SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 457

Sucre: 27 de septiembre de 2013  

Expediente: C 70 08 S

Proceso: División y Partición.

Partes: Gerardo Pinto Montecinos c/ Lucia Pinto Montecinos y otros.

Distrito: Cochabamba

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: Los Recurso de Casación de fojas 337 a 338 vuelta, interpuesto por Lucia Pinto Vda. de Morales por sí y en representación de sus hijos, contra el Auto de Vista de 2 de septiembre de 2008, cursante a fojas 332 a 333 de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso de DIVISIÓN Y PARTICIÓN seguido por Gerardo Pinto Montecinos, contra Lucia Pinto Montecinos y otros, los antecedentes del proceso, la contestación al recurso de fojas 351 a 353 vuelta, el auto de concesión de fojas 354; y,

       CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que durante la tramitación de la causa, el Juez de Partido 9º en lo Civil de Cochabamba, pronunció sentencia de fecha 28 de junio de 2003 cursante a fojas 252 a 258 de obrados, declarando PROBADA la demanda de fojas 9, ampliada por fojas 46, así como probada la excepción perentoria de improcedencia de la mutua petición deducida a fojas 67 e improbada la acción reconvencional opuesta a fojas 59 por José Pinto, como las excepciones perentorias de improcedencia, falsedad y falta de acción  y derecho planteadas a fojas 17 a 20 y fojas 85, sin costas, En consecuencia, se dispone procederse en ejecución de sentencia a la subasta pública del bien inmueble de 235 m2, para que su producto se divida en un 50% a favor del actor Gerardo Pinto y el otro 50% a favor de la demandada Lucia Pinto Montecinos y los Herederos de Florencio Morales Lazarte, Juana, Andres, y Jorge Morales Pinto. Así mismo se declara que José Pinto no tiene derecho al reclamo de acciones y derechos por haber dispuesto de las mismas su madre Asunta Pinto en vida, ni a la devolución de las mejoras, por no haberse acreditado que fue su persona quien introdujo dichas mejoras.

Que, en grado de apelación incoada por los demandados, la Sala Primera Civil de la Corte Superior de Distrito Judicial de Cochabamba, confirma la sentencia apelada de fecha 28 de junio de 2003, con costas.

       CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.- Los recurrentes interponen recurso de casación en el fondo y la forma, de cuyo contenido se resume lo siguiente:

I. Casación en el fondo.- Denuncia que el auto de vista al confirmar la sentencia de división y partición habría violado los artículos 374 y 394 del Código de Procedimiento Civil, pues otorga valor legal a una simple fotocopia (fojas 30-31) que no reúne los requisitos exigidos por el artículo 1311 del Código Civil y 400-2) del Código de Procedimiento Civil, incurriendo en error de hecho y derecho al otorgarle categoría de prueba plena, sin estar debidamente legalizadas.

II. Casación en la forma.- Señala que el auto de vista viola el artículo 7 inc. a), d), e), i) de la Constitución Política del Estado, al negarles su personería para interponer reclamos u observaciones, con relación al reclamo que no fue atendido por el auto de vista de la falta de existencia de citación a los herederos de Asunta Pinto Montecinos o presuntos interesados, violando el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil al no resolver los puntos reclamados y parágrafo I y II de la Ley 1760, debiendo haberse anulado hasta fojas 46. Tampoco habría reparado la falta de citación con la sentencia  por edictos a los herederos de Florencio morales Lazarte.

Indica también que se ha violado el artículo 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil, al no haberse cuidado que el proceso se lleve sin vicios de nulidad, desconociendo la obligatoriedad del saneamiento procesal. Violando también el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, al no haber revisado de oficio si la sentencia fue dictada dentro de plazo, violando la garantía constitucional al debido proceso.  

Solicita se pronuncie Auto Supremo casando y/o anulando obrados hasta el vicio más antiguo (fojas 46 vuelta).          

