SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 597

Sucre: 29 de noviembre de 2013  

Expediente: LP 164 08 S  

Proceso: División Y Partición De Bienes Comunes

Partes: Ivan Yury Arandia Calizaya c/ Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I.VISTOS:

1.- El recurso de casación o nulidad, interpuesto por Marcelo Galindo Ustaris, en representación de Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia, de fojas 318 a 320, y el recurso de casación y nulidad, interpuesto por Katy Arandia Oll, de fojas  322 a 323, contra el Auto de Vista Nº 319, de 2 de septiembre de 2008, de fojas 312 a 313, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, en el proceso ordinario de división y partición de bienes comunes, seguido por Ivan Yury Arandia Calizaya en contra de las recurrentes, los antecedentes y;

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del proceso.- Mediante sentencia de fecha 3 de septiembre de 2007, de fojas 286 a 289 de obrados, se declaró probada la demanda de fojas 3 y vuelta, su ratificación y ampliación de fojas 111, con costas, disponiendo que debe determinarse el porcentaje que le corresponde a Iván Yuri Arandia Calizaya al fallecimiento de su padre Juan Arandia Saenz y ordena que se proceda a la división del bien inmueble objeto de la demanda o su venta en subasta pública si no admitiera cómoda división. 

Que, en grado de apelación, interpuesto por Marcelo Galindo Ustaris, en representación de Maie Oll Tanismae Vda. de Arandia, de fojas 294 a 296 y por Katy Arandia Oll, de fojas 300 a 302, la Sala Civil Tercera de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, por Auto de Vista de fecha 2 de septiembre de 2008, se confirmó la sentencia apelada y las resoluciones de fs. 168 y 268, con costas.  

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 318 a 320, Marcelo Galindo Ustaris, en representación de Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia, interpone recurso de casación o nulidad, y por memorial cursante de fojas 322 a 323, Katy Arandia Oll, interpone a recurso de casación y nulidad,  que se compendian a continuación.

III. CONSIDERANDO:

3.1. Denuncias del Recurso de Casación.- El apoderado de la recurrente Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia, en su recurso extraordinario de casación o nulidad, denuncia que la diligencia de citación de fojas 148 se consigna como domicilio la zona de Irpavi siendo que el domicilio de la demandada es en la zona Alto Irpavi, Av. “D” y que el cedulón fue devuelto.

Acusa que en ningún momento se dio cumplimiento al artículo 120 del Código de Procedimiento Civil, que la parte demandante no ratificó la acción siendo que la demanda de fojas 3 fue anulada. Añade que se habría violado el artículo 327 del Código de Procedimiento Civil porque el demandante debe indicar con precisión el domicilio del demandado para la citación. Menciona el artículo 120 y 121 del Código de Procedimiento Civil y que se aplicó el artículo 121 en un domicilio que no corresponde ni correspondió a la demandada. Afirma que debió rechazarse la demanda por ser defectuosa y que se infringió el artículo 90 del referido Código Adjetivo y que se ha violado el derecho a la defensa.

Finalmente pide que se anule obrados hasta el vicio más antiguo.

Por su parte la recurrente Katy Arandia Oll, en su recurso de nulidad y casación, denuncia que se habría violado el artículo 327 con relación al artículo 68 del Código de Procedimiento Civil, porque Ivan Yuri Arandia no volvió  a demandar ni a ratificarse en la demanda anulada, con relación a este mismo aspecto también menciona los artículos 92 y 333. Asevera que la demanda no cumple con el artículo 327 del Código de Procedimiento Civil respecto a no especificar el domicilio de los demandados; que se admite una ampliación sin que exista solicitud de partes ni exista demanda por estar anulada.

Que sin cumplir lo establecido en el artículo 120 del Código de Procedimiento Civil se notifica por cédula sin cumplir el artículo 121 del mismo cuerpo de leyes.

Finalmente pide que se anule obrados hasta el vicio más antiguo. 

3.2. Fundamentos del Fallo.- Respecto del recurso de casación de Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia:

Sobre los defectos de citación, debe tenerse presente que el recurso extraordinario de casación no constituye una tercera instancia, pues no todas las resoluciones de segunda instancia pueden ser impugnadas en casación, o dicho desde otra perspectiva, la legislación civil boliviana sigue el sistema de relación cerrada o “numerus clausus”, en cuanto las resoluciones recurribles de casación, de manera tal que dicho recurso únicamente procede contra las resoluciones enunciadas en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil.

