SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 608

Sucre: 29 de noviembre de 2013  

Expediente: LP 162 08

Proceso: División Y Partición

Partes: Cleto Arandia Mendoza c/ Isaac Arandia Mendoza y otros

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

I. VISTOS:

1.- EL recurso de casación, interpuesto por Cleto Arandia Mendoza, de fojas 199 a 201 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 277 de 20 de junio de 2008, pronunciado por  la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior de La Paz, en el proceso ordinario sobre división y partición, seguido por el recurrente, contra Isaac Arandia Mendoza, Amparo, Osman y Juan Carlos Arandia Rocha, los antecedentes y;

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del proceso.-Que, mediante sentencia de fojas 143 a 144 vuelta, el Juez de Partido Décimo Tercero en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, declaró probada la demanda de fojas 6 y 7, y subsanada a fojas 20 y dispuso que se proceda a la venta del inmueble ubicado en calle Heroínas 16 de Julio, Villa San Juan, Región de Caiconi, Zona Miraflores, con una superficie de 186,09 metros cuadrados, y con su producto, previa deducción de los créditos emergentes de los contratos de anticresis se distribuya en partes porcentuales iguales entre todos los herederos de la sucesión de Anselma Mendoza Vda. de Arandia.

Que, en grado de apelación interpuesto por Cleto Arandia Mendoza, de fojas 161 a 162, la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, por Auto de Vista Nº 277 de 20 de Junio de 2008, de fojas 191 y vuelta, confirma la sentencia apelada, con costas. 

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 199 a 201, Cleto Arandia Mendoza, interpone recurso de casación, que a continuación se compendia.

III. CONSIDERANDO:

3.1.- Recursos de casación.- En el recurso de casación se efectúan las siguientes denuncias:

Denuncia que se ha violado los artículos 1251 (del Código Civil) y 679 del Código de Procedimiento Civil, porque no se ha considerado a la totalidad de los herederos como es el caso de Lilian Arandia Rodríguez, hija de su hermano fallecido Mario Arandia. Añade que estos defectos no fueron considerados por el Tribunal ad quem.

Denuncia que el Juez a quo consideró fotostáticas que no reúnen los requisitos legales, que no cumplen con lo dispuesto en los artículos 1287, 1289, 1297, 1299, 1300 y 1430 del Código Civil. Añade que es inaudito aplicar el artículo 1423 del Código Civil porque debió tenerse presente que los contratos de anticrético fueron firmados por su hermano Isaac Arandia haciéndose pasar por propietario, por lo que no corresponden a la carga hereditaria, por lo que no debieron ser consideradas en la división y concluye acusando que se ha violado los artículos 1287, 1289, 1297, 1299, 1300 y 1430 del Código Civil.

Denuncia que el Juez a quo no se pronunció sobre otros bienes, como la tienda de abarrotes y otros.

Denuncia que se han violado el artículo 1251 del Código Civil y 3-1) del Código de Procedimiento Civil.

Finalmente pide que se anule obrados hasta el vicio más antiguo.

3.2. Fundamentos del Fallo.- Que, por disposición del artículo 106 del Código Procesal Civil, vigente por mandato de la disposición Transitoria Segunda, numeral 4, Ídem, en cualquier estado del proceso puede declararse de oficio la nulidad de obrados, cuando la ley lo califique expresamente.

El debido proceso legal constituye una esencial  garantía constitucional normativa de los justiciables, la cual compele a los órganos jurisdiccionales, en cuanto mediatizadores del conflicto, a conocer y resolver las controversias de relevancia jurídica en estricta sujeción a las formas procesales que rigen los procesos de conocimiento ordinarios, cuya teleología última es la de resguardar el derecho de defensa en juicio; previsiones legales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio, por mandato del artículo 90 del Código de Procedimiento Civil.

La precautela de los derechos y garantías constitucionales, es, en primer término, deber de la jurisdicción ordinaria, pues los jueces de la jurisdicción ordinaria son jueces constitucionales, a quienes incumbe el deber de resguardar y respetar los derechos fundamentales de las personas que intervienen en los procesos sometidos a su conocimiento, y en especial tienen el deber de tutelar los derechos fundamentales de las partes durante la sustanciación de los procesos judiciales y en la resolución de los mismos, conforme señala el publicista nacional José Antonio Rivera Santivañez, consiguientemente, es menester verificar, si la resolución de instancia impugnada, emergen de un debido proceso legal.

El derecho de defensa en juicio, también como elemento del debido proceso, es inviolable por mandato del artículo 119-II de la Constitución Política del Estado.

El artículo 679 del Código de Procedimiento Civil dispone: “Toda división de herencia deberá comprender a la totalidad de los herederos, bajo pena de nulidad.”

En el caso en examen, se ha acreditado mediante certificado de nacimiento cursante de fojas 183, que  Lilian Paola Arandia Rodríguez, es también hija del de cujus Mario Arandia Mendoza, y en su calidad de tal heredera por representación de la causante Anselma Mendoza Vda. de Arandia, de cuya sucesión trata esta división y partición; por consiguiente con derecho a participar en la susodicha de la división y partición de bienes hereditarios. Por ello, al haberse omitido su citación e intervención en la tramitación de la causa, se ha violado su derecho de defensa en juicio, incurriéndose en la causal de nulidad prevista en el citado artículo 679 del Código de Procedimiento Civil, en cuyo mérito corresponde fallar conforme disponen los artículos 271-3) y 275, ambos del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, ANULA obrados hasta fojas 7 vuelta inclusive, es decir hasta la admisión de la demanda, disponiendo que el Juez a quo mande a subsanar la demanda con la incorporación de todos los herederos.

4.2.- No siendo excusable el error en que ha incurrido el Juez a quo y el Tribunal Ad-quem, se les impone responsabilidad de multa que se gradúa en Bs. 200 al Juez a quo y a cada uno de los vocales signatarios del fallo, a descontarse de sus haberes por habilitación, y sea a favor del tesoro judicial.

4.3.- Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 - IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  608/2013