SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 613

Sucre: 2 de diciembre de 2013  

Expediente: SC 163 08 S

Proceso: Usucapión Decenal y otro

Partes: Martina Vicente Castillo  y otro c/ Segunda Alanez de Castillo y otro

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 155 a 162 vuelta, interpuesto por Martina Vicente Castillo de Poma y Saturnino Poma Mamani, contra el Auto de Vista N° 370 de fecha 13 de agosto de 2008, de fojas 151 y vuelta, emitido por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, la contestación al referido recurso de fojas 164 a 165, dentro del ordinario de Usucapión Decenal y otro seguido por Martina Vicente Castillo de Poma y Saturnino Poma Mamani contra Segunda Alanez de Castillo y Hugo Antelo Zankys, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

1.- Que, tramitada la causa el Juez Séptimo de Partido en materia Civil y Comercial, de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial de Santa Cruz, pronunció Sentencia N° 31, de fecha 22 de febrero de 2008, de fojas 118 a 122, que 1.- Declara improbada la demanda de fojas 12 y su ampliatoria de fojas 27 y 30 del proceso, interpuesta por Martina Vicente Castillo de Poma y Saturnino Poma Mamani; 2.- Se declara probada en todas sus partes la demanda reconvencional de fojas 41 a 43, interpuesta por Hugo Antelo Zankys, sobre mejor derecho propietario, acción negatoria, reivindicación y desocupación y entrega de lote de terreno; 3.- Se dispone que para el cumplimiento de la presente sentencia con la desocupación y entrega del inmueble objeto de la litis en favor de Hugo Antelo Zankys, en el plazo de sesenta días de ejecutoriada la sentencia. Sin costas por ser juicio doble.

Deducida que fue la apelación por la parte demandante, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, pronunció Auto de Vista N° 370, de fecha 13 de agosto de 2008, de fojas 151 y vuelta, que confirma la sentencia de 22 de febrero de 2008, de fojas 118 a 122, pronunciado por el Juez Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, con costas.

2.- Contra la resolución de Segunda Instancia, Martina Vicente Castillo de Poma y Saturnino Poma Mamani, interponen recurso de casación en la forma y en el fondo, bajo los siguientes argumentos:

2.1.- Recurso de Casación en la forma: La parte recurrente, sujeta su recurso en base al artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil, y refiere que el Juez o Tribunal de Apelación tienen la obligación de fundamentar el Auto de Vista, cumpliendo los requisitos del artículo 192 del Código de Procedimiento Civil, asimismo, expresa que  se debe fundar una decisión de segundo grado, conforme lo establecido por el artículo 236 del mismo Adjetivo Civil, manifestando que en su recurso de apelación hubiese acusado la falta de valoración de la documental de fojas 4 a 11, de fojas 15, 21, 21, 29 , 91, como también el agravio de violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley en cuanto a la demanda principal de usucapión, de la acción reivindicatoria, de la acción negatoria, y que existiría disposiciones contradictorias de la sentencia, acusando la violación del artículo 190 del Código de Procedimiento Civil, los que tampoco hubieran merecido consideración, ni análisis por el Tribunal de Apelaciones, de la misma forma, denuncia que la sentencia no hubiese cumplido los requisitos de los artículos 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, porque sería contradictoria al haber admitido su posesión por más de 10 años, como al haberse citado la jurisprudencia de la entonces Corte Suprema, que les favorecería y que el Juez A quo no hubiese realizado un análisis y fundamentación de la demanda reconvencional, que fueron acusados en apelación, sin que hubieran merecido análisis ni consideración por el auto de vista recurrido, y que de conformidad al artículo 271 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil se deberá anular obrados hasta fojas 118 a 122, debiendo previamente  el Juez a quo fundamentar si el demandante cumplió con los requisitos ordenados por el auto que traba la relación procesal y los requisitos ordenados por los artículos 1453 y 1455 del Código Civil.

2.2.- Recurso de Casación en el fondo: La parte recurrente de acuerdo al artículo 253 numerales 1) y 3) denuncia error de hecho y de derecho en la apreciación de las pruebas a las documentales de fojas 4 a 11, de fojas 24, 21, 29, 901, acusando por ello que se hubiese quebrantado los artículos 1296, 1334 y 1321 del Código Civil y 397, 398, 427 y 404 del Código de Procedimiento Civil. Asimismo, la parte recurrente acusa interpretación errónea y aplicación indebida del artículo 138 del Código Civil, como también interpretación errónea y aplicación indebida de los artículos 1453, 1454 y 1455 del Código Civil y en su petitorio solicita anular obrados hasta el vicio más antiguo, conforme a los argumentos esgrimidos en el recurso de casación en la forma, y/o en su caso casando totalmente el auto de vista recurrido, declarando probada la demanda de usucapión, e improbada la reconvencional, disponiendo los dos puntos expuestos en su petitorio.

