SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 577

Sucre: 1 de noviembre de 2013  

Expediente: SC 117 08

Proceso: Nulidad de Contratos de Compraventa y Otro

Partes: Nelly Dorado de Melgarejo c/ María Delicia Rojas Cárdenas y otros

Distrito: Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS: el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Nelly Dorado de Melgarejo de fojas 423 a 429, contra el Auto de Vista Nº 340 de 7 de agosto de 2007 pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso sobre nulidad de contratos de compraventa e inscripciones en Derechos Reales por simulación, seguido por la recurrente contra María Delicia Rojas Cárdenas, Yusef Gerardo Mendoza Rojas y Maria Cristina Bruckner Bazoberry, el auto concesorio de fojas 485, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez de Partido Segundo en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz pronunció la Sentencia Nº 129 de 11 de septiembre de 2006 (fojas 370 a 380 vuelta), declarando probada en parte la demanda en lo que corresponde a la nulidad de las minutas de transferencia en litis; aclarándose que los efectos y alcances de la demanda y la presente resolución solamente surtirán sus efectos contra los demandados María Delicia Rojas Cárdenas y Yuseff Gerardo Mendoza Rojas; se la excluye del presente proceso a la demandada Maria Cristina Bruckner Bazoberry, salvándosele los derechos como tercera interesada; con costas. A los efectos se declara nulas las minutas objeto de litigio.

Deducida la apelación por la demandada María Delicia Rojas Cárdenas y la demandante, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz mediante Auto de Vista Nº 340 de 7 de agosto de 2007 (fojas 419 a 420 vuelta), confirma la sentencia apelada, con costas.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por la demandante Nelly Dorado de Melgarejo en los términos expresados en su memorial de 17 de septiembre de 2007 (fojas 423 a 429).

CONSIDERANDO: que, el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, faculta al Juez o Tribunal de casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público; esto, porque en los procesos que llegan a su conocimiento se debe verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel.

Que, de acuerdo a lo establecido por el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil, las disposiciones de la Sentencia sólo comprenderán a las partes que intervinieren en el proceso y a las que trajeren o derivaren sus derechos de aquellas. En ese mismo sentido el artículo 1451 del Código Civil, prevé que lo dispuesto por la sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada causa estado a todos los efectos entre las partes, sus herederos y causahabientes.

Que, el litisconsorcio sea activo o pasivo, importa el interés de dos o más personas respecto a una pretensión común que obliga su participación en el proceso. Cuando existe una pluralidad de sujetos que consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litisconsorcio activo, si por el contrario son varios los concernidos con la acción que se intenta, se trata de litisconsorcio pasivo y si estamos frente a una pluralidad de demandantes y demandados hablamos de un litisconsorcio mixto.

       Que, en ese marco, de la revisión del proceso se evidencia que de fojas 66 a 71, Nelly Dorado de Melgarejo interpuso demanda sobre nulidad de contratos de compraventa e inscripciones en Derechos Reales por simulación, dirigiendo su acción en contra de María Delicia Rojas Cárdenas, Yusef Gerardo Mendoza Rojas y Maria Cristina Bruckner Bazoberry, demanda que fue admitida por el Juez de la causa el 9 de julio de 2005, conforme consta a fojas 73. Sin embargo, en la misma demanda la actora señala que su “madre MARÍA DELICIA ROJAS CÁRDENAS, tuvo cuatro hijos: NELLY DORADO ROJAS, NEISA YALILA MENDOZA ROJAS, YUSEFF GERARDO MENDOZA ROJAS y GLORIA AMPARITO MENDOZA ROJAS. Sin embargo, …en menoscabo de sus tres hijas mujeres, …efectuó ventas a favor de uno de sus hijos YUSEFF GERARDO MENDOZA ROJAS y su esposa MARIA CRISTINA BRUCKNER DE MENDOZA, transferencias que han sido realizadas mediante ACTOS SIMULADOS…. Transferencias con las que acrecentaron únicamente el patrimonio de UN SOLO HIJO, EN DETRIMENTO DEL PATRIMONIO DE LOS DEMAS HIJOS”. Posteriormente, de fojas 84 a 86 vuelta, la demandada Maria Cristina Bruckner Bazoberry refiere que es de su “conocimiento que la compraventa de los dos inmuebles se realizó efectivamente a través del pago del precio y de la entrega de la cosa, habiendo hasta la fecha ejercitado plenamente nuestros derechos de uso, goce y disfrute sobre los inmuebles a través de nuestro trabajo agrícola sobre esos terrenos, la constitución de gravámenes, la venta de fracciones de parcelas y cuanto acto en estos casi veinte años de propietarios hemos realizado”.

Que, el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil establece que las normas procesales son de orden público y, por tanto, de cumplimiento obligatorio; y, las estipulaciones contrarias a lo dispuesto en este artículo serán nulas.

Que, de lo expuesto, se tiene que la demanda de fojas 66 a 71, fue interpuesta exclusivamente contra María Delicia Rojas Cárdenas, Yusef Gerardo Mendoza Rojas y Maria Cristina Bruckner Bazoberry, sin considerar que, la sentencia que recaiga sobre la demanda, también afectará indudablemente los derechos de Neisa Yalila Mendoza Rojas, Gloria Amparito Mendoza Rojas y actuales propietarios de los terrenos objeto de litigio, de ahí que correspondía al Juez a quo integrarles a la litis, a los efectos del artículo 194 del Código Adjetivo Civil, al no haberlo hecho incumplió el deber que le impone el artículo 3 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, por permitir que el proceso se desarrolle con vicios de nulidad. Por su parte, le correspondía al Tribunal ad quem advertir este vicio y anular obrados disponiendo la integración a la litis de Neisa Yalila Mendoza Rojas, Gloria Amparito Mendoza Rojas y actuales propietarios de los terrenos objeto de litigio, omisión que se encuentra sancionada con nulidad prevista por el artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

Que, los Jueces y Tribunales de alzada deben tener presente que la integración a la litis de todos quienes sean demandantes o demandados importa que deban ser sometidos al proceso, además que debe ser tarea no sólo de las partes, sino del Juez a quo, quien en su calidad de director del proceso, debe cuidar que el mismo se desarrolle sin vicios de nulidad. Sólo así, las decisiones que adopte, serán útiles en derecho a las partes y los efectos de la cosa juzgada alcanzarán a todos y a quienes deriven sus derechos de aquélla, tal como lo impone el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta la admisión de 9 de julio de 2005, de fojas 73, inclusive, a efectos de que se integre a la litis a Neisa Yalila Mendoza Rojas, Gloria Amparito Mendoza Rojas y actuales propietarios de los terrenos objeto de litigio.

Con responsabilidad por no ser excusable la omisión de los Jueces a quo y Tribunal de alzada, que se gradúa en Bs. 200 per cápita, descontable de sus haberes.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17-IV de la Ley del Órgano Judicial comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  577/2013