SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 633

Sucre: 4 de diciembre de 2013  

Expediente: SC 162 08 S

Proceso: Nulidad de disposición donaticia y otros

Partes: Miriam Zoellner Terrazas c/ Senovia Villarroel Flores

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 316 a 320, interpuesto por José Luis Flores Salvago, en representación de Senovia Villarroel Flores, contra el Auto de Vista N° 474/2008, de fecha 27 de septiembre, de fojas 313 y vuelta, emitido por la Sala Civil Segunda, de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, la contestación al referido recurso de fojas 222 a 223 vuelta, dentro del ordinario de Nulidad de disposición donaticia y otros, seguido, por Miriam Zoellner Terrazas, representada por Mireya Figueroa Quiroz contra Senovia Villarroel Flores, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

1.- Que, tramitada la causa el Juez Octavo de Partido en lo Civil Comercial, de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, pronunció Sentencia Nº 78 de fecha 19 de mayo de 2008, de fojas 276 a 282, que declaró probada en parte la demanda de fojas 74 a 76, en lo que se refiere a la nulidad y consiguiente reducción y restitución de la legítima que le corresponde sobre el inmueble ubicado en la Avenida Mutualista calle C-10, N° 379, UV-18, Mza. N° 34, zona Nor Este, que se encontraba inscrito en Derechos Reales a Fs. y N° 742 del Libro 23 de Registro de Propiedades de la Capital el 15 de julio de 1980 y actualmente a favor de la donataria Senovia Villarroel Flores, inscrito en el Registro de Derechos Reales descrito e improbada en lo que hace a igual pretensión sobre otros bienes, en especial sobre el motorizado a que se refiere el Instrumento N° 587/2007, de fojas 60 a 61. Igualmente declara probada en parte la demanda reconvencional, en lo que se refiere al mejor derecho propietario de la demandada y reconvencionista, sobre la quinta parte del inmueble antes referido e improbada en cuanto a la negación de derechos a la demandante, disponiendo tres incisos, que se encuentran descritos en la referida sentencia.

Interpuesta que fue la apelación por la demandada, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, pronunció Auto de Vista No 474/2008, de fecha 27 de septiembre, de fojas 313 y vuelta, confirmando la sentencia apelada, con costas.

2.- Pronunciado el Auto de Vista referido, José Luis Flores Salvago, en representación de Senovia Villarroel Flores, interpone recurso de casación en el fondo y en la forma, bajo los siguientes argumentos:

2.1.- Recurso de casación en el fondo: La parte recurrente hace mención a lo establecido en el artículo 253 en sus tres numerales, refiriendo que el auto de vista recurrido hubiese violentado normas sustantivas, acusando de violación del artículo 656 del Código Civil, en desconocimiento de lo establecido en la cláusula segunda del Instrumento Público de fojas 18 a 19 vuelta y de 57 a 59 vuelta, al haberse aplicado el artículo 657 del mismo Sustantivo Civil por el Juez de Primera Instancia y amparado por los Vocales de Segunda Instancia y trascribe lo establecido en los artículos 656 y 655 del Código Civil, al igual que jurisprudencia, también refiere que el mencionado Instrumento Público de donación, se encontraría respaldada por el Instrumento Público Nº 7/2005 de fojas 95 a 102, al cual, las autoridades de instancia no le hubieran dado el valor que el asignan los artículos 655 y 656 del Código Civil, porque se trataría de una donación remuneratoria en compensación de los servicios que la demandada le hubiese proporcionado a la donante Elda Terrazas Vda. de Zoellner y que no se hubiese comentado en ninguno de los referidos Instrumentos Públicos el artículo 657 del Código Civil, para que las resoluciones se apoyen en dicha norma legal, por lo que, denuncian violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley, de la misma forma, refiere que contienen disposiciones contradictorias, tomando en cuenta, que los artículos 1287 y 1298 del Código Civil, con relación al artículo 399 del Código de Procedimiento Civil, ambos instrumentos tuvieran fuerza probatoria y que no merecerían ser revisados y anulados por el artículo 549 del Código Civil y asimismo que no se especularía sobre los otros preceptos legales de la demanda, como ser los artículos 1068 parágrafo 1070, 1074, 1155 parágrafo I, 1456, 1455, 1558 numeral 3) y 549 numeral 5) del Código Civil, que no serían aplicables a la demanda, porque los instrumentos públicos referidos no admitirían prueba en contrario. También acusa que en la apreciación de la prueba se hubiese incurrido en error de derecho y de hecho con los documentos de fojas 95 a 102, del mismo modo, la parte recurrente señala que en relación a la cláusula segunda del testamento de fojas 80 a 81 vuelta, la demandante no hubiese probado que no recibió de su madre la herencia que le correspondía al fallecimiento de su  madre, más el 80% de la parte hereditaria de su madre y que las autoridades recurridas como el Juez de Primera Instancia no hubiesen tomado en cuenta que la carga de la prueba, incumbe al actor, como también, la declaración que hace la demandante de que se descuidó de su madre y que viviría más de 15 años en el Paraguay, solicitando casar en el fondo el auto de vista recurrido y deliberando en el fondo declaren probada en todas sus partes la demanda reconvencional e improbada la demanda principal.

