SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 495

Sucre: 1 de octubre de 2013  

Expediente: SC 93 08 S

Proceso: Inscripción en Derechos Reales.

Partes: Douglas Hipólito Mercado Sueldo C/ Registrador de Derechos Reales

Distrito: Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos


VISTOS: el recurso de Casación en el Fondo y en la Forma de fojas 137 a 142 vuelta, interpuesto por Ida Olender Mejía en contra del Auto de Vista Nº141/2.008 de 15 de marzo de 2008, cursante de fojas 128 a 129 vuelta, pronunciado por los vocales de la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso Ordinario sobre Inscripción en Derechos Reales seguido por Douglas Hipólito Mercado Sueldo representado por Guido Arrien Sueldo contra el Registrador de Derechos Reales Dr. Carlos Nayar Velarde y otro, la respuesta de fojas 144 a 147, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, mediante Sentencia Nº188/2.007 de fecha 13 de octubre  de 2007 cursante de fojas 93 a 94, FALLA: Declarando PROBADA la demanda de fojas 83 a 85, interpuesta por el demandante y se ORDENA  a las oficinas de Derecho Reales proceda a la inscripción de la Minuta de Transferencia de fecha 11 de abril de 2.007, inserta en el documento público Nº147/2.007 otorgado por la notario de Fe Pública Nº5 de este Distrito Judicial, debiendo consignarse una nueva Matrícula Computarizada de dicho Inmueble. Al efecto ejecutoriada la misma franquéese el testimonio correspondiente.           

En grado de apelación, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz mediante Auto de Vista Nº 141/2.008 de 15 de marzo de 2008 cursante de fojas 128 a 129 CONFIRMA la Sentencia Apelada, con costas.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Ida Olender Mejía, en los términos expresados en su memorial de 17 de abril de 2008 cursante de fojas 137 a 142 vuelta.

CONSIDERANDO:

a).- Recurso de Casación en el Fondo conforme el artículo 253-1) del Código de Procedimiento Civil.- La Recurrente acusa que, el Auto de Vista recurrido reconoce que la presente demanda de inscripción en Derechos Reales, emerge como consecuencia de una medida precautoria de anotación preventiva otorgada dentro del proceso ordinario que sobre nulidad de documentos, mejor derecho propietario, reivindicación y daños y perjuicios, seguido por la recurrente y Judith Olender Mejía en contra de Douglas Hipólito Mercado Sueldo, casa radicada en el juzgado segundo de partido en lo civil de la capital. Acusa que, el hecho de pretender se inscriba la minuta de división de la totalidad del supuesto derecho propietario, salvando la anotación preventiva, busca eludir, alterar y modificar la indicada medida precautoria, le causa perjuicio e indefensión toda vez que se está desconociendo la competencia del juez natural, del debido proceso y la seguridad jurídica (juez segundo de partido en lo civil y comercial de la capital) único facultado por ley al tenor del artículo 7 y 176 del código adjetivo, para poder levantar , modificar o reducir dicha medida precautoria al tenor del artículo 68-II del Decreto Supremo 27957 de fecha 24 de diciembre de 2.004. Acusa que, se ha cometido el error y omisión de obviar la Integración del Litisconsorcio necesario Pasivo, causando indefensión a la recurrente y atentando contra el debido proceso, Instituto por el cual la acción debe ser deducidas por todos las personas legitimadas contra todos los interesados.       

b).- Recurso de Casación en la Forma conforme el artículo 254-4) del Código de Procedimiento Civil.- La recurrente en su recurso  de Casación en la Forma, acusa que existe Incompetencia toda vez que la inscripción en Derechos Reales de la minuta de división de terreno fusionado, pretende modificar la medida precautoria de anotación preventiva ordenada por el Juez Natural de acuerdo al artículo 254-1) del procedimiento civil. Acusa que, el Auto de Vista reconoce que  la presente acción emerge como consecuencia de una medida precautoria de anotación preventiva otorgada dentro del proceso ordinario sobre mejor derecho propietario y otros, seguido por la recurrente Ida Mejía y Judith Olender Mejía contra el ahora demandante Douglas Hipólito Sueldo, causa que fue radicada en el juzgado 2do de Partido en lo Civil y Comercial, (juez natural) siendo esta la autoridad jurisdiccional que ordenó la anotación preventiva sobre la totalidad del inmueble. Acusa que se pretende eludir, alterar y modificar la mencionada medida precautoria ordenada en el juzgado Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la capital, situación que le causa indefensión, toda vez que se ha desconocido la competencia del juez natural, único facultado por ley al tenor del artículo 7 y 176 del código adjetivo, para modificar, levantar o ampliar dicha medida precautoria, concordante con el artículo 1560-II) del código civil y el 68-II) del Decreto Supremo 27957 de fecha 24 de diciembre de 2.004, en consecuencia lo pretendido por el demandante se convierte en un abuso procesal. Acusa que, el Auto de vista objeto del presente recurso de casación no se ha pronunciado sobre los agravios expresados en el recurso de apelación referentes a la nulidad de obrados y declinatoria de competencia situación prevista en el artículo 254-4) del código de procedimiento civil y que por estos motivos y al no haber obtenido una respuesta positiva se le habría negado el derecho de petición atentando contra lo dispuesto en el artículo 16-II) de la Constitución Política del Estado, de igual forma se ha violentado el derecho al debido proceso porque el Tribunal Ad-quem, no se ha pronunciado sobre los agravios deducidos en el recurso de apelación formulado por la recurrente.       

