SALA  CIVIL  LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 11

Sucre: 28 de febrero de 2014.

Expediente:        P 3 09 S

Proceso: Declaración Judicial de Paternidad

Partes: Eulogia Rodríguez c/ Agustín Mamani

Distrito: Potosí  

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba              


VISTOS: El recurso de casación y nulidad de fojas 127 a 128 presentado por Agustín Mamani Marca, contra el Auto de Vista Nº 274/2008 de fecha 9 de noviembre, pronunciado por la Sala Civil, Familiar y Comercial de la entonces Corte Superior del Distrito de Potosí, en el proceso ordinario sobre Declaración Judicial de Paternidad instaurado por Eulogia Rodríguez Apaza contra el recurrente; la contestación al recurso, el auto de concesión, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO: Que, el Juez de Partido 2º de Familia de Potosí emitió Sentencia Nº 75/2008 en fecha 31 de octubre cursante de fojas 108 a 110 por la que declaró probada la demanda en cuya consecuencia se tiene por establecida judicialmente la filiación paterna del demandado Agustín Mamani Marca con respecto a la menor Nelly Rodríguez.

En ejecución de sentencia líbrese ante la Dirección Departamental del Registro Civil y/o ante el Oficial del Registro Civil Nº 2554 para que en la partida de nacimiento Nº 052 del Libro 3-2008 con fecha de partida 25 de abril de 2008 se complemente el apellido paterno de la inscrita y los datos del padre; para que en definitiva quede: NELLY MAMANI RODRIGUEZ, nacida en Churcuita, Provincia A. Quijarro, del Departamento de Potosí, en fecha 14 de junio de 2005, hija de Agustín Mamani Marca y Eulogia Rodríguez Apaza, y otorgar el certificado de nacimiento correspondiente. Asimismo se ordena que el demandado restituya el 50% del valor del examen de ADN, sea dentro de tercero día de ejecutoriada la resolución.

Resolución contra la cual el recurrente formula recurso de apelación ante la entonces Corte Superior del Distrito de Potosí, cuya Sala Civil, Familiar y Comercial pronunció el Auto de Vista Nº 274/2008 de fecha 9 de noviembre confirmando totalmente la sentencia apelada, con imposición de costas en ambas instancias, dando lugar a que Agustín Mamani Marca recurra de casación y nulidad mediante el memorial de fojas 127 a 128.

En el mencionado recurso de casación y nulidad, al amparo del artículo 253 acusa violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley o cuando en la apreciación de las pruebas, se hubiere incurrido en error de hecho o error de derecho, violaciones in judicando e in procedendo.(sic)

Acusa por un lado que se le hubiera negado el ofrecimiento de su prueba pericial por parte del Director del Proceso, más no así la prueba pericial ofertada por parte de la actora por lo que se hubiera vulnerado la seguridad jurídica y garantía al debido proceso, preceptuada por los artículos 7 a) y 16 II IV del texto constitucional y lo dispuesto por los artículos 430, 431, 432, 435 y 436 del ritual civil, lo que a entender del operador de justicia con referencia a la valoración de la prueba, ésta hubiera sido determinante para tomar la decisión jurisdiccional.

Refiere también que el Tribunal de Apelación hubiera violado el derecho a la igualdad, preceptuado en el artículo 6 - I del texto constitucional, siendo, a entender del recurrente que de este artículo surgiría un derecho subjetivo de los litigantes a obtener un trato igual en supuestos similares y principalmente que los órganos jurisdiccionales están obligados a resolver bajo la misma óptica los casos que planteen la misma problemática.

Argumenta también, que el Tribunal de apelación expresaría criterios, más no se refiere a los vicios sobre la notificación con la prueba pericial, fundamento del recurso y que la observación que hubiese hecho a la pericia, se hubiera realizado extemporáneamente, señalando que el transcurso del tiempo no debiera legalizar lo ilegalmente nacido o concebido.

Asimismo, indica que el Tribunal de apelación no se hubiera expresado sobre el hecho de haberse conculcado el artículo 375-2) del ritual civil al no habérsele admitido el medio probatorio pericial lo que ocasionaría violación del artículo 376 del ritual civil, y lo previsto por el artículo 373 Idem), referido a la amplitud de usar medios moralmente legítimos.

