SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 598

Sucre: 29 de noviembre de 2013  

Expediente: LP 161 08 S  

Proceso: Mejor Derecho Y Reivindicación

Partes: Serapio Héctor Dávalos Chávez c/ Alejandro Chambilla

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 131 a 132, interpuesto por Alejandro Chambilla contra el Auto de Vista Nº 302 de 1 de agosto de 2008 cursante a fojas 128 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre mejor derecho y reivindicación, seguido por Serapio Héctor Dávalos Chávez contra  el recurrente, el auto concesorio de fojas  135, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que, tramitada la causa de referencia, la Juez de Partido Segundo en lo Civil Comercial de la ciudad de El Alto - La Paz, emitió la sentencia Nº 45 de 26 de enero de 2008, cursante de fojas  107 a 108 y su complementario de fojas 109, por el que declara probada la demanda e improbada la reconvencional, en consecuencia reconoce el derecho de propiedad que le asiste a Serapio Héctor Dávalos Chávez sobre el inmueble motivo de la litis, sin costas.

En grado de apelación la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial  de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 302 de 1 de agosto de 2008 cursante a fojas 128 y vuelta, confirma la sentencia apelada, con costas.

Contra la resolución de segunda instancia, el demandando Alejandro Chambilla, interpone recurso de casación en el fondo y en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

En el recurso de casación en el fondo:

El recurrente, con cita del artículo 1453 del Código Civil, artículo 397 del Código Adjetivo Civil y haciendo referencia a los antecedentes del proceso, acusa que no se procedió a una correcta valoración de la prueba.

En la forma denuncia:

Que, el Juez a quo, dictó la sentencia fuera del término previsto por el artículo 208 del Código de Procedimiento Civil.

De otro lado, haciendo mención al artículo 254 inciso 4) del citado Adjetivo Civil, señala que el demandado se apersonó con varios apoderados sin que hayan sido revocados los poderes; es más, debía notificarse con todas las actuaciones a todas las partes así como a los apoderados, al no cumplirse  tales extremos, se ha violado los artículos 50, 58, 63 y 90 del pre citado cuerpo legal.

Finaliza señalando que el Tribunal Supremo revoque y/o anule el presente proceso.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Por cuestión de método, se examina en primer lugar el recurso de casación en la forma.-

De la argumentación del referido recurso, se advierte que el recurrente denuncia la existencia de vicios que invalidan el proceso. Debemos anotar que en materia de nulidades procesales, rigen ciertos principios que deben ser observados para declarar aquélla, nos referimos a los principios de especificidad, transcendencia y convalidación. Principios que establecen que no hay nulidad sin la existencia de una ley específica que así la determina, tampoco hay nulidad sin perjuicio y finalmente si la violación de forma no es reclamada oportunamente se considera convalidada con el consentimiento.

En ese entendido en el caso en examen, con relación a la denuncia 1), de la revisión de obrados se establece que, el 15 de diciembre de 2007, el A quo dictó el decreto de "Autos" conforme consta a fojas 106 vuelta de obrados, consiguientemente, se infiere que el cómputo del plazo para dictar sentencia comienza a correr desde esa fecha, sin embargo debe considerarse que, la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz ingresó en vacación judicial, a partir del 26 hasta el 31 de diciembre de 2007, consiguientemente, aplicando lo dispuesto por el artículo 141 del Código Adjetivo Civil, tenemos que durante este periodo de tiempo se suspendió el cómputo del plazo para el pronunciamiento de la sentencia.

En este contexto, y efectuando el cómputo del término, descontando los días de la vacación judicial, se establece que la sentencia recurrida fue dictada dentro del término legal, es decir dentro de los cuarenta días previsto por el artículo 204 del Código de Procedimiento Civil.

De otro lado, referente a la denuncia 2), de la argumentación del referido recurso en el punto en examen, se advierte que existe una percepción  incoherente e imprecisa de los alcances y los efectos legales del recurso de casación en la forma, en razón de que el recurrente sin haber alegado ni acreditado del perjuicio sufrido y el interés jurídico que se intenta subsanar, mucho menos haber indicado el o los folios de los actuados extrañados, cual se impone en esta clase de recursos, en forma confusa denuncia, señalando, textual: “...que el demandado se apersonó con varios apoderados sin que hayan sido revocados los poderes…”, “...debía notificarse con todas las actuaciones a todas las partes así como a los apoderados..”, siendo que el mismo recurrente es parte demandada, resulta intolerable y contrario al principio de moralidad del proceso que refiere el artículo 57 del Código de Procedimiento Civil que el recurrente tenga que valerse por así decirlo de un acto que afecta a su propio favor para así pretender la nulidad de obrados; es más, la normativa invocada como violadas (artículos 50, 58, 63 y 90 del Código de Procedimiento Civil) no fueron objeto de análisis y/o fundamentación en ninguna de las resoluciones pronunciadas, por lo que mal podrían haber sido vulneradas o violadas, precisamente por no habérselas aplicado por el Tribunal de alzada, ello tomando en cuenta la referida confusión en su denuncia, por lo que no se abre la competencia del Supremo Tribunal para conocer el fondo del recurso intentado en este punto.

En consecuencia, no existe ningún motivo para anular obrados, porque en la tramitación de la causa no existe ninguna violación al derecho de defensa de las partes y el debido proceso, razón por la cual el recurso de casación en la forma deviene en infundado.

Con relación al recurso de casación en el fondo.-

La jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció de manera reiterada que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código Adjetivo Civil, expresando de manera precisa la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, además de indicar en qué consiste dicha violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente o cual la interpretación debida. De igual modo, cumpliendo con la adecuada técnica procesal, se debe señalar de manera concreta la existencia o no de contradicciones en la resolución impugnada. Finalmente, si de la apreciación de la prueba se trata, el recurrente debe señalar de manera precisa y diferenciada, si los juzgadores de instancia incurrieron en error de derecho o de hecho, puesto que la valoración y apreciación de la prueba constituye una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación, a menos, que el recurrente demuestre de manera concreta la existencia de los errores señalados, puesto que, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case.

En la especie, el recurrente omitió distinguir la casación en el fondo, es decir, no preciso lo que pretende, habida cuenta que no especificó las causales de casación en el fondo, enumeradas en los incisos  respectivos del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, ni mucho menos mencionó la referida norma, limitándose a anotar de manera genérica “recurso de casación en el fondo”, “artículo 1453 del Código Civil”, “artículo 397 del Código Adjetivo Civil”, y “no se procedió a una correcta valoración de la prueba”, sin acusar y fundamentar la infracción de alguna ley, o sea, que no denunció la violación, la aplicación indebida o la interpretación errónea de ninguna norma, tampoco denunció que en la resolución emitida, existieran aspectos contradictorios, como tampoco alegó la existencia de error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, es decir, no fundamentó ninguna causal de casación prevista por el referido artículo 253.

Finalmente, el recurrente inclusive contradictoriamente, pide “revoque y/o anule”, en el primero, como si se trataría de un recurso de apelación.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el mismo, este Tribunal Supremo se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 1) y 2) y 272-2) y 273 del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma e IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, de fojas 131 a 132, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.500, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  598/2013