CONSIDERANDO: que, en cuanto al Recurso de Casación en la Forma se tiene que, el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, faculta al Juez o Tribunal de casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público; esto, porque en los procesos que llegan a su conocimiento se debe verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel.

Que, de acuerdo a lo establecido por el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil, las disposiciones de la Sentencia sólo comprenderán a las partes que intervinieren en el proceso y a las que trajeren o derivaren sus derechos de aquellas. En ese mismo sentido el artículo 1451 del Código Civil, prevé que lo dispuesto por la sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada causa estado a todos los efectos entre las partes, sus herederos y causahabientes.

Que, el litisconsorcio sea activo o pasivo, importa el interés de dos o más personas respecto a una pretensión común que obliga su participación en el proceso. Cuando existe una pluralidad de sujetos que consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litisconsorcio activo, si por el contrario son varios los concernidos con la acción que se intenta, se trata de litisconsorcio pasivo y si estamos frente a una pluralidad de demandantes y demandados hablamos de un litisconsorcio mixto.

Que, en ese marco, de la revisión del proceso se evidencia que de fojas 83 a 85 y vuelta, Guido Arrien Sueldo en representación de Douglas Hipólito Mercado Sueldo interpuso demanda ordinaria de inscripción de minuta de división de terreno fusionado, dirigiendo su acción en contra del Registrador de Derechos Reales Dr. Carlos Nayar Valverde y el Subregistrador Dr. Mario Osinaga Flores, la cual fue admitida por el Juez de la presente causa en fecha 29 de agosto de 2.007, conforme consta a fojas 87 de obrados, en la misma demanda de fojas 83 y vuelta más concretamente en el segundo parágrafo el propio demandante de manera textual admite que “se ha visto afectado en el indicado terreno, dentro de un proceso ordinario sobre la pretensión de mejor derecho propietario, reivindicación y otros, que le iniciaron las señoras Ida Olender Mejía y Judith Olender Mejía, y estas obtuvieron una medida precautoria de anotación preventiva, que inscribieron en el asiento B-1 de la Matricula citada” Sic… Es decir que el demandante Douglas Hipólito Mercado Sueldo, en su demanda principal admite que existen otras personas que son parte del referido proceso, sin embargo de ello estas personas no han sido demandadas en la demanda principal, mucho menos mencionadas en el Auto de Admisión de la demanda cursante a fojas 87 de obrados.  

Que, el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil establece que las normas procesales son de orden público y, por tanto, de cumplimiento obligatorio; y, las estipulaciones contrarias a lo dispuesto en este artículo serán nulas.

Que, de lo expuesto, se tiene que la demanda de fojas 83 a 85 y vuelta, fue interpuesta exclusivamente contra el Registrador y Subregistrador de Derechos Reales respectivamente, sin considerar que, la sentencia que recaiga sobre la demanda, también afectará indudablemente los derechos de Ida
Olender Mejía y Judith Olender Mejía, de ahí que correspondía al Juez a quo integrarle a la litis, a los efectos del artículo 194 del Código Adjetivo Civil, al no haberlo hecho incumplió el deber que le impone el artículo 3 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, por permitir que el proceso se desarrolle con vicios de nulidad. Por su parte, le correspondía a los vocales que emitieron el auto de vista objeto del presente recurso, advertir este vicio y anular obrados disponiendo la integración a la litis de Ida Olender Mejía y Judith Olender Mejías, omisión que se encuentra sancionada con nulidad prevista por el artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

Que, los Jueces y Tribunales de alzada deben tener presente que la integración a la litis de todos quienes sean demandantes o demandados importa que deban ser sometidos al proceso, además que debe ser tarea no sólo de las partes, sino del Juez a quo, quien en su calidad de director del proceso, debe cuidar que el mismo se desarrolle sin vicios de nulidad. Sólo así, las decisiones que adopte, serán útiles en derecho a las partes y los efectos de la cosa juzgada alcanzarán a todos y a quienes deriven sus derechos de aquélla, tal como lo impone el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil.

Respecto al recurso de casación en el fondo, al haberse resuelto el recurso de casación en la forma, anulando obrados, ya no corresponde su revisión.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta el Auto de Admisión de fecha 29 de agosto de 2007, cursante a fojas 87, inclusive, a efectos de que se integre a la litis a Ida Olender Mejía y Judith Olender Mejía.

Con responsabilidad por no ser excusable la omisión del Juez a quo y Tribunal de alzada, que se gradúa en Bs. 200 per cápita, descontable de sus haberes.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17-IV de la Ley del Órgano Judicial comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Ana Adela Quispe Cuba, en cuanto a los fundamentos de la resolución.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  495/2013