2.2.- Recurso de casación en la forma: La parte recurrente, denuncia

violación del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, porque el auto de vista no hubiese fundamentado su resolución ni se circunscribiría a los puntos resueltos por el inferior y que fueron motivo apelación y que únicamente hicieron mención del artículo 657 del Código Civil, que se referiría a instrumentos públicos, objeto de la demanda y al contrario en base al mismo hubiera salvado los derechos de los herederos forzosos, olvidando que en los instrumentos, expresan la voluntad de la donante, en base a los artículos 655 y 656 del Código Civil, por lo que, la sentencia y el auto de vista recurrido serían incongruentes al otorgar más de lo pedido, al declarar un acto nulo en apoyo al artículo 553 del Código Civil, ya que un acto nulo no puede ser confirmado y manifiesta que corresponde aplicar el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, en relación al inciso 4) del artículo 254, referente al 275 del mismo Adjetivo Civil, por lo que, expresa que de no casar en el fondo el auto de vista, el Tribunal Supremo de Justicia, deberá anular obrados.

CONSIDERANDO II:

En virtud al recurso de casación expuesto, se ingresa a su consideración, primeramente en cuanto al recurso de casación en la forma, por su naturaleza jurídica, que comprende la observación de las disposiciones adjetivas, que hacen al orden público, y que son de carácter obligatorio, porque de resolverse por anular obrados, ya no correspondería ingresar a considerar el recurso de casación en el fondo:

1.- En cuanto al recurso de casación en la forma: La parte recurrente, refiere que el Tribunal de Alzada hubiese incurrido en violación del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, al no haberse dado respuesta a todos los agravios expuestos en su recurso de apelación, en relación a los puntos resueltos por el Juez de Primera Instancia, sin embargo, de la apelación de fojas 289 a 302 vuelta, la parte demandada y recurrente ahora, hace la exposición de sus agravios y solicita la revocatoria total de la sentencia y deliberando en el fondo se declare probada su demanda reconvencional, en relación a que no se hubiese dado valor a las pruebas de descargo y cargo, a la violación, interpretación errónea y aplicación indebida del artículo 657, e infracción del artículo 656, ambos del Código Civil, a la fuerza probatoria de los Instrumentos de la Donación efectuada a la demandada, los causales fueron respondidos por el Tribunal de Alzada, cuando en su segundo considerando, señala que no se hubiese logrado enervar o desvirtuar los fundamentos que sustentan la sentencia impugnada, refiriéndose también al alcance de lo establecido por el artículo 657 del Código Civil, entendiéndose que no se ha demostrado los agravios señalados por el apelante, ahora bien, sobre los agravios en el sentido que no existiría fundamentación en la sentencia, que no serían aplicables a la demanda presentada por la demandante los artículos 657, 1068 parágrafo II, 1070, 1074, 1155, 1456, 1455, 1558 numeral 3) y 549 numeral 5, todos del Código Civil, y sobre la contradicción de la sentencia cuando la demandante demanda anulabilidad y nulidad y al haberse confirmado el contrato nulo, estos al no formar parte de la revisión del fondo de la sentencia apelada, recordando que fue el mismo apelante quien solicitó la revocatoria de la referida resolución y se delibere en el fondo, no correspondía al Tribunal de Alzada pronunciarse sobre ellos, considerando, los mismos no hacen al fondo de la litis, además de que no afectan al orden público ni ocasionan graves perjuicios en la parte apelante, en consecuencia al no ser evidentes las acusaciones señaladas por la parte recurrente, corresponde aplicar con relación a este recurso lo establecido por los artículos 271 numeral 2) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

