SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 401

Sucre: 28 de agosto de 2013  

Expediente: SC 72 08 S  

Proceso: Investigación De Paternidad

Partes: Mónica Rojas Quiroz c/ Miguel Antonio Pariente

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

I. VISTOS.- El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Mónica Rojas Quiroz, de fojas 90 a 92 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 123 de 14 de marzo de 2006, de fojas 87 a 88, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Santa Cruz, en el proceso ordinario de investigación de paternidad, seguido por la recurrente en contra de Miguel Antonio Pariente, los antecedentes y; 

II. CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes del proceso.- Mediante sentencia de fecha 19 de agosto de 2005, de fojas 69 a 70 vuelta de obrados, emitida por el Juez de Partido Segundo de Familia de la ciudad de Santa Cruz, se declaró probada la demanda de fojas 8 y en consecuencia dispuso que quede establecida la filiación de la menor Nelly Gissell Rojas como hija biológica consanguínea de Miguel Antonio Pariente Suarez y Mónica Rojas Quiróz, ordenándose que se inserte el apellido paterno Pariente.

Que, en grado de apelación, interpuesto por Miguel Antonio Pariente Suarez, de fojas 73 a 75 de obrados, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito del Santa Cruz, por Auto de Vista de fecha 14 de marzo de 2006, se revocó la sentencia apelada, y deliberando en el fondo declaró probada la excepción de cosa juzgada de fojas 16 a 17, e improbada la demanda de fojas 8 a 9, sin costas.

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 90 a 92, Mónica Rojas Quiróz, interpone recurso de casación en el fondo, que se compendia a continuación.

III.  CONSIDERANDO:

3.1.- Recurso de casación.- La recurrente, luego de efectuar una relación de los antecedentes del caso, y de referir la consideración efectuada por el juez a quo, y lo que dispone el artículo  1319 del Código Civil , prosigue alegando que el derecho de la cosa juzgada no sería un derecho meramente declarado; que el derecho  a la cosa juzgada pertenece al derecho procesal y no al derecho sustantivo; que la cosa juzgada no solo reside en la parte dispositiva de la sentencia; que en este caso no habría cosa juzgada porque no se pretende un nuevo pronunciamiento sobre una cuestión ya decidida en el anterior proceso, porque en el anterior proceso en ningún momento se decidió sobre la investigación de paternidad y que tan solo se determinó la falta de aspectos procesales como lo son los medios probatorios, puesto que no se llegó a tocar la cuestión litigiosa en ningún momento, porque se estaría ante una cosa juzgada formal, que impide interponer nuevos recursos, pero que no entorpece la facultad de replantear la cuestión de investigación judicial de paternidad en el posterior o presente proceso; que por esta única razón es completamente inaplicable, en este caso, la cosa juzgada. 

Finalmente invocando los artículos 253-1) y 257 del Código de Procedimiento Civil, pide que se revoque el Auto de Vista recurrido y en su lugar se mantenga incólume la sentencia  Nº 178/2005, con costas. 

3.2. Fundamentos del Fallo.- Así planteado el recurso, corresponde efectuar las siguientes consideraciones:

Tenida cuenta que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la sentencia de segunda instancia;  en reiterados fallos, verbi gratia el Auto Supremo Nº 70 de 11 de febrero de 2003, entre otros, que marcan línea jurisprudencial, la entonces Corte Suprema de Justicia, ha dejado delineado que el recurso de casación, según el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, podrá ser en el fondo y en la forma; el primero está reservado para los casos enumerados en el artículo 253 del mismo cuerpo legal, en tanto que el segundo procede por violación de las formas esenciales del proceso, cuando la sentencia o auto de vista recurrido hubiere sido dictado en los casos previstos en el artículo 254 del mismo adjetivo.

Por mandato del artículo 258-2) del igual procedimiento, el recurso no solo debe citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurre, su folio, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, sino también especificar en qué consiste la violación, falsedad o error ya se trate del recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos.  

El cumplimiento escrupuloso de los requisitos impuestos por el citado artículo 258-2) Ídem,  no constituye una mera formalidad potestativa, pues tiene por finalidad delimitar el accionar del Tribunal de casación, para permitir que  el fallo del Tribunal de casación  sea pertinente, exhaustivo y fundamentado.

En el caso en examen, el recurso de casación es manifiestamente defectuoso, pues la recurrente omite precisar cuáles son las normas legales que habrían sido violadas, o indebidamente aplicadas, o erróneamente interpretadas por el Tribunal ad quem, pues, en la concreción de los fundamentos legales de su recurso, se limita a mencionar lo que dispone en parte el artículo 1319 del Código Civil, sin efectuar ninguna fundamentación en torno a la decisión del Tribunal de apelación, que es lo que corresponde examinar en el recurso extraordinario de casación. Olvida la recurrente, que el recurso “extraordinario” de casación no es una tercera instancia, por lo cual la competencia del Tribunal Supremo, se apertura únicamente cuando el recurso cumple con los requisitos que señala el artículo 258 del Código de Procedimiento Civil.

Como corolario de las deficiencias anotadas, la recurrente pide que se revoque el Auto de Vista, lo cual no es posible, pues las decisiones revocatorias son emitidas por los Tribunales de segunda instancia en el Trámite de apelación, tal como dispone el artículo 237 del Código de Procedimiento Civil, en cambio el Tribunal de casación, en los casos en los cuales encuentra fundada la denuncia formulada en el recurso de casación en el fondo, procede a “casar” el Auto de Vista impugnado y en su mérito a pronunciarse sobre el fondo. 

Las manifiestas deficiencias del recurso advertidas, implican incumplimiento del requisito previsto por el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, y en razón a que dichas deficiencias no pueden ser suplidas de oficio por el Tribunal Supremo, corresponde resolver conforme a lo previsto por los artículos 271-1) y 272-2)  Ídem.

IV. POR TANTO:

4.1.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, los artículos 41 y 42-I-1) de la Ley del Órgano Judicial, y los artículos 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, cursante de fojas 90 a 92 vuelta de obrados, interpuesto por Mónica Rojas Quiroz, con costas.

4.2.- Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.500, que mandará hacer efectivo el Juez a quo.

Fue de voto disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dr. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier Medardo Serrano Llanos