SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 375

Sucre: 30 de julio de 2013  

Expediente: LP - 120 - 11 S

Proceso: Usucapión Decenal o Extraordinaria

Partes:  Rufino Quenta Apaza y otra c/ José Antonio Maldonado Luna

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

VISTOS: el recurso de casación en el fondo interpuesto por José Antonio Maldonado Luna de fojas 96 y vta., contra el Auto de Vista Nº 152/2.011 de 16 de mayo, cursante de fojas 91 a 92, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario de Usucapión Decenal o Extraordinaria, seguido por Rufino Quenta Apaza y Justina Llusco de Quenta, en contra del recurrente, el auto concesorio de fojas 101, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad del Alto-La Paz, pronunció la Sentencia Nº 109/2.010 de 1 de abril (fojas 74 a 75), declarando Probada la demanda de fojas 22 a 23 vta., complementación de fojas 28, en la cual dispone por operada la Usucapión Decenal o Extraordinaria del lote de terreno en litis, debiéndosele asignar una nueva Partida Computarizada y disponiéndose la inscripción definitiva a favor de los demandantes en las oficinas de Derechos Reales de la ciudad del Alto, una vez adquiera ejecutoria la misma.

Formulada la apelación por el demandado de fojas 91 a 92, la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 152/2.011 de 16 de mayo, y al tenor del artículo 237-I-1) del Código de Procedimiento Civil, confirma la sentencia emitida por el juez a quo, con costas en ambas instancias.

CONSIDERANDO: que, él demandado José Antonio Maldonado Luna, en su recurso casación en el fondo, de 20 de junio de 2.011, saliente a fojas 96 y vta., citando el artículo 253 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil, indica que: El Tribunal de alzada, ingreso en error de hecho toda vez que adquirió un conocimiento imperfecto de la real adquisición del lote de terreno objeto de la litis, pues los demandantes afirman haber adquirido el terreno del arquitecto Rubén Miranda Calderón, empero no se adjunta ninguna documentación; que la simple certificación emitida por el arquitecto Rubén Miranda Calderón (fojas 17), no constituye el justo título como causa de adquisición de acuerdo a ley. Alega que, las dos notificaciones cursantes de fojas 41 a 42, realizadas a los demandantes desvirtúan la pacifica  posesión. Acusa que el auto de vista recurrido incurre en error de hecho al no haber realizado una prolija revisión de los informes de Derechos Reales cursante a fojas 13 y 27, presentado por los demandantes pues el registro de Matrícula corresponde a otro sector ubicado en la Comunidad Hichusirca chico, Villa Mariscal Sucre, no correspondiendo su ubicación al lugar del lote de terreno objeto del presente proceso y que por este motivo se produjo una contradicción entre la relación de los hechos y la aplicación del derecho.

CONSIDERANDO: que, del análisis y revisión del recurso de casación en el fondo, no obstante su particular fundamentación, se llega a las siguientes conclusiones:

La sentencia concluyo que los demandantes “se encuentran en posesión pacífica, continuada e ininterrumpida del lote de terreno ubicado en la Urb. Pedro Domingo Murillo 4ta. Sección de la ciudad de El Alto, signado con el Nº 14 Manzano No. S-12, con una superficie de 252 mts2. …de hace más de diez años,… que demostraron que vienen realizando actos positivos de posesión…. …y en ningún momento se ha demostrado de modo alguno, que los mismos gocen de la posesión de dicho lote de terreno de mala fe o clandestina”. En efecto, la usucapión decenal procede contra el titular que dejó prescribir su derecho al tenor del artículo 138 del Código Civil, que no requiere más que sólo la posesión continuada durante diez años, no siendo requisito al efecto el titulo idóneo que refiere la usucapión quinquenal, por lo que la literal de fojas 17 no fue fundamental para declarar la usucapión decenal; asimismo las literales de fojas 41 y 42 no acreditan que las mismas hayan sido de conocimiento de los demandantes pues éstas no llevan la firma de los actores, además que en las mismas se reconoce la no ocupación del lote de terreno en litis por el demandado; finalmente, sí los informes de Derechos Reales de fojas 13 y 27, se referirían a otra propiedad, no menos cierto es que el demandado reconoce como suyo el terreno objeto de litigio que se encuentra “ubicado en la Urb. Pedro Domingo Murillo 4ta. Sección de la ciudad de El Alto, signado con el Nº 14 Manzano No. S-12, con una superficie de 252 mts2.”. En consecuencia, no se advierte que se haya incurrido en los errores de hecho en la apreciación de las pruebas, acusados, al tenor del artículo 253 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil; por lo que el recurso de casación en el fondo intentado, deviene en infundado.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por José Antonio Maldonado Luna de fojas 96 y vta., sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Libro de Tomas de Razón 375/2013