CONSIDERANDO II:

En virtud al recurso expuesto, se tiene las siguientes consideraciones:

1.- En cuanto al recurso de Casación en la forma: Que, el artículo 219 del Código de Procedimiento Civil previene que "procederá el recurso ordinario de apelación a favor de todo litigante que habiendo sufrido algún agravio en la resolución del inferior, solicitare que el juez o tribunal superior lo repare, disposición que tiene concordancia con lo previsto por el artículo 227 del mismo Procedimiento Civil, en este entendido, el recurso de apelación para Lino Palacio "se constituye en la más importante y usual de los recursos ordinarios, y es el remedio procesal tendiente a obtener que un tribunal jerárquicamente superior, generalmente colegiado, revoque o modifique una resolución judicial que se estima errónea en la interpretación o aplicación del derecho, o en la apreciación de los hechos o de la prueba", a cuyo entender y de acuerdo a la aplicación en nuestra legislación con este recurso ordinario se activa la doble instancia, con la finalidad de examinar la decisión impugnada en virtud a las pruebas presentadas durante la tramitación del proceso y en su caso también recepcionarlas en esta instancia, toda vez, que el objeto de la apelación es justamente la revisión de los agravios expresados en la resolución del Juez de Primera Instancia, los cuales se traducen en los perjuicios sufridos con dicha resolución, entendiéndose a los mismos como la insatisfacción total o parcial, de cualquiera de las pretensiones procesales, oposiciones o simples peticiones formuladas oportunamente en el proceso civil, es decir, la exposición de los agravios especificando los motivos o causas, y fundamentos, los que deberán ser resueltos de acuerdo a lo establecido por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, es decir, de acuerdo a lo resuelto por el inferior en sentencia y en virtud a los agravios expuestos en el recurso de apelación por el apelante, es así, que considerando dicha disposición, la resolución emitida por el Tribunal de Segunda Instancia, debe enmarcarse al principio de congruencia, que doctrinalmente se ha definido como "un principio normativo que limita facultades resolutorias del juez, por el cual debe existir identidad entre lo resuelto y controvertido, oportunamente, por los litigantes, y en relación con los poderes atribuidos en cada caso al órgano jurisdiccional por el ordenamiento jurídico", a su vez, Devis Echandía la define como el "principio normativo que delimita el contenido de las resoluciones judiciales que deben proferirse, de acuerdo con el sentido y alcance de las peticiones formuladas por las partes, para el efecto de que exista identidad jurídica entre lo resuelto y las pretensiones o imputaciones y excepciones o defensas oportunamente aducidas, a menos que la ley otorgue facultades especiales para separarse de ellas", entendiéndose que el principio de congruencia efectiviza la correspondencia entre las partes, justamente a fin de garantizarles seguridad jurídica sobre las resoluciones emitidas por las autoridades jurisdiccionales.

Por lo expuesto, en el caso de autos, la parte demandante mediante apelación de fojas 126 a 131 vuelta, expresó los agravios que le hubiera causado la sentencia emitida por el Juez de Primera Instancia, y que fue traducida en varios puntos, entre ellos, error en la apreciación de la prueba, especificándose las mismas, violación e interpretación errónea y aplicación indebida de la ley en cuanto a la demanda principal de usucapión, como de la demanda reconvencional y sobre disposiciones contradictorias en la sentencia, de los cuales el Tribunal de Alzada no dio respuesta a todos ellos, limitándose a resolver solamente algunos puntos de dicha apelación, como la valoración de la prueba, empero, sin referirse a todas las que fueron especificadas, y sobre la demanda de usucapión, por lo que, el auto de vista recurrido al no enmarcarse al principio de congruencia, el Tribunal de Alzada ha incurrido en vulneración del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, sometiendo su accionar a la causal del artículo 254 numeral 4) del mismo Adjetivo Civil, correspondiendo fallar conforme lo establecido por los artículos 271 numeral 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

Por otra parte, cabe referir que al haberse ingresado a resolver el recurso de casación en la forma, ya no corresponde ingresar a considerar el recurso de casación en el fondo.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo 1 numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto en los artículos 271 numeral 3) del Adjetivo Civil, ANULA el Auto de Vista N° 370, de fecha 13 de agosto, de fojas 151 y vuelta, hasta que el Tribunal de Alzada sin turno de sorteo pronuncie nuevo Auto de Vista, concordante con el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

Se impone la multa de Bs. 200 a cada uno de los Vocales que intervienen en el indicado Auto de Vista, por inobservancia de la ley, que les serán descontados por planilla.

Cumpliendo con lo previsto por el artículo 17, parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  613/2013