SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 529

Sucre: 31 de octubre de 2013  

Expediente: SC 114 08

Proceso: Reivindicación y Otros.

Partes: Patricia Melgar Alvis c/ María Francisca Mérida y Otro

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fojas 442 a 446 vuelta, interpuesto por María Francisca Mérida Vda. de Ledezma y Juan Erick Ledezma contra el Auto de Vista Nº 156 de 24 de marzo de 2008 cursante de fojas 438 a 439, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso ordinario sobre reivindicación, nulidad de escritura, desocupación y entrega de inmueble, seguido por Patricia Melgar Alvis en contra de los recurrentes, la respuesta de fojas 451 a 453, el auto concesorio de fojas 454, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que, tramitada la causa de referencia, el  Juez de Partido y de Sentencia de la localidad de Samaipata, Provincia Florida del Departamento de Santa Cruz, emitió la sentencia de fecha 10 de agosto  de 2006, cursante de fojas 399 a 401 declarando probada la demanda e improbada la reconvención, disponiendo la nulidad del derecho propietario de María Francisca Mérida Vda. de Ledezma y la cancelación de su registro en Derechos Reales; la reivindicación y entrega del inmueble motivo de la litis a favor de la demandante, sin costas.

En grado de apelación, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 156 de  24 de marzo de 2008, revoca la sentencia  en forma parcial en lo referente a la entrega del inmueble, el mismo debe ser partido entre los ex - esposos en partes iguales en 50% para cada uno y confirma en todo lo demás, sin costas.

Contra la resolución de segunda instancia, los demandados María Francisca Mérida Vda. de Ledezma y Juan Erick Ledezma, interponen recurso de casación en la forma y en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

Los recurrentes en su recurso de casación en la forma:

Acusan que el Tribunal ad quem quebrantó las formalidades esenciales que hacen al debido proceso legal, en razón a las siguientes consideraciones: a) que el juez de primera instancia quebranto el principio de congruencia, porque no se pronunció sobre  las peticiones de la demanda reconvencional, que contiene tres peticiones, mejor derecho propietario, reconocimiento del pago de mejoras, más pago de daños y perjuicios, actuando en forma -se dice- infra petita, infringiendo el artículo 190 del Código de Procedimiento Civil concordante con el artículo 192 inciso 3) del mismo cuerpo legal; por su parte el Tribunal de segunda instancia también quebrantó las formalidades que hacen al debido proceso porque ilegalmente declara improbada la demanda reconvencional, pronunciándose  sólo por la acción negatoria y el pago de daños y perjuicios, olvidando incluir sobre mejor derecho de propiedad y pago de mejoras; y b) a tiempo de invocar la nulidad de la sentencia y Auto de Vista -se dice- por inexistencia de análisis y valoración de las pruebas ofrecidas por su parte, los recurrentes hacen una exposición de los alcances de la acción reivindicatoria de su derecho propietario, señalando, para que prospere dicha acción, es requisito que se haya perdido la posesión del bien inmueble que se pretende reivindicar, presupuesto no cumplido; seguidamente, luego de hacer una exposición de los alcances de la acción de nulidad, indican que  la demanda de nulidad no es la vía correcta, puesto que al tratarse de falta de consentimiento por no haberse firmado, se enmarcaría  dentro de los casos de anulabilidad.

Finalizan señalando, que al no haberse valorado las pruebas ofrecidas de su parte, los jueces  de instancia infringieron los artículos 192 inciso 2) y 397 parágrafo II) del Código de Procedimiento  Civil, por lo que piden anular obrados hasta el vicio más antiguo.

En el fondo se denuncia:

Que la sentencia y el Auto de Vista, quebrantaron el artículo 554 inciso 1) del Código Civil, porque de forma deliberada omiten considerar anulabilidad por falta de consentimiento, en ese entendido la sentencia en ningún momento debió declararse probada por no enmarcarse dentro de las causales de nulidad previstas por el artículo 549 del Código Civil; es más, el Auto de Vista al margen de cambiar  su nombre, omitió por completo todos los argumentos expuestos  en su apelación;continúan señalando, que habiendo el Juez de la causa ordenado la entrega del 100% del bien inmueble, al ser contraria a derecho,  cae en la nulidad prevista por el artículo 524 inciso 4) del Código del Procedimiento Civil.

Acusan que  tanto el Juez a quo como el Ad quem, al dictar la sentencia y el Auto de Vista, infringieron la norma contenida en el artículo 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento, puesto que no hicieron una correcta apreciación de la prueba. Después de hacer una relación de los actuados del proceso relacionado a las pruebas,  finalizan señalando, que los jueces de instancia incurrieron en error de hecho y de derecho por falta de apreciación de la prueba.

