimiento unilateral de los compradores, ya que el cumplimiento fue encomendado al Banco Nacional de Bolivia, quien aprobó el crédito pero por observaciones al derecho propietario de los vendedores no desembolsó el crédito.

3.- Denuncia errónea aplicación de la ley sobre la conclusión de que al  haber planteado demanda de resolución de contrato constituye constitución en mora de forma procesal, hace mención a los artículos 340 y 341 del Código Civil, alegando que el Tribunal ad quem debió referirse a dichas normas.

Alega también que el razonamiento de que no se puede tener incumplida una obligación de forma indefinida, aunque no se haya establecido plazo, es lógica pero no legal, y luego de hacer referencia  a los artículos 291, 614 y 617 del Código Civil, señala que ese razonamiento lógico lo ha previsto la ley haciendo referencia al artículo 340 y 341 del Código Civil que prevén el procedimiento para la constitución en mora, y reitera que se debió aplicar el artículo 340 del Código Civil.

Finalmente pide que se case el Auto de Vista impugnado y que deliberando en el fondo se declare improbada la demanda y probada la demanda reconvencional.

3.2. Contestación al Recurso de Casación.- Mediante escrito cursante de fojas 223 y vuelta, Luis Ángel Padilla Nava y Alcira Calderón Moscoso de Padilla, contestan al recurso de casación alegando esencialmente que el Tribunal ad quem ha valorado todas las pruebas aportadas por las partes; que ha valorado que respetaron el acuerdo firmado; que han cumplido y que los compradores han incumplido; que en el titulo inscrito en Derechos Reales se aclara lo de la mensura y del título; que la documentación fue presentada al banco antes de la aprobación del crédito y piden que se declare improcedente el recurso de casación.

3.3. Fundamentos del Fallo.- Respecto a las denuncias 1 y 2.- Por mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil,  en  el recurso no solo se debe citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurre, su folio, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, sino que  también se debe especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate del recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos.  

En mérito al principio dispositivo que rige en el  proceso civil, el recurrente delimita el Thema decidendum del fallo casacional, pues el Tribunal limitará su pronunciamiento a las alegaciones esgrimidas por el recurrente en el recurso, que a la sazón se constituye en el acto de constitución del recurso extraordinario de casación, lo cual opera precisamente cumpliendo el requisito de citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y en especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, conforme dispone el artículo 258-2) del Código Adjetivo Civil; pues dicha norma contiene  un imperativo en propio interés del recurrente, ya que su omisión acarrea la consecuencia negativa de impedir que el Tribunal de casación ingrese a resolver el fondo del asunto, pues en tal caso el recurso deviene en improcedente, por mandato del artículo 272-2) del Código de Procedimiento Civil; lo cual implica que el recurso debe bastarse por sí mismo.

En el caso en examen, los recurrentes denuncian error de valoración de la prueba, sin embargo ni siquiera mencionan si están denunciando error de hecho o error de derecho en la apreciación probatoria, lo cual resulta imprescindible, pues, dado que el recurso de casación no es una tercera instancia, por regla la valoración probatoria es atribución exclusiva de los jueces de instancia, la cual puede ser revisada en casación únicamente cuando se denuncia error de hecho o error de derecho en la forma prevista por el artículo 253-3) del Código de Procedimiento Civil,  lo que no acontece en el caso que se examina, razón por la cual el Tribunal Supremo no puede revisar la valoración probatoria efectuada por los jueces de instancia.

Respecto a la denuncia 3.- De principio debe tenerse presente que la hipótesis de aplicación indebida de la ley a la que se refiere el artículo 253-1) del Código de Procedimiento Civil, implica un error de subsunción en la norma; es decir el equívoco en que incurre el juzgador al aplicar los preceptos de una norma a hechos no regulados por ella. 

En reiterados fallos, verbi gratia el A.S. Nº 236 de 28 de septiembre de 2012, el Tribunal Supremo de Justicia,  ha dejado claramente establecido que los jueces de instancia deben limitarse a aplicar las leyes invocadas por las partes en la demanda y en la contestación, por ello al interponer el recurso de casación  y solicitar se reconozca la infracción de una determinada ley es obvio que la misma debe ser aplicada en la resolución recurrida, cuando el tribunal de segundo grado no se pronuncia sobre una determinada ley, corresponde a la parte interesada, con la facultad conferida por el artículo 196.2) con relación al artículo 239 del Código de Procedimiento Civil, solicitar dentro del plazo legal la correspondiente complementación del referido fallo y sólo sobre esta base, puede recurrirse en casación, de manera que si el recurrente no ha procedido de esa forma el recurso debe ser declarado infundado.

Ahora bien, en el caso en examen, el Tribunal ad quem, ni siquiera menciona los artículos 340 y 341 del Código Civil, como lo reconocen los propios recurrentes; por ello si consideraban que dichas normas legales debían ser aplicadas en la solución de este caso, ameritaba que reclamen pronunciamiento sobre las mismas ante los jueces de instancia. Consiguientemente si dichas normas legales no fueron aplicadas en el Auto de Vista impugnado no hay posibilidad de la aplicación indebida de las mismas, razón por la cual el recurso deviene en infundado, correspondiendo resolver conforme a lo previsto por los artículos 271 -2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava,  los  artículos 41 y  42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-2) y 273) del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, cursante de fojas 219 a 221 vuelta de obrados, interpuesto por Adalid Santiago Ramírez Mancilla y Rosario Elizabeth Muñoz de Ramírez,  con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.


Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria Secretaria de Sala

Libro de Tomas de Razón 17/2014