SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 524

Sucre: 30 de octubre de 2013  

Expediente: LP 128 08

Proceso: Usucapión.

Partes:  Eladio Yupanqui Choque y otra c/ Ana Teresa Ortíz Cuevas

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fojas 216 a 218, interpuesto por Eladio Yupanqui Choque y Marcelina Quispe de Yupanqui contra el Auto de Vista Nº D-42 de 30 de enero de 2008 cursante a fojas 213, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre usucapión, seguido por Eladio Yupanqui Choque y Marcelina Quispe de Yupanqui contra Ana Teresa Ortíz Cuevas, el auto concesorio de fojas 235 vuelta, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que, tramitada la causa de referencia, el Juez de Partido y Sentencia de la localidad de Chulumani, Provincia Sub Yungas del Departamento de La Paz, en suplencia legal del Juez de Partido y Sentencia de Caranavi, Provincia Caranavi del Departamento de La Paz, emitió el Auto de fecha 6 de junio de 2007, cursante a fojas 195 por el que declara la perención de la instancia, con costas.

En grado de apelación, la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº D-42 de 30 de enero de 2008, confirma el auto apelado, con costas

Contra la resolución de segunda instancia, los demandantes Eladio Yupanqui Choque y Marcelina Quispe de Yupanqui, interponen recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

Los recurrentes en casación, no sin antes hacer conocer como antecedente, que en franco desconocimiento del artículo 309 parágrafo II)  del Código de Procedimiento Civil, por auto de fecha 06/06/07 se declara  la perención de instancia sin tomar en cuenta que el memorial presentado de su parte de fecha 3/05/07, es considerado como  el último actuado que dio continuidad trámite, habiendo precluido la oportunidad para que la juez determine tal fallo, por cuanto no se dispuso oportunamente la perención; denuncian -señalando- sobre la transgresión y error de derecho en aplicación e interpretación de la norma adjetiva civil, porque el Auto de Vista, omite considerar los extremos de la apelación y más aún no efectúa  una debida compulsa de los datos del proceso, por cuanto el Auto que declara la perención de instancia, en mérito al informe de Secretaría, no refiere a que la última actuación de parte, data del 3/05/07, fecha a partir de la cual la juez no debió retrotraer su actuación,  aspecto no contemplado y omitido por el Tribunal de Segunda Instancia que tampoco se pronunció al respecto.

Por otro lado, -continúan manifestando- no se consideró la última actuación, por cuanto este instituto no surte efecto de pleno derecho y por solo el transcurso de seis meses de inacción procesal, sino que es imprescindible la declaratoria judicial mediante auto expreso fundamentado dictado de oficio o  a petición de parte. Además  la perención de instancia no procede en los procesos dobles.

Finalizan señalando, que el Auto de fojas 195, transgrede lo dispuesto por el artículo 309 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil; al amparo de los artículos 41, 43, 214, 250, 253 inciso 1) del citado procedimiento, -se dice- que interponen el recurso de casación en el fondo y piden revocar la misma y declarar la prosecución del trámite.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

La uniforme jurisprudencia emitida por el Tribunal Supremo de Justicia, en concordancia con las normas previstas por el Código Procedimiento Civil, ha establecido que el recurso de casación, constituye una demanda nueva de puro derecho, en la que el recurrente, debe cumplir con la carga procesal de citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos, a fin de que dichos recursos, sean considerados, conforme establece el inciso 2) del artículo 258 del Código Procedimiento Civil.

En el caso presente, si bien es cierto que los recurrentes han pretendido fundamentar su recurso señalando que el  memorial cursante  de fojas 191 a 192 de fecha 3/05/07, al que consideran como el último actuado que dio continuidad al trámite, exponiendo una especie de relación síntética de su recurso de apelación, utilizando, empero, de manera confusa los conceptos de violación, interpretación errónea de la ley o aplicación indebida de la ley, (como si fuesen sinónimos),  cuando señalan “TRANSGRESION Y ERROR DE DERECHO EN APLICACIÓN E INTERPRETACIÓN DE LA NORMA ADJETIVA”; a fojas 218 refieren genéricamente "…que el Auto de fojas 195, transgrede lo dispuesto  por el artículo 309 parágrafo II del  Procedimiento Civil…….",

Como se ve, los recurrentes, intentaron cumplir con la exigencia legal, sin embargo, se establece que en forma concreta no señalaron cuales son las normas legales que consideran fueron violadas, mal interpretadas o indebidamente aplicadas; es decir, que no fundamentaron ni especificaron porque existiría violación de la ley, menos aún señalaron cual debería haber sido la norma aplicable o cual fuere la interpretación que se pretende aplicar en el fallo, por cuanto es deber del recurrente citar en términos claros, concretos y precisos, la ley o leyes infringidas, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; es decir, se requiere en primer lugar, que haya un error de derecho, y que sea señalado expresamente por el recurrente; en segundo lugar, que dicho error este incluido dentro de las causales de casación y finalmente la crítica generalizada del fallo. Lo que significa que debe indicarse el error y la correcta solución de la situación jurídica planteada. La invocación debe ser clara, concreta y precisa, y no mera referencia o crítica general, situación que se extraña en el presente recurso de casación.

Asimismo, el recurso de casación es manifiestamente defectuoso, pues los recurrentes formulan denuncias en el sentido de que el Auto de Vista, omite considerar los extremos de la apelación, cuando señalan “La resolución Auto de Vista…..omite considerar los extremos de la apelación…”, este fundamento es requisito para la casación en la forma y no en el fondo,  que tiene que ver cuando se aplica contra los fallos ultra o intrapetita; es decir, otorgar más de lo pedido por las partes o sin haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso y que hubieran sido reclamadas oportunamente sin merecer atención por los tribunales inferiores, argumento que no puede ser causa para alegar casación en el fondo sino en la forma,  a tenor del artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado, agregan "al amparo de los artículos 41, 43, 214, 250, 253 inciso 1) del  Código de Procedimiento Civil, interponemos   recurso de casación en el fondo contra el Auto de Vista…..pidiendo…….Revocar la misma y declarar la prosecución del trámite”. La pretensión de los recurrentes es contradictoria, tomando en cuenta que con el recurso planteado, pretenden que en el fondo se revoque el Auto de Vista, como si se tratara de un recurso ordinario de apelación, sin entender claramente la naturaleza jurídica misma del recurso extraordinario de casación; además de pretender que en base al presente e impreciso recurso, el Supremo Tribunal ingrese a censurar la apreciación y valoración de la prueba realizada por los jueces de grado, sin considerar que el Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria.

Los defectos señalados, así como la falta de fundamentación y especificación del error de hecho o de derecho (o ambos), son todos ellos defectos en la interposición del recurso que no pueden ser remediados por este Supremo Tribunal, cuya competencia se encuentra limitada a los puntos resueltos por el inferior, con relación al planteamiento de este recurso de casación, el que -como reiteradamente se ha manifestado- adolece de vicios de forma en cuanto al modo de su interposición.

Que el recurso de casación, como lo señala la uniforme jurisprudencia del Tribunal Supremo, está equiparado a una demanda nueva de puro derecho, de tal manera que el Tribunal no puede suplir de oficio las omisiones, en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido los recurrentes con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, artículos 41 y 42 I 1) de la Ley del Órgano Judicial así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y los artículos 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara  IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 216 a 218, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.500, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  524/2013