SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 453

Sucre: 27 de septiembre de 2013  

Expediente: CH 76 08 S

Proceso: Usucapión.

Partes: Fernando Gallo Mendoza c/ Román Gallo Mendoza.

Distrito: Chuquisaca

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________


I.VISTOS:

1.- El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Fernando Gallo Mendoza, de fojas 117 a 119 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 114 de 21 de octubre de 2008, de fojas 114 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Chuquisaca, en el proceso ordinario de Usucapión seguido por el recurrente en contra de Román Gallo Mendoza, los antecedentes y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del proceso.- Mediante sentencia Nº 355 de fecha 1 de septiembre de 2008, de fojas 81 a 83 de obrados, se declaró improbada la demanda de fojas 21 y vuelta, con costas.

Que, en grado de apelación, interpuesto por Fernando Gallo Mendoza, de fojas 89 a 90 vuelta de obrados, la Sala Civil de la entonces Corte Superior del Distrito de Chuquisaca, por Auto de Vista de fecha 21 de octubre de 2008, se Anula obrados hasta fojas 89, es decir hasta que se notifique con la sentencia a Román Gallo Mendoza, acorde a la norma legal contenida en el artículo 124 del Código de Procedimiento Civil. 

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 117 a 119 vuelta, Fernando Gallo Mendoza, interpone recurso de casación en el fondo, que se compendia a continuación.

III. CONSIDERANDO:

3.1.- Recurso de casación.- El recurrente, en su recurso de casación en el fondo, se queja de que el Tribunal ad quem no haya analizado el fondo de la apelación.

Acusa al Juez a quo y al Tribunal ad quem de no haber valorado las pruebas, y con ello de haber violado el artículo 377 del Código de Procedimiento Civil; acusa también que se habría infringido el artículo 378 Ídem y  que se habría conculcado el artículo 379 Ibídem.

Acusa al Juez a quo y al Tribunal ad quem de no haber considerado las pruebas de fojas 1 a 20, la de fojas 59 a 62, el informe pericial de fojas 59 a 62; alega que la prueba testifical de cargo es clara y terminante; añade que al no valorarse la prueba en sentencia y en el Auto de Vista, se ha violado el artículo 397-I y 397-II del Código de Procedimiento Civil, por no haber apreciado la única prueba de cargo.

Finalmente pide que se case el Auto de Vista y deliberando en el fondo se declare probada la demanda de usucapión decenal, con costas y multa al Juez a quo.

3.2. Fundamentos del Fallo.- Así planteado el recurso, corresponde efectuar las siguientes consideraciones:

Tenida cuenta que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la sentencia de segunda instancia; en reiterados fallos, verbi gratia el Auto Supremo Nº 70 de 11 de febrero de 2003, entre otros, que marcan línea jurisprudencial, la entonces Corte Suprema de Justicia, ha dejado delineado que el recurso de casación, según el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, podrá ser en el fondo y en la forma; el primero está reservado para los casos enumerados en el artículo 253 del mismo cuerpo legal, en tanto que el segundo procede por violación de las formas esenciales del proceso, cuando la sentencia o auto de vista recurrido hubiere sido dictado en los casos previstos en el artículo 254 del mismo adjetivo.

En razón a que la casación en el fondo y en la forma emergen de dos realidades distintas, la fundamentación y la petición del recurrente deben guardar estricta correspondencia; es decir si se denuncia errores in judicando se interpondrá recurso de casación en el fondo por las casuales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil  y se pedirá casar el Auto de Vista; en cambio sí se acusa de errores in procedendo se interpondrá recurso de casación en la forma por las causales previstas en el artículo 254 del mismo Código Adjetivo Civil y se pedirá la nulidad de obrados o la nulidad llanamente. Asimismo debe tenerse presente que contra el Auto de Vista anulatorio solo procede recurso de casación en la forma y de ninguna manera el recurso de casación en el fondo, ya que, en tales casos, en el fallo de segunda instancia, no existe pronunciamiento sobre el fondo del asunto ni aplicación del derecho material.

El cumplimiento escrupuloso de los requisitos impuestos por el citado artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, no constituye una mera formalidad potestativa, pues tiene por finalidad delimitar el accionar del Tribunal de casación, para permitir que  el fallo del Tribunal Supremo sea pertinente, exhaustivo y fundamentado.

En el caso en examen, el recurso de casación es manifiestamente defectuoso, ya que el recurrente interpone recurso de casación en el fondo, cuestionando la valoración de la prueba, contra el Auto de Vista anulatorio, olvidando que el Tribunal ad quem, al emitir dicho auto anulatorio, no se pronunció sobre el fondo del asunto, es decir no hubo aplicado el derecho material, razón por la cual de ninguna manera correspondía impugnar el Auto de Vista por medio del recurso de casación en el fondo, pues no existiendo pronunciamiento del Tribunal ad quem sobre la valoración de la prueba, no sería posible que el Tribunal Supremo examine dicha valoración, ya que no se encuentra permitido en la legislación boliviana, el salto de instancia.

Las deficiencias manifiestas del recurso que se examina, implican incumplimiento del requisito previsto por el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, y en razón a que dichas deficiencias no pueden ser suplidas o subsanadas de oficio por el Tribunal Supremo, corresponde resolver conforme a lo previsto por los artículos 271-1) y 272-2) Ídem.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, los artículos 41 y  42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, cursante de fojas 117 a 119 vuelta de obrados, interpuesto por Fernando Gallo Mendoza, con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  453/2013