Finalmente, acusa también violación del artículo 44 I de la Ley Nº 1836 (abrogada) referido a la calidad vinculante de las sentencias constitucionales en cuanto a la doctrina legal aplicable.

Con tales fundamentos, pide al Tribunal Supremo “…en respeto a lo dispuesto por el artículo 271 3) y 4) del ritual civil, disponer la nulidad de obrados con reposición o en su defecto resolver en lo principal del litigio aplicando las leyes conculcadas” (textual).

CONSIDERANDO: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una “cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores”, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 (procedencia) del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 (requisitos del recurso) numeral 2) del mismo cuerpo legal, lo que implica citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener es no sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura del acto impugnativo contenido en el citado artículo 258 numeral 2). Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

En el contexto establecido precedentemente, los recursos de “casación en el fondo” y “casación en la forma - nulidad”, si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error “in judicando” que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales, más claro cuando se violan leyes sustantivas. El segundo, con el error “in procedendo” que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Así, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento. Los casos en que procede el recurso de casación en el fondo están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador. De acuerdo a lo establecido por el artículo 253 en sus numerales 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, procederá el recurso de casación en el fondo: 1) cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, figuras jurídicas que son diferentes, pues, la primera implica que se incurrió en una infracción directa de la ley por no haberse aplicado correctamente sus preceptos, es decir, es el error en que incurre el juzgador sobre la existencia y aplicación de una norma jurídica en un caso concreto, la segunda, consiste en el error en que incurre el juzgador sobre la ratio legis de una determinada ley, mientras que la última, consiste en la infracción de la ley sustantiva por haberse aplicado sus preceptos a hechos no regulados por aquella, imponiéndose la obligación de especificar en que consiste la violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente ó cual la interpretación debida, 2) cuando contuviere disposiciones contradictorias, y 3) cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, errores también diferentes, en el primer caso se debe especificar los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos; debiendo todo recurrente fundar su impugnación en lo sustancial, en cualquiera de las causas que establece el citado artículo 253 en sus tres ordinales. En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 (recurso de casación en la forma) del adjetivo civil citado.

Consiguientemente, bajo estos parámetros, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 (casación) del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 numeral 3) y 275 (anulación) del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, lo que implica su improcedencia.

En el presente caso, las denuncias formuladas por el demandado en su acción extraordinaria no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos supra señalados, el recurrente solicita: “…disponer la nulidad de obrados con reposición o en su defecto resolver en lo principal del litigio aplicando las leyes conculcadas…”, sin diferenciar la naturaleza jurídica de ambos recursos, señala como violaciones preceptos jurídicos referidos al fondo y la forma, al margen de ello, se reduce a exponer algunos antecedentes del proceso para luego transcribir -con algunas modificaciones- casi literalmente el tenor de su recurso de apelación; es decir, argumentando los mismos conceptos redactados en aquel memorial que en obrados aparece de fojas 112 a 113, olvidando que el artículo 258 numeral 2) in fine, del Código de Procedimiento Civil, establece, entre los requisitos que debe llenar el recurso de casación para abrir la competencia del Tribunal de casación, sean el quo las especificaciones deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, que si bien cita la vulneración de algunos preceptos jurídicos como los artículos 6 - I,  7 - a)  y 16-II - IV del texto constitucional y lo dispuesto por los artículos 373, 375 2), 376, 430, 431, 432, 435 y 436 del ritual civil, y el artículo 44 I de la Ley Nº 1836 (abrogada); empero no cumple con precisión lo dispuesto por el artículo 258 numerales 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil.

En ese entendido al ser el Tribunal Supremo de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir  de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, correspondiendo su resolución de la forma prevista en el artículo  271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1), Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial con relación a los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación y nulidad de fojas 127 a 128 interpuesto por Agustín Mamani Marca, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.000, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. Paola Verónica Barrios Sanabria Secretaria de Sala

Libro de Tomas de Razón 11/2014