1.- En cuanto al recurso de casación en el fondo: Que, la legítima de los hijos se constituyen en la porción de aquellos bienes de su progenitor, y que justamente por ello se traduce en un derecho de los descendientes, porque deviene de las obligaciones que los padres tienen con los hijos de brindarles asistencia, por lo que, la misma se encuentra protegido por la ley, es así, que el artículo 1059 del Código Civil tiene previsto que "la legítima de los hijos, cualquiera sea su origen, es de las cuatro quintas partes del patrimonio del progenitor; la quinta parte restante constituye la porción disponible que el de cujus puede destinar a liberalidades, sea mediante donaciones o mediante legados, en favor de sus hijos, parientes o extraños", lo que implica que la liberalidad del progenitor solamente abarcará una quinta parte del total de su patrimonio, compartida por el Auto Supremo Nro. 274/2012 de 20 de agosto de 2012, liberalidad que de acuerdo a Bonnecase Julian "se traduce en un acto por medio del cual una persona entrega a otra una ventaja o un beneficio material o económico" empero solo de una quinta parte de su patrimonio, en el cual también se destaca la voluntad de disposición del progenitor, siguiendo este razonamiento, la donación entonces implica un acto de liberalidad, por el cual una persona transfiere a título gratuito un bien de su propiedad o suma determinada en favor de un tercero, y en el caso de que este acto de liberalidad supere la cantidad establecida por dicha disposición, la legítima del o los herederos será lesionada, teniendo los mismos la facultad de reclamarla legalmente, de acuerdo a lo que previenen los artículos 1066 parágrafo 1 y 1068 parágrafo 1 y II del Código Civil, asimismo, el artículo 567 del Código Sustantivo Civil referido salva los derechos dé los herederos forzosos.

Realizada las consideración sobre la liberalidad y donación, en el presente caso, corresponde establecer que implica la donación remuneratoria, es así, que en virtud a lo dispuesto por el artículo 656 del Código Civil la misma también es "la liberalidad que hace una persona a otra por consideración a los méritos de ella o a los servicios que ella le ha prestado sin que por éstos hubiera podido exigir pago", entendida como una retribución del o la donante en favor de un tercero, que viene a ser el donatario (a), empero, en el marco de la liberalidad que tiene el propietario del bien, de acuerdo la parte regulada por ley.

