SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 459

Sucre: 27 de septiembre de 2013  

Expediente: SC 105 08 S

Proceso: Nulidad de documentos.

Partes: Germán Daza Andrade c/ Servicios de Impuestos Nacionales y otros.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 268 a 269, interpuesto por Julio Casto Arroyo Duran, Gerente Distrital interino del Servicio de Impuestos Nacionales Santa Cruz, contra el Auto de Vista de 9 de mayo de 2008, cursante a fojas 263 a 264 de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de NULIDAD DE DOCUMENTOS, seguido por Germán Daza Andrade contra Servicios de Impuestos Nacionales y otros, los antecedentes del proceso, la contestación al recurso de fojas 271 y vuelta, y el auto de concesión de fojas 272; y,

       CONSIDERANDO I:        

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que durante la tramitación de la causa, el Juez de Partido 12º en lo Civil y Comercial de Santa Cruz, pronunció sentencia de fecha 22 de noviembre de 2007 cursante a fojas 245 a 247 de obrados, declarando PROBADA en parte la demanda saliente a fojas 49 a 51, en lo que corresponde a la nulidad del instrumento público Nº 547/00 a favor del Sr. Lázaro Alberto Claure Rua, la nulidad del documento privado de locación de fecha 27/01/00 y su reconocimiento de firmas por ante la Notaria de Fe Pública Nº 25, la nulidad del formulario Nº 4589 con Nº de Orden 7020009483 de fecha 21/02/00, e improbada en lo que corresponde a dejar sin efecto la Resolución Administrativa Nº 180/2005 de fecha 23/08/05, referente al proceso administrativo, debiendo el mismo acudir por cuerda separada. Así mismo se declara improbada la excepción de cosa juzgada planteada por el Servicio de Impuestos Nacionales. Sentencia que es complementada por auto de fecha 7 de enero de 2008, por el cual condena en costas a la entidad demandada y ordena a la misma, que una vez ejecutoriada la presente resolución, deberá levantar todas las medidas precautorias que se hubieran dispuesto en contra del demandante, bajo prevenciones de ley.

Que, en grado de apelación incoada por el Servicio de Impuestos Nacionales, la Sala Segunda Civil y Comercial de la Corte Superior de Distrito Judicial de Santa Cruz, confirma la sentencia apelada, con costas y revoca el auto de fecha 7 de enero de 2008 de fojas 249.

CONSIDERANDO II:        

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.- Resolución de Vista que dio lugar a la interposición de recurso de casación en el fondo y la forma, por parte de la entidad demandada, resumidos en los siguientes términos:

Casación en el fondo.- Indica que no correspondía declarar la nulidad del formulario Nº 4589 con orden Nº 7020009498 de fecha 21/02/00, demostrándose una clara violación a los artículos 1 y 15 de la Ley Nº 2492 y su similar artículo 20 de la ley Nº 1340, acomodándose ese actuado al numeral 1) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil.

Casación en la forma.- Que el auto de vista recurrido no se habría pronunciado sobre la pretensión expuesta en la apelación, refiriéndose al principio de preclusión, omitiendo el cumplimiento del artículo 109 del Código Tributario Boliviano Ley 2492, siendo por este principio, que los descargos y pruebas presentadas para determinar la inexistencia legal del formulario Nº 4589 y la deuda tributaria, no fueron presentadas dentro del plazo oportuno, o sea antes de la fase de ejecución tributaria; no habiéndose valorado la normativa y los principios procedimentales.

Concluye su memorial, pidiendo se case parcialmente el auto de vista en la que corresponde a la nulidad del Registro en el Servicio de Impuestos Nacionales.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo y en la forma, o ambos, debiendo contener los requisitos enumerados en el artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; además debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en que consiste la infracción que se acusa.

Que, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el artículo 254 de la citada norma.

En mérito a las características que hacen a uno y a otro recurso, la resolución de cada una también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se fundare el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

En la especie, tanto el recurso de casación en el fondo y en la forma interpuestos no se ajustan al marco conceptual antes anotado, careciendo de técnica recursiva que exige la formulación de esta acción extraordinaria, debido a que el recurrente ha incumplido con la carga que le impone el artículo 258 numeral 2), al obviar citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error cometido por el Ad quem, pues además es imprescindible sostener en forma razonada y jurídicamente probada en qué consiste la violación, la falsedad, o error, habiendo formulado un recurso de fondo donde indica violación de los artículos 1 y 15 de la Ley Nº 2492 y 20 de la Ley Nº 1340, normativa que no fue objeto de análisis y/o fundamentación en ninguna de las resoluciones pronunciadas, por lo que mal podrían haber sido vulneradas o violadas, precisamente por no habérselas aplicado por el Tribunal de alzada.

Así el recurso en la forma, resulta también ser insustancial e insostenible por su carencia de fundamentación jurídica, sumándose a estas imprecisiones, que en su petición la parte recurrente únicamente impetró que disponga la casación parcial del Auto de Vista de fecha 9 de mayo de 2008 de fojas 263 a 264 de obrados, en lo que se refiere a la nulidad del registro en el Servicio de Impuestos Nacionales, omitiendo -voluntaria o involuntariamente- precisar su solicitud respecto al recurso de nulidad que dice interponer, de modo que el recurso resulta inconcluso o incompleto, ocasionando que, técnicamente, no se abra la competencia de este Tribunal Supremo, cayendo ambos recursos (fondo y forma) dentro de la previsión de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTES los recursos de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Julio Casto Arroyo Duran, Gerente Distrital interino del Servicio de Impuestos Nacionales Santa Cruz, contenido en el memorial de fojas  268 a 269, sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  459/2013