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Planteado como está el recurso de casación tanto en la forma como en el fondo, corresponde con carácter previo pronunciarnos sobre el recurso de casación en la forma, toda vez que de ser evidentes los agravios recurridos, ya no se ingresaría a considerar el recurso de casación en el fondo.

I. En ese sentido, diremos sobre el recurso de casación en la forma:

Que, revisada la Resolución del Tribunal de Alzada no resulta evidente  lo acusado por la parte recurrente con respecto a la violación de lo normado en el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el Auto de Vista, individualizó la respuesta de cada agravio formulado por el recurrente en apelación; los vocales de la sala recurrida establecieron cuatro motivos, el primero con referencia a la valoración de la prueba, el segundo con respecto la prueba de fojas 30 a 31 ofrecida por el demandado, el tercero sobre la falta o irregularidad en las notificaciones y el cuarto sobre los plazos de los autos de las resoluciones; Resolución que para cada motivo fundamento su decisión.

Además, si los recurrentes consideraban que el auto de vista infringía de alguna manera el artículo 236 y no era exhaustivo en las pretensiones contenidas en el recurso de apelación formulado por los demandados tenía expedita la facultad que le reserva el artículo 239 del Código de Procedimiento Civil, sin embargo no solicitó complementación o enmienda alguna.

Por dicho motivo, concluiremos indicando que el Tribunal Ad quem otorgó respuesta a los agravios expresados por los recurrentes en su recurso de apelación; no siendo evidente que el Tribunal de Alzada hubiese incurrido en infracción del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, mucho menos que se hubieran violado preceptos constitucionales, por tanto lo acusado deviene en infundado.

Sobre la supuesta violación de los artículos 3 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil y 15 de la Ley de Organización Judicial, en ese orden en el sub lite, las denuncias formuladas por los actores en su acción extraordinaria no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos contenidos en el artículos 258 del Código de Procedimiento Civil, pues de un modo general y ambiguo acusó la violación de los artículos mencionados supra; empero, no consideró que estos preceptos adjetivos y sustantivos no fueron aplicados ni mencionados en la resolución de vista impugnada, infiriéndose, lógicamente, que no puede aducirse su vulneración precisamente por no haber sido aplicados.

Por lo anterior mencionado y al no evidenciarse causales de nulidad, corresponde que el recurso de casación en la forma devenga en infundado.

II. Sobre el recurso de casación en el fondo, diremos:

Sobre la violación de los artículos 1311 del Código Civil y 374, 394 y 400 del Código de Procedimiento Civil respecto a que el Ad quem ha considerado la documental ofrecida a fojas 30 a 31, misma que no tendría valor probatorio alguno porque se trata de simples fotocopias; señalar que revisados los antecedentes, se ha evidenciado que en el memorial de fojas 67, el demandante ratifica la prueba documental aportada cursante en obrados y entre los que se pudo constatar la existencia de literales originales así como en fotocopias simples, de la que la parte demandada en su momento objetaron su presentación; es decir si bien el artículo 1311 del Código Civil señala que las copias fotográficas harán la misma fe que las originales, también reza dicha disposición legal …siempre y cuando la parte a quien se oponga no las desconoce expresamente… y en el transcurso de la tramitación del proceso en cuestión, los demandados no observaron ni cuestionaron luego de la presentación de dicha prueba literal, operándose la preclusión, siendo inoportuno cualquier reclamo posterior. Por lo que el A quo en cumplimiento del artículo 1286 del Código Civil, apreció la prueba conforme a prudente criterio, no existiendo violación de los artículos denunciados, deviniendo en infundado su recurso en el fondo.

En consecuencia corresponde dar aplicación a la norma contenida en los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil por cuanto este Supremo Tribunal no ha encontrado como ciertos los extremos denunciados tanto en el recurso de casación en la forma como en el fondo.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara INFUNDADO los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Lucia Pinto Vda. de Morales por sí y en representación de sus hijos contenidos en el memorial de fojas  337 a 338 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  457/2013