Piden se case el Auto de Vista, se declare improbada la demanda y probada la demanda reconvencional.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

La uniforme jurisprudencia emitida por este Tribunal, en concordancia con las normas previstas por el Código de Procedimiento Civil, ha establecido que el recurso de casación, constituye una demanda nueva de puro derecho, en la que el recurrente, debe cumplir con la carga procesal de citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate del  recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos, a fin de que dichos recursos, sean considerados, conforme establece el inciso  2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil.

En razón a que la casación en el fondo y en la forma emergen de dos realidades distintas, la fundamentación y la petición del recurrente deben guardar estricta correspondencia; es decir si se denuncia errores in judicando se interpondrá recurso de casación en el fondo por las casuales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil y se pedirá casar el Auto de Vista; en cambio sí se acusa de errores in procedendo se interpondrá recurso de casación en la forma por las causales previstas en el artículo 254 del mismo Código Adjetivo Civil y se pedirá la nulidad de obrados o la nulidad llanamente.

Bajo estos parámetros, se examina en primer lugar el recurso de casación en la forma.-

De la argumentación del referido recurso, se advierte que existe una percepción equivocada o confusa entre los alcances y los efectos legales del recurso de casación en el fondo y el de casación en la forma. Así por ejemplo, los recurrentes, alegando la infracción de los artículos 190, 192 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil, que en su criterio implica la nulidad de obrados, contradictoriamente en su petición inicial amparan su recurso haciendo cita legal del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, norma que corresponde al recurso de casación en el fondo.

Asimismo, los recurrentes formulan denuncias sobre la falta de valoración de la prueba, fundamento que tiene que ver más bien con los alcances dentro de un recurso de casación en el fondo a tenor del artículo 253 del Código  de Procedimiento Civil, que en su ordinal 3) expresamente determina “Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho….”.

Por otra parte, los recurrentes aluden también que estaban recurriendo de casación en la forma; empero, en ninguna parte del recurso se fundamentó específicamente, de qué aspectos se estaba recurriendo en la forma, pues, tampoco invocaron ninguna de las causales previstas por el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto, es lógico concluir que las imprecisiones así expuestas, contravienen los requisitos exigidos en el artículo 258 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil, circunstancia que motiva la improcedencia del recurso formulado.

Con relación al recurso de casación en el fondo:

En la especie, los recurrentes formulan denuncias sobre errores de procedimiento cuando hacen conocer en su denuncia sobre las diferentes omisiones en que hubieren incurrido los Jueces de instancia, como ser la omisión sobre la anulabilidad por falta de consentimiento, que el Auto de Vista omitió pronunciarse sobre otros argumentos de la apelación; este fundamento es requisito para la casación en la forma y no en el fondo, que tiene que ver cuando se aplica contra los fallos ultra o intrapetita; es decir, otorgar más de lo pedido por las partes o sin haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso y que hubieran sido reclamadas oportunamente sin merecer atención por los tribunales inferiores,  a tenor del artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil; por ello resulta incongruente su pedido de nulidad con relación a su recurso de casación en el fondo, ya que cuando se recurre de casación en el fondo el pedido debe ser de “casar el auto de vista” y el pronunciamiento sobre el fondo, pero de ninguna manera se puede pedir la nulidad, como lo han hecho equivocadamente los recurrentes.

Por otro lado, los argumentos referidos a la infracción de los artículos 1286 del Código Civil y 397 de su Procedimiento por haber incurrido en error de hecho y de derecho, son confusos, incoherentes así como contradictorios, no señalan de manera concreta y precisa, en qué forma se habrían violado los artículos 1286 del Código Civil y 397 de su Procedimiento, es decir no fundamentaron ni especificaron porque existiría violación de la ley, menos señalaron cual debería haber sido la norma aplicable o cual fuere la interpretación que se pretende; como tampoco fundamentaron de manera alguna porque razón o motivo se habría incurrido en tales errores, menos se ha especificado cuales fueren los documentos auténticos que demuestren equivocación del juzgador (error de hecho), tampoco se ha citado normas relativas al valor de las pruebas (error de derecho).

Tan defectuoso es el recurso, que ni siquiera se indica en cuál de las causales de casación en el fondo, previstas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, se encuentran sus denuncias.

Que el recurso de casación, como lo señala la uniforme jurisprudencia del Tribunal Supremo, está equiparado a una demanda nueva de puro derecho, de tal manera que el Tribunal no puede suplir de oficio las omisiones, en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido los recurrentes con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer los recursos intentados.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículos 41 y 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y artículos 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 442 a 446, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.500, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  529/2013