SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 324

Sucre: 26 de julio de 2013  

Expediente:O-41-08-S

Proceso: Anulabilidad Absoluta De Matrimonio

Partes: Francisco Sequeiros Choque c/ Fermina Callapa Condori

Distrito: Oruro

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 

VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 67 a 69 interpuesto por Fermina Callapa Condori de Sequeiros, contra el Auto de Vista cursante de fojas 62 a 63 vuelta, de fecha 25 de agosto de 2008, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso de ANULABILIDAD ABSOLUTA DE MATRIMONIO seguido por Francisco Sequeiros Choque contra la recurrente, la contestación al recurso de fojas 72 y vuelta, los antecedentes del proceso, y el auto de concesión del recurso de fojas 73; y,

       CONSIDERANDO I:        

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que durante la tramitación de la causa, el Juez de Partido Tercero de Familia de Oruro, emitió sentencia N° 56/2008 de fecha 3 de junio de 2008 cursante de fojas 44 a 45 vuelta de obrados, declarando PROBADA la demanda, determinando y ordenando la nulidad de la partida matrimonial celebrada entre Francisco Sequeiros Choque y Fermina Callapa Condori. 

Que, en grado de apelación incoada por la demandada, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Distrito Judicial de Oruro, confirma la sentencia apelada, con costas.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.- Ante la resolución de vista, la demandada interpone recurso de casación, con los siguientes argumentos:

Manifiesta que fue víctima de engaño por parte del señor Francisco Sequeiros, ya que aprovechándose de su ignorancia le hizo creer que ya no estaba casada, pues él se habría comprometido para ocuparse y realizar el trámite para dejar sin efecto mi primer matrimonio y lamenta no haber podido demostrar tal situación.

Indica que hubo incumplimiento del inciso I del artículo 1º del Código de Procedimiento Civil, así como interpretación errónea de lo establecido por el artículo 236 del mismo código adjetivo. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código Adjetivo Civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo "con o sin reposición" cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley. Técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, lo que implica su improcedencia.

Tanto en el recurso de casación en el fondo como en la forma es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado, cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, se debe especificar en el primer caso los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además este último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos.

En la especie, el contenido del recurso de casación en el fondo resulta contradictorio, desordenado, impreciso e incoherente, no sólo porque la recurrente se aboca a hacer una alusión o relación general incompleta de los pormenores del proceso, sin llegar a denunciar en concreto violación u vulneración de alguna ley sustantiva, versando su confuso “fundamento” en que fue víctima de engaño, que el demandante le hizo creer que se habría encargado de cancelar su anterior matrimonio, es decir, no cita en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste cada una de ellas y proponer la solución jurídica pertinente al caso planteado, también realiza tímidamente incumplimiento o aplicación errónea de los artículos 1º y el 236 del Código de Procedimiento Civil, cuando supuestamente demanda "casación en el fondo", decantando en su improcedencia manifiesta.

En concreto el recurrente no ha cumplido con la obligación señalada en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, olvidando que el recurso de casación en cualquiera de sus formas se equipara a una demanda nueva de puro derecho, cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara y precisa, además de congruente con las pretensiones de quien la interpone.

El Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que se castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 67 a 69 interpuesto por Fermina Callapa Condori de Sequeiros, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Libro de Tomas de Razón 324/2013