SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 592

Sucre: 29 de noviembre de 2013  

Expediente: LP 156 08 S

Proceso: Mejor Derecho De Propiedad y otros

Partes: Nicolás Machaca Gómez c/ Amalia Vega Vda. de Chillo y otros

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas   232 a 233 vuelta, interpuesto por Nicolás Machaca Gómez a través de sus representantes Zacarías y Gonzalo Machaca Quenallata en contra del Auto de Vista Nº 310 de 30 de julio de 2008 cursante a fojas 228 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre mejor derecho de propiedad y reivindicación, seguido por Nicolás Machaca Gómez contra Amalia Vega Vda. de Chillo, Angélica Sonia Chillo Vega y Gumercindo Luis Aruquipa, la respuesta de fojas 236 a 237, el auto concesorio de fojas 239 vuelta, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que, tramitada la causa de referencia, el Juez de Partido Quinto en lo Civil y Comercial de La Paz, emitió la sentencia Nº 30 de 16 de enero de  2008, cursante de fojas 204 a 209 vuelta, declarando improbada la demanda y probada la reconvencional, sin costas.

En grado de apelación, la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 310 de 30 de julio de 2008 cursante a fojas 228 y vuelta, confirma la sentencia apelada, con costas.

Contra la resolución de segunda instancia, el demandante Nicolás Machaca Gómez a través de sus representantes Zacarías y Gonzalo Machaca Quenallata, interpone  recurso de casación en el fondo y en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

El recurrente en su recurso de casación en el fondo acusa:

Que, el Auto de Vista al confirmar la sentencia, no ha hecho una valoración de las pruebas aportadas de su parte, por lo que existe error de hecho y de derecho, violando de esa manera los artículos 1287, 1296 del Código Civil y artículo 399 del Código de Procedimiento Civil; como tampoco la sentencia ha hecho una valoración al respecto.

Asimismo denuncia que, ni el Auto de Vista ni la referida resolución han aceptado la impugnación al acta de inspección, por no tomar en cuenta  en su transcripción la relación que hizo su abogado.

En la forma denuncia:

Que, al no habersele notificado en su domicilio procesal con la apertura del término de prueba y calificación del proceso, se ha restringido su derecho a aportar mayores elementos de prueba, como consecuencia de ello se ha violado el artículo 137 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil.

De otro lado señala, que el acta de inspección de fojas 184 a 185, no es completa en su transcripción y pese a su reclamo al respecto, no ha sido escuchado.

Por último haciendo conocer que interpone recurso de casación en el fondo y en la forma, pide casar el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Por cuestión de método, se examina en primer lugar el recurso de casación en la forma.-

De la argumentación del recurso, se advierte que el recurrente denuncia la existencia de vicios que invalidan el proceso, al respecto debemos anotar que en materia de nulidades procesales, rigen ciertos principios que deben ser observados para declarar aquélla, nos referimos a los principios de especificidad, transcendencia y convalidación. Principios que establecen que no hay nulidad sin la existencia de una ley específica que así la determina, tampoco hay nulidad sin perjuicio y finalmente si la violación de forma no es reclamada oportunamente se considera convalidada con el consentimiento.

En el caso en examen, con relación a la denuncia 1), si bien, en la diligencia de fojas  110 (cuestionada) con respecto a la notificación a la parte actora con el auto de relación procesal de fojas 106 vuelta, no consta el lugar, es decir el domicilio donde ha sido practicada; sin embargo la parte actora al presentar el memorial cursante a fojas 108, que es posterior al referido auto, hace presumir que tuvo conocimiento de dicha resolución; al margen de ello, la prueba ofrecida de su parte, es admitida vía reposición mediante providencia de fojas 152 vuelta, quedando de esta manera convalidado cualquier supuesto defecto en la diligencia extrañada que en lo posterior no tuvo trascendencia procesal.

Con respecto a su denuncia 2), el recurrente, si bien mediante memorial de fojas 189 de obrados, hizo conocer que impugnaba el acta de inspección por no ser completa en su transcripción; sin embargo, si consideraba que no ha sido escuchado, correspondía que haga uso del mecanismo procesal que la ley le franqueaba para impugnar la misma en primera instancia y antes del decreto de autos, al no hacerlo ha consentido dicho actuado, por consiguiente, en mérito al principio de convalidación, ya no podía cuestionar este aspecto en apelación ni mucho menos en casación.

Al respecto, el ejercicio del derecho cuando una parte considera que se ve coartado, debe ser ejercido en la forma y en el momento procesal pertinente, pues el proceso civil se rige, entre otros, por el principio de preclusión, en cuyo mérito no es posible retrotraer el procedimiento a etapas procesales ya concluidas.

En consecuencia, no existe ningún motivo para anular obrados, porque en la tramitación de la causa no existe ninguna violación al derecho de defensa de las partes y el debido proceso, razón por la cual el recurso de casación en la forma deviene en infundado.

Con relación al recurso de casación en el fondo.- La uniforme jurisprudencia emitida por este Tribunal, en concordancia con las normas previstas por el Código de Procedimiento Civil, ha establecido que el recurso de casación, constituye una demanda nueva de puro derecho, en la que el recurrente, debe cumplir con la carga procesal de citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso  de casación en el fondo, en la forma o en ambos, a fin de que dichos recursos, sean considerados, conforme establece el inciso 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento  Civil.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código Adjetivo Civil, expresando de manera precisa la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de

la ley, además de indicar en qué consiste dicha violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente o cual la interpretación debida.

El cumplimiento escrupuloso de los requisitos impuestos por el artículo 258-2) del Adjetivo Civil, no constituye una mera formalidad potestativa, pues tiene por finalidad delimitar el accionar del Tribunal de casación, para permitir que el fallo del Tribunal de casación sea pertinente, exhaustivo y fundamentado.

En la especie, el recurrente centra sus denuncias en la falta de valoración de la prueba, por parte de los jueces de instancia; sin embargo, al margen de no haber identificado con meridiana claridad si el error denunciado es de hecho o de derecho, no fundamentó de manera alguna porque razón o motivo se habría incurrido en tales errores, menos fundamenta con precisión y claridad en qué consiste la violación de los preceptos normativos invocados (artículos 1287, 1296 del Código Civil y artículo 399 del Código de Procedimiento Civil), menos señala cual la interpretación que se pretende aplicar en el fallo impugnado. La invocación debe ser clara, concreta y precisa, y no mera referencia o crítica general; es más, el recurso de casación es manifiestamente defectuoso, pues el recurrente, al margen de no acusar la violación de alguna ley, formula denuncias sobre supuestos errores de procedimiento dentro de su recurso de casación en el fondo, como es el caso denunciado de que no ha sido  aceptada la impugnación al acta de inspección -se dice- por no tomar en cuenta la relación  que hizo su abogado, denuncia que correspondía formularlo en el recurso de casación en la forma y no en el fondo.

De otro lado, omitió distinguir la casación en el fondo, habida cuenta que no especificó las causales de casación en el fondo, enumeradas en los incisos respectivos del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, menos cito la referida norma.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258 numeral 2) del citado Adjetivo Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el mismo, este Tribunal Supremo se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 1) y 2) y 272-2) y 273 del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma e IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, de fojas 232 a 233 vuelta, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.500, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  592/2013