SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 535

Sucre: 31 de octubre de 2013  

Expediente: C 86 10 S

Proceso Usucapión Decenal Y Nulidad De Documento.

Partes: Juana Hinojosa de Franco c/ Ricela Guardia García

Distrito: Cochabamba

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 657 a 661 vuelta, interpuesto por Juana Hinojosa de Franco, contra el Auto de Vista de 14 de agosto de 2010, cursante a fojas 653 y vuelta de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso de USUCAPIÓN DECENAL Y NULIDAD DE DOCUMENTO seguido por la recurrente contra Ricela Guardia García, los antecedentes del proceso, la contestación de fojas 665 a 669 vuelta y el auto de concesión de fojas 670; y,

       CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que durante la tramitación de la causa, el Juez de Partido 8º en lo Civil de Cochabamba, pronunció sentencia de fecha 31 de enero de 2005 cursante de fojas 571 a 575 vuelta de obrados, declarando IMPROBADA la demanda de fojas 5 y probadas las excepciones de fojas 144, con costas.

Que, en grado de apelación incoada por la demandante Juana Hinojosa de Franco, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito Judicial de Cochabamba, confirma la sentencia de 31 de enero de 2005, con costas.

       CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

Recurso de casación en el fondo.- Manifiesta que el auto de vista viola flagrantemente lo dispuesto por el artículo 236 y 90 del Código de procedimiento Civil, al no circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que fueron objeto de apelación, al no haberse pronunciado por la modificación de la demanda realizada por memorial de 23 de febrero de 2001 (fs. 55-56), resultando la resolución de vista nula de pleno derecho, al haberse violado sus derechos constitucionales al debido proceso, seguridad jurídica, a la igualdad de partes.  

Indica que los vocales adecuaron su accionar al numeral 1 del artículo 253 del Código de procedimiento Civil, al contener el auto de vista violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley, porque el auto de vista no se circunscribe ni se pronuncia sobre los puntos objeto y fundamento de la apelación. Cita el artículo 298 del Código de procedimiento Penal, como noción de “violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley”.

Argumenta también que, sus progenitores José Hinojosa García y Dolores Vargas de Hinojosa eran analfabetos, por lo tanto el documento de transferencia entre éstos y Ricela Guardia García, no cumple con los requisitos para su validez, pues no participan testigos a ruego ni instrumentales, consecuentemente ese documento debe ser declarado nulo y sin valor legal alguno, disponiendo la cancelación de partida en derechos reales.

Recurso de casación en la forma.- El recurrente declara que los vocales al emitir el auto de vista adecuaron su accionar a lo establecido por el numeral 4) del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, por no pronunciarse expresamente a la modificación y/o rectificación de demanda de usucapión y nulidad, obviada primero por el juez a quo, incumpliendo y violando flagrantemente lo dispuesto por el artículo 190 del Código de Procedimiento Civil. También denuncia que el auto de vista viola lo dispuesto por el artículo 235 del Código de Procedimiento Civil, pues no se circunscribe a los puntos resueltos por el inferior.

Concluye su memorial diciendo que recurre de casación en el fondo y en la forma, solicitando aplicación de lo previsto en el artículo 271 numeral 3) del citado procedimiento Civil, anulando obrados hasta el vicio más antiguo o sea hasta pronunciarse nueva sentencia considerando la modificación de su demanda.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En relación a su recurso de Casación en el fondo.- Que, la abundante jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil en coherencia con lo establecido en los artículos 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese orden es menester precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de casar el auto de vista impugnado, unificando la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando al ser dictado en su sustanciación, se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del artículo 258 del Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error. Así mismo corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de precedencia establecidas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto se trata de poner de manifiesto la violación de leyes expresas en la decisión  de la causa, la indebida aplicación del derecho material en la decisión o la errónea interpretación de  preceptos legales y finalmente, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución de privativa de los juzgadores de instancia, incensurable en casación.

En la especie, la recurrente no cumple con las exigencias invocadas anteriormente, cuyas deficiencias son ostensibles, debido a que pese a indicar que se apoya en la causal 1) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil y antes de hacer alusión a sus tres numerales, contradictoriamente a la naturaleza del recurso de casación en el fondo apunta los artículos 236 y 90 del Código de Procedimiento Civil como vulnerados o violados, olvidando que por la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios analizados, en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma, siendo menester reiterar y destacar que las denuncias relacionadas con las cuestiones de forma del proceso, no corresponden ser analizadas a través del recurso de casación en el fondo, habida cuenta que para ello se instituyó dentro de nuestro ordenamiento jurídico el recurso de casación en la forma.

Así mismo, la recurrente pretende que en base a la cita del artículo 298 del Código de Procedimiento Penal, se llegue a la conclusión de que los tribunales de instancia violaron sus derechos constitucionales o a la seguridad jurídica, nada más alejado de la realidad, equivocándose una vez más en apoyarse en normativa que corresponden a otra materia procesal; intentando de esta manera, que a través de los presentes e imprecisos argumentos de su recurso de casación en el fondo, este Supremo Tribunal ingrese a censurar la apreciación y valoración de la prueba realizada por los jueces de grado.

Por último, la recurrente consolidando su total desconocimiento de la técnica recursiva que hace a este recurso extraordinario, omite señalar que es lo que pretende con la formulación del recurso de casación en el fondo conforme lo establece el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil, incumpliendo una vez más los requisitos inexcusables de cumplimiento obligatorio para que se abra la competencia del Tribunal Supremo y que los mismos deben estar contenidos en el recurso y no suplirse por escritos posteriores.

Correspondiendo en consecuencia la aplicación de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

En cuanto al recurso de casación en la Forma.- La recurrente, a tiempo de interponer su recurso de casación en la forma o nulidad, solicita al tribunal anular obrados, denunciando vicios procesales, sin embargo, antes de ingresar al fondo del recurso, este Tribunal, pasa a examinar los presuntos vicios procesales, a objeto de verificar si se trata de defectos que interesen al orden público y ameriten declarar la nulidad solicitada: Respecto a las acusaciones de dictarse una resolución intra petita, el recurrente tenía expeditas las acciones que la ley le confiere para realizar los reclamos correspondientes, así el artículo 239 del Código de Procedimiento Civil otorga a las partes la facultad de solicitar las correcciones, aclaraciones, complementaciones y explicaciones previstas en el artículo 196 del mismo Código, dentro del plazo de veinticuatro horas, evidenciándose que el actor no recurrió a dicho arbitrio, por lo que su derecho para reclamar ya precluyó.

A pesar de ello, revisadas las resoluciones de instancia, las mismas resultan cumplir con los requisitos exigidos por el artículo 192 y 236 con relación al 227 del Código de Procedimiento Civil, emitiéndose resoluciones con total congruencia y fundamentación, resolviendo los agravios apelados y de acuerdo a los antecedentes del proceso, enmarcándose al auto de relación procesal.

En consecuencia, lo denunciado por la recurrente no afecta al orden público y no está expresamente sancionado con nulidad, por lo que de conformidad a lo dispuesto en el artículo 251 del Procedimiento Civil, que manda: “I.- Ningún trámite o acto judicial será declarado nulo, si la nulidad no estuviere expresamente determinada por la ley”, desembocando en infundadas las acusaciones vertidas en su recurso de forma, siendo menester aplicar los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la  Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo e INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuestos por Juana Hinojosa de Franco contenidos en el memorial de fojas 657 a 661 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  535/2013