En el caso en examen, los defectos de la citación supuestamente en domicilio distinto, fueron denunciados durante la tramitación de primera instancia mediante un incidente de nulidad, el cual fue rechazado, por auto de fojas 168 vuelta. Esta determinación no fue examinada en apelación en razón a que la apelación diferida fue interpuesta fuera de plazo. Contra el fallo de segunda instancia que resuelve una apelación diferida, no procede recurso de casación, tanto más si en realidad no ha existido apelación por haber sido interpuesta fuera de plazo, razón por la cual el Tribunal Supremo no apertura competencia con relación a esta denuncia.

Respecto a los defectos de la demanda.- Las nulidades procesales, como especie de sanciones procesales, tienen una aplicación restrictiva y fincan en principios que emergen de los sistemas francés e italiano y que se hallan recogidos por nuestro legislador. Estos principios son el de legalidad o especificidad, trascendencia, convalidación y protección.

En mérito al principio de legalidad o especificidad, la nulidad se sanciona solo en los casos previstos por ley expresa (pas de nullité sans texte); se encuentra  recogido por el artículo 251-I) del Código de Procedimiento Civil. Sin embargo este principio se torna relativo  por la inserción de las llamadas nulidades implícitas o virtuales a las que abre camino el artículo 90-I) del Código Adjetivo Civil.

En virtud al principio de trascendencia  no existe nulidad sin perjuicio (pas de nullité sans grief). Este principio se configura por tres condiciones: 1) alegación del perjuicio sufrido; 2) acreditación del perjuicio y 3) interés jurídico que se intenta subsanar.

El principio de convalidación.- No prosperará la nulidad cuando medie consentimiento expreso o tácito de la parte perjudicada. Este principio tiene su fundamento en el carácter dispositivo del proceso civil.

En atención al principio de protección no se puede alegar la propia torpeza como fundamento del pedido de nulidad (nemo auditur propriam turpitudinem allegans).

Las formas procesales no tienen finalidad en sí mismas, pues su objetivo final está orientado a precautelar el derecho de defensa en juicio como  elemento del debido proceso. Por ello, si bien es cierto que el cumplimiento de las  normas  procesales en escrupuloso respeto  a las formas instituidas es de orden público, por mandato del artículo 90 del Código de Procedimiento Civil, no es menos evidente que el quebranto de dichas normas se sanciona con nulidad solamente por vía de excepción.

En el caso en examen, la demandada, hoy recurrente pretende que se invalide el proceso por supuestos defectos de la demanda, lo cual no es posible, pues correspondía que denuncie todos los defectos que observa en su primera presentación; y como no lo ha hecho, su derecho a denunciarlos posteriormente ha precluido, operándose la convalidación; consiguientemente el Tribunal ad quem al haber desestimado la nulidad pedida por dicha causa ha obrado correctamente;  consecuentemente la demandada, ahora recurrente, ha consentido implícitamente y con ello ha convalidado el defecto, razón por la cual no amerita anular obrados por dicha causa.

Con relación a la recurrente Katy Arandia Oll.- Respecto del defecto de citación, éste Tribunal no apertura competencia, en razón a que, como se tiene dicho, contra el Auto de Vista que resuelve una apelación diferida no procede recurso de casación, pues dicha resolución no se encuentra comprendida dentro de las resoluciones recurribles, previstas en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil. 

Con relación a los supuestos defectos de la demanda y su admisión.- Con relación a la recurrente Katy Arandia Oll, también opera la convalidación, pues tal como apunta el Tribunal ad quem, efectivamente mediante escrito de fojas 147, su esposo Marcelo Galindo Ustaris- que dicho sea de paso es el apoderado de su madre- compareció invocando representación (sin mandato) por su esposa y luego mediante escrito de fojas 152, el mismo Marcelo Galindo Ustaris, incidentó nulidad en representación de ambas demandadas, es decir también en representación de Katy Arandia. Estas comparecencias no han sido negadas ni desautorizadas por la recurrente Katy Arandia Oll, de lo cual resulta que dicha recurrente ha tenido efectivo conocimiento del proceso, por lo que correspondía que ejerza las defensas pertinentes en el momento procesal oportuno, y como no lo ha hecho, su derecho a precluido. Finalmente debe tenerse presente que la violación del derecho a la defensa en juicio se presenta cuando el demandado no tuvo conocimiento del proceso que se le sigue pero de ninguna manera cuando ha existido conocimiento efectivo.

En mérito a las consideraciones precedentes y respecto de las denuncias sobre las que el Tribunal Supremo ha aperturado competencia para examinar en el fondo, corresponde resolver en la forma prevista por los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, los artículos 41 y 42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-3) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación y nulidad, cursante de fojas 318 a 320 de obrados, interpuesto por Marcelo Galindo Ustaris, en representación de Maie Oll Tonismae Vda. de Arandia, e INFUNDADO el recurso de casación y nulidad, de fojas 322 a 323, interpuesto por Katy Arandia Oll, con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  597/2013