Realizadas dichas consideraciones, en el caso de autos, la Sra. Elda Terrazas Vda. de Zoellner quien falleció en fecha 3 de mayo de 2007 mediante Testimonio 91/2004 de donación de 24 de febrero del año2005 cursante de fojas 18 a 19 vuelta y de 82 a 83 vuelta de obrados, de conformidad a los artículos 655 y 656 del Código Civil, transfiere el bien inmueble ubicado en la calle 10 de la avenida mutualista UV.18, manzana 34 de Santa Cruz, a la demandada Zenobia Villarroel Flores, reservándose el derecho de uso y usufructo del bien de por vida, donación que fue ratificada mediante Testimonio N° 7/2005, de Protocolización de Testamento Abierto, de fecha 5 de enero de 2005, cuando en su cláusula tercera señala que, "en un acto de reconocimiento por el servicio que me presta y la compañía que me brinda día y noche desde hace muchos años atrás, quien comparte mis penas y enfermedades a quien en forma voluntaria y por la liberalidad que la ley me otorga, le hice una donación en favor de la señorita Senovia Villarroel Flores del único bien que poseo"... (textual), acto de liberalidad que evidentemente le otorga la ley para realizar la donación mencionada, sin embargo, esta prerrogativa de disposición de sus bienes, como hemos desarrollado precedentemente, se encuentra regulado por el artículo 1059 del Código Civil, limitando dicha liberalidad a la disposición de la quinta parte de su patrimonio y no así la totalidad del mismo, considerando, que la legítima de su hija y heredera forzosa Miriam Zoellner Terrazas, comprende las cuatro quintas partes del inmueble donado a Senovia Villarroel Flores, siendo así, la parte recurrente no puede pretender que solamente sean aplicados en el presente caso los artículos 655 y 656 del Código Civil, tomando en cuenta, que si bien la liberalidad de la donante se encuentra reconocido, y la donación remuneratoria era la voluntad de la Sra. Elda Terrazas Vda. de Zoellner como una retribución a la demanda, los mismos no fueron desconocidos por el Tribunal de Alzada al confirmar la Sentencia de Primera Instancia, sino, que al encontrarse el derecho a la legítima de la hija protegido por la normativa sustantiva civil señalada, este no puede ser lesionado por los Testimonios de Donación de fojas18 a 19 vuelta y el de Testamento Abierto referidos.

Asimismo, en cuanto a la legalidad de los Instrumentos Públicos referidos, que evidentemente tienen calidad de documento público, en el presente caso, dicha calidad formal no se ha puesto en discusión en la relación procesal, sino la validez de su contenido, toda vez, que a través de aquellos la donante ha dispuesto ilegalmente la legítima que le corresponde a su hija, y que el mismo artículo 1066 parágrafo 1 del Código Civil determina justamente su nulidad y/o reducción en cuanto la legítima dispuesta en contra de la heredera, de acuerdo al artículo 1068 del mismo Sustantivo Civil, a su vez, el artículo 549 numeral 5) se encuentra relacionada directamente con el artículo 1066 cuando aquella establece además de las causales de nulidad, en los casos señalados por ley.

Por otra parte, la parte recurrente no puede pretender que en el presente recurso, se revise la omisión en cuanto la aplicación de disposiciones sustantivas en la sentencia y auto de vista recurrido y si corresponde o no la aplicación de las disposiciones en la que la demandante sustenta su demanda, toda vez, que estos son revisables en el recurso de casación en la forma, porque corresponden al derecho formal o procesal.

Con relación a la cláusula segunda del Testamento Abierto realizado por la donante, que establece que ya le hubiese entregado a su hija la herencia que le correspondía, más el 80% de su parte y sobre la declaración que la demandante hubiese realizado en su demanda respecto a que radicaría más de 15 años en el Paraguay y a su vez que hubiera descuidado a su madre, primeramente, en cuanto al primer punto, que herencia le hubiese dejado a la demandante?, dicha cláusula solo hace referencia a que se le hubiese dejado la herencia que le correspondía, sin especificar sobre los bienes que se le hubiese heredado a la demandante, y además debemos considerar que este punto de la cláusula del referido documento no ha sido objeto de la relación procesal, sino, la donación efectuada por la Sra. Elda Terrazas Vda. de Zoellner a la demandada y en cuanto al segundo punto, la legítima de la parte demandante no se ve afectada con la declaración referida, por cuanto para que la hija no sea parte de la legítima de su madre, ésta tenía que haber sido declarada indigna, por lo que tampoco tiene trascendencia en el presente caso.

Por lo señalado, las autoridades de Segunda Instancia no han incurrido en violación, interpretación y aplicación errónea de las disposiciones sustantivas acusadas por la parte recurrente y tampoco incurrieron en error de derecho y de hecho en la apreciación de la prueba, habiéndose cumplido con los artículos 1286 del Código Civil y 397 del Código de Procedimiento Civil, correspondiendo fallar de conformidad con lo dispuesto en los artículos 272 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo 1 numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo, de fojas 316 a 320, interpuesto por José Luis Flores Salvago, en representación de Senovia Villarroel Flores,con costas.

       Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  633/2013